EL CLUB DE LECTURAS VIAJERAS

Cuando creé este blog la página de Lecturas viajeras era sin duda una de las que creía tendría más activas y ha pasado el tiempo y sin embargo aún no he escrito nada. Además de mi pereza natural ha habido muchas otras razones, sobre todo que yo quería inaugurarla “a lo grande”, publicando una entrevista o un comentario de uno de esos escritores que me hacen soñar. Este deseo ha sido imposible de cumplir, los grandes escritores no tienen tiempo para perder con blogueras de tres al cuarto que no les aportan publicidad ni más lectores. Mi blog no ha servido para que ninguno de los que intenté contactar me hayan ni siquiera respondido. En principio la idea era hablar de literatura de viajes, pero con una visión mucho más amplia que incluía la literatura de muchos países que amo y cuyos autores me ayudan a comprender mejor la sociedad y la cultura, así soy una gran lectora de literatura india, por ejemplo, o de literatura árabe también. Mis autores me hacen viajar, me muestran como son sus países, sus gentes, sus paisajes. No es, necesariamente, solo la descripción de un periplo lo que yo he denominado lecturas viajeras.

La Biblioteca de viajes que ha aumentado tanto que le he tenido que dedicar una habitación

En la red pululan muchas páginas de autores que no son tales, sino que son creadas por administradores que puede que ni conozcan, ni tengan contacto con el autor. Para contactar a alguno de estos autores por esta fuente es muy complejo, y la mayoría de veces ineficaz. Otros autores responden a través de su editorial, cuando una es capaz de encontrar a la persona adecuada y cuando esta decide enviar tu mail, pero ahí es dónde viene el problema. A falta de ser poco ingeniosa me habré topado con personas que están más que hartas de recibir mails a reenviar a tal o cual autor y siempre habrá una criba, la cual, como es evidente, nunca pasé. En otras ocasiones en que llegué a mi objetivo fui reconducida sin amabilidad ninguna por haber osado traspasar esa sacrosanta barrera entre el autor y el lector y me quedé con la miel en los labios. ¿ Mis admirados autores no tenían esa cercanía que a mí me habían dejado intuir o adivinar? ¿Existe de verdad un autor cercano a sus lectores, o somos sin embargo únicamente un instrumento para sus egos desmedidos? Recordé aquella imagen del admirador frente a Fernando Fernán Gómez que dio la vuelta al mundo. ¿Para ser un buen escritor es preciso ser inaccesible y malhumorado?

Libros en espera de ser leídos y comentados

He estado un tiempo pensando que no escribiría nada para esta página sino conseguía mi propósito inicial, pero creo que no sirve de nada mi empecinamiento por lograrlo y si que puedo recoger en ella mis impresiones sobre mis lecturas y mis autores preferidos.

A fuerza de no encontrar interlocutor he tenido que rendirme a la evidencia de que más vale comentar yo misma lo que leo y dejar las preguntas que haría al autor en el aire para, algún día, tal vez, tener una respuesta.

El desarraigo de los personajes indios en América de Jumpha Lahiri, junto a la Estonia que lucha por su independencia de Sofi Oksanen, el Portugal y sus heridas coloniales de Lobo Antunes y las trazas del colonialismo en Marruecos de Fouad Laroui

Muchos de los libros que he leído me han ayudado en gran medida a preparar mis viajes y me han servido para conocer la sociedad con la que iba a encontrarme. Antes de viajar suelo intentar encontrar literatura del país, sobre todo aquella impregnada de cultura y costumbres locales y no tanto los autores de vanguardia. También me gusta buscar al autor exiliado y al autor que un día inició sus estudios fuera y que ahora reside en un país extranjero. Muchos de ellos son los que mejor recogen el sentimiento nacional ayudados por la lejanía y la nostalgia. En este caso hay numerables ejemplos en la literatura india, autores que viven y escriben desde la distancia y que son mucho más profundamente indios que los que lo hacen desde el subcontinente. Amitav Ghosh es uno de los mejores ejemplos cuyas obras están llenas de aventuras, paisajes, historia de la colonización y de la emigración india hacia lugares como Birmania y Mauricio. Ghosh reside actualmente en New York y sin embargo no podría ser un autor más profundamente indio.

Otros, como Jhumpa Lahiri que reside también en New York narra en sus cuentos la vida cotidiana de los indios del exilio en América, los problemas de la integración, el desarraigo, la nostalgia de la tierra, las diferencias generacionales.

Pero hay muchos otros autores cuyas obras merecen que les dedique un capítulo entero, como Anita Nair, Rohinton Mistry, Aravind Adiga, Vikram Seth, Tarun Tejpal o Arhundaty Roy. De todos estos autores me gustaría hablar y darlos a conocer.

Otras literaturas como la japonesa, mucho más traducidas y leídas en España, tienen también sus representantes de la diáspora, interesantes aunque menos costumbristas que los indios.

La literatura china ha dado un paso de gigante en el conocimiento por parte de los españoles con la atribución del Nobel a Mo Yan, a pesar de que este es el segundo premio, pero hay muchos otros casi desconocidos para el gran público y que en China son auténticos maestros como Hua Yan, Su Tong y sus exilados como Dai Sijie o Shan Sa, exiliada tras Tiananmen, que viven y escriben en francés o Gao Xinjiang, Nobel exilado también en Francia desde 1987. Todos ellos nos acercan sobremanera a China y son un buen apoyo para conocer su cultura antes de viajar.

Una pequeña parte de los libros de viajes sobre Marruecos

Mención aparte para mí la tiene la literatura árabe y la marroquí en particular. Soy asidua lectora de todo lo que sale en Marruecos como novedad y también me gustan sobremanera los autores que escriben desde el exilio, forzado o voluntario. Mi maestro entre todos siempre fue Driss Chraïbi, tal vez el autor que mejor ha descrito el sentimiento y la vida marroquí. Chraïbi desde su exilio en Francia nos acercaba a las tradiciones y costumbres marroquíes desde la ternura, el ingenio, el humor y la pasión que derrochaba en cada texto. Tahar Ben Jelloum, mucho más conocido y también escritor más poético y profundamente árabe en sus formas, es sin embargo para mí un representante menos universal del marroquí medio y sus libros se adaptan más a un tipo específico delimitado por la geografía y la pertenencia a una determinada sociedad. Ben Jelloum es un fasí de Tánger y como tal hay que entender su literatura. Fatema Mernissi desde su calidad de socióloga, nos describe la sociedad marroquí volcada hacia el futuro, sin dejar de lado la enorme riqueza que trae del pasado. En la actualidad autores como Fouad Laraoui, que es profesor en Amsterdam, representan el Marruecos de hoy anclado en tradiciones milenarias, un Marruecos que lucha por el futuro y por no dejar el paso del progreso.

En la literatura árabe siempre es preciso mirar hacia la madre patria en cuestiones literarias, Egipto, de dónde salieron los grandes maestros contemporáneos como Taha Hussein,o el más importante de todos Nagib Mahfoud, el padre de la literatura árabe moderna, que es y seguirá siendo el espejo en el que todo el resto se mira. Su manera de contar la calle, la ciudad, el barrio son inigualables y han servido para conocer a fondo el alma egipcia. Actualmente hay un importante grupo de escritores egipcios que tras las trazas de Mahfoud han sabido narrar el mundo que les rodea, como Ala al-Aswani y su conocido “Edificio Yacoubian”, Gamal Ghitany y su “Misterioso asunto del pasaje Zaafarani” en el que se entremezclan realismo, misterio y política o el celebrado “Taxi” de Khaled al Khamissi que recoge las historias divertidas o conmovedoras de los taxistas de El Cairo.

En mi biblioteca Theroux y Naipaul ya estaban reconciliados y compartian sitio junto a Jan Morris, Chatwin y Lieve Joris

Si hablamos estrictamente ya de lo que se denomina literatura de viajes hay una serie de autores que son ineludibles de los que el más leído sin duda es Paul Théroux, otros como Colin Thubron, ejemplo del antiguo caballero inglés cuya pasión era el viaje, y para mí uno de los mas delicados y precisos escritores de este tipo de literatura. No querría olvidar a muchos otros con los que me he deleitado, como Nicolas Bouvier sin el que mi visión de Japón no sería la misma, o Jan Morris y sus extraordinaria descripciones de ciudades, Cees Nooteboom y su cosmopolitismo, un gran escritor y conocedor de España, Lieve Joris y sus narraciones africanas, sin duda una de las mejores actualmente, Bruce Chatwin al que sin duda hay que reprochar el que se centrara excesivamente en el universo inglés cuando viajaba y otro de mis preferidos William Dalrymple, sin el que no conocería la India como ahora. Fueron sus escritos los que me acompañaron y seguí sus trazas en mi periplo. Es un exiliado a la inversa y ahora vive en Delhi junto a su familia. Es el escritor que mejor ha sabido trasmitirme el amor por la milenaria cultura india y por sus representantes. Algunos de los personajes reales que pueblan sus libros parecen sacados de otro tiempo y él ha sabido rescatarlos y darlos a conocer.

Nigel Barley y su divertida visión del antropólogo junto a Reverte de un lado y Kapuscinski del otro

Tantos y tantos autores con los que he disfrutado y que me han ayudado a evadirme, sin olvidar mis lecturas de antropología social con Lévi-Strauss o el divertido Nigel Barley.

Los periodistas viajeros como Kapuscinski, maestro entre todos ellos, o nuestro Pérez Reverte al que he acompañado en todos sus libros y que hoy, muy lejos de aquellos viajes solitarios de antaño por el continente africano, viaja en grupo para darnos una visión más humana y menos heroica del viaje.

A todos les agradezco lo que soy y olvido muchos más que iré desgranando en mis posteriores artículos. No he podido, desgraciadamente, agradecerles personalmente lo que han contribuido a hacerme más tolerante y más sabia, a respetar a las otras culturas y a maravillarme con el mundo que me rodea. Sirvan mis comentarios para darlos a conocer a alguien más y para que otros puedan también disfrutar con sus relatos

2 Respuestas a “EL CLUB DE LECTURAS VIAJERAS

  1. Inmerso en lecturas tangerinas como “La vida perra de Juanita Narboni” y “Reivindicación del conde don Julián “, llega a mis manos casualmente un estupendo libro de reciente publicación “Tanger, la ciudad internacional ” escrito por Rocio Rojas Marcos en la editorial Al med, es un completo compendio de todos los aspectos de la vida en dicha ciudad durante el s.XX, personajes que por allí pasaron, relación entre las diferentes comunidades, evolución histórica, análisis de los libros más señeros sobre la ciudad…
    Todo un placer bucear entre sus páginas.

  2. Plácido ahora que la página está ya armada puedo comentar algo sobre lo que escribiste. Tengo ambos libros y los dos los considero de un gran valor para saber de Tánger. “La vida perra…” es uno de los mejores libros de literatura española que he leído. Injustamente olvidado, infravalorado y sin embargo el Tánger literario no puede entenderse sin él. Juanita es Tánger y Tánger es Juanita. Algún día tal vez este libro pase a tener la plaza que merece en la literatura española del s XX. El de Rocío se basa en una gran parte en el estudio y recorrido de ese Tánger de la Narboni y tal vez también le hayan ayudado los dos libros que Daniel Rondeau (ambos forman parte de mi colección) que hablan de Tánger. En español es sin duda uno de los más completos y un homenaje merecido a la obra de Ángel Vázquez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s