Azemmour mágica: entre un río y dos santuarios.Mirada al pasado

Mirada al pasado

Tal vez Cartaginesa, o tal vez romana, la ciudad de Azama fue ocupada por tribus bereberes y tuvo una importante población judía, cuyo testimonio es el morabito del santo Rabbi Abraham Moulnis que la comunidad sigue aún hoy venerando, minúscula tumba blanca a la entrada del Mellah. Su nombre actual, Azemmour, significa en berebere “rama de olivo”.

Emplazamiento de la tumba de Abraham Moulnis

Con la llegada de los árabes la ciudad fue islamizada en el 667 y se creó en ella una comunidad soufí que ha perdurado en el tiempo. Es posible en algunos pueblos de Doukkala asistir a ceremonias derivadas de ritos sufíes que tienen que ver con el trance y la meditación. No será hasta 150 años más tarde en que los musulmanes de rito ortodoxo tomen el control de los asuntos religiosos.

Entrada a la medina

En siglos posteriores se construirá un puerto y desde sus riberas zarparán muchos navíos a la conquista de Andalucía.
El 1144 es un año nefasto para la ciudad, territorio de Tamesna que está en poder de la tribu berebere disidente de los Berghouata, ya que será destruida  y con ella sus industrias artesanas. Tres años más tarde los Almohades ocupan el territorio y desalojan a los primeros habitantes bereberes para instalar en ella a la tribu Doukkala que será la que perdure hasta nuestros días.

Puerta de la medina

En esos tiempos convulsos de asaltos y destrucción, vive en la ciudad un santo hombre  llamado Moulay Bouchaïb que muere en el 1166, con más de 90 años, y que dejará su impronta para las generaciones futuras que siguen en nuestros días venerando su figura y sus enseñanzas.
En el s XIV bajo el gobierno de los Merinidas la ciudad pasa a ser dominada por la corriente que viene de Fez, entonces capital del reino.

Las murallas

A finales del s XV (1482) la tranquila vida de la ciudad cambia completamente. Los portugueses establecen una  factoría comercial y nombran un delegado. El alosa, un pescado próximo al salmón de carne delicada y sabrosa está haciendo que la pequeña Azemmour salga del letargo. El pez remonta el estuario del Oum er-Rabia por millares y los zemmouris han encontrado en su pesca la salvación de su economía. Con los portugueses se comprometen a entregarles 10000 alosas secas anuales .Esta riqueza pesquera será indiscutiblemente la que lleve la ciudad a su pérdida, pues los portugueses terminarán por atacarla para hacerse con el comercio y hacer de los habitantes sus vasallos a través de un tratado de soberanía.

Tras numerosos rifirrafes con los navíos portugueses, Azemmour es atacada por una flota de 500 barcos que han subido por el río al mando del  Duque de Bragança. El 3 de septiembre de 1513 más de 15000 hombres toman la plaza, la fortifican creando las murallas actuales y dejan un batallón en el bastión que construyen. Pedro de Sousa pasará a ser el gobernador de la villa.

Mezquita de la medina

Son años de prosperidad económica para el pequeño enclave y años en los que un esclavo negro  zemmouri, Estebanico, pasará a formar parte de la historia de la Conquista de América. Capturado en Marruecos y vendido como esclavo en Cádiz, viajará en la expedición que Núñez Cabeza de Vaca lleva hasta la Nueva España, este esclavo originario de Azemmour será el primer africano árabe  que ponga el pié en América y la ciudad de Tampa le recuerda hoy con un monumento.
Veintiocho años después los portugueses pondrán fin a su conquista y en 1541 abandonan la plaza. El Ayyachi, célebre caudillo que combatió a los portugueses, será nombrado caïd en 1606.

Las casas al borde del río son hoy hoteles

El río dejará de ser navegable debido a las numerosas presas, la baja del caudal y el cegamiento por la arena lo que hará que el puerto de la ciudad dejé de ser próspero y así sumirá a sus habitantes en el letargo.
Durante el siglo XVII muchos de los judíos expulsados se refugiarán entre sus murallas.

Hermosas puertas que recuerdan un rico pasado

Hasta la llegada del sultán alauita Moulay Ismail Ben Chérif que lo prohíbe se seguirá comerciando con Europa.

Es la última ocasión en que la vida de la ciudad se verá trastocada, Azzemour se sume en la torpeza y el sopor. Años después la colonización acaba con la poca riqueza que quedaba, ya que muchos de los burgueses que la habitan, entre ellos numerosos judíos, desertan sus calles para establecerse en poblaciones que empiezan a prosperar en el comercio, como Casablanca, abandonando sus antiguas residencias que quedan en las manos de la población rural que se había establecido fuera de las murallas. La pesca del sábalo  ya no es posible porque la construcción de la presa de Sidi Maachou en 1923 ha terminado con esta riqueza, el pez huye de las aguas del río ya que no puede remontarlo para desovar, es la última catástrofe de la ciudad que pierde población sin remedio. Hace apenas 30 años que la enorme riqueza pesquera se agotó para siempre.

La medina ha sufrido el abandono

Así ha sido hasta nuestros días en que un nuevo impulso promete dotar a la medina de Azemmour de vida nueva, renovando casas, calles y servicios.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s