BHUTÁN ¿ EL REINO DE LOS HOMBRES FELICES?

Esta pregunta seguramente no tendrá una respuesta exacta. La felicidad es un término demasiado abstracto para poder responderla, pero sin duda que es un reino en el que ser súbdito de una u otra etnia es esencial a la hora de determinar el grado de satisfacción. No es un caso aparte, en esta situación existen muchos países en el mundo que discriminan a sus minorías, pero en este tiene unas connotaciones particulares, ya que el gobierno establece unos parámetros para medir la felicidad de sus habitantes y sin embargo hay muchos butaneses que viven en un exilio forzado desde hace casi 15 años y cuya delicada situación no es objeto de ninguna reivindicación internacional que sirva para sacarlos del olvido.

Fortaleza dzong

Cuando estaba recopilando esos lugares que yo he llamado paraísos prohibidos pensé en Bhután como uno de ellos. Además de la curiosidad que suscitan sus particularidades, es un reino que conserva intactas muchas tradiciones seculares y en el que la modernidad no ha terminado con su modo de vida tradicional. Sin duda eso merece que se hable de él y se ensalce su deseo de preservación de la tradición, otra cosa es el precio a pagar por ella. En este caso creo que ha sido elevadísimo. Tal vez si que es un paraíso, pero muy caro para algunos de sus habitantes.

Dochu la Pass ( por cortesía de Tewfic el Sawy . Todos los derechos reservados)

Si tuviéramos que establecer un ranking de países más cerrados, secretos y que restringen más la entrada a los extranjeros, sin duda ninguna que Bhután estaría en el podium de finalista. En Bhután los turistas no son especialmente bienvenidos y si lo son, mejor en grupo y que tengan un buen poder adquisitivo. Así viajar en individual es muy difícil y la tasa que impone el país a cada turista por día de estancia puede subir de  200$.Si en el plano del desarrollo económico del país, eso ha sido un hándicap, en el de preservación de los espacios naturales si ha podido ser satisfactorio, aunque solo en algunos puntos, porque la deforestación no se ha frenado.

Lama (por cortesía de Tewfic-el Sawy. Todos los derechos reservados)

Su nombre en la lengua local dzongkha, Brug-yul, significa “tierra del dragón de la tormenta”. Su significado  tiene que ver con las violentas tormentas que se desencadenan en las laderas del Himalaya y que provocan enormes corrimientos de tierras.

Novicio (Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

Bhutan es un pequeño reino suspendido en las alturas situado entre India y Tíbet. Poblado desde la antigüedad, se conocen trazas hasta del 600 a.C. Durante siglos fue invadido por mongoles o tibetanos y no constituía en sí un país, sino que estaba formado por  fortalezas( dzongs) que dominaban las tierras de los alrededores y a su población y que serán unificadas por un lama tibetano, Ngawang Namgyal, a principios del s XVII, estableciendo una administración común. Los siglos posteriores conocen un Bhutan en guerra con sus vecinos y conquistador de fronteras. No es hasta el año 1907 en que se instaura la actual dinastía Wangchuk nacida de la guerra entre dos gobernadores, uno de ellos con apoyo británico que resulta vencedor del conflicto y otro con apoyo tibetano. El país será sucesivamente protectorado británico e indio y accederá finalmente a la independencia en 1971.

(Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

Siempre ha sido un país en el que el extranjero era todo menos bienvenido. Por eso desde la implantación de la monarquía se intentó que todo aquel que no fuera nativo del país, lo abandonara.

Novicio (Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

En el año 1979 se obligó a los refugiados tibetanos a nacionalizarse butaneses tras ser acusados 28 de ellos , entre los que se encontraba el representante del Dalai Lama, de conspirar para asesinar al rey. Siguió al proceso el abandono de más de 3000 tibetanos que se refugiaron en India para huir del intentó butanés de repatriarlos hacia China.

Monjes. (Por cortesía de Tewfic-el Sawy. Todos los derechos reservados)

En el año 1985, el 4º rey, Jigme Singye Wangchuck reprimió a los Lhotshampa, habitantes de origen nepalí y les privó del uso de sus expresiones culturales con el fin de que se fundieran en las tradiciones butanesas. La llegada masiva de refugiados nepalíes, y con ellos nuevos aires al país, desarrolló movimientos de contestación que fueron reprimidos. Se obligó al uso de la lengua dzonkha, al vestido tradicional butanés y se prohibió el hinduismo en un intento de frenar la influencia de estos refugiados, que puede incluso que superaran en aquel momento a la población original. Esto provocó que los nepalíes se manifestaran y que el ejército butanés interviniera, con lo que más de 100.000 personas abandonaron el país y se encuentran en campos de refugiados de la ONU de nuevo en su país de origen Nepal y en Sikkim. Actualmente hay 7 campos  situados en el este de Nepal e India con más de 113.000 personas que esperan en vano un resultado a sus demandas de reintegrar sus hogares en Bhutan. Algunos de ellos han podido emigrar a USA y Canadá, pero son una minoría y la mayor parte de ellos, muchos jóvenes nacidos en exilio, querrían volver a Bhután.

Monjes viendo la tele (Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

Toda esta política represiva con las minorías refleja un poderoso sentimiento étnico y nacionalista que incluso sus vecinos chinos no han llevado a tan alto grado. Por ello cuando Bhután es elevado a ejemplo por muchos viajeros de respeto a la naturaleza o a las tradiciones nos queda el sentimiento que esos logros lo han sido a costa de muchas vidas o de impedir el desarrollo de otras culturas en su suelo.

(Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

Paradójicamente la imagen que tenemos en Occidente de Bhután es muy distinta y nos aparece como un reino de paz en medio de las montañas nevadas del Himalaya. Más curioso aún es conocer la forma de gobierno y las numerosas peculiaridades de su sistema político. En Bhután existe un índice para medir, no el grado de riqueza de la población, como es el PIB, sino el GNH (Gross nacional Hapyness), que mide el índice de felicidad de la población.

Festival Tangbi(Por cortesía de Tewfic el -Sawy. Todos los derechos reservados)

Este se basa en 4 puntos diferentes como son: crecimiento económico, conservación de la cultura, buen gobierno y salvaguarda del medio ambiente.
Y uno se pregunta si de verdad los habitantes de este remoto lugar son felices. Puede que lo sean aún porque su cultura no ha sido absorbida por los usos y costumbres de esta aldea global de la era de la comunicación, en la que todos usamos pautas y hábitos comunes que tan poco respetan la particularidad de cada pueblo, pero en el camino todo el que ha deseado diferenciarse ha sido reprimido.

(Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

Bhután fue el último país en el mundo que tuvo acceso a la televisión en 1999 y solo hay declarados 500 internautas entre una población de más de 2 mill de habitantes, de los que algún organismo estima que solo 800mil son verdaderos butaneses y que el resto son refugiados nepalíes.
Puede que de verdad esa alegría que impregna a los habitantes de Bhután sea cierta, al menos viajeros que se han desplazado hasta allí así lo corroboran.
Las convicciones religiosas de los pueblos de Bhután les impiden matar a todo ser vivo, por lo que su concepto de preservación de la naturaleza, tanto de flora como de fauna, es muy alto. Pero eso no ha impedido a las autoridades realizar masacres en contra de tibetanos y nepalíes.

Monasterio de Tamshing (Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

El código de la nacionalidad bhutanesa es muy restrictivo, uno de sus artículos establece que todo descendiente de padres butaneses que abandone el país sin informar de ello al ministerio del Interior perderá la nacionalidad y tiene un plazo de un año para vender sus bienes en el país, en caso de no hacerlo serán confiscados. Políticas como esta hacen muy difícil que haya una oposición real al régimen del país, puesto que todo aquel que desee salir fuera está obligado a informar de ello y su nacionalidad, así como sus bienes están siempre pendientes de un arbitrario hilo.

Campo de refugiados butaneses en Nepal (Binod Joshi, Associated Press )

Hasta el año 1970,Bhután estuvo cerrado a la entrada de extranjeros. Muchos vieron en él el mítico Shangry-La, pero los extranjeros que han podido vivir allí reconocen que, aunque tiene una enorme riqueza tanto en flora como en fauna, es muy difícil la vida en Bhután para un occidental. El relieve, el frío (en el norte y centro del país, no en las selvas del sur) y la ausencia hasta hace poco de tecnología hacen que la vida de sus habitantes sea muy dura y que sea solo un paraíso en apariencia. Entre 5000 y 10000 turistas entran en Bhután al año, puesto que el gobierno no pretende en ningún modo que el turismo sea uno de los polos de desarrollo del país.

Bailarín en Tsechu (Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

A finales de los 50 la enseñanza primaria de Bhután se realizaba en no más de 30 escuelas y no existían escuelas de enseñanza secundaria.Hasta el año 1960 no existía en Bhután un sistema de enseñanza propiamente dicha, sino  que esta se hacia en los monasterios. A partir de esa fecha el gobierno tomó a su cargo la educación, que es gratuita, pero no obligatoria. Solo 25% de los niños estudia en la escuela primaria y 5% en la secundaria. Todo butanés que salga del país para estudiar está obligado a volver a la finalización de sus estudios y pasar 6 meses en zona rural para construir escuelas, sistemas de irrigación o supervisar clínicas. Hasta hace pocos años la tasa de alfabetización femenina no superaba el 10%.

Máscara de bailarín (Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

Desde el años 2008 en teoría Bhután ha dejado de ser una monarquía absoluta para convertirse en una monarquía parlamentaria con una asamblea en la que de los 151 miembros, 106 son elegidos en sufragio por el pueblo.

Bailarines en Tsechu (Por cortesía de Tewfic el- Sawy. Todos los derechos reservados)

La etnia más numerosa es la de los drukpas y la religión principal el budismo, con el 41.8% del total. Los nepalíes que viven sobre todo el sur del país ya que desde finales de los 50 se les prohibía residir en la zona central, representan  actualmente el 11.6% de la población y son de religión hinduista.

(Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

Buthán es además un crisol de lenguas puesto que se hablan una treintena, la mayoría de ellas de tipo sinotibetano, con la lengua dzongka que habla el 30.8% como lengua oficial junto al inglés.

(Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

El precio obligatorio actualmente de una estancia por  día en Bhután alcanza 200$ que incluyen la estancia, comida  y transporte. Además a la entrada se abonan 20$ en la frontera. Para llegar a Bhután la compañía Druk air opera desde Delhi en 2 horas con escala en Katmandú.

Bailarines enmascarados (Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

Uno de los momentos fuertes de la estancia en Bhután es el festival religioso de Tsechu (que en lengua dzongka significa el 10º día por celebrarse el 10 día del calendario lunar tibetano)  y que festejan incidentes de la vida del lama Padmasambhava que visitó Bhután en el s IX y que convirtió a muchos butaneses al budismo.

(Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

Teshu se celebra en casi todas las poblaciones de Bhután y es muy colorista en Timphu y Paro, las ciudades principales, pero mucho más auténtico en otros rincones del país. Durante el festival se celebran danzas centenarias con el omnipresente sonido del gong que sigue el movimiento de los bailarines disfrazados con máscaras de animales que pueden resultar en muchos casos de aspecto aterrador.

(Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

 El fotógrafo americano Tawfic el -Sawy organizó una foto expedición a este país en el año 2009. Las fotos que ilustran mi artículo son obra suya y me han sido cedidas por él. La belleza de sus imágenes da una dimensión diferente a todo lo que yo pueda narrar sobre Bhután.Representan la cara más amable del país y reflejan la importancia del budismo y de los festivales que se organizan. Le agradezco su generosidad.

 

(Por cortesía de Tewfic el -Sawy. Todos los derechos reservados)

6 Respuestas a “BHUTÁN ¿ EL REINO DE LOS HOMBRES FELICES?

  1. Tuve la gran suerte de poder visitar Bhután en abril de 2013 y, aunque sólo estuve 5 días, he de decir que no estoy de acuerdo en algunas ideas de este artículo que, considero, cómo mínimo inexactas.
    En primer lugar, la primera foto corresponde al “Taktshang” o Nido del Tigre y es un monasterio (uno de los más visitados de los Himalayas) y es un monasterio, no un Dzong.
    Me sentí totalmente, como turista, bien recibido y el país ha evolucionado hasta considerar al turismo cómo un sector importante de la economía (se han construido hoteles de lujo, de cuatro estrellas, de tipo turista, resorts,…etc.) y el precio que se paga por día varía según el tipo de hotel elegido y de la temporada de visita (el mínimo en hotel turista es de 200$ en baja y 250$ en alta) y, a parte de lo que se dice en este artículo, se incluye también guía local (en inglés normalmente). No considero que sea excesivo y yo no tuve que pagar nada al entrar al país, sólo la cantidad mencionada al solicitar el visado. Actualmente, Druck Air vuela desde Delhi, Bangkok, Singapur, Kolkata, Kathmandu, Dhaka, Bagdogra y Guwahati y, en 2010, el nº de turistas que visitó Bhután llegó casi a 41.000 personas. ¿Esto significa que el turismo no es importante?.
    No voy a entrar a valorar el resto de las consideraciones, pues muchas de las consideraciones las desconozco , pero cómo usted dice, la felicidad es algo muy relativo y algunos de los puntos tratados también.
    Personalmente, animo a visitar este maravilloso país.

  2. Mi familia y yo visitamos Butan hace 4 años y debo decir que nos trataron con mucho cariño y simpatía,como detalle mencionar que en el hotel que estábamos nos dejaron a los 4 el típico traje tradicional del país para que nos vistiésemos con él y participar en una fiesta con comida y folklore de Bután..
    Volveré en un futuro próximo y recomiendo totalmente el país por su belleza y la amabilidad de sus gentes

  3. Yo voy a Bhutan en este Octubre y luego les cuento como me fue, me animaron sus comentarios por lo pronto si son $250 dólares mínimo lo que piden invertir diariamente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s