El Jadida: La ciudad fortificada II:Paseando por Doukkala

Doukkala es una región de suaves planicies que se extienden hasta el Atlántico en una costa de gran belleza. Es eminentemente agrícola y campesina, con una población de raza árabe descendientes de algunas de las primeras tribus que vinieron de Arabia. La vida es tranquila y apacible, mecida por las estaciones y el régimen de las lluvias, principal preocupación de sus habitantes que viven de la tierra y la ganadería.

El campo seco de un agosto canicular

Hay pocas actividades culturales y la artesanía está mucho menos desarrollada que en otros lugares del país, si exceptuamos la bella cerámica de Azzemmour, pequeña ciudad vecina de El Jadida, o la cestería, de la que pueden encontrarse ejemplares de cestos y bolsas al borde de cualquier camino.

Venta de cestos al borde la ruta

La región es conocida por la variedad y riqueza de sus verduras que se exportan a todo el país, los tomates de Oualidia están entre los más exquisitos de Marruecos, o las enormes sandías y melones de Sidi Bennour pequeña ciudad agrícola cercana a El Jadida y centro del souk más importante de la región que se celebra todos los martes.

Calabazas y sandías, los símbolos de la región

Pero es tal vez la belleza de sus playas la que atrae al turismo local que desembarca durante las estaciones del verano para gozar del clima excepcional que no llega a los calores agobiantes que puede conocer Marrakech.

La laguna de Oualidia a marea baja

Entre los lugares que vale la pena visitar recomendaría los siguientes:

Azzemour.:
Gemela de El Jadida, pequeña joya olvidada a la que consacraré otro artículo.

La kashba de Boulaouane:
Fortaleza situada en una colina que domina el Oued er Rbia y desde la que se aprecia un panorama de la región, fue construida por Moulay Abdellah en 1710 y aún conserva toda su magnificencia. Se encuentra a 75 km de El Jadida y 45 de Sidi Bennour en un acceso difícil con un camino sinuoso para llegar hasta ella, pero merece la pena el paseo y las vistas. Limita las dos regiones de Chaouia y Doukkala y cercana a él se extienden los viñedos que dan el reputado vino “gris de boulaouane”. Es uno de los monumentos que merecería una mayor preocupación por parte de las autoridades.

Entrada de la Kasbah

Depende de la pequeña comuna de Khemis M’Touh y para llegar hasta ella es aconsejable preguntar la ruta en este pequeño pueblo ya que está alejada de los principales ejes de comunicaciones.

Murallas de la kasbah

Las tazotas:
Son construcciones que se circunscriben solo a esta región, de estructura cónica en forma de torreón o mastaba, hechas con tierra seca y que fueron originariamente construidas por las tribus bereberes de los Masmoudas,según una primera hipótesis, que las utilizaban para guardar en ellas su grano y la paja para los animales. Aunque los estudiosos les dan muchas otras utilidades posibles como sala de reunión, o lugar para protegerse del calor, tanto hombres como animales. Su origen también es controvertido, romanas , bereberes, de época contemporánea… varios grupos de arqueólogos intentan dilucidar el misterio. Un conjunto remarcable se encuentra en la pequeña comuna de Sebt Dwib.

Una tazota

Moulay Abdellah:
Es un pequeño pueblo de pescadores situado a 14 km al sur de El Jadida y en el que en tiempos estuvo situada la capital de la región, la llamada Tit ,de la que aún no se sabe su origen pués hay controversia en si podría ser romana o de origen bereber de la tribu Amghariyin.

Cartel del Moussem de Moulay Abdellah

Moulay Abdellah es conocida hoy por albergar todos los años un famoso Moussem (peregrinación religiosa) que se celebra a finales de julio en memoria del santo Moulay Abdellah Amghar y que reúne a miles de personas, más de 1000 jinetes se reunieron en la última edición. En esta celebración de carácter religioso y cultural, el plato fuerte son las fantasías, coloristas gestas en las que caballeros y monturas rivalizan en belleza. El amor por los caballos es una de las características de los doukkalies y en esta celebración queda patente, pues todos se retan para ver quién tiene el ejemplar más hermoso. Otra de las actividades que más llama la atención de los visitantes es la cetrería, que en Doukkala tiene algunos de sus mayores entusiastas. Por la noche se organizan grandes veladas musicales.

Morabito en la ruta de Oualidia

Sidi Bouzid:
A tan solo 5km al sur de El Jadida, es una reputada estación balnearia debido a su hermosa playa de arena dorada y en la que pueden contemplarse algunos de los más bellos atardeceres de la región. Sidi Bouzid cuenta además con la presencia de un gran número de surfistas que vienen a encontrarse con las olas en cualquier época del año, a pesar de que el baño en sus gélidas aguas no es apto más que en verano.

Ruta rural hacia la costa

Haouzia:
Al norte de la ciudad en la ruta hacia Casablanca y junto a la desembocadura del río Oum Er-rebia, es una playa de aspecto salvaje, delimitada por un gran bosque de eucaliptus, de aguas frías y grandes olas que encantan a todos los que quieren practicar surf, aunque es hermoso pasear a lo largo de ella hay que tener en cuenta el peligro que entraña debido a las corrientes el alejarse demasiado de la orilla.

Sidi Abed:
Es una playa a 25 km al sur de El Jadida considerada una de las más bellas por la claridad y pureza de sus aguas.

No lejos de este lugar se encuentra la laguna de Sidi Moussa en la que miles de pájaros anidan cada primavera.

Oualidia:
La perla de todas las playas de Doukkala y una de las más hermosas de Marruecos. Se encuentra a 77 km al sur de El Jadida. Las rocas han creado una laguna interior en el que entra y sale el agua según las mareas, y en el centro del cuál hay numerosas islas.

Laguna de Oualidia

Laguna en marea baja

La laguna llenándose

Durante años Oualidia fue la meca del turismo doukkali familiar, una playa poco conocida fuera del país, si no es por algunos grupos de hippies. Actualmente el turismo desordenado ha invadido sus espacios vírgenes y poco a poco, vemos trasformarse a la bella en una vulgar Benidorm, en el que las construcciones en la ladera de la colina que la domina han acabado con la salvaje belleza del lugar.

La playa de Oualidia

Además de deportes acuáticos, en Oualidia podemos asistir a la pesca artesanal, la llegada de las barcas a la playa cada día y la venta del pescado en subasta sobre la playa.

Llegada de los pescadores a la playa

 

Sacar la barca del agua

 

Subasta del pesacdo en la playa

Allí mismo pueden degustarse unas excelentes sardinas o las mejores ostras del país.

Los zocos rurales:
Sin duda una de las atracciones auténticas de Doukkala es perderse en los innumerables zocos rurales que se celebran a lo largo de la semana en todos los pueblos campesinos, y en los que se reúnen las familias para comprar y vender sobre todo los productos agrícolas y ganaderos. Sidi Bennour, Zemamra, Sidi Smail son algunos de los más importantes. Para conocer la región y la forma de vida de sus habitantes la visita de alguno de estos zocos es una parada obligada, uno no sale de alli indiferente, la experiencia es enriquecedora y sorprendente.

El medio de transporte para ir al zoco, la carroza

Gastronomía de la región

Si algo determina la gastronomía de la región, es la abundancia y calidad de sus verduras y frutas, que junto a los pescados hacen de su cocina un verdadero regalo para el paladar.

Puesto de sandías

Para empezar una buena comida en Doukkala es preciso tomar una gran variedad de ensaladas en las que los tomates, cebollas blancas y dulces, apios, limones confitados, pimientos, alcaparras, berejenas, naranjas, aceitunas, etc se aliñan con aceite y especias.

Higos chumbos, otra de las especialidades de la región

Los tajines (guisos cocinados en cacuelas de barro) son variados, con especilidad en los de cordero, pollo de corral y en la costa de pescado y marisco, como el bouzroug que es un tajine de mejillones.

Tajine de pollo de Doukkala

Las sopas son sobre todo de estación, en invierno o durante el Ramadán, con la Harira o la sopa Herbbel, de trigo y menta, o la de cebada condimentada con alholva (ballet). Muchas de estas sopas se toman como desayuno antes de empezar el día con té a la menta y pan con mantequilla salada .

Harira a la manera de Doukkala

Otra especialidad de la región son las trufas blancas (terfasses) que acompañan generosamente a platos como el cordero.

El pollo mqalli o de corral se condimenta azafrán, jengibre, coriandro, limones confitados y aceitunas, para dar lugar a uno de las más deliciosas especialidades.

Pollo con limones confitados

El tride de pollo de corral son finísimas hojas de harina que se cuecen en sarten al modo de los crêpes y que, troceadas después, acompañan un pollo en salsa con especias.

Los pescados son declinados en múltiples preparaciones como la morena con miel, lubinas rellenas de almendras pastelas de arroz y gambas, las sardinas en brochetas o las delicosas ostras de Oualidia, a degustar in situ.

El cúscús que se toma en El Jadida es el 7 verduras en el que la sémola se acompaña de calabaza (las mejores del país), calabacín, cebollas, nabos, zanahorias, repollo, tomates…u otras según la imaginación de cada cocinera. El más sabroso es el de cordero.

Las comidas terminan con un té con menta servido con pastelitos, como los kak de sésamo, anís y azahar, los massabanes de almendras, huevos y limón o los guergaa de merengue, con nueces y vainilla.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s