ISLA MAURICIO: Desde la esclavitud al poder

  1. Reflexiones tras la vuelta

“Es la India y no es la India.Es familiar y extraño a la vez”
Srilata Ravi (escritora india)

Cada vez me cuesta más escribir sobre mis viajes. Me doy cuenta de que voy posponiendo el relato hasta que se diluye en el tiempo. Dejo reposar el primer sentimiento tras la vuelta y luego espero hasta que encuentro una manera de abordarlo. Pero en mis últimos periplos no he tenido la necesidad de contarlos por varios motivos, aunque especialmente se trata de que cada vez vuelvo más confundida. Con el tiempo estoy menos segura de que lo que he visto es la realidad y que tal vez me he dejado llevar por ideas preconcebidas. Por motivos laborales no puedo dedicar más de tres semanas a un mismo destino, por ello si no vuelvo varias veces me parece que no he entendido nada, que he dejado escapar la esencia y que me he quedado con la carapaza.
A veces cuando leo un libro de viajes sobre un destino próximo, cuando viajo a ese lugar me encuentro que no he percibido nada de lo que el escritor me dejaba entrever o no solo eso, de lo que me había repetido hasta la saciedad en un libro de 300 páginas. Con la edad me estoy volviendo más crítica, o menos perspicaz, o más lenta de reflejos.

la foto 5
Para empaparme de la cultura y hábitos de un lugar suelo leer durante meses literatura, sociología, historia. Me gusta estar enterada de lo que puedo encontrarme allí en el ámbito intelectual, en las costumbres, en la vida política. Sin embargo comienzo a dudar de mi otrora mejor arma, mi intuición.
Y cuento todo esto porque en uno de mis últimos viajes me pasó exactamente esto que detallo. Yo había tomado algunas notas, no suelo escribir demasiado durante el viaje, prefiero pasar el mayor tiempo posible charlando con la gente. Había leído relatos de viajes, literatura y mantenido una correspondencia regular con algún intelectual del lugar que me dio claves para una posible visita, nunca informaciones turísticas porque para esas no tienes más que comprarte una guía y vas sobrado. Cuando viajo suelo empezar el contacto en el avión si encuentro algún viajero del lugar y voy preguntando curiosidades. Hay gente a la que le encanta contar su tierra, sin embargo otros no se muestran muy dados a intercambiar alguna palabra en un avión con extraños, y eso que la vecindad puede ser durante interminables horas. Después me interesa charlar con los taxistas, por lo que siempre tomo algún taxi y saco la información que me parece. Esa que luego te permitirá brillar en sociedad, cuando cuentes tal o tal scoop que te contó un taxista en Delhi, o en New York o dónde sea. Pero suelo obviar muchas de esas anécdotas en mis pequeñas crónicas porque para contar esas cosas ya están Theroux , que lo relata de maravilla, o Colin Thubron tan british y educado, pero que se las sabe todas. También charlo con camareros y demás personal que puedo abordar fácilmente. Los policías son interesantes si una se hace un poco la tonta y la perdida. Nunca hay que parecer demasiado enterada, pues eso levanta sospechas en ciertos lugares. El súmmum de los encuentros y las charlas es cuando una logra toparse con alguna celebridad local o extranjera en visita, o con algún intelectual. No es corriente, pero puede pasar. Esas ya no son solo las cosas que no cuentas, sino las que guardas para ti como un tesoro, solo que no puedes obviar ser un poco narcisista y en algún momento solicitas la foto de rigor, para algún día poder dar fe si es necesario, y también poder enseñarla si preciso y decir eso de “sí me topé con él o ella en tal lugar y charlamos un rato, o me invitó a un café, o a comer”, pero dejando siempre en el misterio de lo que hablasteis. Eso te asegura que cuando seas ancianita podrás tener un libro de memorias que tus amistades se arrancarán de las manos….es un decir.

Maurice desde el aire

Maurice desde el aire

Si después de todo eso más la literatura del lugar que te has estado leyendo durante meses o el periódico local que casi lees on line más que los de aquí. Si vas, viajas y al volver alguien te dice que no has comprendido nada y que tu visión es sesgada y por supuesto nada acorde con la realidad, porque tu has visto una fachada, pero no lo que hay detrás, entonces ya empiezas a dudar de tus capacidades y te dices que mejor que hables de tu gato o de tus lecturas, porque eso al menos lo dominas, o piensas que lo dominas.
Eso me está pasando más de lo que debiera y por eso ya casi ni hablo de viajes. Voy, conozco, charlo, disfruto, aprendo y al volver creo que no tengo ya ganas de intercambiar ninguna opinión porque por supuesto las mías serán sesgadas, folclóricas y poco fiables. Sin embargo el blog es muy modesto, no lo empecé para que lo leyera más que mi hijo. Pensé que algún día le gustaría saber algo de su madre y me pareció divertido. Más que nada porque cuando me ponía en contacto con alguien lejano para interesarme por algún tema quedaba bastante bien decir, “si es que tengo un blog y me gustaría saber”…eso da un poco de credibilidad aunque no lo imaginemos. Quién se toma el tiempo para escribir un blog y no está haciendo otras muchas cosas parece más fiable para darle algún tipo de información. Eso me ha ocurrido en algunas ocasiones en que por ejemplo encontré fotos maravillosas de los lugares que yo había visitado por que las mías, o se me habían borrado, por algún incidente desgraciado, o eran muy personales, y pude usarlas con el permiso del autor, incluso famoso fotógrafo, y además facilitándome otras muchas sin ningún interés. El blog modesto, porque mis salvadores no querían un blog con publicidad, me abrió puertas para solucionar mi pérdida de imágenes. Me refiero a todo esto porque este blog con apenas seguidores no está diríamos que obligado a contar, como esos otros dedicados a la información de viajes, itinerarios, precios, hoteles, y todo eso que podemos encontrar en la red a profusión. Yo simplemente quería dar una imagen de un lugar, lo más exacta posible a lo que yo creía ser la realidad para sobre todo hacerlo atractivo. Es verdad que en todos los lugares del mundo que he visitado he encontrado belleza, en todos los sentidos, no solo en la vertiente estética. Si luego resulta que lo que cuentas no es cierto porque llega tal persona y te dice que no te has enterado de nada, los ánimos de contar se reducen drásticamente. Cuando me lo dice un viajero como yo de quince días, aún me queda la esperanza de que estemos en igualdad de condiciones, puede que tenga razón o puede que la tenga yo. O puede que la realidad tenga dos vertientes válidas, o tres, o cuatro. Todo tiene que ver con el prisma con el que se observa. Sin embargo si me lo dice quién vive allí, entonces ya estoy perdida y es cierto eso de que no merece la pena que cuente nada. Con mi relato le pasará a quién lo lea como a mí con ciertos libros de viajes, que cuando visite el lugar no encontrará nada de lo que yo he contado. Pero yo no soy ninguno de esos autores eminentes que tiene a sus espaldas miles de kilómetros y años de experiencia. Seguro que ellos todo lo que cuentan tiene algo de verdad.
Todo este preámbulo no tiene más interés que explicar porque ya apenas escribo sobre mis viajes pues llueve sobre mojado.
Esto me pasa por querer saber demasiado y no parar de indagar hasta en el viaje de vuelta.

la foto 20
Hace unos meses en el avión que me traía desde la isla Maurice hasta Dubai entablé conversación con una expatriada escocesa que vivía allí desde hacía un tiempo. Había vivido muchos años en Francia y hablaba un francés exquisito. Era una mujer de más de 50 que viajaba con su esposo, un hombre ya muy maduro y un hijo pequeño que debía de tener unos 12 años. Se habían establecido en Maurice por lo que pude entender, ya que en ese aspecto fue muy vaga, porque el marido había trabajado para un organismo internacional y en ese momento supongo ya jubilado se dedicaban, al menos ella, al negocio del ron. Dedicarse a un negocio como ese en Maurice no es un asunto baladí, porque el estado protege ese sector, uno de los más fuertes para la economía de la isla y es muy complicado poder entrar en competencia directa con los autóctonos. Muchos de ellos son los descendientes de las grandes familias criollas que han seguido manteniendo las propiedades y la explotación, pero que ya no tienen nada que decir en el plan político, y en el económico siguen manteniendo un cierto poder aparente porque todo está ya en manos de los descendientes de los trabajadores indios. Me pareció de su parte un poco presuntuoso querer entrar en un sector tan complicado en una economía muy protectora, pero evité hacer comentarios. Yo tenía ya una idea hecha de Mauricio después de dos semanas de viaje, además ya lo conocía anteriormente por haber estado de pasada hacia su isla hermana, Rodrigues. Me había encontrado con una pequeña isla que tenía grandes desigualdades, problemas económicos, tal vez incluso sociales, no demasiado aparentes, pero con todo ello para mí Maurice había logrado un equilibrio que los indios no habían podido tener en el subcontinente. Admiraba en cierta manera como esos emigrantes lejanos que llegaron en muchos casos como simple mano de obra esclava habían logrado hacerse con el poder en una isla dominada por la aristocracia criolla. Maurice era para mí un milagro, perdida en medio del Índico y sin ninguna ayuda externa, sobreviviendo a la crisis mundial con relativa calma. Y más incluso, una sociedad multicultural que gestionaba en paz sus múltiples pertenencias religiosas.

Playa en Maurice

Playa en Maurice

Mis ideas chocaron de pleno con lo que pensaba mi interlocutora, evidentemente mucho más enterada que yo de la realidad local. Maurice estaba dominada por los indios, que mantenían una tupida red de clientelismo, corrupción y lazos familiares que excluía al resto de los habitantes, en especial a los emigrantes europeos, relegados al mismo rango que los africanos en nuestros países. Ese fue más o menos el discurso que oí. La economía y el empleo estaban reservados a los mauriceños y el resto sufrían una especie de veto. Encontrar un trabajo en Maurice fuera de la rama turística relevaba del más puro azar. Pensé evidentemente que la escocesa no apreciaba a los indios, aunque no se pronunció al respecto. Tuve de inmediato la corazonada que evolucionaba en una sociedad paralela sin relación alguna con los lugareños, aunque no me pareció tampoco una persona que tuviera ningún sentimiento de superioridad cultural. En fin que lo que yo había pensado, ese paraíso igualitario y pacífico se me venía abajo. Me concedió sin embargo la razón en que Maurice era un paraíso para su hijo. Apenas había delitos graves y un niño podía salir en bicicleta por los caminos durante horas sin que sus padres se preocupasen. ¿Le gustaba realmente vivir allí? En cierto modo supuse que si, aunque cada año partían durante las vacaciones de verano de Maurice(su hijo seguía el calendario escolar inglés)que para ellos eran en el invierno austral y pasaban dos meses en Escocia. Como una suerte de resurgimiento para poder seguir el resto del año como expatriados en el “pseudo paraíso”. Supuse que muchos escoceses les envidiarían debido al clima y a la posibilidad de viajar tan lejos. Aunque en Maurice encontré centros comerciales a la europea estos no eran legión y databan de hacía pocos años. Mi interlocutora me comentó que cuando ellos llegaron a la isla apenas existían colmados que proponían un solo tipo de carne a la semana y el resto de vituallas había que conseguirlas en las pequeñas explotaciones agrícolas. Todo parecía mucho más simple con la proliferación de grandes hoteles y residencias de lujo de la jet set de medio mundo, pero el aprovisionamiento era complicado. En ese sentido me aseguró que todo había progresado bastante desde hacía un tiempo y que el abastecimiento era mucho más fácil y rápido. Yo tenía algo de razón cuando encontraba que Mauricio había progresado, aunque los cambios eran muy lentos, tanto como la tardanza del transporte marítimo, la vía por la que llegaban de Madagascar, África del sur, India o China la mayoría de las mercancías.

La fachada más conocida de la isla, las playas

La fachada más conocida de la isla, las playas

Durante la visita me interesé mucho por el tema del transporte y me habían informado de que los barcos con Madagascar eran los más regulares. El comercio con África del sur también era fluido, así como con la India de la que llegaban muchos de los productos de primera necesidad. Mauricio mantiene además un comercio regular con la isla más cercana, La Reunión, de la que la separan poco más de 3 horas de travesía.
Pero mi mayor interés era saber como en una época de revueltas en el plano religioso habían podido convivir en paz hindús, budistas, cristianos, musulmanes y demás creencias minoritarias. A cada persona con la que podía entablar una conversación le preguntaba por este aspecto, aunque sutilmente, por miedo a crear algún tipo de desconfianza. Todo el mundo me comentaba como en Maurice no existían este tipo de conflictos latentes y unos y otros participaban en fiestas y ceremonias de los vecinos sin que esto generara disturbios. Algunas chicas con las que abordé este tema eran de origen indio musulmán, residían en el distrito de Flacq, el mayor de la isla, situado al este y me comentaron sin dudarlo que la tolerancia religiosa era absoluta. Vivían en armonía con sus vecinos hindúes y no se sentían discriminadas.
Mi escocesa me negó rotundamente que esta pretendida armonía no fuera otra cosa que simple tolerancia del otro, pero no existía mezcla, ni se relacionaban en ceremonias o fiestas como los mauriceños me habían asegurado en múltiples ocasiones. Era para ella una situación de tregua en espera de acontecimientos, casi un polvorín. Yo no pude apreciar esta situación y cuando hablamos entre musulmanes de estos temas tuve la sensación de que me contaban la verdad sin embellecerla. Percibí un real deseo de ser todos mauriceños y no se notaba que el hecho religioso fuera una barrera. Sondeé más profundamente para saber si existían los matrimonios mixtos pero eran casi anecdóticos. Había, pero no era la regla. Si que eran corriente las uniones con extranjeros de otra religión y de hecho la colonia extranjera se nutre principalmente de estas personas.

Regresé por tanto a casa con una sensación extraña de haberme perdido algo o de no haber sabido realmente percibir cual era la verdadera situación en Mauricio. Eso es algo que me molesta particularmente. Cuando viajo quiero comprender y aprender. Es lógico volver con dudas, pero no volver diciendo que es preciso regresar para intentar conocer que se esconde tras la apariencia.
Una reflexión de mi interlocutora me dejó especialmente perpleja porque lo que yo encontraba más llamativo en Mauricio era como esos descendientes de esclavos habían conseguido en un lugar tan remoto crear una sociedad con menos desigualdades que la india. Los pueblos eran más coquetos y estaban mejor urbanizados que cualquiera en India, había una sensación de gobierno que a veces falta en la India. Para ella era una fachada, tras cualquier calle se escondían cosas mucho más sórdidas que lo que yo había visto. La miseria llevaba a los padres incluso a prostituir a los menores. Llegados a este punto ya no supe que alegar y me quedé perpleja. Cuando recuerdo esta conversación intento imaginarme que se tramaba tras la fachada y siento cierto malestar.
Como contar un viaje con esta losa encima, como decir que me gusta tanto Maurice, como alabar la gentileza inmensa de sus gentes tras esto. En pocos lugares del mundo me he sentido tan bien acogida como en Maurice, tan exquisitamente tratada, con esa mezcla de modales que van desde el savoir vivre francés al estilo british.
Todos los artículos que había leído sobre Maurice nada tenían que ver con todo esto. Se limitan a alabar sus playas, sus complejos hoteleros, el clima. Un pequeño paraíso exclusivo para ricos hasta hace unos años y que poco a poco se ha convertido en un destino más asequible, lugar de ensueño para parejas del mundo entero que se dan cita por unos días en sus playas y que pasan de puntillas sobre la realidad social de la isla.

Y EL CIELO NO PUDO ESPERAR….

Adorada Clarisse,hace ya más de un mes que nos dejaste y aún hoy mi pena es inmensa. Estás en cada rincón de la casa y a veces me parece incluso ver una sombra furtiva que sube o baja las escaleras tras de mí. No he podido escribirte hasta hoy, porque recordarte me resultaba muy doloroso. Ver tus fotos o los vídeos que grabamos durante tu enfermedad para notar tus progresos son una prueba que no he podido aún superar. Desde que te fuiste la primavera estalló con fuerza y vinieron los días soleados que tanto te gustaban. En cuanto podías pedías salir a la calle. Esta explosión de flores y de sol me trae sin cesar tu imagen correteando por el campo o subida a los árboles. La primavera era tu estación favorita porque hacia el calor suficiente para salir durante horas y no cansarte. En el verano remoloneabas un poco cuando llegaba la hora de la siesta, pero en primavera nada era demasiado para ti. Recuerdo cuando nos traías las numerosas presas que cazabas, ratoncillos de campo, saltamontes o lagartijas. Ahora que ya no estás han invadido el jardín y se pasean por entre las maderas del suelo, dormitando con la cabecita al sol entre las rendijas. Morgana las observa curiosa desde la ventana. Aún no nos hemos decidido a dejarla salir fuera… Los pájaros han vuelto a picotear las naranjas y limones del jardín, ya que tú ya no puedes perseguirlos sobre las ramas. A veces creo que te echan de menos porque canturrean, saltando de rama en rama, sin quedarse mucho tiempo en cada una, como si tu sombra les fuera persiguiendo. Tal vez lo haces y yo no he sido capaz de verte porque juegas a despistarme.
Desde que te enterramos bajo el limonero, en tu lugar favorito, los árboles se pusieron a florecer de una manera que nunca hasta ahora había sucedido. El jardín es una explosión de flores y hay un persistente olor a azahar. Creo que este año tendremos aún más frutos. He dejado los limones en el árbol, aunque eso moleste a la floración, y los voy recogiendo poco a poco. Algunos son del tamaño de pequeños melones y tienen un jugo delicioso. Recordarás como estaba el rosal de la entrada sin hojas y con aquella rosa mustia que sobrevivió milagrosamente todo el invierno. Ahora está lleno de rosas amarillas que exhalan un perfume delicioso. En solo 5 semanas desde que no estás todo ha vuelto a la vida. Incluso sobre tu tumba plantamos dos nuevos rosales el mismo día en que te enterramos. Era nuestro tributo para no olvidarte. Uno de ellos no ha sobrevivido, apenas tiene tres hojitas que no creo lleguen a más, pero el otro es ya un rosal hermoso que tiene varios capullos a punto de estallar. Ni siquiera se del color que serán sus rosas y las espero con impaciencia. Es el rosal de Clarisse y voy a cuidarlo con mimo.
Muchas veces creo oírte maullar suavemente, como si me llamaras, y lo digo “No oísteis a Clarisse?”, pero hasta ahora soy solo yo la que lo percibe. Tal vez si lo haces un poco más fuerte pueda convencerles de que es cierto, de que me recuerdas tú también y me llamas.

Guardé tu mantita de pelo blanca tal y como la dejaste porque quedó impregnada de tu olor y he necesitado tenerla cerca muchos días. Aún hoy puedo percibirlo. El resto de tus cosas las dejé en el trastero, tus juguetes, tus transportines, tus comederos. Tus casitas y tu cojín rojo los dejé arriba esperando que Morgana tal vez quisiera usarlos, pero ha pasado de largo y no les hace caso. Tenerlos cerca me hace sentir que en cualquier momento puedes utilizarlos de nuevo…

La rose Clarisse

La rose Clarisse

Ya han pasado casi tres meses y tu pérdida aún está muy presente en nuestras vidas.Ni siquiera he sido capaz de seguir escribiendo. El duelo ha hecho que mi enfermedad se recrudezca y pase por un brote fuerte, ya sabes como me afectan las malas noticias. Florecieron las rosas de tu tumba con una explosión de rojo que el viento destruyó en un segundo esparciendo los pétalos por todo el jardín. Aún no han brotado nuevos capullos.

Lola, tu vecina y rival ha estado también muy enferma, casi dos meses sin salir de casa, cuando lo ha hecho lo primero ha sido venir en tu búsqueda, remolonea por el jardín durante horas y se queda bajo el limonero, tal vez tenéis alguna manera de comunicaros que desconozco. Su presencia me trae tu recuerdo y no puedo echarla a pesar del enfado de Morgana, que la observa tras los cristales con la cola erizada y que desearía salir para pelear con ella.
Por estas fechas hace un año que enfermaste y empezó esa lucha nuestra durante tantos meses, ahora estoy como los boxeadores tras la pelea, noqueada. Pero he sacado cosas positivas de todo esto, he aprendido a ser más tolerante, me has enseñado a sufrir sin hacer sufrir a los otros, me has dado una paz interior que no tenía y me has hecho mejor persona. Clarisse del alma nunca podré olvidarte, te quiero por siempre.

 

EL CORTO VIAJE HACIA EL CIELO DE LOS GATOS

Hace casi dos años que conté como la llegada de Clarisse, mi gata, había dado un giro significativo a mi vida y cuán importante era para mí. En estos años pasados a su lado ha seguido domándonos a su modo y poco a poco hemos sido sumergidos en un mundo felino, lleno de cables, gambas, latitas, aperitivos y demás necesidades de Clarisse.

clarisse

Sin embargo esta felicidad que nos producía su presencia y su ternura empezó a empañarse hace más de un año, cuando el 26 de diciembre de 2013 tuvimos que salir corriendo a urgencias con ella por un primer episodio de vómitos. Unos meses después, en abril, volvió a estar enferma sin que nadie diagnosticara nada significativo y en mayo Clarisse tuvo los primeros signos alarmantes de que algo no iba bien. Después de una semana de hospitalización nos la devolvieron con un diagnóstico de muerte inminente debido a una grave enfermedad felina y con signos evidentes de una parálisis progresiva. Nos recomendaron vivamente sacrificarla lo más rápido posible. A los dos días de estar en casa Clarisse dejó de andar y de hacer sus necesidades por sí misma. Después de una noche en que no paró de quejarse decidí buscar cielo y tierra para encontrar otro lugar en que cuidar a mi gatita. Lo encontré en una clínica veterinaria de Barcelona en la que me dieron el diagnóstico real, tenía una leucemia y esta le había producido un linfoma en la médula que le afectaba a la movilidad. La solución provisional era darle un tratamiento de quimioterapia que le paliara los síntomas, pero me dieron una esperanza de vida de no más de tres meses y nos advirtieron de que la gata tendría una cierta calidad de vida, no tendría dolores, pero no volvería a andar. Después de valorarlo decidimos seguir adelante, porque nuestra fe en la recuperación era infinita. No podíamos perderla tan pronto.

Clarisse logra subir a los árboles

Clarisse logra subir a los árboles

En esos momentos la ayuda de mi hijo fue primordial pues él se ocupó de todos los trámites puesto que yo me encontraba ya a miles de kilómetros, en la Isla Mauricio, en un viaje programado desde hacía meses. Cuando volví dos semanas más tarde Clarisse ya daba sus primeros pasos y bajaba las escaleras sin ayuda. Desde entonces poco a poco fue recuperando sus fuerzas y llego a saltar, a volver a salir sola a la calle, como hacía antes de la enfermedad, saltando la valla del jardín. Subía a los árboles, corría, y volvía a estar activa. Al principio sus insaciables ganas de salir fuera, como buena gata callejera que fue, hicieron que cada día, durante al menos dos horas paseáramos con ella. Es difícil pasear con una gata sin correa, pero Clarisse nos seguía como un perrillo. A veces se desviaba de su ruta y había que estar atentos para no perderla.

clarisse6

En otras ocasiones incluso se atrevía a hace frente a algún perro de paseo con su dueño y sacaba su carácter indómito. Volver con ella a casa era una guerra constante porque, aunque los primeros tiempos remoloneaba un poco, se cansaba y se tiraba en el camino, los meses siguientes tenía fuerzas para luchar contra nosotros y como cabezota que es oponerse a nuestros deseos. La calle era su mayor placer diario. Para premiarla a la vuelta decidimos darle su comida favorita, gambas. Así cada día la palabra “gamba” significaba que debíamos volver y ella lo hacía con prontitud. Por el mes de agosto empezó a salir sola sus dos o tres horas diarias, volviendo a casa cuando la llamábamos. Algún día, como un niño travieso, había que salir a buscarla, para encontrarla escondida entre unas zarzas.

clarisse8
En uno de esos paseos, a principios del pasado septiembre oímos unos maullidos en un campo lleno de maleza y pudimos distinguir algo que se movía. Los maullidos eran muy insistentes y lastimeros. Después de llevar a Clarisse a casa volví preparada para meterme entre las zarzas y allí escondida encontré a nuestra última acogida en casa, una gatita con el pelaje tigrillo, diminuta, pero con mucho carácter. La llamamos Morgana en honor al personaje porque no podíamos adivinar de que lado estaría, si hada o malvada. Felizmente ha resultado lo primero y nos sentimos muy felices y agradecidos por haberla encontrado. Su presencia nos ha ayudado mucho para paliar el dolor que sentíamos por la suerte de Clarisse.

clarisse4

El día en que encontramos a la pequeña Morgana

clarisse7

Morgana crece

Durante estos meses ha habido momentos duros en los que Clarisse estaba cansada por el tratamiento pero todo ha sido un progreso y poco a poco hemos visto que era una “superviviente”. Tenía unas ganas enormes de vivir y de seguir haciéndonos compañía.
Hace un par de meses la enfermedad ha empezado a atraparla de nuevo con una patita que a veces dejaba levantada. Hace unos días comenzó a andar de manera desequilibrada y a tener dificultades para saltar. Sabemos que esta vez no habrá remedio, y sin embargo no queremos dejar de luchar porque ella quiere seguir viviendo, saliendo a la calle, jugando a comer cables y a salir detrás de las piedras que tira por toda la casa.
Recuerdo con tanta ternura cuando hace unos tres meses nos trajo de sus correrías un ratón que se puso a comer en el jardín. En otras circunstancias hubiera estado horrorizada, pero Clarisse había sido capaz de cazar y eso me producía una enorme alegría. Lo saqué como pude a la calle y ella salió detrás para comérselo….Durante sus correrías callejeras, antes de la enfermedad, Clarisse encontró un compañero de juegos, un gato callejero, que la seguía como su sombra. Le apodamos Romeo por su insistencia maullando en el jardín cuando ella entraba en casa. Durante meses Clarisse toleró su presencia y le dejó acercarse.

clarisse9

Morgana y Clarisse que no pueden acercarse

Un día Romeo no volvió nunca más. Hacía un tiempo que lo veíamos un poco desmejorado. Supongo que él pudo ser el desencadenante de su enfermedad a la que denominan también, “la enfermedad de los gatos amigos”. Después tuvo un tiempo otro compañero más fugaz, Romeíto para nosotros. Pero él desapareció también al cabo de un par de meses, tal vez también atrapado por el mismo virus.

clarisse10
He aparcado montones de cosas durante la enfermedad de mi gata, citas, viajes, lecturas, contactos, salidas…todo para no dejarla nunca sola. Ni siquiera tenía tiempo para el blog, porque Clarisse adora echarse entre mis piernas enroscada por las noches cubierta con su mantita. Las horas en que salía con ella a la calle hubieran podido estar dedicadas a tantas cosas. Y sin embargo se que todo ese tiempo no ha sido en vano, porque ha sentido cuanto la quería. Hace unos días se echó encima de mí, me pasó su patita por el cuello, frotó su cabeza contra la mía y empezó a lamerme. Era el día en que recomenzaron sus síntomas y creo que fue una advertencia por su parte. Así me decía casi adiós, con amor y ternura.
Siempre ha sido un poco un “gato perro” por esos detalles llenos de sentimiento que los gatos, más altaneros e individualistas, no suelen tener. Clarisse me espera a la puerta cuando entro, ya sea por el jardín o el garaje. Ella sabe sin equivocarse cuando llego. Clarisse me sigue por toda la casa y hay días en que se convierte en mi sombra. Si cocino está junto a mí, si leo también, es mi compañera en cualquier tarea. Si salgo ella también quiere hacerlo.Subo o bajo escaleras con Clarisse acariciando y frotándose contra mis piernas.

Clarisse se cubre con su manta

Clarisse se cubre con su manta

Mientras tanto la pequeña Morgana no ha podido jugar con ella y hemos tenido que hacer auténticos malabares para mantenerlas separadas. La leucemia felina es una enfermedad contagiosa entre los gatos y solo se puede vacunar a partir de los seis meses. Morgana los tendrá en breve y será vacunada. Suerte que he conocido todo eso ahora, y que nunca supe antes de que Clarisse la atrapara porque ningún veterinario me advirtió. La vacuna no protege enteramente y hay un riesgo, un poco como la gripe. Pero al menos tendrá esa oportunidad que no tuvo la otra.

clarisse13

Morgana ha crecido y ya tiene seis meses

clarisse14
Tengo tanto miedo de que llegue el día en que tengamos que decidir al fin sacrificarla porque esa decisión es tremendamente dolorosa. Solo se que cuando yo sea consciente de que sufre no la dejaré ni un minuto. Por el momento quiero cerrar los ojos y pensar que aún quedan días, aunque se que el reloj está ahora desbocado.
Mi hijo, compañero también de Clarisse que pasa horas echada en sus rodillas, me dijo hace unos días que estaba seguro de que Clarisse, si había un cielo de los gatos, tenía allí su sitio por toda la ternura que nos había dado y que ese cielo estaba lleno de cables y gambas.
Pero el viaje ha sido tan duro y corto que no quiero creer que haya llegado al final.

clarisse16

Clarisse al sol

PD/ Escribí esto hace unos días como homenaje a Clarisse que estaba en una situación límite puesto que incluso uno de sus ojos había sufrido por el linfoma. Tuvimos que tomar la decisión de dejarla irse o seguir con el tratamiento y elegí esto último. Hace 10 días que Clarisse ha vuelto a estar normal. Ha recuperado el equilibrio, corre, sube las escaleras de dos en dos, empieza a saltar y su ojo ha vuelto a la normalidad. Solo su patita delantera sigue dando algún síntoma y sabemos que está ahí latente, pero ella tiene una energía enorme y quiere seguir viviendo.
¿Puede el cielo de los gatos seguir esperando?

Je suis Charlie

charliNunca olvidaré todas las alegrías que me disteis .Formasteis parte de mi crecimiento como persona. Hoy solo quiero daros las gracias, los análisis del porque no tienen cabida en este post.

Siento profundamente la muerte de todos ellos, pero Wolinkski y Cabu , junto a Plantu que les ha rendido emotivo homenaje estos días, eran mis caricaturistas favoritos. Cuantas veces recopie e imité vuestros dibujos.

In memoriam:

Wolinski

Wolinski

cabu

cabu

Charb

Charb

charli2

ENTRE ARABES: DE CASABLANCA A DUBAI

El viejo parecía cansado y bien decrépito, el típico septuagenario cascarrabias. Estaba perdido por el aeropuerto de Casablanca y buscaba la zona de salidas de vuelos internacionales, su vuelo se dirigía a Dubai y en tono bien desagradable nos dijo que deseaba dejar Marruecos cuanto antes porque su estancia había sido una pesadilla. Era un italiano que se expresaba bastante bien en francés e inglés. Nosotras protestamos alegando que Marruecos era nuestra casa y nadie puede sentirse mejor que en casa, pero el cascarrabias objetó, ¿conocen ustedes Dubaï? Allí señoritas eso es el paraíso.
Uno de tantos extranjeros ricos que se han establecido en el emirato y que aprovechan las condiciones que sus dirigentes pone a disposición de esos habitantes tan peculiares.

DUBAI vista de la autopista

DUBAI vista de la autopista

Si el viejo hubiera venido de otro lugar hacia Marruecos no me hubiera extrañado mucho que se quejara de las condiciones del país pero para alguien acostumbrado al lujo de los emiratos, Marruecos hace figura de pariente realmente pobre y sin embargo Casablanca es la vitrina que Marruecos prepara para llamar la atención de esos extranjeros que tienen dinero y ganas de exilarse fuera de sus países.

Centro de CASABLANCA

Centro de CASABLANCA

Casablanca quiere sin duda parecerse al emirato y poco a poco transforma su diseño urbano y se dota de eso que los emiratos han sabido explotar tan bien, los inmensos malls dónde se dan cita las más grandes firmas internacionales del lujo y del pret-à porter. Se construyen hoteles de grandes cadenas internacionales, se proyectan infraestructuras modernas para dotar a la ciudad de una mejor red de transportes y comunicaciones con el exterior. Todo está pensado para que una clase pudiente pueda pasar su estancia sin salir de la ciudad. Uno puede desayunar en Fauchon, cenar en Paul y terminar la noche en una discoteca rodeado de las celebrities locales. ¿Pero y los marroquíes de a pie, que ventajas han sacado de todo esto? Los barrios de Casablanca siguen adoleciendo de las mismas carencias que hace unos años, es decir, una red de alcantarillado inexistente que provoca inundaciones en cuanto caen unas gotas de lluvia, unas aceras impracticables y unas calles llenas de socavones, que cuando una sale de casa en un barrio como Racine o Socrate, barrios de clase media alta, más parece que se encontrara haciendo un rally por el desierto. Aviso a estómagos sensibles, todo es un subir y bajar dentro de los socavones. Y cuando se logra aparcar, después de vueltas y vueltas y más vueltas, y una vez encontrado el parquímetro, para subir a la acera casi hace falta un ascensor,¿ porqué las hicieron tan altas? ¿Hubo en otra época marroquíes de una talla extraterrestre? Misterio. Estar rodeado de tanto lujo y glamour tiene un precio, el que han tenido que pagar los pobres bidaouis desde hace unos años. Casablanca tiene unos precios que pueden competir con cualquier ciudad europea. Eureka!! Ya vamos por el buen camino para atraer a los ricos.

Casa abandonada en pleno Boulevard d' Anfa

Casa abandonada en pleno Boulevard d’ Anfa

Comprar una casa en Casablanca es casi, casi, como hacerlo en Paris, quitando las calidades, porque si uno quiere calidades, entonces ya se asemeja el precio al de Tokio.

Apartamentos en ANFAPLACE que pueden llegar al millón de Euros

Apartamentos en ANFAPLACE que pueden llegar al millón de Euros

Los apartamentos más caros están frente al mar

Los apartamentos más caros están frente al mar

La playa de ANFAPLACE

La playa de ANFAPLACE

Comer en uno de esos celebérrimos restaurantes franquiciados parisinos es tan caro como hacerlo en El bulli, por decir algo.Por una ensalada de langostinos y mangos que me comí en Fauchon, exactamente tres langostinos y tres trozos de mango,me clavaron más de 10€. Por no hablar del estado de los servicios femeninos (no osé ir al masculino a verificar) en el que en un derroche de fantasía espejil, los pomos de las puertas estaban rotos. Eso sí, todo está rodeado de un inmenso glamour, camareros guapos incluidos y clase rica de hombres de negocios internacional en las mesas.
Cenar en Chez Paul es aún peor, una debe de llegar casi con el árbol genealógico para que los “amables” camareros se dignen tratarla como deben, mejor sacar el bolso Dior para impresionar (cuidado que si es de mercadillo no cuela, estos están acostumbrados a ver muchos) y si llega una más tarde de las 9…entonces ya puede cenar a paso militar porque aparecen en la mesa todos los platos que ha pedido y tiene al camarero mirando por el rabillo del ojo a ver si se los come todos de sopetón y se larga cuanto antes.
Buscar un restaurante para cenar no es nada fácil, hay cientos y de todas las cocinas que pueda una imaginar, pero es preciso pedir antes información de primera mano, puesto que puede una encontrarse sin saberlo en el picadero de árabes del Golfo, que vienen aquí no sé porque, ya que allí es el paraíso, y puede ser bastante desagradable ser confundida con lo que una no es. Vamos por buen camino, la clientela con posibles está por todas partes, en limusinas, Hammers y demás vehículos de postín.

Morocco mall

Morocco mall

La Corniche desde el Morocco Mall

La Corniche desde el Morocco Mall

Solo le falta a la ciudad dotarse de un buen festival de cine, a imagen del de Marrakech para atraer a todo el gratin del papel couché. No se como no se les ha ocurrido aún a alguno de esos que se dedican a organizar festivales por el reino y a invitar al ghota del marujeo mundial. Porque a Casablanca, por mucho que lo intente le falta aún ese pelín de glamour que dan las palmeras y los camellos de Marrakech, ese sentimiento de estar tan lejos de Europa que acompaña al entorno de la ciudad roja, esa plaza de Djema el Fná que es un circo, un restaurante a cielo abierto, un teatro bajo las estrellas. Le faltan los riads que los célebres de este mundo compran a cientos en Marrakech y que en Casablanca existen pero a una escala diferente. En Casablanca y sobre todo en barrios como Oasis y Anfa se dan cita los riquísimos que habitan casas, y valga la redundancia, a imagen de la Casa blanca de Washington. Palacios inmensos con jardines cubiertos de vegetación y rodeados de vallas infranqueables. Por aquí y por allí se atisba un bosque de antenas parabólicas en los tejados, que algunos parecen estar dotados de tecnología tipo NASA, por allí una cúpula que se asemeja a una mezquita. Anfa y Oasis son la milla de oro de la ciudad, con una concentración de fortunas inmensas y muchos palacios pertenecientes a millonarios del Golfo, sí, los del paraíso, que tienen aquí una segunda residencia. Queda el misterio por desvelar de que encuentran en Marruecos que no tienen en sus países, clima más benigno, vegetación natural, mujeres más libres y fáciles de abordar, discreción e intimidad tal vez de sentirse menos espiados que en sus ricos emiratos.

Boulevard d'Anfa

Boulevard d’Anfa

Centro de Casablanca

Centro de Casablanca

Casablanca va a otro ritmo que el resto del reino, todo corre más deprisa, la búsqueda de la fortuna y del éxito son el pan de cada día. Es una ciudad llena de nuevos ricos, de nuevos talentos, de emprendedores. Frente a esa imagen hay la Casablanca de las clases medias emergentes que quieren llegar a permitirse lo que están viendo surgir a su alrededor y la del pequeño pueblo que vive en barrios de las afueras o en barrios chabolistas, villas miseria que no han podido ser completamente erradicadas. Aquí el ritmo de la ciudad no perdona y de aquí han salido los jóvenes terroristas que han aterrorizado a todo el país. Dos mundos enfrentados y que sin embargo viven a escasos metros.
Los planes que las autoridades realizan para cambiar la imagen de la ciudad no han tocado ninguno de esos barrios marginales y una tiene la sensación de estar en dos países diferentes cuando pasa de uno a otro. Esa ciudad que quieren diseñar para que las fortunas del mundo se establezcan esta marginalizando aún más a los que no han logrado subir al tren del desarrollo y sin eso Casablanca no logrará jamás asemejarse a lo que pretenden, un Dubai a la salsa marroquí.

Vista de los rascacielos de DUBAI

Vista de los rascacielos de DUBAI

Tradición y modernidad en un evento deportivo

Tradición y modernidad en un evento deportivo

Volar hasta Dubaï es como hacerlo a años luz de todo lo conocido. Incluso España parece la pariente pobre. Sin embargo no hace muchos años Dubai sufrió una profunda crisis económica. A partir del 2009 el emirato sufría un profundo endeudamiento y una grave crisis financiera. Muchos bancos habían dado créditos para comprar bienes inmobiliarios sobre el papel y los bienes habían sido revendidos varias veces con ayuda de créditos al consumo. Con la llegada de la crisis bancaria el emirato se encontró en un impás que ponía en riesgo la multitud de proyectos faraónicos que había llevado a cabo. Sobre todo Dubai World, un conglomerado estatal cuya filial inmobiliaria, Nakheel, estaba en plena debacle. Dubai tuvo entonces que contar con la mano tendida del emirato vecino, Abu Dhabi, mucho más serio en sus derroches y menos generoso en créditos inmobiliarios que prestó a finales de 2009 10mil millones de € al emirato vecino. Ciertas concesiones al préstamo quedaran secretas, pero el enorme edificio que iba a llamarse Burj Dubai terminó siendo Burj Khalifa, como el emir de Abu Dhabi que logró con sus fondos que se terminara.

Burj Khalifa de noche

Burj Khalifa de noche

Los canales de la ciudad

Los canales de la ciudad

Sin embargo Dubai tiene aún muchas otras fuentes de ingresos como el petróleo o el puerto que concentra el 20% del tráfico de contenedores del mundo. Desde la aportación del crédito bancario el emirato ha sido más modesto en sus derroches y la situación ha dado un giro. Ahora es un lugar en el que muchas empresas se instalan puesto que apenas pagan impuestos y el nivel de vida elevado y los altos salarios la hacen muy atractiva entre los directivos. En Dubai sorprende hasta el aeropuerto, toda una joya de la arquitectura cuya terminal 3, la más reciente y a la que llegan los vuelos de Emirates, fue diseñada por el arquitecto francés Paul Andreu. La escala de todo lo que se ve sorprende, no solo la inmensidad del aeropuerto, sino de las autopistas hasta la ciudad, de los edificios inmensos, de los hoteles deslumbrantes. Mucho le queda a nuestra pobre Casablanca para poder competir dignamente. Tal vez aquel viejecillo renegón del aeropuerto tuviera razón y hemos llegado al paraíso.

La playa

La playa

Pocos bañistas y todos extranjeros

Pocos bañistas y todos extranjeros

Días más tarde coincido con un inglés que ha vivido en España y que tras la crisis y haber hecho literalmente lo que denominamos “el agosto” con una empresa constructora en la Costa del sol, se ha exilado a este destino para millonarios tras comprar un apartamento de más de 1 mill de € en uno de los rascacielos futuristas de la ciudad. Él y su mujer disfrutan aquí de una vida de lujo y ante mi interés por conocer que es lo que les ha llevado a vivir en este lugar me responde con una pregunta ,”dime que es lo que no te ha gustado en Dubai”. Prometo que he reflexionado, pero no me he atrevido a tener una discusión a tal alto rango porque es difícil encontrar una respuesta. Todo lo que he pensado que no me gusta en Dubai puede venirse contra mí. No me gusta la falta de libertad, pero los extranjeros son muy libres, se visten como quieren, hay mujeres con ropas que incluso para mí son exageradamente provocativas, beben alcohol, se bañan en las playas en bikini, gozan de muchas prerrogativas que en Europa no tienen, es decir, que son tratados con una deferencia que no encontrarán en sus países. Ser extranjero de un país occidental es una ventaja para conseguir ciertos empleos. Miles de jóvenes se establecen en Dubai para comenzar una carrera en las finanzas, la hostelería, o el comercio y los salarios para debutantes pueden sobrepasar tranquilamente los 4000€.

El lujo de los hoteles

El lujo de los hoteles

Algún joven con el que hablé me comentaba que solo hablar un inglés fluido era necesario para poder trabajar en una gran cadena hotelera con un sueldo para empezar próximo a los 5000€. No me gusta que no pueda criticarse al emir, pero nosotros tenemos un sistema muy parecido, el jefe del estado es inviolable y muchas cosas se han escondido hasta ahora. Criticarlo abiertamente no es nada fácil. Sin embargo con mi mentalidad democrática aún no he comprendido que la inmensa mayoría de los dubaitíes no desea criticar al emir que les ha dado el terreno en el que construir sus casas, además de leyes que les aventajan frente a la mayoría extranjera, como créditos sin intereses conforme al Islam. Los dubaitíes tienen los mejores salarios en las empresas y el estado es un poco como la gallina de los huevos de oro. Pero sobre todo no me gustan las condiciones en las que malviven la mayoría silenciosa de los trabajadores provenientes de Filipinas, India, Pakistán y demás países en su mayoría asiáticos. La mano de obra barata que construye los rascacielos o que trabaja en los hoteles palacio están siendo pagados una miseria, sueldos entre 300 ó 400€, y algunos viven en barracones en condiciones sanitarias infames. En todo caso inaptas para un país con un desarrollo tan grande. Pero si lo miro de otra forma también en mi país se dejan de respetar los derechos de los trabajadores inmigrantes y muchos se han hacinado durante décadas en los alrededores de los campos de cultivo, invernaderos u obras. No es la misma situación porque en Dubai es mucho peor, o eso quiero yo percibir, pero da que pensar.

En la medina se dan cita turistas. algunos dubaitíes y los trabajadores extranjeros

En la medina se dan cita turistas. algunos dubaitíes y los trabajadores extranjeros

Los extranjeros que viven allí, con sus sueldos elevados, sus casas de alto standing (a precios elevadísimos que hace que los propietarios sean pocos) y sus óptimas condiciones laborales no encuentran críticas que hacer. No hay delincuencia, sus hijos salen y se pasean libremente por la calle sin temor, estudian en los mejores colegios sin tener a mano las mismas “tentaciones” que en Europa. ¿Quién da más? Por eso aquellos con los que me crucé lo ven como un paraíso y no quieren mirar lo que está mal ni realizar ninguna crítica por temor a perder sus prerrogativas. Para ellos sus jaulas doradas son suficientes y no es necesario mirar aquello que no les incumbe directamente.
De todas formas el emirato y sus vecinos tienen alguna ventaja frente a Qatar, no se inmiscuyen en la política mundial, y por el momento no figuran como donantes de guerrillas, ni movimientos revolucionarios. En Dubai y en Abu Dhabi hay exiliados de todas las tendencias, desde la madre de Asad hasta la mujer de Ben Alí que todos dicen apercibir haciendo compras de vez en cuando en los malls de lujo. Benazir Bhutto vivió allí su exilio. Durante un viaje que hizo en peregrinaje a un santón en la India la encontré en el palacio del maharajá de Jaipur y le pregunté si pensaba dejar el emirato y volver a Pakistán, a lo que me contestó que vendría el momento. Triste retorno el suyo…

Las ocasiones de coincidir con los dubaitíes son escasas, algunos eventos y fiestas y en los malls dónde se refugian del calor

Las ocasiones de coincidir con los dubaitíes son escasas, algunos eventos y fiestas y en los malls dónde se refugian del calor

Danzas tradicionales

Danzas tradicionales

Si hay algo de lo que todos dicen que es insufrible es el clima. A partir de mayo el calor aprieta y puede llegar a ser asfixiante. Sin embargo los habitantes se pasean poco por las calles, solo en los malls de lujo se puede uno cruzar con la escasa población autóctona (alrededor del 5% de los habitantes). Van y vienen en sus coches climatizados y se refugian en restaurantes y hoteles dónde no sufren el horno que les rodea. Incluso las paradas de autobuses están cerradas y climatizadas para impedir que la gente sufra con la temperatura, aunque hay pocos que los toman, turistas y obreros sobre todo.

Uno de los impresionantes Malls

Uno de los impresionantes Malls

En los Malls hay una verdadera obsesión por las fuentes

En los Malls hay una verdadera obsesión por las fuentes

Otra inimaginable fuente

Otra inimaginable fuente

Techos de cristal

Techos de cristal

Mientras en Casablanca una parada de autobús en condiciones es una quimera, ya que el transporte público es un auténtico caos.
En los últimos meses Casablanca ha dado mucho que hablar, las condiciones en las que se encuentra la ciudad no son las mejores y las críticas por la manera en que estaba siendo gobernada han llegado por fin desde el Palacio Real. El Wali del gran Casablanca, especie de gobernador, ha sido cesado hace unos meses y al fin las críticas han llovido sobre su gestión. En uno de sus discursos el rey ha señalado a Casablanca como la ciudad de las desigualdades sociales y ha calificado su gestión como “defectuosa”, centro de la riqueza y la pobreza, de los rascacielos y los poblados chabolistas, de los negocios y de la miseria, ha calificado el monarca. Como ejemplo el rey ha comentado que las aguas usadas no se depuran en Casablanca más que en un mísero 45%, mientras que en ciudades como Rabat, Marrakech o Fez lo están al 100%. Estas críticas se han hecho eco del malestar generalizado de la población y aunque han pillado por sorpresa dentro de un discurso real, no es menos cierto que son el reflejo de años de hartazgo de sus habitantes que veían degradarse año a año ciertos barrios, mientras emergían islas aisladas de prosperidad y riqueza. Por que no queda más remedio que fijarse en la evidencia de una ciudad que tiene los polos opuestos y desde la primera visita cualquiera que llegue queda impresionado por esa dualidad. Los nuevos barrios con los malls de lujo, se han abierto dos enormes centros comerciales que rivalizan y superan (sobre todo el Morocco mall) en lujo a cualquiera de los que se encuentran en España, y los barrios degradados, algunos como el de los alrededores de la estación de Casa Port, centro neurálgico de la ciudad en tiempos y que entre varios hoteles de lujo no se encuentran más que comercios cerrados, viejas fábricas y almacenes y una estación de trenes entre las más tercermundistas del país. Los nuevos planes de desarrollo ya tenían en marcha una nueva estación de tren en Casa Port (hay otra estación muy concurrida, Casa Voyager, que no tiene visos aún de modificación), cuyo edificio está en construcción, pero que si se compara con la de Marrakech queda en muy mal lugar.

ANFAPLACE

ANFAPLACE

Exterior del Mall de ANFAPLACE

Exterior del Mall de ANFAPLACE

La mayoría de locales en el exterior permanecen vacíos

La mayoría de locales en el exterior permanecen vacíos

El nuevo centro comercial inaugurado este año, Anfa Place, es obra del español Manuel Jove (ex de Fadesa que posee 5% del BBVA) con diseño de los arquitectos del estudio de Norman Foster. En el otro extremo de la ciudad, no lejos de Casa Port se está construyendo la nueva joya de Florentino Pérez. Un derroche de vidrio y acero al borde del mar en el que se situarán oficinas, apartamentos y tiendas. Ya se habla con insistencia de que han comenzado los trabajos de un nuevo mall que será aún más lujoso que los dos precedentes.
Mientras, el Consejo de la ciudad debe de preocuparse por temas mucho más importantes y que atañen a todos los ciudadanos, por ejemplo la recogida de basuras que actualmente está en manos de dos empresas, una filial de la francesa Suez y otra libanesa y que por el momento no dan satisfacción. Para paliar el problema se estudia la puesta en marcha de una “policía de la limpieza” que pretende multar a los ciudadanos que no cumplan las leyes en materia de salubridad con multas entre 50 y 100 €.
Queda pues tanto camino por recorrer para que Casablanca pueda un día ser un reflejo de Dubai a quién tanto pretende compararse y los pasos a dar son gigantescos.

El problema de Casablanca con las basuras que incluso llenan las alcantarillas

El problema de Casablanca con las basuras que incluso llenan las alcantarillas

En realidad no se si me gustaría ver un día una Casablanca así, sin alma. Ahora ya la veo como una urbe deshumanizada, con tantas diferencias sociales, tanta miseria y tanto caos. Sin embargo muchos marroquíes me dicen que a pesar de ello en esta ciudad se sienten como en casa puesto que allí se concentran todas las tendencias del reino, gentes de todos los lugares y nadie se siente extranjero. Muchos quieren irse de allí corriendo porque no soportan esa vida agitada que no existe en ningún otro lugar de Marruecos, pero cuando se alejan de allí están deseando volver, aunque solo sea por unos días.

EL CIRCO DE LA CALLE DEL MISMO NOMBRE

Hasta hace unos días tenía la fuerte convicción de que franceses y españoles estaban a años luz de distancia en muchas cosas. Por ejemplo, creía que en cuanto a saber estar y discreción, nuestros vecinos nos superaban. El horterismo patrio me parecía incapaz de ser superado si no era por los italianos, maestros en la materia y la contradicción. Había siempre flotado una especie de elegancia innata en el comportamiento francés. La verdad es que ellos siempre han sabido vender y venderse mucho mejor que nosotros.

No hay más que ir al ejemplo más fácil de comparar, la televisión. En el mundo globalizado en el que vivimos muchos programas se emiten en versión francesa, inglesa, española y hasta china. Todos tienen el mimo formato, similares contenidos, escenarios calcados…pero nadie podía competir con el “glamour à la française”. Algunos de esos programas, en especial los de cocina, tienen un punto tan francés que las copias de otros países palidecen a su lado. Los concursantes son más educados en antena, no se permiten los exabruptos que se oyen en los nuestros, su educación culinaria arrasa al amateurismo patrio y que decir de los cocineros que parecen recién salidos de una academia del saber estar. Nada que ver con los nuestros, mucho más ridículos, horteras y en ocasiones hasta maleducados. He resistido pocos capítulos de esas malas copias españolas de Guilene Arabian , véase Samantha VN, o de Thierry Marx, ese Pepe Rodríguez al que no puedo tragar…lo siento me quedo con el original.

Jurado del TOP CHEF francés

Jurado del TOP CHEF francés

Y que contar de Chicote y su “Pesadilla en la cocina”, imitando al inimitable Ramsay, y lo que es peor a Philippe Etchebest, el jefe vasco, ex boxeador y jugador de rugby, con el que comparte un cierto físico, pero las comparaciones se paran ahí. Qué tienen estos franceses que todo les sale más refinado, más elegante, más…no se algo que nosotros solo alcanzamos en contadísimas ocasiones.

Chef Etchebest

Chef Etchebest

Chef Chicote

Chef Chicote

Vivo entre dos mundos, ese francés al que admiro en su fachada externa y este más rudo español al que me siento atada en su expresión más primitiva y que decir del árabe tal vez ancestro de ese primitivismo nuestro.

Otras muchas facetas sería posible comparar entre ambos países, no hay más que entrar en un vagón de metro parisino y ver cuanta gente lee, o escuchar las conversaciones en los cafés y quedarse sorprendida con el nivel cultural de las discusiones, o ver las huelgas francesas, ese patrimonio del pueblo. Tienen mucha mayor capacidad de movilización, de protesta y un altísimo grado de sentimiento nacional, de ese del que nosotros nos avergonzamos, porque tras 40 años de dictadura la nación es asimilada al fascismo. La República, ese ente abstracto del que todo el mundo habla sin parar y con ella de sus valores asociados, como la libertad, la igualdad y la laicidad ¿Podemos nosotros asociar nuestra Monarquía a algo así? ¿Nos sentimos hijos de la Monarquía como los franceses lo son de la República? Cuando comparo estos conceptos siento un tremendo desespero porque harán falta siglos para llegar a ser como ellos, o una revolución que nos una y genere entre nosotros, no el sentimiento de vergüenza por sentirnos españoles, sino el de orgullo. Alguien puede reprocharme que se siente orgulloso de ser español y de sus valores, pero cuando lo proclame se estará decantando políticamente y en Francia yo podría proclamar sentirme orgullosa de ser francesa y de sus valores y sin embargo nadie podrá con ello ponerme ninguna etiqueta sino es la de republicana.

Le president en scooter

Le president en scooter

¿Y a qué quiero llegar con todo esto? Bueno pues todo viene a raíz de los acontecimientos que se han desarrollado en los últimos días en la República, como a ellos les gusta llamarse. Hace unos días que mi visión francófila del mundo ha sufrido un varapalo de los buenos. Desde que François, el presidente diletante, ha montado el circo en la Rue du Cirque, los medios franceses están revueltos, hasta los más serios se están comparando por momentos con nuestras revistas del cuore, y los programas de debate político más parecen “Sálvames” que tertulias serias. ¿Qué tsunami ha provocado “Closer” con sus revelaciones y fotos? ¿Habrá con esto un cambio radical de la prensa y la sociedad francesa? El debate está en la calle y aunque todos hipócritamente van diciendo por ahí cuando les preguntan eso del “respeto a la vida privada”, añadiendo esa manida coletilla de “como siempre ha sido en Francia”, ahora esas declaraciones no se las cree nadie. Al menos yo estoy viendo a mis admirados vecinos con otros ojos ¿Si tanto respetan la vida privada porque una abre la tele y se encuentra con debates, noticias y programas especiales dedicados al “Gayetgate”? Televisiones de noticias dedican horas y horas a hablar con políticos y observadores que desmenuzan la noticia y filosofan sobre la palabra privacidad. Después vienen los expertos que nos dan un curso de protección presidencial o los senadores que expresan su opinión pública sobre un asunto tan personal y privado. Desde que el presidente diletante ha dado rienda suelta a sus instintos privados la tele y la prensa francesa se han convertido en una plaza pública del voyerismo, ese pecado inconfesable tan francés.

Gayet y Hollande juntos

Gayet y Hollande juntos

O sea que me han estado engañando y yo les he seguido el juego y en realidad son unos lobos vestidos de cordero, o unos horteras con ropas de Chanel. Se me ha caído un mito y estoy en el mayor de los desesperos. Felizmente aún puedo leer el editorial de Jean Daniel en “Le nouvel obs” en el que habla de Hollande el diletante, pero de cosas serias, de política de la buena, de medidas de las duras y de la reconversión del presidente corderito en lobo. Porque el resto de la prensa y entre ellas mi sacrosanto “Le nouvel obs” no hacen más que hablar de la pipolisation (“peopolisation”,de people, la manera fina de llamar a la prensa rosa que tienen mis “admirados” franceses) de la prensa y de la vida política.

Trierweiler en la portada de Paris Match

Trierweiler en la portada de Paris Match

Resumiendo, que visto la que se ha organizado en Francia con el numerito que ha protagonizado el presidente con su casco y su scooter, creo que el horterismo patrio ha traspasado fronteras y lo que es peor, el “Gayetgate” se va pareciendo a cualquiera de los culebrones que cuentan en los programas del corazón que abundan en nuestras teles. Tenemos un asunto de cuernos muy enrevesado. Primero la compañera (no se como llamarla) con la que le ha estado poniendo los cuernos durante años a su otra compañera (la madre de sus hijos) con la que no están casados, pero no porque sean progres sino, como dicen las malas lenguas, porque si lo estuvieran no podrían haber sido senadores al mismo tiempo. Después la madre traicionada que lo hecha de casa (le pone las maletas en la puerta elegantemente) en un momento álgido de su carrera, ya que estaba en plena elección presidencial, cuando descubre que el corderito lo que quería era estar en misa y repicando, es decir que no sabía elegir. Después la compañera, divorciada y madre de 3 hijos, y él se van de alquiler a un pisito en uno de los mejores distritos parisinos y lo amueblan en el Ikea. Ella quiere hacer de él un ganador y lo pone a dieta, con lo que deja la cara de cerdito por la de cordero. Pero poco a poco se va convirtiendo en un lobo y tras un buen golpe en su partido es elegido candidato y termina ganando las elecciones presidenciales porque el opositor está en horas bajas y la gente ha llegado al hastío. Con otra situación sería impensable que hubiera ganado, ya decían eso de que no “tenía carisma”. Pero el poder es un imán que atrae porque no se puede entender de otra manera que el hombre sea ahora el ejemplo típico del Casanova. Sí el poder atrae, corrompe y cambia a las personas. Nuestro hombre se ha visto desbordado por él porque sino no se entiende que a los pocos meses de estar sentado en el sillón presidencial y después de haber declarado que “Valérie era la mujer de su vida”….se esté encontrando con otra en un piso prestado. Me pregunto yo si no hubiera podido encontrar mejor acomodo, una casita en las afueras rodeada de bosque para no ser visto, un coche con los cristales tintados para llegar de incógnito, no se, algo más sofisticado para que no parezca el asunto tan cutre. Ya se que él dijo que quería ser un presidente normal, pero no solo ha sido eso sino que ha pecado de poco precavido. Hasta un hortera de los nuestros, de esos que llenan los horarios de los “Sálvames”, tiene una mayor imaginación. Que no lo entiendo, se me escapa como un hombre con tantos medios para poder disfrazar el engaño haya acabado haciéndolo tan mal.

Trierweiler en Bombay

Trierweiler en Bombay

Pero la historia después de descubierta tiene aún unos coletazos que dar, discusiones en los programas sobre la seguridad del Presidente, piso prestado por personas que tienen un pasado turbio, supuestas broncas entre el Presidente y su ya excompañera con supuesta destrucción de mobiliario nacional por valor de varios millones, como no, destilado de manera anónima para no poder encontrar la fuente, pero carente de la menor veracidad. Y al final la hospitalización de la engañada como si se tratara de una “Belén cualquiera”. De tanto querer ser normales están bajando el caché del mundo político francés. El Presidente resulta que en lugar de ser sincero y moderno y contarle a su compañera que se ha enamorado de otra y que no hay vuelta atrás, la engaña, y ella en lugar de darle un portazo elegante y salir por la puerta grande, va y se toma un pastillazo de más y nos la tienen que ingresar. Hay algo en esta historia que me tiene desubicada. Y yo, ingenua e incauta, que pensaba que esos que han hecho grandes estudios en el ENA (Escuela Nacional de la Administración) que presumen de ser ultraprogres, la “gauche caviar” como la llamaban en los años 80, que no están atados a creencia ninguna, que su única vocación es el bien público y que han sido educados en el respeto del otro y en las ideas republicanas, esos mismos que yo admiraba tanto por su elegancia sean en realidad como Belén Esteban, Amador Mohedano o cualquiera de nuestra basurilla mediática, que tienen el centro de gravedad por debajo de la cintura y el cerebro comprimido por las hormonas y vaya que a pesar de todo en ellos también priman los instintos básicos.

Esto no ha terminado…seguro que el circo tiene aún mucho espectáculo para diversión de las masas paradas y con los derechos sociales recortados. Es una manera de mantenerlas animadas y ocupadas en asuntos más importantes.

 “Rottweiler”, como la llaman los medios franceses por su fuerte carácter, está ganando poco a poco  el terreno perdido y es portada de varios semanarios que destacan facetas de ella hasta ahora menos conocidas, como sus orígenes humildes o su compromiso con las causas humanitarias. Su frase en la portada de Paris Match lo resume todo: “Cuando me enteré fue como caer desde un rascacielos”…Y el culebrón no para sobre todo porque ha dejado caer que tal vez escriba un libro. Los hay que tiemblan solo con pensarlo y otros que se frotan las manos. Yo vuelvo la vista atrás y recuerdo como nosotros, los primitivos del sur, tuvimos a un vicepresidente que vivía con su amante e hijo en la Moncloa y nadie entonces hacía de eso un culebrón. Ahí nos comportamos con la dignidad y elegancia que le ha faltado a Hollande para organizar su vida privada. Aunque más cercano en el tiempo hemos tenido dos casas reales abiertas sin que nadie se enterara, ni un solo periodista tuvo el coraje de publicarlo y eso que ahí si que hubo dinero público en juego. ¿Dónde vivían Corinna y sus hijos y quién pagaba sus gastos? Seguro que ha sido el miedo lo que les ha impedido sacar a la luz todo el entramado, miedo a tambalear a la ya maltrecha monarquía y a hacer saltar por los aires el retrato ficticio que se había construido el monarca con la connivencia de los aduladores y de esos que quieren seguir con sus privilegios. ¿Se sabrá algún día? Esa es la diferencia entre monarquía y república, que allí dónde no hay cortesanos la libertad de expresión no está ligada por ningún privilegio. A buen entendedor…!

Y Montreal se hizo música…..

Ceremonia de entrega del pasaporte canadiense a los nuevos ciudadanos

Ceremonia de entrega del pasaporte canadiense a los nuevos ciudadanos

La música ocupa la ciudad

La música ocupa la ciudad

El Festival  de jazz de Montreal ha comenzado, para deleite de los que amamos la música. La Place des artes y alrededores están repletos de actuaciones y el buen tiempo ha acompañado, haciendo que la gente abarrote las calles.

El día de Canada, que se celebra el 1 de julio, ha llevado la animación a otros puntos de la ciudad, en este caso el Vieux port (puerto viejo) dónde se ha instalado una enorme carpa para actuaciones y decenas de puestos de comida.

Canadian day

Canadian day

EN días sucesivos seguirán actuaciones de grupos y cantantes de jazz de renombre y en cualquier esquina de la ciudad podremos encontrarnos algún otro espectáculo, pues los canadienses, en especial aquí en Montreal, aprovechan estas fechas en que el clima da un respiro para echarse a las calles con cualquier pretexto.

Fiesta en el Vieux port

Fiesta en el Vieux port

He vuelto desde casi el olvido y aquí estoy disfrutando de la tranquilidad de esta ciudad casi provinciana por su aspecto de poblachón grande que aún no ha sucumbido enteramente a la moda americana. Reducto francófono en un mar inglés. Una ciudad creada por inmigrantes y en la que se dan cita más de 180 nacionalidades distintas. Si alguien dijo que no era posible la convivencia entre tanta diferencia, no conocía Montreal.

CRÓNICAS DE GATOS, LIBROS Y VIAJES

https://miscronicasdelmundo.wordpress.com/el-club-de-lecturas-viajeras/

Debo reconocer que ha sido largo y fatigoso llegar a escribir esas cuantas líneas que me han costado la friolera de más de 13 meses de infructuosos mails. Reconozco que es muy complicado lo que yo quería lograr y al fin me he decidido a inaugurar mi página sin tambores ni trompetas. Es un primer paso al que seguirán otros que espero me lleven por mejores caminos.

clarisse

Empecé el año leyendo literatura china contemporánea, no porque me vaya a ir a visitar este país, sino porque la llegada del nuevo Nobel, ha despertado en mí el deseo de acercarme más a esta literatura no muy conocida en España. No leo a Mo Yan en este momento, sino a Yu Hua, un escritor contemporáneo y que recibió por ella un importante premio literario francés. Su libro “Brothers” tiene la ventaja de pasar por la historia de la China de los últimos treinta años de la mano de dos hermanos opuestos, desde la Revolución cultural hasta nuestros días, lo que nos da una idea de cómo la población vivió esos cambios. Yu Hua intercala numerosas frases hechas y aforismos del maoísmo que se han arraigado en el lenguaje corriente de la población y que en la China moderna y vanguardista actual tiene un eco de viejos refranes pasados de moda. Además intercala numerosos ejemplos de personajes literarios, de escritores, de citas, su cultura literaria es extensa y el trabajo de los traductores (yo lo he leído en su versión francesa) todo un acierto con las numerosísimas notas y comentarios.

Después he leído un par de libros más, uno de Abdellah Taïa, el escritor abiertamente homosexual marroquí y otro de Nicolas Bouvier sobre Japón, para mí uno de los más grandes escritores de viajes.

clarisse 002

El año ha empezado de forma morosa, a pesar de que ha llegado desde hace unos meses a mi vida la pequeña Clarisse, mi gatita que encontré en la calle. Se ha habituado tanto a la casa y a nuestra vida que ya es parte de la familia, una parte esencial y podría decir que es la jefa de la casa, puesto que más que acomodarse ella, somos nosotros los que nos hemos acomodado a sus horarios. Desde que entró en casa nuestros hábitos se han visto un poco revueltos porque vivimos un poco al ritmo de la gata. Lo confieso, mi minino me ha doblegado, creo que eso es un signo evidente de vejez en ciernes. No queda más que compararme a todas esas abuelitas rodeadas de gatos que pululan en nuestros entornos.¿ Qué no las vemos? Pues están ahí y yo tampoco, hasta ahora, había reparado en ellas. Suelen ser en su mayoría mujeres solas que tal vez por falta de cariño se aferran a un animal y el gato tiene las ventajas de pedir cariño, pero no demasiado, cuidados, pero no exageradamente y la mayor de las ventajas, son independientes. No tienes que llevarlos arrastrando de un collar, más bien te llevan ellos a ti dónde quieren, sin que apenas te percibas. Lo mejor es que te hacen la vida agradable, te enfadan con sus travesuras, parece que una volviera a tener un niño pequeño en casa, pero te acompañan cuando no hay nadie más cerca. Algunos pensarán que hay mucha gente falta de cariño que podría ser adoptada, pero las personas somos infinitamente más complicadas y a veces hablar a un animal de tus cosas mientras te mira con ojos asombrados, eso no tiene precio…la terapia es impagable y ahorra psiquiatra.

clarisse 004

Clarisse, aunque no lo sepas nunca, Gracias.

Me enteré hace unos días de que esto de adoptar animales callejeros está en boga y por lo que se ve en Italia ha sido el duelo de estas elecciones. Si Berlusconi adoptó una perra callejera con la que se exhibió en todas partes, Monti, para no estar de menor hizo lo mismo con un maltés que compró en una tienda de animales. Las bromas han empezado a llenar las redes sociales en Italia, dónde alguno se interroga si los empleos que creará el cavalliere, si vuelve a ganar, no serán de “cuidador de perros”.

Berlusconi y su perra callejera Vicky

Berlusconi y su perra callejera Vicky

Hace unos meses que he hecho varios viajes que no he contado, y me doy cuenta que cuando nadie leía mi blog, yo era mucho más espontánea, tenía ganas de escribir solo por sacar de mí lo que había aprendido, mis experiencias. Ahora que sé que alguna persona más, de vez en cuando, entra por mi blog, siento que estoy atascada. Queremos tal vez escribir lo que los otros quieren leer, o buscamos hacer de nuestra experiencia viajera, el viaje perfecto. Como va una a desviarse del tema y sacar cosas que no constituyen nada excepcional en el relato, como va una a desvelarse como un turista cualquiera. Eso sería impensable cuando una lleva ya tantos miles de km a las espaldas. Una quiere ser el viajero modelo y contar aquello que quiere ser leído y tal vez las experiencias de compradora en un mall quedaran excluidas del relato, no vaya a ser que a una la clasifiquen en una categoría en la que no quiere estar, la del vulgar turista comprador compulsivo. Y así, sin darme cuenta pasan los días sin que me atreva a seguir narrando historias y vivencias, porque mi viaje tal vez se aleja tanto del del aventurero perfecto. Como dice el sociólogo y etnólogo Jean- Didier Urbain en su libro “Secrets de voyage”, “quién no ha sentido la imperiosa necesidad de esconder detalles vulgares del viaje, sentimientos agradables, pero “desplazados”, o inconvenientes impresiones que es mejor callar?” Creo que eso me ha dado pie a muchas reflexiones, pero tras muchas dudas creo que no hay mejor terapia que sacar los trapos sucios a la luz y contar hasta lo que parece menos apropiado, el viaje no será sino más real y menos académico. Yo no soy una etnóloga, mi profesión frustrada, en busca de conocer los usos y costumbres de una tribu perdida, soy solamente un individuo que usa el viaje como placer para evadirse y como medio para conocer el mundo. Acaso he podido creerme algo más, pero me faltarían vidas para poder llegar a ello. El tiempo no perdona.

 

 

 

JEHANE EN EL PAIS DE NUNCA JAMÁS

Mi blog es un blog de pobre, pobre en todos los aspectos. Primero porque es pobre en diseño. No tengo la menor idea de cómo funcionan muchas de las características de WordPress, así que voy tanteando de vez en cuando y cambiando según se me antojan. Me digo a mi misma que el continente debe de ser el envoltorio del contenido, pero ya se que solo es una excusa fácil para salir del paso. En el fondo el contenido puede ser lo de menos porque muchos blogs funcionan con 4 frases y 3 fotos, solo es necesario que tus conocidos te escriban 50 comentarios y llegar al top ten. Y es más pobre aún porque yo no tengo esos 50 conocidos que comenten, ya que la mayoría ni siquiera conoce la existencia de mi blog. Tampoco estoy en Facebook, ni en Twitter, y por no tener no tengo instalado ni Messenger. Mi pobreza llega a un extremo tal que solo me queda ser indizada por Google, el gran maestro dictador de búsquedas. Acabo de saber, reconozco que con mucho retraso, que Google decide lo que debe de indizar y en que posición, de manera más o menos arbitraria. Resulta que si yo busco “Mis crónicas del mundo” me puede salir en 1º, 2º o 23 puesto, pero mi vecino la encontrará en el 53, o el 123 y un mexicano puede que la encuentre  en la posición 100. Google nos conoce y sabe lo que queremos encontrar, o eso pretende y nos facilita las búsquedas según nuestro perfil. Pero hay algo más, puede que Google te castigue y no salgas en ninguna parte. Una de las razones esgrimidas es que se te acuse de plagio o copia descarada. Mira que una intenta ser original, pero como se te ocurra repetir algo entre los miles de millones de frases que circulan por la red estás apañado, no tienes escapatoria. Por eso se trata de ser original y por ello mismo soy aún más pobre, lo confieso, tengo falta de originalidad. Esto es mucho menos complicado cuando se escriben tres frases puntuadas con fotos y se tiene así el peligro bien controlado. Además de la pobreza en diseño de mi blog debo reconocer que de un tiempo a esta parte tengo pobreza de ideas, o mejor dicho de la manera de expresar todas las que me vienen a la mente. Y es que el trabajo, mi trabajo, que se ha convertido en una esclavitud, me tiene tan absorbida que relega a todo lo demás. Apenas tengo ganas de escribir, de dejar volar mi imaginación porque estoy agotada en todos los sentidos.

Un blog pobre es un lastre en el mundo de Internet en el que solo esos que tienen miles de” amigos ” pueden sobrevivir. Por ejemplo, si uno tiene una página como la mía llamada “El club de lecturas viajeras” que menos que pretender, por una vez miré ambiciosamente hacia arriba, tener las palabras de algún autor favorito. Por mucho que lo he intentado no he conseguido que alguno de los “grandes” de la literatura de viajes se digne escribirme, entre mails inexistentes y páginas que no sabes si están hechas por el autor o por un administrador anónimo, no consigo ponerme en contacto con ninguno, o si lo consigo no tengo respuesta y si la tengo es bastante peculiar. No olvidaré la de una admirada escritora árabe que me remitió un correo, firmado por su supuesta secretaria, en el que casi me pedía mi genealogía completa, puesto que quién era yo para osar dirigirme a ella a través de un medio tan democrático como este…se me cayó un mito. Confieso que sigo leyéndola pero algunas de sus afirmaciones de cercanía al pueblo me las tomo con cierta ironía, que más pueblo que yo, pobre proletaria aprendiz de bloguera. Ahí sigue mi página en blanco que no tendrá nunca las palabras de mis admirados escritores. Creo que terminaré escribiendo mis opiniones llanas y simples sobre lo que leo y me contentaré de comentarme a mi misma.

Por si esto no fuera suficiente además del blog de pobre estoy viviendo en un país que se ha venido a menos, dónde los pobres casi tenemos que sentirnos culpables de serlo por no haber podido en los años de bonanza, amasar fortuna y posición social. Admito que en mi trabajo lo he hecho fatal, me han faltado los salamalecs de rigor al superior, la convicción completa de que el de arriba siempre tiene razón, la hipocresía suficiente para no oponerme a nada. Soy demasiado inocente y visceral. Confieso que no puedo guardar para mí lo que pienso y que no soy nada calculadora. De ahí mis fracasos y mi ostracismo actual. Pero el mundo del trabajo en este país acosado económicamente ha dado un vuelco, ya no somos los trabajadores, si es que alguna vez lo fuimos, la riqueza de la empresa, sino su lastre, o eso es lo que nos hacen sentir. Ya puede una intentar hacer las cosas lo mejor que sabe que nunca están bien . Cinco millones están ahí fuera esperando mi puesto y eso la verdad es que estresa muchísimo. De ahí mis pocas ganas de comunicarme y mi silencio bloguero. Ni tan siquiera he tenido las ganas de contar mi último viaje por Thailandia, maravilloso país y experiencia que me sirvió de terapia para olvidar. Ya llegará, creo que el otoño y sus días morosos me ayudarán a escribir.

El stewart Ron Akana de 83 años

El stewart Ron Akana de 83 años

Leía con estupefacción la noticia del stewart americano, Ron Akana, que acababa de jubilarse a los 83 años y ya me veo casi en las mismas circunstancias. El americano se ha mantenido en su trabajo en la compañía United Airways durante 60 años, récord muy difícil de igualar en nuestra sociedad, no por los años que significan al pié del cañón, sino porque no hay empresa que quiera que un trabajador adquiera derechos durante tantos años. Si fuera preciso echarlo la empresa tal vez no pudiera pagar las indemnizaciones. A fuerza de alejar las jubilaciones para no tener que pagar pensiones no creo que nuestra generación pueda jubilarse antes de los 70, por ahora. Así que si consigo retener mi trabajo no podré abandonarlo en 30 años. No puedo imaginar siquiera que alguien con 20 años más que yo esté en mi puesto.

MERKEL, la presidenta de facto de nuestro país

MERKEL, la presidenta de facto de nuestro país

Mi país se ha vuelto como el de Alicia, el de “Nunca jamás”, pero no en un sentido de país de las maravillas, sino al contrario, nunca jamás volveremos a encontrarnos como antes, nunca jamás recibiremos inmigrantes a raudales que encuentran trabajo sin problemas, nunca jamás podremos comprarnos pisos porque no hay créditos, ni pensar en una carrera en una empresa para toda la vida porque es utópico y en la administración entrar ya es aún más difícil puesto que no salen puestos a cubrir. Nunca jamás volveremos a tener la misma política social vanguardista, ni un sistema de salud modélico, y si quedaba poco dentro de nada ni siquiera volveremos a tener las mismas fronteras. Todo se desmorona y lo que es peor es que como en un naufragio, hasta las ratas quieren abandonar el barco. No oigo más que gente que quiere irse para buscar oportunidades en otro lugar, aunque sea trabajando en peores condiciones que lo harían en España, y autonomías que quieres ser independientes ahora que ya no hay fondos europeos que recibir, ni dinero estatal a repartir.

Como no hay nada más aburrido y deprimente que una crisis si uno quiere distraerse un poco no puede hacerlo si no mira al exterior para buscar consuelo y ahí mi mayor placer es mirar al sur, dónde nunca falta una anécdota inimaginable que parece sacada de un gag televisivo.

En la escuela de “Sidi Abderrahaman” que se encuentra en el barrio de Anfa en Casablanca explotó esta semana una bombona de gas que no provocó, felizmente, más que daños materiales, ventanas rotas, pupitres quemados y paredes chamuscadas. La causa es que la maestra se encontraba preparando smen (crêpes), según ella para los alumnos. Como los responsables no han querido pronunciarse todo son especulaciones y quedan los testimonios de los niños. En este mundo en el que vivimos arriba del estrecho, aquí en Europa…no hay maestros que llevan camping gas a la escuela para preparar comida. Nos separan 15 km y todo un espacio cultural y una manera de vivir. Somos por ello más felices?

Benkiran sigue haciendo de las suyas para divertir al personal y la verdad es que lo está consiguiendo, no solo en Marruecos, sino en todo el mundo árabe en el que su figura se está convirtiendo en sumamente popular. Pero el Benkirán del que hablo no es el de carne y hueso que carece en realidad de sentido del humor, puesto que no le ha sentado nada bien que la cadena privada tunecina Nessma saque unos guiñoles como los de Canal+ y que su personaje, extraordinariamente caracterizado y con un acento más que exacto haga reír con su lado de campesino poco ducho en las tareas diplomáticas. El Benkirán de pega es un poco paleto, como el de verdad, aunque él no sea capaz de reconocerlo y los marroquíes lo pasan en grande buscando en la parabólica la citada televisión para no perderse la caricatura. Los franceses ya lo habían sacado en sus guiñoles pero es preciso reconocer que el tunecino está mejor conseguido porque la manera de hablar peculiar del político es difícil de imitar en otra lengua.

Nunca jamás volveremos nosotros a estar entusiasmados con un guiñol como nos ocurría hace unos años?….si ya ni siquiera tenemos la canción del veranos. Nos hemos vuelto más serios y en el camino vamos dejando la inocencia.

Ras el Hanout

Ras el Hanout

Pero los marroquíes tienen ahora una nueva preocupación, mucho más interesante que la crisis misma que ya empieza a sentirse, se trata de algo que empieza a tomar dimensiones importantes y que comenzó a fraguarse entre los inmigrantes en Holanda. En este país se constató la presencia en los comercios de un Rass el Hanout bien particular y que por una vez no venía de Marruecos, sino de China. Los chinos, experimentados imitadores, han creado una nueva especia que tiene el sabor similar a la marroquí, pero que contrariamente a esta que está compuesta por unos 27 elementos, algunos difíciles de encontrar y caros, solo está compuesta por unas cuantas moléculas químicas que se asemejan en sabor. Lo peor de la cosa es que este Rass Hanout de pega está siendo vendido en paquetitos que ponen: “El verdadero Rass el Hanout. Desconfie de las imitaciones”. Benkirán va  a poner el grito en el cielo ante un ataque como este a la sacrosanta cocina marroquí, considerada un patrimonio milenario al mismo título que la cocina china. Esto es peor que la basura de película sobre Mahoma porque ha tocado a los fundamentos culturales marroquíes y eso es sagrado. ¿Lo veremos en los guiñoles guisando pato laqueado de Doukkala o vendiendo en el zoco sopa cantonesa hecha en Khenifra? La guerra diplomática está abierta y tal y como se las gasta el primer ministro todo puede pasar.

Creo que al sur se vive mejor y por supuesto aún quedan temas para divertirse y poder hablar en los cafés saboreando un té (chino) a la menta.

LA ISLA DE OKINAWA: EL PARAÍSO DE LA LONGEVIDAD

Península de Motobu

Península de Motobu

Hace años que leí por primera vez una noticia interesante sobre Okinawa, trataba del pequeño pueblo de Ogimi, en el norte de la isla, conocido por su abundancia de centenarios. A la descripción del autor del artículo, el pequeño pueblo era paradisiaco, al borde del mar, con colinas llenas de vegetación, pequeños huertos al lado de casitas bajas. De los poco más de 3500 habitantes del pueblo, un tercio superaba la edad de la jubilación. La publicidad para el lugar era indudable, muchos turistas se han sentido atraídos por la calma que emana de un lugar así. Ogimi no es sin embargo muy diferente de ciertas regiones rurales de China, por ejemplo, conocidas también por tener un alto grado de centenarios.

Fukugama

Fukugama

Sin duda la genética tiene mucho que ver al concentrar a tantos centenarios en un espacio reducido, muchos serán incluso familia. Pero Okinawa tenía muchas cosas diferentes y cuanto más leía sobre la isla, más me interesaba por ella. Ogimi era solo una parte minúscula de los lugares interesantes que poseía.

Costa rocosa

Costa rocosa

Tan diferente del resto del archipiélago nipón, cruce de culturas entre China, Japón y los países del sudeste asiático, siempre ha sido más abierta a las influencias externas pero ha mantenido constantes sus peculiaridades. Si todo eso no es suficiente para hacer de las Ryukyu un lugar único, sus paisajes de ensueño son otro de sus atractivos, montañas, lagos, cascadas, selvas, bosques y playas inmensas con arrecifes coralinos que se cuentan entre los más espectaculares del mundo.

Cataratas Azaka

Cataratas Azaka

Porqué no empezar conociendo Japón por un lugar tan diferente que asocia un toque de cultura nipona a otra propia. Muchos occidentales, atraídos por el clima, la gastronomía y la tranquilidad frente a urbes como Tokio u Osaka, se han instalado en Okinawa. Alguno de ellos ha sido tan paciente conmigo que me ha facilitado incluso sus fotos personales.

Formaciones coralinas

Formaciones coralinas

Okinawa es una isla situada geográficamente entre Japón y Taiwán, a unas 3 h de avión de Osaka. Tiene 2250 km² y alrededor de 1.200.000 habitantes. Isla principal de un archipiélago llamado Ryuku, Okinawa es casi un paraíso con  un clima subtropical, temperaturas suaves, playas de arena fina y un cielo azul que no se encuentra en ningún otro lugar de Japón. Los habitantes señalan como único inconveniente que está situada en  una zona de tifones, lo que obliga a construir en hormigón y a frecuentes alertas, sobre todo en los meses de verano y otoño.

Tifón Haikui en agosto

Tifón Haikui en agosto

De las 160 islas que tiene el archipiélago de las Ryuku, solamente 48 están habitadas.

Cascadas Tachigaa

Cascadas Tachigaa

Okinawa ha pasado por etapas muy movidas en su historia, desde que en tiempos fuera un reino hasta su anexión a Japón. Hasta el s XII fue independiente y a partir de esa fecha estuvo en manos de señores feudales que se mantenían leales a China. En principio existían tres reinos en Okinawa, Hohuzan en el norte de la isla,Chuzan en el centro y Nanzan en el sur, que se reunificaran en el 1429 en el reino de Ryukyu. Durante los s XIV al XIX formó parte del reino de Ryukyu que mantenía una especie de vasallaje hacia la dinastía China, al mismo tiempo que seguía teniendo lazos comerciales con Japón. En 1609 una potente familia de  señores feudales japoneses, los Shimazu, que reinaban sobre la ciudad de Kagoshima, en el sur de Kyushu, toman el archipiélago por la fuerza. Para esta familia, Okinawa servía de base para realizar un fructífero comercio encubierto con China, que bajo la dinastía Ming, había prohibido hacer cualquier negocio con los japoneses. Este comercio floreciente, no solo con China., dónde habían establecido factorías en varias ciudades de la costa, sino con Japón, Corea o Malasia, aseguraba una cierta prosperidad al pequeño reino.

El castillo de shuri en 1907

El castillo de shuri en 1907

El reino de Okinawa terminó en 1879, cuando la dinastía Meiji crea la prefectura de Okinawa, a pesar de las numerosas protestas de la dinastía reinante en China. A partir de 1920 fue gobernada como cualquier otra provincia japonesa.

Naha en1925

Naha en1925

Pertenecer a Japón  no significó grandes cambios en la vida de la población. ya que los habitantes de la isla seguían siendo muy pobres y muchos emigraron hacia lugares más clementes. Durante  la Segunda Guerra Mundial la isla sufrió terribles combates, en los que no solo murieron muchos soldados japoneses, sino que desapareció un cuarto de la población (150.000 ha).Estados Unidos ocupó la isla e instaló allí sus bases principales en el Pacífico. Okinawa pasó entonces a depender de Estados Unidos hasta 1972 en que fue restituida definitivamente a Japón.

Marines en 1945

Marines en 1945

Okinawa es una isla muy distinta al resto de Japón y los habitantes cultivan una cierta manera de vivir bien diferente, además de contar con una lengua y unas tradiciones propias. Actualmente es considerada una de las regiones más pobres de Japón.

Cerezos en flor en febrero

Cerezos en flor en febrero

A pesar de toda esta historia reciente dolorosa y de ser un lugar con menos desarrollo que el resto del reino, Okinawa parecía un verdadero paraíso para los mayores, la longevidad era particularmente larga a pesar de que las condiciones sanitarias no eran las adecuadas. Muchos científicos se pusieron a estudiar las cualidades que podría encerrar este lugar para que hubiera 54 centenarios/100.000h contra unos 26 en países europeos, o que el 15% de la población llegara a tener más de 110 años, que los cánceres y las enfermedades cardíacas fueran hasta 80% inferiores al resto de Japón.
Lo primero que saltaba a la vista era la alimentación, sorprendentemente 2.5 más de carne que en el resto de Japón,1.5 más de leguminosas y 3 veces más de verduras.
Pero otros factores se impusieron como tan o más importantes:
-Los mayores siguen desarrollando una actividad cuotidiana como el cultivo del huerto, la pesca u otras.
-Hacen regularmente ejercicio físico. Okinawa es tomada al asalto cada mañana por bandas de viejecitos haciendo su jogging matutino.
-El “espíritu Yuimahru”, o de entre ayuda, permanece muy vivo. Los intercambios entre vecinos son muy profundos. Esta forma de vivir rural empieza a desaparecer de los núcleos urbanos y también con ella, las tradiciones.

Río Hija

Río Hija

Cuando se les pregunta a los mayores de Okinawa, ellos definen varios secretos como causantes de su buena salud:
-Ser útil
-Tener amigos
-Estar activo
-Tener cuidado con lo que se come
-Y ayudar a los vecinos sin ser inoportuno.

En el año 1970 el profesor y gerontólogo japonés Makoto Suzuki llegó a Okinawa para implantar un dispensario médico y se encontró que en la isla abundaban los centenarios, y además de eso que los mayores alcanzaban la vejez en muy buenas condiciones físicas. Intrigado por esta peculiaridad pidió al Ministerio de Salud japonés que financiara un estudio sobre este caso y comenzó a elaborarlo en 1976.Las conclusiones de dicho estudio dicen que los causantes de esta longevidad son tanto razones hereditarias, como el modo de vida de los habitantes y su alimentación.
Desde entonces varios estudiosos occidentales han publicados dietas basadas en este estudio, la más famosa en el 2001 de uno de los discípulos americanos de Suzuki que incluso la adaptó a los usos occidentales. El boom de la comida japonesa ha hecho el resto y en los últimos años abunda la literatura sobre el tema.

Soba de Okinawa

Soba de Okinawa

En general todos estos libros proponen comer alimentos según una escala de densidad energética que los divide desde menos de 0.7, que pueden comerse a voluntad, hasta los más de 3 que son a evitar.
En general y para dar una serie de pautas la famosa dieta Okinawa se basa en una serie de principios:
Hara Hachi bu: Se trata de parar de comer antes de estar lleno.
Kuten gwa: Comer pequeñas porciones
Nuchi gusui: comer pensando que los alimentos tienen propiedades curativas
Y otra serie de trucos como cocer a fuego lento, usar siempre alimentos frescos ,variedad y color en el plato, y evitar el uso del microondas y de la barbacoa.
Alguna curiosidad en cuanto a los alimentos utilizados en la dieta es la abundancia de hierbas y especias, el cúrcuma se usa incluso en el té. Entre las verduras y tubérculos hay un uso frecuente de patatas dulces y ajo negro y de la goya o calabacín amargo, al que se le atribuye la propiedad de bajar el azúcar en sangre y que contiene una alta cantidad de vitamina C. Comen alimentos sin gluten y hay una ausencia de lácteos que suplen con la soja que, contrariamente a otros países asiáticos, consumen incluso desde la infancia, tanto que llegan a establecer un récord mundial. Además la carne de cerdo la comen muy cocida, sobre todo jeta y pies, como los famosos Mimigaa, u oreja de cerdo y el ashi-tibichi, pies de cerdo, eliminando así el exceso de grasa. Otros alimentos frecuentes en los guisos son el miso y el tofu,el arroz, las algas, como el Mozuku un alga fina y crujiente llena de vitaminas y antioxidantes y que se acompaña de salsa Sanbaizu,o el “umi bodu”(umibudoo) o “uva de mar” que es considerada como una golosina. La profusión de pescados se nota al entrar en los mercados y son una de las bases de la alimentación, desde langostas y cangrejos, hasta las navajas que se preparan como en España, salteadas con bien de ajo, atún rojo, pescaditos similares a nuestras angulas son muy populares y acompañan al arroz, peces loro, calamares. Sin olvidar que las comidas tienen una cantidad muy reducida de sal. El té se bebe a voluntad, eso sí sin azúcar, como en el resto de Asia.El plato más consumido es sin duda el soba, sopa de pasta en un caldo de verduras con múltiples variantes. El pueblo de Ogimi, que se encuentra a 50 km de Naha es considerado el que tiene habitantes más longevos de toda la isla.

Jungla en el norte

Jungla en el norte

Podría pensarse que con una dieta tan rica y variada la población de Okinawa los problemas de salud estarían desterrados, pero esto puede ser así en la población más anciana, los jóvenes se vuelcan sin moderación sobre la comida americana que hace furor en la isla y actualmente Okinawa tiene uno de los más altos níveles de obesidad en jóvenes del mundo.

Bebidas americanas

Bebidas americanas

Desde el punto de vista geográfico la isla de Okinawa tiene una gran variedad de paisajes.

Lago Aha
Cascadas Tachigaa

Cascadas Tachigaa

En el sur se encuentra la capital Naha y a pocos km del centro se encuentra la antigua capital del reino de Ryukyu, Shuri que ha sido declarada por la Unesco como Patrimonio mundial, conserva numerosos restos, como el castillo fortaleza, representado en los billetes de 2000 yenes.El castillo fue destruído durante la batalla de Okinawa y posteriormente restaurado y abierto al público en 1992. Los campos de caña de azúcar rodean la capital en uno de los parajes en los que se desarrollaron las principales batallas de la 2ª guerra mundial.

Nago city

Nago city

El norte por el contrario es montañoso con grandes bosques y una gran variedad de especies animales y vegetales. Los isleños cuentan en Churaumi con el mayor acuario del mundo.En esta región se encuentra el famoso bosque subtropical de  “Yanbaru” que tiene varias especies endémicas entre su fauna.

Norte de la isla

Norte de la isla

La región que rodea las bases americanas se encuentra en el centro de la isla, alrededor de la ciudad de Chatan y sus formas de vida difieren mucho del resto de la isla.Chatan es una ciudad de estilo americano, con sus Fast foods, sus centros comerciales y sus parques. La proximidad con los habitantes ha generado muchos matrimonios mixtos y mucha mezcla de culturas, pero el sentimiento antiamericano crece por momentos en Okinawa.

Mar de China

Mar de China

Las costas más al norte son de playas inmensas de arena fina y acantilados vertiginosos.

Maeda flats

Maeda flats

Si hay una actividad que los visitantes de la isla practican es el submarinismo, puesto que los fondos marinos que rodean Okinawa y algunas de sus islas vecinas como las islas Miyako o las islas Kerama, son espectaculares, con profusión de peces, como las numerosas rayas manta que se dan cita en “Manta way” o los tiburones martillo, en sus arrecifes coralinos que se cuentan entre los mejores del mundo.

Islas Miyako

Islas Miyako

Islas Miyako

Islas Miyako

En Okinawa hay cuarto tipos de artes tradicionales que han perdurado desde el antiguo reino Ryukyu, la cerámica que se declina en colores intensos, la laca de influencia china que sirvió durante siglos a los mercaderes como presente, las telas tejidas y teñidas y el trabajo del vidrio que tuvo un espectacular desarrollo tras la 2ª guerra mundial y que nació del reciclaje de las botellas de vidrio que dejaban los americanos y que se transformaban en las manos de los artesanos de Okinawa, en maravillosos objetos decorativos.

Cerámica Taba

Cerámica Taba

Okinawa ofrece además múltiples festivales a lo largo del año que permiten sumergirse más en su cultura y son un disfrute para los turistas que se acercan hasta allí. Sin duda el más popular es el que termina la estación de lluvias “la carrera de los barcos dragón”, en el que varios equipos de remeros se disputan la victoria. El festival se desarrolla desde hace 500 años y tiene como finalidad rogar por una buena pesca y la protección para los pescadores. El más concurrido es el de la capital, Naha. Hacia septiembre u octubre se celebra el Tsunaiki (o tirar de cuerda gigante) en el que dos equipos se enfrentan tirando de una cuerda gigante de más de 180 m de largo y 1,5 de diámetro.La finalidad del torneo es saber como se desarrollará la cosecha. Cada equipo representa el este y el oeste, si gana el este la cosecha será mala y lo contrario si gana el oeste. Pero la representación cultural más impactante es sin duda el Okinawa Eisa Zento Matsuri Festival que se desarrolla este año a principios de septiembre y en la que grupos de tambores recorren las calles y van casa por casa recordando los espíritus de los difuntos y aportando salud a sus familias.

Tifón Bolaven en agosto

Tifón Bolaven en agosto

Bolaven en las cataratas Azaka

Bolaven en las cataratas Azaka

Rob Oeschler, americano casado con japonesa, es el autor de las fotos que acompañan a mi texto y que me ha cedido amablemente. Aquí aparece luchando contra el tifón Bolaven (en agosto) con una combinación especial que fue destrozada por el viento. Le agradezco infinitamente su buen humor y su ayuda.

MIS CRÓNICAS MARRUECAS: DE LA SACRALIDAD AL BODEVIL

La historia de Amina ha sido un choque para los defensores de los derechos de la mujer. Y es que cuando uno piensa en contar las cosas que ocurren al otro lado del estrecho desde que llegó al poder Benkirán ésta es, sin duda, la más impactante.

Amina Filali

Amina Filali

Amina Filali tenía 16 años y se suicidó el pasado mes de marzo en su ciudad, Larache, tomándose una dosis de matarratas. Amina llevaba un año casada con su violador, obligada por su familia y bajo el amparo de la ley, el ya archifamoso artículo 475 del código penal. Dicho artículo protege expresamente a los violadores a condición de desposar a sus víctimas: “Cuando una menor virgen corrompida o secuestrada desposa a su raptor, éste no puede ser perseguido más que por una denuncia de las personas con derecho de pedir la anulación del matrimonio y no puede ser condenado más que cuando se ha pronunciado la anulación del matrimonio”. Este singular artículo ha permitido que muchos asuntos de violación se hayan arreglado entre las familias para evitar los escándalos. Las jóvenes víctimas sufren en silencio la decisión de los suyos y tal vez muchas antes que Amina también hayan terminado con sus vidas en el más terrible anonimato. En este caso las desavenencias familiares han hecho que el suicidio haya pasado del simple asunto local a tener una dimensión planetaria. Lo que es peor incluso en todo esto, es que el gobierno se haya hecho eco del suceso para ensuciar la imagen de la joven. El ministro de la Justicia y las Libertades, El Mostafa Ramid, publicó tras su muerte un comunicado en el que afirmaba que “la adolescente mantenía una relación sexual con el hombre con el que se casó y que perdió la virginidad con su consentimiento”. Comunicado “apaciguador y comprensivo” hacia la familia y allegados, de un tacto y una delicadeza cuanto menos sospechosa. Pero aún ha habido más fuerte e impactante y en este caso viene de una mujer, Bassima Hakkaoui, la única representante femenina en el gobierno actual, ministro de la Solidaridad, de la Mujer, de la Familia y del Desarrollo social que declaró que el citado artículo “no será derogado bajo la presión internacional. En ocasiones el matrimonio entre la violada y su violador no le perjudica realmente (sic)”

bassima-hakkaoui

Bassima Hakkaoui

Estas declaraciones son las que colmaron la paciencia de las asociaciones de defensa de la mujer que tienen ahora a Bassima en el punto de mira. Hay incluso un grupo en Facebook que cuenta con miles de seguidores “La marche des femmes libres” que ha organizado varias sentadas de protesta. Unicef, en un comunicado, apeló al estado marroquí a no ensuciar la memoria de Amina y a aplicar la Convención de los derechos del niño. Desgraciadamente en Marruecos habrá muchas otras Aminas que por vergüenza,  no salen a la luz. Y las leyes son sagradas cuando no interesa cambiarlas. Según las últimas declaraciones de la ministra, el artículo 475 necesita aún que se cree un grupo de  discusión y yo me pregunto ¿para discutir qué?.

Familia de Mohamed Jadidi

Familia de Mohamed Jadidi (Nador +)

Mohamed Jadidi también sufre la singularidad del código penal marroquí, aunque en su caso la sanción sea solo de 6 meses de prisión. El delito del que se le acusa es “atentado a la sacralidad de la bandera marroquí”. En este país empiezan a haber tantas cosas sagradas que la gente termina por no conocerlas. Mohammed que hacía meses que tenía cortadas agua y electricidad, se sentía olvidado por el gobierno del país y por la administración local de Nador, su ciudad, y su acto de protesta simple fue el de dibujar una bandera israelí en un trozo de tela e izarla en el tejado de su casa, para singularizar su situación de territorio extranjero olvidado de todos y así llamar la atención. Pero la jugada le ha salido cara, ya que es el sustento de su familia que vive en una extrema precariedad y que durante los meses que pasará entre rejas deberá contar solo con el apoyo de los vecinos. La historia se prestaría al ridículo para los magistrados que han sentenciado si no fuera por la pobreza en que vive la familia de Mohamed que les dejará aún más al margen de la sociedad. Aviso a los hinchas de fútbol por si durante el próximo mundial tienen la feliz idea de izar otra bandera que no sea la marroquí.

Otros salen  mejor parados de sus gestos, como el caso de este singular mecánico de Casablanca que tuvo también una feliz idea, la de construirse él mismo una glorieta en el barrio de Sidi Bernoussi para entrar a su taller.

La glorieta del mecánico

La glorieta del mecánico

El buen hombre no comprendía la falta de imaginación de los representantes locales que no habían visto la necesidad acuciante de la obra y así, una mañana de domingo, apareció con un un grupo de obreros  que manipulaban un martillo neumático, y se puso manos a la obra, despertando de golpe a todo el barrio. La jugada le hubiera podido llevar ante los tribunales y en este caso no sabemos contra que sacralizad habría atentado, ni la pena impuesta, porque no fue necesaria la intervención de la autoridad, ya que los vecinos actuaron todos a una para parar al indelicado capaz de tan atípica hazaña. El mecánico, un ex gendarme jubilado, habría gozado de la complicidad de algunos representantes políticos, según los vecinos, y por ello no ha habido aún ninguna sanción al respecto. Así que en Marruecos sale más barato hacer glorietas que izar banderas. Cabe preguntarse si esta singularidad del marroquí que va por libre y que es capaz de sustituirse al Estado, es un caso aislado o significará el comienzo de una plaga.

Para terminar con una nota de humor que desbarata todo lo sagrado y que viene de una mujer, una limpiadora sin estudios de 61 años, Milouda Chaqiq, más conocida como Tata Milouda. Milouda, casada y madre de 6 hijos decide romper con una vida sin esperanza, en un “país que mantiene a las mujeres en el analfabetismo” y en 1989 llega a Francia con 100€ en el bolsillo, tres palabras de francés y un visa de tres meses. Sigue una historia de empleos precarios, unos cursos de alfabetización que le abren a la lengua francesa y un cursillo de teatro que la catapulta a la fama. Tata Milouda es una figura del Slam (una especie de monólogo) en el que cuenta su vida en anécdotas, canta y baila. Milouda no es una historia marroquí con final feliz en Europa, sería muy simple definirla de esta manera, es el afán de superación de los olvidados. Como dice ella misma, “siempre vivió con la esperanza del éxito en la vida”.

No creo que el famoso predicador Cheikh Nhari, muy en boga en estos momentos en Marruecos y que piensa que la música es algo “haram” (prohibido por el Islam) siga a Milouda. Son las dos imágenes de este Marruecos desconcertante y radical, los dos extremos de una misma sociedad que se balancea en equilibrio, precario tal vez, entre un país que quiere igualdad de derechos y otro en perpetuo retroceso.

TRADICIÓN EN LA MESA: CUSCÚS DE SIETE VERDURAS DE DOUKKALA

                                           “Halq el rouous, alq el couscous, lebs el burnous”

                                  (“cabezas rapadas,consumo de cuscús, uso de albornoz”)

                                                 Lahssen El Yussi (Historiador marroquí del s XVII )

Hace ya 4 siglos que el historiador El Yussi definía con la frase anterior al hombre berebere, esto da la medida de la importancia de este plato, no solo en la gastronomía, sino en la vida misma del magrebí.

El cuscús es el plato de fiesta por antonomasia. No hay casa que no se visite en que no se reciba con un cuscús y un té a la menta. Esta receta ancestral acompaña cada una de las celebraciones de los marroquíes y sin duda, es el plato preferido de la cocina familiar.

La palabra cuscús (Kesksu) viene del berebere y se ha extendido por toda la parte del Magreb con variantes por países. Se cocina desde Marruecos a Túnez pasando por Sicilia, dónde los árabes lo dejaron como legado a la cocina de la región.

Según diversos historiadores el origen del plato estaría en la época romana, cuando la zona del Magreb era el “granero de Roma”. En esta época se cree que los bereberes utilizaban ya la cocción al vapor de la sémola de trigo y de otros cereales. El nombre le vendría del ruido que hacen los granos de sémola al tamizarlos en el gharbal, algo así como “keskes”. Otros atribuyen el nombre a una derivación del árabe kouskous que designa la sémola o del bereber k’seku, o bien del árabe clásico kaskasah que es el verbo moler. El cuscús ha ido evolucionando según las épocas y los territorios para cernirse sobre todo alrededor del Mediterráneo en variantes según los países. Según las regiones en que ha sido introducido el cuscús se cocina con un grano distinto, en Africa subsahariana será el mijo, en las regiones saharianas la cebada o el bulgur en Oriente medio. El cuscús, debido a las conquistas árabes, llega incluso hasta países como Malí, dónde se prepara con fonio (una especie de mijo), en Benin con harina de ñame denominado wassa-wassa. En Níger la variante lleva arroz y pescado y en Costa de Marfil , el attieké que lleva mandioca rallada con pescado frito. Por la parte oriental en Líbano encontramos un cuscús llamado maghrabiyé (magrebí) que está hecho con unos granos de sémola más gordos.

La primera alusión escrita a este plato se encuentra en un libro de cocina medieval escrito en el s XIII, el “Kîtab al-Tabîkh fǐ al-Maghrib wa’l-Andalus” que fue traducido al español por Ambrosio Huici Miranda en 1965 y reeditado en 2005. El libro se compone de 526 recetas entre las que se encuentra el cuscús. El historiador Ibn Razin de Murcia en el s XIII mencionaba también en sus escritos sus cualidades nutritivas. En la zona del Sahel hay alusiones al cuscús que remontan al s XIV. Rabelais menciona en el s XVI en su obra “Gargantúa y Pantagruel” un “coscoton a la morisca”. Si bien es la primera vez que aparece mencionado en la literatura francesa, se cree que Rabelais pudo probarlo personalmente en sus viajes a Provenza o Roma, o tomarlo de fuentes anteriores que ya lo mencionaban. Poco a poco los viajeros que visitan el Magreb evocan este plato nutritivo y sabroso y así encontramos menciones en la literatura desde el s XVII con una alusión en 1630 de Jean Jacques Bouchard a un plato de “pequeños granos como de arroz, que se hinchan en la olla. Esto viene de Levante y  lo llaman courcousson”.La expansión definitiva a Europa se llevará a cabo tras la conquista de Argelia en 1830 en que muchos colonos llegan en masa a este país y conocen de primera mano el plato que elaborarán y añadirán a su propio recetario. Actualmente y según una encuesta realizada en 2006 en Francia, el cuscús es el segundo plato más apreciado por los franceses. En Sicilia pervive el cusucsu que es un plato de sémola con pescado. En Túnez y Argelia el cuscús forma parte del patrimonio culinario judío. En este último país el famoso cuscús se prepara con osbanes (tripas) rellenas y albóndigas añadidas a la sémola. En Túnez muchos sabbat se celebran alrededor del cuscús. En Marruecos la comunidad judía femenina se reunía entorno al cuscús  que se suponía tenía propiedades afrodisíacas por las hierbas con que se condimentaba. Entre las curiosidades de la fabricación de la sémola está en que solo desde 1953 se procedió a automatizar la producción, hasta entonces totalmente manual . La novedad la llevó a cabo la histórica empresa situada en Bou Saâda ( Argelia), Ferrero, marca que aún sigue siendo una de las más apreciadas en el mercado actual.

Durante siglos el cuscús de la clase pobre era el de cebada por ser esta más abundante que el trigo, sobre todo entre los bereberes. El cuscús de sémola solía tomarse con leche y las carnes y verduras eran solo usadas en tiempo de fiestas o ceremonias. En la época estival es tradicional tomar en ciertas zonas el cuscús de maíz mezclado con la leche fermentada (lben) que aseguran regula la sed y desaltera. Este plato recibe el nombre de Ahlab.

Con el tiempo el cuscús adquiere una significación de plato emblemático de la cultura magrebí y más aún del enraizamiento en una cocina milenaria. El mejor cuscús del mundo es el de la madre. Plato a la vez evocador del país y de la cocina maternal. Su aprendizaje pasa de madres a hijas. Así como el mechoui o la tanjia tienen una historia de cocina de hombres, el cuscús es un plato femenino que se cocina en compañía, tanto su elaboración es laboriosa. Hay tantas variedades como cocineras, todas tienen un pequeño secreto que añadir para relevar su sabor, aunque en general se mantiene una misma manera de prepararlo con múltiples ingredientes como acompañamiento a la sémola. El cuscús es el plato de las ceremonias, desde la boda al entierro y en todas las fiestas importantes. Plato de reunión para compartir más propicio a comerse en la casa familiar que en los restaurantes, preparado al instante antes que en conserva, verdadero sacrilegio para los entendidos.

En Túnez aseguran tener más recetas de cuscús que días tiene el año. En Marruecos podríamos decir que no le van a la zaga y que este plato tiene numerosas variantes según las zonas, desde cuscús con carnes o pescado hasta variedades dulces que se toman en las ceremonias o días señalados. Además del famoso cuscús de siete verduras que puede ser declinado al infinito según la variedad de verduras que se le añadan, también hay distintas recetas con cordero, ternera, pollo o paloma. En la costa es corriente, sobre todo en Essaouira y Safí, cocinar el cuscús de pescado. También varia, como en el caso de mi receta, el tipo de sémola utilizada que hace que este plato se decline en multitud de sabores. Entre otras preparaciones encontramos el famoso cuscús t’faya con cebollas confitadas y pasas, mezcla de salado y dulce, que se sirve generalmente con pollo de corral y que tiene una fuerte raíz judía. El cuscús ibrine también se prepara con sémola de cebada y rabo de buey. El delicioso cuscús medfoun lleva entre sus ingredientes paloma y pasas, el baddaz lleva sémola de maíz y pescado. Entre las variantes dulces el sekkouk es un cuscús con lben (suero de leche), lo hay con almendras y leche o con dátiles y nueces o el de canela llamado seffa.

Verduras para el cuscús

Verduras para el cuscús

El que he preparado está inspirado en las recetas de Fatna, mi suegra, solo he hecho dos excepciones al suyo, la sémola y la ausencia de garbanzos. En ambos casos era una decisión para hacerlo más digestivo. Las verduras son las mismas que las usadas en Doukkala, con la diferencia de su jugosa calabaza. La versión que he preparado se parece también a otra variante regional, la dchicha soussia, que se prepara con la sémola de cebada y que es un plato del sur de Marruecos, de la región de Agadir, dónde, como en Doukkala, abundan las verduras.

Carne de cordero y especias

Carne de cordero y especias

INGREDIENTES.-

500gr de dchicha

1 Kg. de pierna de cordero

500 gr. de zanahorias

300 gr. de nabos

150 gr. de chirivía

300 gr. de cebollas

300 gr. de calabacines

350 gr. de calabaza butternut

200 gr. de tomate triturado

Perejil y cilantro.

Azafrán en hebras

Jengibre, pimienta de jamaica y pimienta negra molidas, granos de cilantro, especias para cuscús y ras al-hanout.

Dos variedades de Ras el-hanout, industrial y casero y jengibre en polvo

Dos variedades de Ras el-hanout, industrial y casero y jengibre en polvo

Ya he hablado de Ras al-hanout en mi artículo sobre la cocina marroquí. Literalmente se traduce por “la cabeza del especiero” y quiere significar que es lo mejor que el vendedor tiene en su tienda, un amalgama de las mejores especias. Cada ras al-hanout es diferente por que cada uno le añade unas especias distintas, se contabilizan hasta 27 entre las que se cuentan el jengibre, la cúrcuma, el comino, el cardamomo, la canela, el cilantro, pimienta de Jamaica, macis, cardamomo o la nuez moscada.

A falta de calabaza de Doukkala que es de forma redondeada y de carne jugosa, dulce y rojiza, he utilizado la calabaza de variedad butternut, que está ahora muy en boga y que tiene un sabor delicado que puede asimilarse a la que se consume en Doukkala. La mías venían de Panamá.

Pueden añadirse también garbanzos a la preparación. Es muy corriente que estos acompañen al cuscús de siete verduras. Los he obviado porque así es un plato más digestivo.

UTENSILIOS.-

Para realizar el cuscús es indispensable contar con una cuscusera que es una cazuela en dos piezas. La base, que es una olla estrecha, ventruda  y alta se denomina quadra y sobre ella se pone la cazuela más ancha que tiene el fondo perforado para dejar pasar el vapor, se denomina keskes (o quaskass). El cuscusero tradicional como el que he utilizado no tiene tapadera y es de la marca Fedala, muy conocida en Marruecos. Actualmente los más modernos son en acero inoxidable y tienen tapadera para que la sémola cueza antes. Si el vapor se escapa por los bordes se aconseja poner aluminio o un trapo mojado para taparlo.

Cuscusera tradicional de la marca "Fedala"

Cuscusera tradicional de la marca "Fedala"

La gasa’a es un gran plato de barro vidriado que sirve tanto para trabajar la sémola como para hacer la masa del pan. El mío, que viene de Safí, tiene la delicadeza de los motivos de la cerámica de esta ciudad y sirve tanto para mover la sémola, como para servirla en la mesa.

En este caso no he utilizado otro utensilio típico que es el gharbal, un tamiz para airear los granos después de trabajarlos con el agua.

AMASADO DE LA SÉMOLA.-

Es una de las etapas cruciales del cuscús. En este caso entre los tres tipos de sémola de la fotografía: de trigo (calibre medio), de maíz o de cebada (dchicha o belboula), he elegido esta última que aporta al plato originalidad. La dchicha es muy utilizada en ciertas regiones de Marruecos como el Souss (región de Agadir). Después de haber sido muy consumida en el pasado por ser más económica que el trigo, pasó por una etapa de olvido y uso restringido al campo, para volver con fuerza en los últimos años debido a su sabor delicado y su aporte en fibra, lo que la concilia con las nuevas tendencias culinarias incluso de la cocina tradicional marroquí. Otros tipos de grano pueden ser el bulgur o la cebada verde (mermez), menos corrientes en Marruecos.

Sémola de trigo, de cebada y de maíz

Sémola de trigo, de cebada y de maíz

La sémola debe ser trabajada y amasada tres veces para que esté en su punto de cocción y los granos se despeguen fácilmente. Para trabajarla es preciso ponerla en una gran fuente (gasa’a) añadiéndole un poco de agua fría y aceite de oliva (en el Souss utilizan aceite de argán) o mantequilla (smen o mantequilla rancia) trabajando con las manos para separar los granos y que se empapen bien de los dos ingredientes. Después se pondrá la dchicha en la parte superior de la cuscusera y se cuece en dos fases de unos 15 min desde que sale el vapor. En medio de ambas cocciones se vuelve a volcar en el gasa’a y se trabaja de nuevo con aceite y agua para separar los granos.

Amasado de la sémola en el gasa'a

Amasado de la sémola en el gasa'a

PREPARACIÓN.-

Cortar en trozos grandes todas las verduras, calabacines, zanahorias y nabos en forma alargada. Picar las cebollas y las hierbas.

Verduras cortadas

Verduras cortadas

En la cacerola de la cuscusera poner el aceite de oliva y sofreír el cordero, cuando esté dorado añadir las cebollas picadas.

Sofreír el cordero y las cebollas

Sofreír el cordero y las cebollas

En este caso he elegido dos variedades de cebollas para darle mayor sabor al plato, por un lado la cebolla roja y por otro la de Figueras que es más suave. Una vez que estén doradas las cebollas añadir el tomate triturado y sofreír. Cubrir holgadamente con agua la carne, ya que es preciso que haya caldo suficiente para cocer las verduras y llevar a ebullición. Cocer de 30 a 40 min. Poner la dchicha preparada previamente en el colador de la cuscusera y colocarlo sobre la olla. Cocer durante 15 min. Añadir a la carne las especias, los nabos, las zanahorias, las chirivías y salar. Rectificar si es preciso de agua. Cocer otros 15 min. y trabajar la sémola. Añadir los calabacines, la calabaza y las hierbas. Sacar la dchicha y trabajar con aceite de oliva, eventualmente si se quiere puede hacerse con smen, la mantequilla rancia, yo he preferido el aceite de oliva por ser más digestivo. Poner la sémola en forma de corona con la carne en el centro y las verduras por encima.

Presentación de la sémola en corona

Presentación de la sémola en corona

Regar generosamente de salsa. Se puede añadir una salsera con el jugo para que los invitados se añadan durante la comida. La sémola regada de abundante salsa es aún más deliciosa.

Cuscús de siete verduras

Cuscús de siete verduras

SARAJEVO: ODA A LA CIUDAD DE TODAS LAS RESISTENCIAS. LA NUEVA ESPERANZA

“Un país de odio y de miedo en el que la zanja que separa las diversas religiones es tan profunda que sólo el odio consigue franquearla”.

                                                                             IVO ANDRIC (1920)

Se levantan de su tumba

Más fuertes de espíritu

Más fuertes y más ardientes

Nuestros buenos bosnios

Oh Dios mío!

Qué pocos quedan

Pero como es potente la victoriosa luz

Que ilumina sus caras.

                 Abdullah Sidran (“Féretro de Sarajevo” 1993)

Sarajevo tiene un aire muy distinto a las urbes eslavas próximas o a las ciudades de la costa croata, es una ciudad entre dos mundos, por un lado Oriente y por otro Occidente. Si se tuviera que decantar por uno de ellos, en estos momentos creo que es decididamente una ciudad oriental con una fuerte influencia turca. Lo que la historia había logrado matizar a fuerza de integrarla dentro del imperio austrohúngaro primero, y de la gran Yugoslavia después, lo acabó destruyendo la guerra de los Balcanes.

Plaza de la fuente SEBILJ

Plaza de la fuente SEBILJ

Fuera ya la corteza ficticia que la había cubierto, Sarajevo se abre al mundo como ciudad musulmana. Actualmente es el lugar de Bosnia y Herzegovina en el que los musulmanes disfrutan de una mayor libertad de movimientos y de una real capacidad de decisión. Para los residentes en lugares como Mostar o Sbrenica, Sarajevo es un modelo a seguir.

Tras la guerra, Turquía ha aprovechado ampliamente su calidad de antigua metrópolis y con una inteligente política de ayudas y de intercambio cultural, está sobrepasando a países como Estados Unidos o a la Unión Europea. Los bosnios disfrutan de becas en universidades turcas, los turcos pueden venir a Sarajevo sin necesidad de visado, cosa que abre también la puerta a numerosos ciudadanos orientales y del Cáucaso que transitan por Turquía para llegar a Bosnia. Turquía tiene en Sarajevo numerosos intereses económicos, una embajada situada en uno de los mejores lugares de la ciudad y una red de negocios privados creciente. Además, los bosnios ven llegar el dinero turco en multitud de proyectos que están aumentando más si cabe el poder que ya obstentaban. En las calles de la ciudad, más que ciudadanos europeos o americanos, se ven numerosos grupos de hombres de negocios o estudiantes árabes y turcos.

Callejuela del viejo zoco

El ambiente de Sarajevo se va pareciendo a lo que sería una Casablanca de los Balcanes y eso aumenta en mí el placer de sentirme como en casa.

La historia actual de Bosnia y Herzegovina sigue siendo particularmente curiosa, por no decir incomprensible. El país está dividido en 3 repúblicas autónomas dentro de una federación.Repúblicas que se han constituido para dar satisfacción a las tres realidades nacionales aunque en realidad es una división  con una connotación no solo étnica, sino religiosa, los serbios ortodoxos, los croatas católicos y los bosnio musulmanes. Bosnia y Herzegovina representan el 51% del territorio y la República Sprska el 49%. Los bosnio musulmanes son los más numerosos y representan el 44% de la población. Cada una de ellas tiene su propio sistema político, moneda hasta hace muy poco, policía, ejército o educación. El gran problema al que se enfrenta el país viene determinado por esta particularidad y lo difícil que es convivir día a día entre antiguos enemigos. Si los serbios viven en Sarajevo oriental acantonados en su propio barrio, en el que los letreros están en cirílico, los musulmanes del norte, como en Sbrenica, deben vencer la repugnancia que representa la vecindad con sus torturadores, muchos de los cuales continúan sin ser juzgados. La parte serbia, la República Sprska, se encuentra delimitada al norte y al este pasando por Sarajevo. La misma capital, Sarajevo, lo es de  Bosnia Herzegovina, y curiosamente una de sus partes, la Sarajevo oriental (Istocno Sarajevo) es la capital de la República Sparska, la parte serbia de la federación. La Sarajevo serbia está situada en los suburbios de la Sarajevo musulmana y comprende algunos pueblos y colinas de los alrededores. Aunque esta situación es más una manera de que los serbios no perdieran el cordón umbilical con Sarajevo que una verdadera situación política, ya que la capital de facto y sede del gobierno de la república Sprska, están en Banja Luka, al norte del país.

Mezquita Bascarsija

Sarajevo se encuentra situada en un valle rodeado de colinas boscosas y de majestuosas montañas, los Alpes Dináricos, que en invierno se cubren de un manto de nieve. Las calles serpenteantes suben hacia ellas llenas de verdor y entre tanta vegetación, las casitas arracimadas parecen florecer. Es un amontonamiento de viviendas en el idílico campo, minaretes esbeltos de mezquitas orientales, tumbas olvidadas plantadas en los jardines que aparecen al doblar cualquier esquina y que recuerdan tantas muertes recientes, cielo azul que dejan entrever nubes de lluvia. El canto del muecín te llega al alma con un estremecimiento inmenso al sentir que hace tan poco eso era impensable. Sarajevo es un río y sus puentes que lo cruzan, terrazas de cafés llenas de vida, perros vagabundos que se reúnen en la plaza de la fuente, cuervos que merodean revoloteando, gitanos mendigos que viven en los edificios ruinosos que aún abundan en el centro. El zoco se extiende en la parte vieja de la ciudad (Stari Grad) y es una sucesión de tiendecitas de una o dos alturas con tejados de aleros de madera. Huele a especias y a carne asada, el famoso Cevapcici, la especialidad bosnia que se degusta en numerosos restaurantes, huele a café turco (bosanska kafe), fuerte y con cuerpo, a té y a cuero viejo.

Tienda de especialidades en el viejo Sarajevo Butik Badem

La ciudad está dividida en cuatro distritos de los que Stari Grad (ciudad vieja) es el que tiene más encanto. En él se encuentran la mayoría de los monumentos de la ciudad y allí se desarrolla la vida social. El minarete de la mezquita Gazi Husrevbegova džamija, construida en el s XVI, se yergue elegante  y soberbio en medio barrio de Bascarsija (el barrio del mercado ) que forma parte del viejo Sarajevo.

Fuente de las ablucciones en Gazi Husrev Bey

La mezquita es un complejo que comprende además una medersa, una biblioteca y una universidad islámica. Durante la guerra sufrió innumerables bombardeos que la destruyeron casi en su totalidad. La reconstrucción actual ha dejado a muchos insatisfechos, ya que los motivos y arabescos del arte turco han sido olvidados por los arquitectos que trabajaban bajo patrocinio saudita.

Vista del minarete de Gazi Husrev Bey y del Sahat Kula

En la mezquita y sus aledaños se desarrolla una intensa vida social puesto que muchos musulmanes piadosos acuden a los rezos para posteriormente reunirse en los patios  a discutir en animados corrillos. En sus muros exteriores están pegadas las esquelas de los muertos recientes de la comunidad y muchos paseantes se paran para leerlas.

La entrada a la universidad islámica

Enfrente, en el lugar en el que se encuentra la universidad islámica, que está siendo reconstruida con dinero turco, el recuerdo de los muertos de la guerra es palpable en un muro de losas de mármol que rememora a todos los caídos que fueron alumnos y profesores del centro. La mayoría de ellos murieron en los bombardeos de la ciudad, otros fueron milicianos y lo hicieron en el frente. Hombres jóvenes, pero también venerables ancianos, cuyos nombres quedarán en la memoria de todos los que cada día pasan por allí.

Tras los rezos, muchos hombres se quedan en los cafés de los alrededores charlando, otros, acompañados de la familia, van hacia los restaurantes de Cevapcici para degustar esta especialidad. La potente comida bosnia tiene algunas especialidades como ésta a la que no es posible escapar. Se trata de una especia de kebab de carne picada de cordero y ternera fuertemente especiada, que se sirve en un pan de tipo pita acompañado de cebollas frescas picadas y de un vaso de queso fresco similar al yogurt. Es realmente delicioso y nadie que visite la ciudad puede quedarse sin probarlo. En general la comida es de fuerte influencia turca y predominan las carnes y la pastelería oriental. Otro capítulo aparte merece el famoso cordero de Jablanica que comentaré próximamente.

La mezquita Gazi Husrev Bey desde la universidad

Hay muchas otras mezquitas en Sarajevo, igualmente hermosas y con esa elegancia sobria de los minaretes turcos. Algunas fueron bombardeadas y su reconstrucción ha tardado en hacerse, pero el patrocinio de los distintos países musulmanes ha logrado que se recuperaran en su mayoría. También hay numerosas madrazas y escuelas primarias (mekteb) de la que la más hermosa es la de la mezquita Gazi Husrev-Bey.

Interior de la universidad islámica

Junto a ellas se construyó, en la misma época, la famosa torre del reloj , Sahat-Kula,  que se yergue junto al minarete para ayudar a los fieles con la hora de la plegaria. Las dos torres, minarete y reloj, configuran una imagen típica de la ciudad.

La  plaza de la fuente, Sebilj,  es el sitio por el que los turistas suelen entrar a la ciudad vieja y a las empedradas calles del zoco. En sus alrededores revolotean miles de palomas a las que los habitantes alimentan con migas de pan. Por las tardes pueden verse algunas manadas de perros callejeros que se mezclan con los vecinos. Perros errantes, que tal vez tuvieron en su día un dueño que desapareció en la guerra.

Sótano de una tienda centenaria en el viejo Sarajevo

Sótano de una tienda centenaria en el viejo Sarajevo

Las callejuelas son un encanto, tras una junto a la mezquita puede descubrirse el mercado cubierto que en su día albergó mucha más vida que en la actualidad. Ahora apenas se está recuperando y tiene mucha más animación el exterior. Se construyó en el s XVI para vender textil y bienes de importación y se extiende en poco más de 100 m y cuenta con 52 tiendas Tras otra calle hay un famoso caravanserail que hoy es un restaurante de comida típica. Un poco más alejada estaba la famosa biblioteca, Vijecnica. Tal vez no valga demasiado la pena llegar hasta allí pues es uno de los rincones que menos se han reconstruido en la ciudad .Si digo que no vale la pena es sin duda por la rabia que uno siente al rememorar las imágenes de su bombardeo y de las perdidas, no solo de libros, sino humanas, que se produjeron en ella. Para mí es uno de los lugares de Sarajevo que me causó un sentimiento mayor de dolor. Alrededor hay varias casas en las que se hacinan familias gitanas que siguen viviendo de la mendicidad. La biblioteca tiene su fachada cubierta con una lona que recuerda que está en reconstrucción. La imagen es penosa, puesto que los edificios religiosos si que han sido dotados de los fondos suficientes para su reconstrucción, pero no así esta importante joya que fue en su día y que poseía algún ejemplar único entre los más de dos millones de su fondo documental. Hoy no quedan más que 250.000 y alguno de sus empleados murió tratando de salvarlos. De los libros  que se recuperaron muchos no han podido aún restaurarse. Actualmente la biblioteca, o lo que queda de sus fondos, está alojada en un antiguo cuartel, en el que el personal hace lo que puede, con medios muy rudimentarios, para reconstruir su catálogo.

La ciudad fue y sigue siendo abierta a otras confesiones y a pesar de que muchos serbios ortodoxos y croatas católicos la abandonaron, conserva sus lugares de culto, menos concurridos que en tiempos, además de algunas  hermosas sinagogas.

Terrazas en Bascarsija

Terrazas en Bascarsija

El río Miljacka recorre la ciudad y Sarajevo se extiende a lo largo de 10 km siguiendo su curso, que no tiene la belleza del Neretva o la legendaria leyenda del Drina, pero que los habitantes de la ciudad adoran para pasear por sus orillas.

Desde el barrio turco hacia el este se llega a la Sarajevo austrohúngara que conserva aún muchos de sus monumentos, como el Parlamento, o el famoso puente en que el archiduque François Ferdinand fue asesinado. Más al oeste aún comienza la Sarajevo moderna. La calle Tito es la principal arteria de la ciudad y en ella se empiezan a abrir comercios y cafeterías de moda.

El tranvía recorre muchas de las calles de Sarajevo y bordea el barrio turco. Es el tranvía más antiguo de Europa pues se inauguró en 1895. Durante la guerra estuvo en servicio un lapsus de tiempo muy corto conducido por voluntarios que se arriesgaron a ser el blanco de los francotiradores.

Tras casi dos años de suspensión, volvió a ponerse en marcha bajo escolta de los cascos azules. Ahora es toda una institución para sus habitantes y concebir Sarajevo sin su tranvía se hace imposible. Sus coloridos vagones quedan en la memoria cuando se han recorrido sus calles y como no, el ruido infernal que hace al desplazarse que solo se para a partir de media noche.

Catedral del Sagrado corazón

En el centro, hay numerosas calles peatonales en las que solo se extienden terrazas repletas de gente, ni un tranvía o coche las recorre. El encanto que desprende la ciudad tiene mucho que ver con este rincón lleno de vida en un lugar en que solo hace una decena de años no se podía pasear. Quedan recuerdos dolorosos en cada esquina, una fachada bombardeada que no se ha reconstruido, el nombre de una calle que rememora los bombardeos, señales de balas en numerosos edificios. Todo está allí para que no se olvide lo que ocurrió. En frías cifras se han contabilizado más de 3000 monumentos destruidos o tocados por los bombardeos, de los más de 6000 que contaba la ciudad. De esta cifra se han reconstruido un porcentaje que puede llegar al 80%. Sin embargo hay un signo en Sarajevo mucho más ostensible que recuerda la tragedia vivida a los paseantes, son las famosas “rosas de Sarajevo”. Las rosas son las trazas que dejaron los obuses al caer y que mataron a gente. Para recordarlas se rellenaron de una especie de resina roja, lo que las asimila a flores. Las hay en muchos lugares de la ciudad sobre el asfalto, aunque también vi alguna en una fachada, y son un recuerdo a las victimas del conflicto. A medida que las calles se vuelven a asfaltar las rosas se cubren. Tal vez Sarajevo desee pasar página.

La última imagen que tengo de la ciudad es la del memorial de la calle Tito dedicado a las víctimas de la II Guerra mundial. En él la llama eterna está aún presente. Sus paredes nos recuerdan la Gran Yugoslavia en la que todos los componentes lucharon contra los nazis. De ahí salió un país unido y fortalecido que solo perduró en paz el tiempo de vida de su líder. Tal vez Tito no supo ver lo que vendría después. Un hombre solo reza en el mausoleo desde hace un rato y a pesar de que he ido y venido varias veces a lo largo de la calle, sigue en la misma postura. No sé si reza por lo que fue un país que muchos bosnios me dicen lamentar o por esas otras víctimas aún más antiguas cuando todos luchaban juntos. Tal vez lo hace por el país que tiene hoy en día, esa belleza natural que es Bosnia, pero que aún no ha logrado superar el dolor de la guerra y sus luchas internas.

Cuando abandono Sarajevo me voy con el sentimiento de haber encontrado una ciudad de una calidez inmensa y de un cosmopolitismo sin igual en esta parte eslava de Europa. Una puerta en Occidente abierta de par en par hacia Oriente. Una pequeña joya que merece descubrirse de nuevo y que necesita la ayuda de Europa para volver a ser lo que era. Dicen que si se bebe de la Fuente Sebilj  no se abandona nunca más la ciudad y aunque yo no bebí, aseguro sin dudarlo que mi corazón sigue estando allí en parte.

ODA A LA CIUDAD DE TODAS LAS RESISTENCIAS: SARAJEVO. Primeras impresiones

 Inmenso es el mundo, los continentes derivan
y la desgracia causas estragos por todas partes,
pero aquí las cosas son diferentes: al norte y al sur,
el bosque perfuma de la misma manera y esta fragancia
no se parece a nada que se haya oído, visto ni tocado.
(…) Soy una isla en el corazón del mundo.

Abdulah Sidran
(de su poema “Sarajevo dice: Soy una isla en el corazón del mundo”)

La resplandeciente verdura de las montañas bosnias

Si hay una ciudad que ha representado en el subconsciente colectivo la resistencia frente al dolor y la adversidad, esa es sin duda Sarajevo. La capital de la región autónoma de Bosnia y capital del estado de Bosnia y Herzegovina, es una de las ciudades que más han sufrido el odio étnico en la historia de la humanidad. Machacada sin descanso por los misiles enemigos  durante 3 años, sus habitantes fueron las víctimas de una persecución odiosa por parte de los ejércitos serbios, pero también croatas.
El conflicto está tan latente en nuestras vidas que quién no tiene grabadas las imágenes de los terribles bombardeos que sufrió, o la de su inmensa biblioteca, custodia de bienes preciosos, completamente destruida, o la de sus habitantes refugiándose de una lluvia de balas entre las ruinas.

Carretera a Sarajevo entre montañas boscosas

Estamos en junio, y aunque no hace frío, por las noches caen chaparrones que refrescan el ambiente y dan una gran sensación de humedad. Gracias a estas lluvias el campo está resplandeciente. Las montañas boscosas son de un verde tan intenso, que parecen irreales. Una vez que se ha visto este verde luminoso todos los demás bosques nos parecerán haber sufrido un proceso de lavado. Los ríos son de un azul turquesa intenso y sus aguas son cristalinas. El paisaje de Bosnia es tan hermoso en esta parte del país que se creería estar dentro de un cuento dibujado por un artista que quisiera impresionarnos.

Imponentes montañas rocosas

Tras los huertos de las afueras de Mostar, el paisaje de la ruta a Sarajevo es montañoso, la carretera circula sinuosa y la montaña está horadada por numerosos túneles salidos de otra época. Cómo puede uno imaginarse una guerra fratricida en semejante naturaleza. En estos bosques densos se escondieron y lucharon las diferentes facciones de la guerra.
Aunque la velocidad de la carretera está limitada a 60 Km. durante casi todo el recorrido, puesto que además de sus numerosas curvas la carretera está en obras en muchos tramos, pocos respetan las limitaciones y los coches de matrícula bosnia nos sobrepasan sin miramientos.

La sinuosa ruta paralela al río Neretva

Las huellas de los combates son perceptibles en los bordes de la carretera, rocas en las montañas explotadas por obuses, edificios habitados en los pueblos que fueron ametrallados sin descanso, casas quemadas y abandonadas por sus habitantes. Nadie desde el final de la guerra ha reconstruido estas fachadas, seguramente por falta de fondos privados y públicos. ¿Dónde pasaron los millones de euros que fueron empleados en la teórica reconstrucción del país? Responder a esta pregunta no será fácil durante el viaje y la solución estará llena de una amarga ironía. Han pasado ya años desde la supuesta finalización del conflicto y en muchos lugares las trazas son tan evidentes que es imposible no sentir un escalofrío al verlas. ¿Cuántos bosnios no volverán nunca? ¿Para cuantos esta guerra supuso un cambio tan radical en sus vidas que no se atreven a regresar para no sufrir la decepción y el dolor de ver que todo lo que poseían lo han perdido para siempre, que los vecinos, los amigos y los familiares están desperdigados por los 5 continentes?

El Neretva a su paso por Jablanica en la ruta a Sarajevo

Cuando en los años más terribles de la guerra veía los insistentes bombardeos a los que era sometida Sarajevo prometí venir para comprender y ahora me he dado cuenta de que el conflicto no ha terminado aún, de que el odio y los reproches se han mantenido y acrecentado con los años. Estamos circulando por un polvorín.
En Mostar he comprobado el dolor y el miedo con el que los bosnio musulmanes deben de vivir cada día,  acantonados en sus barrios por el temor a represalias. En el norte, en Srebrenica, la situación es peor, los muertos siguen presentes en la vida cotidiana, ¡ cómo podrán olvidarlos!  Sarajevo es el único lugar de la República de Bosnia en que reina la calma y para los musulmanes es un paraíso. Tanto me han hablado de ella y tantos son los elogios a la convivencia que temo decepcionarme.
Los suburbios de la ciudad son una campiña decorada con casitas de tejados inclinados de color pizarra y jardincitos llenos de flores. Apenas hay edificios altos en los pueblos. Las montañas dejan paso a una llanura por la que se entra a la ciudad a través de una avenida rectilínea bordeada de inmuebles de apartamentos. La sensación es angustiosa, es un paisaje decadente y triste, a pesar de los edificios acristalados con despachos en alquiler, o la imponente embajada americana con aspecto de recién pintada, o un centro comercial lleno de marcas de moda. Es la famosa “avenida de los snípers”, la calle desgraciadamente más célebre de la guerra, en la que los francotiradores apostados en los edificios tiroteaban a todo el que se proponía atravesarla. Los edificios conservan las marcas de lo que fue uno de los lugares más sangrientos de Sarajevo. El sentimiento al pasar por ella, entre la escasa circulación, es de inmenso dolor. Me parece una ciudad fea, sucia y en plena dejadez.

La explosión de colores de la ciudad

¡ Qué equivocada puede ser la primera mirada que uno da a las cosas!, qué lejos de la verdad. Ahora me sorprendo al pensar en esa frase de “se amaron al primer golpe de vista”. Yo amé a Sarajevo después de haberla detestado y ahora ese sentimiento que guardo es tan intenso que es uno de esos lugares en el mundo en que no me importaría quedarme para siempre.

ESPEJOS DE AGUA: LOS LAGOS DE PLIVITCE. Plitvicka Jezera

“Hay lagos, cascadas y bosques en otros sitios, pero
Plivitce es único”
Ivo Pevalek

Al este de Croacia, junto a la frontera bosnia se encuentra una de las maravillas naturales de Europa, el parque nacional de los lagos de Plivitce, Plitvicka Jezera en croata.

Los lagos con la gran cascada

El agua ha dibujado un suntuoso conjunto formado por 16 lagos, cascadas, grutas, todo ello en medio de una naturaleza salvaje, preservada a pesar de los duros acontecimientos recientes de la historia del país. El entorno natural en el que se encuentra Plivitce hacen de él un lugar único, flora y fauna crean un conjunto armonioso entre este capricho acuático de la naturaleza.

Paisaje espléndido de los lagos

Conocido desde hace siglos, su existencia se menciona ya desde el s XVI, pero no es hasta el año 1861 en que comienza la construcción del primer albergue para los viajeros que visitan la región y desean gozar del esplendor de este entorno virgen. Unos años más tarde, en 1893, se crea la primera Asociación para la protección de los lagos. A partir de este momento comienza la construcción de caminos, de plataformas suspendidas sobre pilotes que recorren los lagos. La familia real austríaca, que extiende sus dominios por la región, es una habitual de los lagos y algunos de los caminos reciben el nombre de sus miembros.
El parque llega a ser tan conocido que en el año 1894 se contabilizan 1000 visitantes.

Los lagos de un azul profundo

En el año 1949 Plivitce es declarado Parque Nacional y forma parte del grupo de 8 parques nacionales del país. Culminan así los esfuerzos que la Asociación para su protección había comenzado desde 1890, esfuerzos que deben una gran parte al científico Ivo Pevalek que estudia la formación de líquenes, algas y del fenómeno principal que ha creado Plivitce, la formación del travertino que es un carbonato poroso que se desarrolla a partir del agua. El parque le rinde homenaje con una placa a su memoria.

Placa homenaje a Ivo Pevalek

Tito es un visitante asiduo del lugar, construye allí la “Villa Izror” y  pasa estancias en él. Durante su gobierno en los años 60 se construyen los caminos de madera y los puentes.

Pasarelas de madera que recorren el parque

A finales de marzo del año 1991 se produce durante la guerra serbio bosnia el llamado “incidente de Plivitce” que los croatas llaman “la Pascua sangrante de Plivitce” En él se ven envueltos los policías croatas y los serbios que eran apoyados por el ejército popular yugoslavo. Los serbios toman el control de los lagos y expulsan a los gestores croatas haciendo que el parque pase a formar parte de la región autónoma serbia de Krajina, zona de población mayoritariamente serbia en la que se encuentra enclavado el parque . Los croatas deciden expulsar a los rebeldes serbios que se han apostado en el parque, los policías croatas son alcanzados por paramilitares serbios cuando llegaban en autobús al lugar. La escaramuza se saldó con dos muertos, uno por cada bando, varios heridos y detenidos serbios, entre los que se encuentra el futuro presidente de la región autónoma de Krajina, Borisac Jovic. Es uno de los primeros episodios de la posterior guerra fratricida que se desarrolla en la región. Posteriormente será controlado por los serbios de Krajina y no volverá a manos croatas que durante el mes de agosto del 1995 por medio de la “operación tormenta”. Durante la guerra se destruyen muchas infraestructuras.

Vista de la "Gran Cascada"

El parque no será reabierto hasta el año 2006. Hoy en día es un lugar muy lejos de los conflictos que se han vivido en él.

LOS LAGOS

El agua con su fuerza mecánica y química es la creadora del relieve de Plivitze. Son aguas ricas en carbonato de calcio. El agua de lluvia absorbe el dióxido de carbono y forma ácido carbónico, al salir a la superficie el agua se evapora, el carbonato de calcio se cristaliza y se deposita en el agua formando barreras. El agua saturada de carbonato de calcio crea el travertino, roca compuesta de caliza entre otros minerales y que tiene un aspecto poroso. Estas barreras separan los diferentes lagos. Este fenómeno sigue produciéndose en la actualidad y modifica constantemente el relieve de los lagos.

Lago Gavanovac

 Los lagos de Plivitze se suceden en un desnivel de 158m.   Hay 12 lagos superiores (Gornja jezera) y 4 lagos inferiores (Donja jezera).

En Plivitze se contabilizan 92 cascadas. La más espectacular es la formada por el arroyo Plivitze al precipitarse desde 78m de alto.    
Las aguas de Plivitze son extraordinariamente cristalinas, parecen reflejar en ellas, cual espejos, toda la naturaleza que las rodea y al mismo tiempo nos dejan ver el fondo del lago hasta una gran profundidad, los peces que nadan en sus aguas, los árboles muertos que descansan en el lecho y las plantas acuáticas.

Lagos superiores.-

Lago Proscanko.
Está a 636m de altura  y es el segundo lago más extenso, con 68 hectáreas y una profundidad de 37 m. Cuenta la leyenda que su nombre viene de las plegarias que hizo el pueblo a la reina Negra durante una sequía y con la llegada de la lluvia se creó el lago.
Lago Ciginovac
Es el siguiente a 620 m de altura, con 11 m de profundidad y que está alimentado por aguas subterráneas. Según cuentan los habitantes su nombre deriva, de que un gitano (cigino en croata) se ahogó en él.

Lago Okrugliak Veliko
Está alimentado por el algo anterior a través de una catarata de 7 m y también por el lago Proscansko que forma la cascada Labudovac que tiene 20m de alto

Lago Bakinovac
A 610 m de altura y con 5 m de profundidad.
Se atribuye su nombre una viejecita (baka en croata) que preparaba pociones mágicas con las hierbas que cogía en sus orillas.
Lago Veliko
Situado a 607m de altura. Su nombre en croata significa el “gran lago” y tiene una profundidad de 8m.
Lago Malo
Situado a 605m y con una profundidad de 10m, su nombre significa “pequeño lago”.Tiene numerosas pequeñas cascadas que lo alimentan.
Lago Vir
En croata “torbellino”, está situado a 598m y tiene 4m de profundidad.


Lago Galovac
Su nombre viene del capitán Gal que venció a los turcos en el s XV. Está alimentado a través de una barrera de travertino en la que se encuentran las aguas de los lagos anteriores. Por un lado están las aguas del Bakinovac que forman una  cascada de 28m,  y por otro lado los lagos, Vir, Malo y Veliko que forman un muro de cascada de 200m que cae 20 y recibe el nombre de “Prstarci”. Entre estas cascadas está una de las más hermosas de todo los lagos, la cascada Galovac. El algo llega hasta los 24m de profundidad y es el tercero más extenso.

Lago Milino jezero
A 564m de altura. Aunque es uno de los menos profundos con apenas 1 m, cuentan que su nombre deriva del campesino Mili Miric que intentando pescar en sus aguas se ahogó.
Lago Grandisko
Es un lago situado a 553m y tiene como particularidad que hay varias barreras de travertino que lo atraviesan, además es uno en el que los cambios de color del agua son más espectaculares.

Lagos Bukovi
Formado por pequeños lagos separados por el travertino, se encuentra a 534m


Lago Kozjak
A 534m es el último de los lagos superiores. Cuenta la leyenda que su nombre deriva de que en él se ahogaron una treintena de cabras (koza en croata). Es el lago más grande todos y también el más profundo. Tiene 81 hectáreas y 46m de profundidad. Es el lago en el que se realiza una travesía en barco para salvar el desnivel superior.

Lago Kozjak

Lagos inferiores.-

Lago Milanovac
Es el más grande de los lagos inferiores y el más profundo con 18m. Está situado a 523m.

Lago Gavanovac
A 514m, con varias cavernas en sus orillas, está alimentado por una catarata. Cuenta la leyenda que su nombre deriva del llamado tesoro de Gavan que se encontraría en sus aguas.
Lago Kaluderovac
A 505m y rodeado por un cañón con paredes de más de 40m en sus aguas caen las aguas de la “gran cascada” provenientes del lago Gavanovac. Su nombre se le atribuye a la presencia de un ermitaño llamado Kaluderovo que vivía en sus orillas.
Lago Novakovića-brod
Es el último lago del parque y el que se encuentra a más baja altitud, 503 m. en este lago pueden verse las cascadas más altas  que caen desde 76m.

FLORA Y FAUNA

Plivitze no son solo sus lagos sino que está rodeado por una naturaleza virgen que se ha querido preservar. Muchas actividades están prohibidas, como la pesca o el baño. Los senderos son solo para la marcha y solo si se viene desde la parte norte entrando por la Krajina será posible recorrer una parte del parque en coche.


Plivitze tiene una gran variedad de flora de la que 72 especies son endémicas. Algunas como la llamada “Ligularia sibirica” solo pueden verse en Plivitze. Existen 22 especies amenazadas como la “cypripedium calceolus” que es la más bella orquídea que puede encontrarse en Europa. Otra de las particularidades de la flora del parque es la existencia de varias especies de plantas carnívoras entre las que se encuentra la “utricularia minor” que es una planta carnívora acuática.
El 80% del parque está recubierto de bosques de abetos, pino negro y pino ordinario, robles, arces, abedules, álamos y hayas entre otros.
La fauna es tan variada como la flora y cuenta entre ella con el rey de los mamíferos de los Balkanes, el oso pardo, de los que una cincuentena vivirían en los alrededores del parque. Otros depredadores son los lobos, el lince y el gato salvaje. También cuenta con poblaciones de ciervos y de jabalís y más de cincuenta especies de pequeños mamíferos como las musarañas, erizos, martas, campañoles o 20 especies diferentes de murciélagos.


Las mariposas se cuentan por miles ya que hay 321 especies distintas entre las que se cuentan 76 diurnas y 245 nocturnas, entre las que destaca la mariposa azul. Revoloteando por todos los rincones del parque y posadas sobre sus aguas hay miles de caballitos del diablo (calopterix virgo) de un intenso azul eléctrico que sobresale entre el verde la vegetación.

Caballito del diablo

En los lagos nadan las truchas de río y las arco iris que se alimentan de pequeños pececillos como los piscardos que nadan en bancos de varias decenas de ejemplares. Otros peces que pueden observarse en gran cantidad son los bagres que nadan en grupos cerca de la superficie. Todos se alimentan en mayor o menor medida de los numerosos crustáceos que viven en los lagos con varias especies también de cangrejos que es fácil observar.

Ànades y peces en armonía

Entre las numerosas especies de pájaros, 157 se contabilizan, hay cigüeñas, halcones peregrinos, águilas reales o numerosos patos que nadan en las aguas cristalinas y tranquilas , como ánades reales que pueden verse en casi todos los lagos, porrones, mirlos acuáticos o garzas que se alimentan de los pequeños pececillos.

INFORMACIONES PRÁCTICAS PARA VISITAR EL PARQUE

Para visitar Plivitce hay muchos caminos y la mayoría de los turistas suelen llegar para pasar un día desde Split (230km) o desde Rijeka (180km) tomando desde la autopista una carretera nacional. La salida está perfectamente señalizada en cualquiera de los casos. Mucho menos corriente es coger la autopista en Rijeka y dejarla para entrar en la Krajina,  dónde se sitúan los lagos, por carreteras secundarias. La experiencia es sobrecogedora porque es una de las regiones croatas que más sufrió las consecuencias de la guerra ya que estaba habitada en su mayoría por población de origen serbio. La mayoría de esta población, unas 200.000 personas se exiliaron con la llegada de los croatas. Ahora visitar la parte más rural de la Krajina, al norte de Plvitce, nos da una idea del conflicto larvado que sigue existiendo en la región. Los restos de la guerra son numerosos, casas bombardeadas, carreteras en mal estado, iglesias serbias cerradas con las fachadas destruidas por los obuses y pueblos semiabandonados en los que vegeta una población en su mayoría de edad avanzada que viven en condiciones precarias. Muchos de ellos son los serbios que no pudieron emigrar tras la guerra, se palpa en estos pueblos la decepción y el desaliento ya que están olvidados por el gobierno de Zagreb. En casi todos los lugares encontramos monumentos a la gloria de Tudjman, considerado aquí como un liberador por los croatas, únicas construcciones que el gobierno actual se ha dignado hacer. Las miradas de la gente son esquivas y tristes y suponemos que muchos de ellos son serbios por su aspecto. La carretera sinuosa y estrecha trascurre entre campos con unos cuantos cultivos, cementerios al borde de la ruta con cruces serbias en su mayoría y fábricas abandonadas que dan idea de que hubo un momento de mayor prosperidad. Es la imagen contraria de la de tarjeta postal que nos da el resto del país y es muy instructiva para que nos demos cuenta de que el conflicto de los Balcanes no es algo solucionado de raíz, sino que pervive.
Para visitar la zona es preciso coger la autopista en Rijeka y tomar la dirección de Zagreb. La salida que es preciso tomar está marcada como OGULIN y de ahí a la población de JOSIPDOL. La ruta pasa por las poblaciones de Plaski, Jezero o Kuselj.
La entrada a los dominios del parque se realiza por la parte norte y es particularmente complicada. Nunca debe de hacerse de noche porque la carretera es estrecha, sinuosa y está en mal estado, se adentra en medio de una parte del parque en el que la vegetación es muy densa y apenas puede verse el sol. Es peligrosa en los cruces con otros coches y por tanto es recomendable ir despacio. La experiencia no deja indiferente porque se diría que nos encontramos en plena jungla y muy lejos de la civilización. Es la única parte del parque en que puede irse en coche. Una vez que se sale de la cobertura vegetal hay pequeñas aldeas en las que pueden encontrarse habitaciones (sobe) y muchas casitas rurales desperdigadas. La recomendación para dormir en la zona, dejando de lado hoteles y hostales, que son numerosos, es hacerlo en una casa particular. Elegimos hacerlo en el pequeño pueblo de Jezerce que se encuentra en dirección a Split. Hay muchas casas que ofrecen alojamiento a precios muy similares. Por recomendación fuímos a la nº39 de Roza Pesut, en la que la familia, padre, madre e hijo comparten las tareas de la casa y la cocina. Comimos excelentes truchas de los alrededores (el río Korana se extiende por la zona) y verduras de la huerta familiar. Las habitaciones son limpias y el servicio es muy agradable.

Casa nº 39 en Jezero de Rosa Pezut

Para visitar el parque es preciso llegar a primera hora de la mañana, en primavera abren a las 8h y cierran a las 18h y en verano abren a las 7 y cierran a las 20h. Los Pesut nos recomendaron comenzar el recorrido por la Entrada nº1 (ULAZ 1). Hay varios itinerarios según el tiempo y el recorrido escogido (de 2 a 8 horas), algunos solo incluyen la marcha por una parte del parque y otros la combinan con un recorrido en barco y el trenecito de regreso. Todos los caminos del parque están señalizados con la letra que significa cada recorrido. Orientarse es muy fácil porque no hay problemas para identificar el tours que debe de seguirse.

Los turistas a la entrada del parque

La opción C (4-6h) nos pareció la más completa. Comienza en la entrada 1 y es circular recorriendo los lagos superiores, inferiores y las cascadas. Se hace un recorrido en barco y desde la parte más alta se baja en tren turístico hasta cerca de la entrada 1 a la que se llega a pié.

BHUTÁN ¿ EL REINO DE LOS HOMBRES FELICES?

Esta pregunta seguramente no tendrá una respuesta exacta. La felicidad es un término demasiado abstracto para poder responderla, pero sin duda que es un reino en el que ser súbdito de una u otra etnia es esencial a la hora de determinar el grado de satisfacción. No es un caso aparte, en esta situación existen muchos países en el mundo que discriminan a sus minorías, pero en este tiene unas connotaciones particulares, ya que el gobierno establece unos parámetros para medir la felicidad de sus habitantes y sin embargo hay muchos butaneses que viven en un exilio forzado desde hace casi 15 años y cuya delicada situación no es objeto de ninguna reivindicación internacional que sirva para sacarlos del olvido.

Fortaleza dzong

Cuando estaba recopilando esos lugares que yo he llamado paraísos prohibidos pensé en Bhután como uno de ellos. Además de la curiosidad que suscitan sus particularidades, es un reino que conserva intactas muchas tradiciones seculares y en el que la modernidad no ha terminado con su modo de vida tradicional. Sin duda eso merece que se hable de él y se ensalce su deseo de preservación de la tradición, otra cosa es el precio a pagar por ella. En este caso creo que ha sido elevadísimo. Tal vez si que es un paraíso, pero muy caro para algunos de sus habitantes.

Dochu la Pass ( por cortesía de Tewfic el Sawy . Todos los derechos reservados)

Si tuviéramos que establecer un ranking de países más cerrados, secretos y que restringen más la entrada a los extranjeros, sin duda ninguna que Bhután estaría en el podium de finalista. En Bhután los turistas no son especialmente bienvenidos y si lo son, mejor en grupo y que tengan un buen poder adquisitivo. Así viajar en individual es muy difícil y la tasa que impone el país a cada turista por día de estancia puede subir de  200$.Si en el plano del desarrollo económico del país, eso ha sido un hándicap, en el de preservación de los espacios naturales si ha podido ser satisfactorio, aunque solo en algunos puntos, porque la deforestación no se ha frenado.

Lama (por cortesía de Tewfic-el Sawy. Todos los derechos reservados)

Su nombre en la lengua local dzongkha, Brug-yul, significa “tierra del dragón de la tormenta”. Su significado  tiene que ver con las violentas tormentas que se desencadenan en las laderas del Himalaya y que provocan enormes corrimientos de tierras.

Novicio (Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

Bhutan es un pequeño reino suspendido en las alturas situado entre India y Tíbet. Poblado desde la antigüedad, se conocen trazas hasta del 600 a.C. Durante siglos fue invadido por mongoles o tibetanos y no constituía en sí un país, sino que estaba formado por  fortalezas( dzongs) que dominaban las tierras de los alrededores y a su población y que serán unificadas por un lama tibetano, Ngawang Namgyal, a principios del s XVII, estableciendo una administración común. Los siglos posteriores conocen un Bhutan en guerra con sus vecinos y conquistador de fronteras. No es hasta el año 1907 en que se instaura la actual dinastía Wangchuk nacida de la guerra entre dos gobernadores, uno de ellos con apoyo británico que resulta vencedor del conflicto y otro con apoyo tibetano. El país será sucesivamente protectorado británico e indio y accederá finalmente a la independencia en 1971.

(Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

Siempre ha sido un país en el que el extranjero era todo menos bienvenido. Por eso desde la implantación de la monarquía se intentó que todo aquel que no fuera nativo del país, lo abandonara.

Novicio (Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

En el año 1979 se obligó a los refugiados tibetanos a nacionalizarse butaneses tras ser acusados 28 de ellos , entre los que se encontraba el representante del Dalai Lama, de conspirar para asesinar al rey. Siguió al proceso el abandono de más de 3000 tibetanos que se refugiaron en India para huir del intentó butanés de repatriarlos hacia China.

Monjes. (Por cortesía de Tewfic-el Sawy. Todos los derechos reservados)

En el año 1985, el 4º rey, Jigme Singye Wangchuck reprimió a los Lhotshampa, habitantes de origen nepalí y les privó del uso de sus expresiones culturales con el fin de que se fundieran en las tradiciones butanesas. La llegada masiva de refugiados nepalíes, y con ellos nuevos aires al país, desarrolló movimientos de contestación que fueron reprimidos. Se obligó al uso de la lengua dzonkha, al vestido tradicional butanés y se prohibió el hinduismo en un intento de frenar la influencia de estos refugiados, que puede incluso que superaran en aquel momento a la población original. Esto provocó que los nepalíes se manifestaran y que el ejército butanés interviniera, con lo que más de 100.000 personas abandonaron el país y se encuentran en campos de refugiados de la ONU de nuevo en su país de origen Nepal y en Sikkim. Actualmente hay 7 campos  situados en el este de Nepal e India con más de 113.000 personas que esperan en vano un resultado a sus demandas de reintegrar sus hogares en Bhutan. Algunos de ellos han podido emigrar a USA y Canadá, pero son una minoría y la mayor parte de ellos, muchos jóvenes nacidos en exilio, querrían volver a Bhután.

Monjes viendo la tele (Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

Toda esta política represiva con las minorías refleja un poderoso sentimiento étnico y nacionalista que incluso sus vecinos chinos no han llevado a tan alto grado. Por ello cuando Bhután es elevado a ejemplo por muchos viajeros de respeto a la naturaleza o a las tradiciones nos queda el sentimiento que esos logros lo han sido a costa de muchas vidas o de impedir el desarrollo de otras culturas en su suelo.

(Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

Paradójicamente la imagen que tenemos en Occidente de Bhután es muy distinta y nos aparece como un reino de paz en medio de las montañas nevadas del Himalaya. Más curioso aún es conocer la forma de gobierno y las numerosas peculiaridades de su sistema político. En Bhután existe un índice para medir, no el grado de riqueza de la población, como es el PIB, sino el GNH (Gross nacional Hapyness), que mide el índice de felicidad de la población.

Festival Tangbi(Por cortesía de Tewfic el -Sawy. Todos los derechos reservados)

Este se basa en 4 puntos diferentes como son: crecimiento económico, conservación de la cultura, buen gobierno y salvaguarda del medio ambiente.
Y uno se pregunta si de verdad los habitantes de este remoto lugar son felices. Puede que lo sean aún porque su cultura no ha sido absorbida por los usos y costumbres de esta aldea global de la era de la comunicación, en la que todos usamos pautas y hábitos comunes que tan poco respetan la particularidad de cada pueblo, pero en el camino todo el que ha deseado diferenciarse ha sido reprimido.

(Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

Bhután fue el último país en el mundo que tuvo acceso a la televisión en 1999 y solo hay declarados 500 internautas entre una población de más de 2 mill de habitantes, de los que algún organismo estima que solo 800mil son verdaderos butaneses y que el resto son refugiados nepalíes.
Puede que de verdad esa alegría que impregna a los habitantes de Bhután sea cierta, al menos viajeros que se han desplazado hasta allí así lo corroboran.
Las convicciones religiosas de los pueblos de Bhután les impiden matar a todo ser vivo, por lo que su concepto de preservación de la naturaleza, tanto de flora como de fauna, es muy alto. Pero eso no ha impedido a las autoridades realizar masacres en contra de tibetanos y nepalíes.

Monasterio de Tamshing (Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

El código de la nacionalidad bhutanesa es muy restrictivo, uno de sus artículos establece que todo descendiente de padres butaneses que abandone el país sin informar de ello al ministerio del Interior perderá la nacionalidad y tiene un plazo de un año para vender sus bienes en el país, en caso de no hacerlo serán confiscados. Políticas como esta hacen muy difícil que haya una oposición real al régimen del país, puesto que todo aquel que desee salir fuera está obligado a informar de ello y su nacionalidad, así como sus bienes están siempre pendientes de un arbitrario hilo.

Campo de refugiados butaneses en Nepal (Binod Joshi, Associated Press )

Hasta el año 1970,Bhután estuvo cerrado a la entrada de extranjeros. Muchos vieron en él el mítico Shangry-La, pero los extranjeros que han podido vivir allí reconocen que, aunque tiene una enorme riqueza tanto en flora como en fauna, es muy difícil la vida en Bhután para un occidental. El relieve, el frío (en el norte y centro del país, no en las selvas del sur) y la ausencia hasta hace poco de tecnología hacen que la vida de sus habitantes sea muy dura y que sea solo un paraíso en apariencia. Entre 5000 y 10000 turistas entran en Bhután al año, puesto que el gobierno no pretende en ningún modo que el turismo sea uno de los polos de desarrollo del país.

Bailarín en Tsechu (Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

A finales de los 50 la enseñanza primaria de Bhután se realizaba en no más de 30 escuelas y no existían escuelas de enseñanza secundaria.Hasta el año 1960 no existía en Bhután un sistema de enseñanza propiamente dicha, sino  que esta se hacia en los monasterios. A partir de esa fecha el gobierno tomó a su cargo la educación, que es gratuita, pero no obligatoria. Solo 25% de los niños estudia en la escuela primaria y 5% en la secundaria. Todo butanés que salga del país para estudiar está obligado a volver a la finalización de sus estudios y pasar 6 meses en zona rural para construir escuelas, sistemas de irrigación o supervisar clínicas. Hasta hace pocos años la tasa de alfabetización femenina no superaba el 10%.

Máscara de bailarín (Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

Desde el años 2008 en teoría Bhután ha dejado de ser una monarquía absoluta para convertirse en una monarquía parlamentaria con una asamblea en la que de los 151 miembros, 106 son elegidos en sufragio por el pueblo.

Bailarines en Tsechu (Por cortesía de Tewfic el- Sawy. Todos los derechos reservados)

La etnia más numerosa es la de los drukpas y la religión principal el budismo, con el 41.8% del total. Los nepalíes que viven sobre todo el sur del país ya que desde finales de los 50 se les prohibía residir en la zona central, representan  actualmente el 11.6% de la población y son de religión hinduista.

(Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

Buthán es además un crisol de lenguas puesto que se hablan una treintena, la mayoría de ellas de tipo sinotibetano, con la lengua dzongka que habla el 30.8% como lengua oficial junto al inglés.

(Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

El precio obligatorio actualmente de una estancia por  día en Bhután alcanza 200$ que incluyen la estancia, comida  y transporte. Además a la entrada se abonan 20$ en la frontera. Para llegar a Bhután la compañía Druk air opera desde Delhi en 2 horas con escala en Katmandú.

Bailarines enmascarados (Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

Uno de los momentos fuertes de la estancia en Bhután es el festival religioso de Tsechu (que en lengua dzongka significa el 10º día por celebrarse el 10 día del calendario lunar tibetano)  y que festejan incidentes de la vida del lama Padmasambhava que visitó Bhután en el s IX y que convirtió a muchos butaneses al budismo.

(Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

Teshu se celebra en casi todas las poblaciones de Bhután y es muy colorista en Timphu y Paro, las ciudades principales, pero mucho más auténtico en otros rincones del país. Durante el festival se celebran danzas centenarias con el omnipresente sonido del gong que sigue el movimiento de los bailarines disfrazados con máscaras de animales que pueden resultar en muchos casos de aspecto aterrador.

(Por cortesía de Tewfic el-Sawy. Todos los derechos reservados)

 El fotógrafo americano Tawfic el -Sawy organizó una foto expedición a este país en el año 2009. Las fotos que ilustran mi artículo son obra suya y me han sido cedidas por él. La belleza de sus imágenes da una dimensión diferente a todo lo que yo pueda narrar sobre Bhután.Representan la cara más amable del país y reflejan la importancia del budismo y de los festivales que se organizan. Le agradezco su generosidad.

 

(Por cortesía de Tewfic el -Sawy. Todos los derechos reservados)

CRÓNICA EN CLAROSCURO: DEL URDANGARÍNGATE AL PELIGRO DE LLAMARSE MOHAMMED

La primera idea cuando creé una página llamada La Crónica, era la de tratar la información de manera más o menos semanal, una especie de revisión de lo que acontecía en el mundo durante la semana y más que nada con noticias curiosas o que impactaran y con algún recorrido por la información nacional. Ahora ese objetivo se me antoja demasiado ambicioso y me conformo con escribir de vez en cuando, al ritmo de mi tiempo, según puedo encontrar un hueco, o bien me viene la inspiración. Por eso La Crónica puede o no ser semanal y tendrá una aparición discontinua. Irá según me vaya interesando por lo que ocurre y pueda interpretarlo. Puntualizado esto allá voy con lo recogido en los últimos días….

Forum sobre el deporte (Foto Tolo Ramón)

Estamos sin duda en la semana del Urdangaríngate, por ponerle un nombre adecuado a las expectativas y el interés que ha despertado el asunto. Será el tema de muchos meses y tal vez el primer gran escollo que la monarquía española deberá sobrepasar tras el 23F. No ha habido hasta ahora un affaire que haya levantado tanta polvareda, y no solo porque no se trata únicamente de unos negocios personales, sino por que esos negocios han sido llevados a cabo con el dinero público y la malversación de fondos públicos es lo que en estos momentos de crisis más puede enfurecer al ciudadano. Los antimonárquicos ya tienen una piedra a la que aferrarse, la que le ha lanzado en plena figura Urgangarín al rey y que, paradójicamente le ha dado en el ojo. No sabemos si el rey estaba plenamente al corriente de lo que ocurría en su alrededor, pero intuimos que algo sabía, cuando ya lo había exilado a Washington para estar un poco más lejos de la que se avecinaba, porque es muy inocente pensar que el suegro no supiera nada de lo que se cocía en su familia y más inocente aún pensar que la esposa no estuviera al corriente. “Cristina aquí te traigo unos milloncitos para el palacete”, le diría Urdangarín, “Vale Iñaki, ponlos ahí en el trastero con los juguetes de los niños” respondería la princesa. Uno puede pensar muchas cosas, pero en este caso Cristina no se limitaba únicamente a ser una esposa en el hogar, era partícipe de la empresa que ha generado esos beneficios. Ahora nos queda saber hasta dónde los jueces pueden investigar. Hay Urdangaríngate para rato.

Dron americano capturado en Irán. Imagen de AFP

Dron americano capturado en Irán. Imagen de AFP

Es impactante, pero uno puede estar en su jardín cultivando sus plantas y de pronto ver un avión que sobrevuela nuestras cabezas, al ruido nos dan ganas hasta de saludar al piloto y lo vemos pasar y repasar sobre nuestra casa y hasta llegamos a pensar que puede ser un amigo que se ha comprado una avioneta. Esto puede  tal vez pensarlo uno si vive en Cataluña, pero si vive en Afganistán, o en Pakistán, o en Irán, uno no puede estar tranquilo cuando un avión sobrevuela su cabeza, porque puede ser el blanco de un avión mucho más sofisticado que nuestra avioneta, puede estar siendo espiado por un dron. Si, y no vayamos a pensar que la cosa no tiene su gracia, uno en casa con su familia, o en el coche, o en una fiesta,o en el jardín con sus rosas, mientras al otro lado de la cámara hay un americano de Kansas o de Denver que esta jugando con su maquinita y que piensa que eres un terrorista y que va a la oficina a jugar con el aparatito mientras te sigue y espía cada uno de tus movimientos. Lo  mejor es que si te cree muy peligroso tiene ordenes de tirar, a matar por supuesto. Luego no pasa nada, porque si se ha equivocado en sus vaticinios o cálculos y la bomba ha caído por accidente en un lugar que no era el adecuado, solo tiene que pedir disculpas, enviar a Hilaria a regalar unas cuantas subvenciones y a….otra cosa mariposa. ¿Qué pueden valer las vidas de dos o tres Mohammeds de más o de menos, perdidos en cualquier pueblo afgano?, ¿quién protestará alto y fuerte en New York por sus muertes injustas?, pues por supuesto nadie. En Occidente ya tenemos bastante con nuestra crisis financiera para ocuparnos además de los derechos humanos de los afganos, pakis o lo que sean.

No puedo pasar por alto la semana o la quincena sin hablar de Marruecos, sobre todo del nuevo y flamante primer ministro Benkirán y de sus entrevistas televisivas. Al hombre ya se le ve en su salsa. Después de haber sido recibido por el monarca se le han caído los últimos estigmas que tenía. Ahora ha pasado de ser un apestoso a tener carta blanca en los mejores círculos. De hecho su discurso ha sufrido un cambio radical desde que siendo parlamentario protestó a una joven periodista que le hacía unas preguntas vestida con jeans y camiseta y a la que espetó que no podía vestirse de semejante manera y que abandonara el Parlamento. El incidente parece ya pertenecer al siglo pasado. Benkirán ha pasado en unas horas de ser un peligroso radical a parecerse a los políticos musulmanes turcos a los que admira sin reservas. En la entrevista que concedió a la televisión se mostró conciliador, hasta se permitió rebatir a los que le acusan de querer retroceder en las adquisiciones de la mujer en Marruecos. “Dónde dije digo digo Diego”, si hasta casi venera a Hassan II, poco o nada dijo del rey actual. Nada de lo que parecían ser sus pilares en cuanto a defensa de una sociedad musulmana conservadora se han mantenido. Viva el nuevo azote de la tradición. La verdad es que una no sabe que creerse ya, si lo que decía antes o lo que dice ahora.
En cuanto a sus maneras, esas no ha podido aún cambiarlas en tan corto espacio de tiempo, sigue siendo un campesino que vende su mercancía en el zoco. Se comporta como tal, mezclando en una jerga particular, muy similar a la del marroquí de la calle, el árabe dialectal y el francés, gesticulando sin parar y con un pañuelo en la mano con el que suponemos se limpia el sudor cuando la cámara no le enfoca. Lo del pañuelo me tiene intrigada porque no pude ver que hacía con él, pero me recuerda a las mujeres que no llevan bolso y no sabiendo dónde llevarlo, lo agarran fuerte en la mano y pueden hacer de todo sin que se caiga o cambie de posición. Dónde ha aprendido este gesto Benkirán es toda una incógnita, lo que si es seguro es que todos estos tics tienen su público y él lo sabe, pero también sus detractores y los hay que están ya temblando porque no saben como va a comportarse en sus encuentros con dirigentes internacionales, mucho menos acostumbrados a sus características. Los que lo tienen fácil son los periodistas, porque seguro que hasta ahora no habían tenido en Marruecos un político tan colorista, y además sin corbata.

Seif el Islam en touareg durante su captura. (Foto de Jeune Afrique)

Ahora que Libia ha cesado de ser portada en todos los informativos leo las noticias que vienen desde allí en las últimas columnas de los diarios. Por lo que se ve las cosas no van tan bien como se las prometía el CNT y esta semana ha habido una manifestación en Bengazhi en contra de la opacidad de su gestión. Pero ya sabemos que esos tienen las bendiciones de la comunidad internacional, así que no vale la pena hurgar demasiado en la herida. Human Rights Watch ya había denunciado su falta de transparencia. Mientras, aún no sabemos la suerte que correrá Seif el Islam, pero él sabe demasiado y no es un personaje que los americanos quieren ver contando en un juicio abierto, así que veremos hasta dónde llega su proceso.

Suehaila Amen una de las protagonistas del reality (Adam Rose / TLC)

Para terminar un apunte televisivo y no por ello frívolo. Hace un mes que la cadena americana Discovery Channel tiene en antena un programa de tele realidad llamado”All-American Muslims”(http://tlc.howstuffworks.com/tv/all-american-muslim )en el que se recoge la vida de americanos musulmanes. La emisión ha generado un verdadero revuelo en USA debido a que las personas que en ella aparecen son musulmanes de los cuales algunos son practicantes pero que se muestran abiertos a otras culturas y respetuosos con ellas. Esta imagen ha sido juzgada por muchos medios, asociaciones conservadoras y público, como demasiado generosa hacia la comunidad y se ha creado una campaña tal de desprestigio que alguna cadena de tiendas (Lowe’s), que presentaba la publicidad del espacio televisivo, ha debido de retirarla obligada por los anuncios de boicot.
Nos lo temíamos, pero ahora ya lo tenemos más claro, la imagen que los americanos tienen de los musulmanes es peor de lo esperado. Con estos ejemplos no me extrañaría nada que los protagonistas del reality terminen siendo espíados por un dron para conocer sus verdaderas intenciones.

Lo dicho, que llamarse Mohammed no es muy aconsejable, y no solo en Afganistán, sino en la patria de la libertad individual.

UNA PAUSA PARA EL TÉ: PREPARANDO PASTELITOS SECOS. HELOUA B’LOOZ

Aunque muchos de los pastelitos de té que se hacen en Marruecos se parecen a sus semejantes en otros países árabes hay diferencias notables en su elaboración, y en sus ingredientes, siempre con un toque de refinamiento o de originalidad.

La base de la pastelería marroquí está en una serie de ingredientes obligatorios como son los frutos secos: almendras, cacahuetes, nueces y pistachos, a los que se unen una serie de ingredientes como el sésamo, la piel de limón, el agua de azahar, la miel, los huevos, mantequilla (smen) o aceite de argán, los dátiles y condimentos como la canela, el jengibre, el agua de rosas,el clavo,la goma arábiga, el alun, o los granos de alcaravea. Las harinas que se usan son diversas, pudiendo utilizarse tanto la de trigo como la de maíz, la de centeno o la sémola.

Pastelitos de frutos secos

Fundamental también es el uso de la pasta fina llamada ouarka (hoja en árabe) que se usa como envoltorio de un relleno dulce que posteriormente se pasa al horno o se fríe.

La Ouarka que es originaria de Persia se realiza con harina de arroz o de trigo mezclada con agua que se trabaja en finísimas hojas que se cuecen encima de una placa de cobre untada con aceite. El proceso es complicado ya que la hoja es fácilmente rompible. El resultado es una hoja área y manejable que podrá rellenarse con múltiples preparaciones saladas o azucaradas.

Imprescindible un té a la menta para degustarlos

Para los preparados hoy, como las margaritas de pasta de almendras la base son estos frutos secos que son los reyes de la pastelería marroquí.

Ingredientes para la pasta:

500gr de harina

100gr de mantequilla

1 cucharada de azúcar glace

Pizca de sal

Agua

1 cucharadita de extracto de vainilla o de agua de azahar al gusto

Ingredientes para el relleno:

500 gr de almendra marcona

200 gr de azúcar

1 cucharadita de extracto de vainilla o de agua de azahar al gusto

3 yemas de huevo

Colorante alimentario

Azúcar glace

1 cucharada de mantequilla

Perlas de azúcar para decorar

Preparación:

Moler las almendras peladas y añadirles vainilla y yemas uno a uno incorporándolos bien. Añadir el colorante alimentario escogido, pueden variarse colores y hacer bolitas y envolverlas en azúcar glace.

Tamizar el harina y mezclar con la vainilla, mantequilla, azúcar y agua hasta obtener una pasta lisa. Dejar reposar.

Extender la pasta muy fina y cortar discos de 6 a 7 cm de diámetro y poner en el centro una bola de pasta de almendras. Volver los bordes para dar forma de flor, decorar con las perlas y poner en una placa de horno.

Cocer 20 min y al sacarlos ponerlos en envoltorios de papel

Para los pastelitos rellenos de sésamo:

Ingredientes para la pasta:

500 gr de harina

250gr de nata fresca

1 cucharada de azúcar glace

2 cucharadas de agua de azahar

1 pizca de sal

Ingredientes para el relleno:

500 gr de granos de sésamo tostados

200gr de azúcar glace 2 a 3 cucharadas de nata fresca

1 cucharada de canela o de extracto de vainilla, al gusto

2 claras de huevo

Preparación:

Mezclar la harina y la nata, la sal, el agua de azahar, el azúcar glace. Trabajar hasta obtener una pasta que pueda modelarse y dejar reposar.

Moler los granos de sésamo, azúcar y canela y añadir la nata fresca y las claras para obtener una pasta bien firme. Hacer rollos en forma de salchicha y cortar.

Extender la pasta unos 3mm de grosor, poner las salchichas de sésamo encima y envolver. Meter en el Frigo. Una vez que estén endurecidos cortarlos al bies.

Decorar con una almendra y poner al horno.

Esta receta puede hacerse cambiando el sésamo por almendras o cacahuetes.Los pastelitos en forma de erizo tienen los mismos ingredientes que las margaritas, solo varía la forma.

UN PARAÍSO ACCESIBLE AL RITMO DEL VIENTO, LA ISLA RODRIGUES

“ Sentí que estaba en un lugar excepcional, que había llegado al fin del viaje, al lugar en que debía desde siempre venir”

J. M. Le Clézio “Voyage à Rodrigues”

 Rodrigues es una pequeña isla a la que su hermana mayor, la isla Maurice, hace sombra. Situada a 560 km al  noroeste de Maurice, Rodrigues es la más pequeña de las islas del archipiélago de las Mascareñas. Es una isla volcánica y muy montañosa, rodeada de increíbles arrecifes coralinos que hacen las delicias de los buceadores. Tiene 108km2 (18km de largo por 8 de ancho) y 18 islotes que la rodean .La costa es muy rocosa, pero pueden encontrarse playas desiertas en las que sentirse como un Robinson.

Mapa de Rodrigues

De Rodrigues, con más o menos fortuna sobre su emplazamiento, ya hablaban los navegadores portugueses en el s XVI, su nombre deriva del explorador portugués Diogo Rodrigues que descubrió la isla, o más bien la visitó sin detenerse demasíado en 1528. Aunque su descubrimiento bien puede atribuirse a los navegantes árabes, ya que en  el 1153 aparecía en un mapa realizado por el  geógrafo árabe andaluz  Al Idrissi que  mostraba las tres islas Mascareñas y denominaba a Rodrigues como Dina Moraze.  Como breve reseña histórica diremos que no fue habitada hasta 1691. Perteneció a Francia hasta 1810 y posteriormente fue colonia británica hasta la independencia de la Isla Maurice en 1968 en que pasó a depender de ella.

Aterrizando en Rodrigues

La primera colonización de la isla fue hecha por un grupo de 8 protestantes franceses, con François Leguat a la cabeza, que huían de la persecución religiosa a la que se sentían sometidos en Francia. A la vista de las colinas de Rodrigues exclamaron que habían descubierto el “Paraíso terrenal”.Dos años después, aburridos de estar solos deciden ir a Maurice. Las desgracias les acompañarán y solo 3 de ellos podrán regresar a Francia. Leguat escribió la primera crónica sobre la isla en la que habla y describe pormenorizadamente la flora y la fauna que la poblaban.

Los vientos azotan la isla

La siguiente colonia no se estableció hasta 1735 por orden de Francia con la instalación de un regimiento que se dedicó a capturar miles de tortugas. No es hasta 1792 en que llegan a la isla verdaderos colonos. Después de diversos ataques entre ingleses y franceses no fue hasta el año 1837 en que los colonos la habitaron ya sin interrupción.
Actualmente la población que reside en ella, unas 38000 personas, es mayoritariamente de origen criollo descendientes sobre todo de esclavos africanos y de malgaches que viven en su mayoría de actividades que tienen que ver con la pesca, la agricultura, la artesanía y estos últimos años el turismo naciente.

Panorama de Rodrigues

Desde el año  2002 en que accedió a la autonomía, Rodrigues se administra gracias a una Asamblea regional y a un consejo que se reúnen cada semana..
Al contrario que Maurice, que está invadida por el turismo, Rodrigues es un lugar tranquilo y auténtico. Ruda y austera la describen sus habitantes, colinas resecas por el viento, playas poco accesibles, costas rocosas…calma increíble. Eso es lo que le confiere su particular encanto. Campos dónde pacen vacas y ovejas, pueblos dispersos o simplemente casitas dispuestas en el paisaje con los vecinos a la puerta que comparten un buen vasito de ron. El paisaje está forjado por el viento que ha modulado los árboles hasta dejarlos casi como esqueletos. El sol sale pronto, sobre las 4.30 de la mañana los rodriguenses ya están realizando las tareas del campo y de la pesca. A partir de las 4 de la tarde los comercios y administraciones cierran y los habitantes se refugian en sus casas, pues la noche, como en el trópico, se presenta de improvisto.

Playas rocosas y solitarias

Aunque la modernidad llega a la isla con el uso de Internet (eso sí lento y con cortes inesperados), o el teléfono móvil, lo hace despacio y de manera moderada, sus habitantes no quieren sacrificar su modo de vida en aras a un turismo destructor del medio ambiente.

Toda la isla merece que se la visite y que se tome el tiempo de explorar sus rincones más recónditos pero existen varios lugares interesantes que no hay que perderse como la famosa caverna Patate que se adentra más de 1 km en las profundidades y que posee  impresionantes estalactitas y estalagmitas.

En el pequeño pueblo de Rivièra Banane se encuentran dos de las playas más impresionantes de la isla. En bahía Topaze uno puede sentirse olvidado del mundo.

Islotes en la laguna

El litoral puede recorrerse en gran parte a pie ya que existen numerosos senderos y realizando una media de 10 km diarios, se tardarían 5 días en dar la vuelta completa a la isla. Es un placer sin límites encontrar una playa paradisíaca a la vuelta de un camino.

Las más bellas playas tienen nombres evocadores, Pointe coton (punta algodón),Trou d’argent (agujero de plata), Saint François…otros nombres sugerentes detallan la geografía de la isla:  la Pointe du Diable (punta del diablo), la Baie Topaze (Bahía Topacio) o le Mont Piquant (Monte picante)…La montaña más alta es el Mont Limón (Monte limón) que solo tiene 400m.

La belleza de la laguna

La capital, Port Mathurin que cuenta con apenas 6000 habitantes, continúa siendo un pequeño pueblo tranquilo lejos de cualquier tipo de agitación, casas con puertas y ventanas coloreadas, antiguas mansiones coloniales, pequeños jardines, tiendas en las que se vende de todo y en las que es preciso buscar entre las montañas de mercancías dispersas para encontrar lo que se quiere, viejas tabernas con hombres jugando al dominó ante un vaso de ron…es otro mundo suspendido en un tiempo pasado. Lejos de los clichés al uso Rodrigues es una isla diferente, tranquila, olvidada por los turistas hasta hace bien poco y en la que sus habitantes quieren seguir llevando un ritmo de vida sin sobresaltos. Las carreteras están aún poco desarrolladas, hay pocos medios de transporte y no es extraño ver gente andado por las rutas que hace autostop a cualquiera que pase. Todos se conocen en Rodrigues y uno tiene la impresión de que se trata de una gran familia que comparten un mismo destino.
El sábado en Port Mathurin tiene lugar un colorido mercado en el que poder comprar todos los artículos de la artesanía local, como los sombreros de paja, los cestos o la miel que es reputada por su pureza.

Playa de Trou d'argent

La flora y la fauna que en otro tiempo fueron la riqueza de la isla, han sufrido los ataques de la civilización. Muchas de las plantas y animales endémicos que la poblaban han desaparecido. Otras como el murciélago roussette de Rodrigues son en grave peligro de extinción, aunque en los últimos años la población ha recuperado desde los 70 a 100 individuos en los años 70 hasta casi 900 en la actualidad. El naturalista Gerald Durrell recogió especímenes de este murciélago y los aclimató en cautividad para poder así proteger la especie. Entre las especies vegetales que aún pueden verse están la planta llamada “café marrón”, o “la mandrinette” y entre los animales la fauvette o el cardenal amarillo. Las tortugas gigantes que la poblaban han desaparecido, así como alguna especie endémica de pájaro incapaz de volar y muy parecido al dodo de Maurice, el solitario de Rodrigues que Leguat pudo ver y dibujar cuando visitó la isla. Las tortugas se extinguieron a finales del s XVIII debido al exceso de capturas pero algún proyecto ha visto la luz desde entonces y ahora sigue habiendo importantes colonias de aves en los islotes de la laguna.

Vista de la laguna y los islotes

En el 1691, François Leguat se estableció durante dos años en Rodrigues. Sus impresiones, recogidas en un relato de su viaje publicado en Londres en 1708, nos dejan la impresión de una isla salvaje llena de vida. Leguat se encuentra con miles de tortugas, tantas que dice que podría recorrerse la isla pisando sobre sus caparazones.

Tortugas en libertad

La reserva de tortugas François Leguat nació a partir del año 2005 y fue el sueño de dos expertos en medio ambiente, Owen Griffits y su esposa que deseaban hacer un proyecto para la reintroducción  de la tortuga gigante de de Rodrigues. Hoy el centro está en pleno funcionamiento desde el 2007 a través de una reserva que rinde homenaje al primer hombre que describió la fauna de la isla. La reserva está ubicada en plena naturaleza y cuenta con una sucesión de cavernas subterráneas que recorren todo el subsuelo. Hoy viven  en ella 1100 tortugas de Aldabra y tortugas estrelladas entre más de 130000 arbustos y árboles replantados para recrear la flora original de la isla, de ellos 145 son originarias de Rodrigues y 25 especies son endémicas. De algunas de ellas quedan menos de 10 ejemplares en la naturaleza.

Tortugas e imagen de la reserva

Las tortugas en tiempos de Leguat debían sobrepasar los 300.000 ejemplares, la última desapareció a finales del s.s XVII. Las dos especies introducidas actualmente en la reserva no son las que originalmente vivían en Rodrigues, sino parientes próximas de Maurice. La tortuga de Aldabra es una de las más grandes de las tortugas gigantes, pesa unos 250kg en edad adulta y puede vivir 100 años, la estrellada es la más hermosa de las tortugas terrestres, su peso puede llegar a los 10 kg y la más vieja conocida llegó a los 189 años. La intención de los gerentes de la reserva es que todos y cada uno de los animales endémicos de la isla estén presentes en la reserva.

La reserva está situada al sud este de la isla en Anse Quitor, a solo 10 min del aeropuerto y para visitarla la tarifa es de unos 8 € (285 rupias) .

Reserva de tortugas François Leguat

En cuanto a la flora, que antes de la llegada del hombre era de un bosque denso y lleno de vida, se ha realizado un proyecto de reforestación para frenar la erosión de la laguna lo que ha dado lugar a un verdadero manglar que se ha ido extendiendo. Los habitantes se han dedicado a reimplantar especies vegetales endémicas, algunas con nombres evocadores y misteriosos, como madera de hierro, madera de mango, madera apestosa, café marrón… Los bosque originales de Rodrigues habían sido quemados por los cazadores de tortugas  y muchas de las especies originarias de plantas sirvieron de pasto a los animales que se habían introducido como las cabras, vacas y ciervos. Ratas, gatos y cerdos introducidos por el hombre terminaron con los huevos de muchas especies endémicas. En el corto espacio de 300 años la flora y la fauna de Rodrigues fueron diezmadas.

Los fondos marinos de Rodrigues

Pero lo más impresionante es la fauna que puebla los arrecifes de coral, verdadero paraíso para buceadores. En la laguna se dan citas numerosos especímenes de tiburón o la inmensa barracuda. Cerca de las playas hay colonias de pepinos de mar, erizos o peces piedra que pueden producir pinchazos mortales si se marcha descalzo.

Los manglares

El arrecife de coral sirve de barrera protectora dentro de la cuál se extiende una laguna de aguas poco profundas con varios islotes que rodea la isla. Entre  estos islotes se encuentra el de Coco de apenas 500 m de largo y que es una reserva ornitológica. Para visitarlo es preciso disponer de un permiso que expiden las autoridades locales, aunque solo se puede acceder a una parte. En cambio no es posible acceder al islote vecino de Sables reserva también ornitológica. El islote de Coco se encuentra a 4km de la costa y se llega hasta él en piragua, aunque el último km es preciso hacerlo  a pié, debido a que la poca profundidad de la laguna hace aflorar a los corales y los bancos de arena, haciendo del viaje toda una aventura. Solo una parte se visitará para observar a las miles de aves que la pueblan, siempre bajo la mirada de los dos guardianes que velan para protegerlas. La isla está invadida por los pájaros desde la sterna repressa que en Rodrigues llaman el “pájaro de la virgen” por su blancura, el noddi o charrán que denominan “mandarin” o el denominado yeyé o charrán sombrío al que los habitantes dan este nombre por su grito particular.

El pulpo u ourite secando al sol

Una de las actividades que más sorprenden al visitante de Rodrigues es el trabajo que desarrollan más de 600 mujeres de la isla, la de pescadoras de pulpos (en criollo piqueuse d’ourite) , trabajo durísimo y que está sujeto a múltiples peligros, como las picaduras de las temibles rayas, o las mortales del pez piedra, o el mordisco de las morenas. La única ventajan que encuentran a su labor, es que las autoridades les asignan un pequeño subsidio cuando por causa de mala mar esto impide que trabajen. El exceso de capturas de pulpos se deja sentir en la disminución progresiva del número de ejemplares capturados, así como en el tamaño menor de los especímenes actuales en comparación con lo que se pescaba hace unos años. Muchos pescadores han cambiado su actividad hacia la pesca del pepino de mar, que es un manjar codiciado por la población de origen chino. Pero la disminución de la pesca en la laguna es flagrante y muchos rodríguenses pobres que la tenían como despensa ya no pueden contar con la pesca como manera de subsistencia.

Para llegar a Rodrigues es preciso pasar antes por Maurice desde dónde hay vuelos cotidianos que tardan 1h 30 min (el precio oscila entre 150 y 200€) y un barco ferry semanal que lleva a la isla y que gestiona la empresa Mauritius Shipping Corporation que tarda unas 36 horas en la travesía y ofrece cabinas desde 1350 rupias (35 €) . Se aterriza en una pequeña pista que parece suspendida en otro mundo, casi sobre el mar. Desde la  isla de la Reunión se puede volar dos veces por semana haciendo escala en Maurice.

Playas solitarias

Rodrigues sufre de ciclones potentes que además de modular el paisaje crean un verdadero problema para sus habitantes. La temporada de ciclones suele situarse entre enero y febrero, que son los meses menos aconsejables para visitarla. De noviembre hasta abril se extienden los meses de verano con temperaturas entre 28º y 32º.

El cambio climático se ha dejado sentir también en la pequeña isla, la sequía es más persistente. Incluso los huertos sufren de la falta de agua y los habitantes se empobrecen al no poder cultivar las verduras para la subsistencia porque todo lo que viene de fuera es caro. Rodríguez  siempre ha sido mucho más seca que Maurice, pero en los últimos años la escasez de precipitaciones lleva a generar verdaderos problemas de abastecimiento de agua potable por lo que hay varios estudios en marcha para poder encontrar una solución. Mientras los habitantes, amables y cercanos siguen llevando una vida tranquila a pesar de los problemas, de la escasez de reservas de agua, de los poderosos ciclones que la azotan, de la falta de perspectivas para los jóvenes o del agotamiento de las reservas de pesca. Rodrigues vive suspendida en el tiempo, al ritmo del viento, y a pesar de ello en calma.

Quiero agradecer su ayuda a  Stéphane Sinclair que dirige y coordina la BNM (Biblioteca Numérica de Mauricio) por sus informaciones y particularmente a Aurèle Anquetil André , Director General de la reserva de tortugas que me ha proporcionado toda la información necesaria.

LAS ISLAS ANDAMÁN : EL PAÍS DE LOS CAZADORES DE CABEZAS

Cuentan que el primer occidental que se adentro por estas tierras fue el viajero Marco Polo que las llamó, “el país de los cazadores de cabezas” puesto que las tribus que en ellas vivían tenían, entre otras, la costumbre de cortar la cabeza de sus enemigos. En el s XVII los británicos crearon en ellas una inmensa prisión conocida por su dureza. Durante la 2º Guerra Mundial fueron invadidas por los japoneses. Una vez que la India alcanzó la independencia en 1947 pasaron a depender de ella.

La primera vez que me interesé por este archipiélago situado en el Golfo de Bengala y a solo 200km de Birmania, fue a principios del 2004. Poco tiempo después los efectos del tsunami pusieron en el mapa a estas lejanas islas, así como al cercano archipiélago de las Nicobar que forma parte del mismo territorio. En el año 2006 escribí un primer artículo sobre ellas y desde entonces no han cesado de interesarme. Muchas cosas han cambiado en estos años, entre otras que las Andamán son mucho más accesibles al turismo, que ya no son esas islas lejanas y desconocidas y por consiguiente que están perdiendo su inocencia primitiva para convertirse en un nuevo paraíso para viajeros en mal de lugares exóticos.

Hace unos años el viajero francés Loic Marchat visitó estas islas y  tras el tsunami se encontró con el germen de lo que ha llegado posteriormente, la invasión turística. En el 2006 el gobierno indio intentó sin éxito vender algunas de estas islas a promotores turísticos y Loic desde su modesta página realizaba el siguiente llamamiento a los viajeros.

ADVERTENCIA
“Las Andamán son menos bellas que las Maldivas, son sucias, hay mosquitos y moscas de la arena y serpientes marinas venenosas no hay nada para emborracharse y salir por la noche y se duerme en cabañas.
NADA, salvo para el que se tome el tiempo para saborear la autenticidad, esta atmósfera de fin del mundo…
Entonces id a hacer jet ski a Tailandia y a las Maldivas o bien venid y respetad la vida insular…dejadnos y sobre todo dejadles verdaderas islas.”

Llamamiento que no ha perdido vigencia y que debería ser tenido muy en cuenta si se piensa viajara a estos territorios.

Los archipiélagos de Andamán y Nicobar se encuentran situados a unos 800km al este de la India junto a las costas de Birmania. Su notoriedad estos últimos tiempos se debió a que durante el tsunami de diciembre del 2004,7000 personas perecieron allí.


De las Nicobar ya escribiremos otro capítulo, las Andamán son alrededor de 300 islas de las que solo 38 están habitadas. Pertenecen a la India desde el S XVII. El acceso ha sido durante mucho tiempo rigurosamente controlado. Actualmente los problemas administrativos son menores pero no puede prolongarse la estancia más allá de 30 días. El permiso se obtiene en el mismo puerto o aeropuerto. Algunas de las islas tienen prohibido el acceso y en otras solo es posible visitar ciertas áreas, siendo el resto de acceso restringido. Estas áreas son las denominadas “reservas tribales” en las que viven los pobladores de las distintas etnias presentes en las islas.

Hasta hace unos pocos años solo había dos formas de llegar  a las islas, bien desde Madrás con avión por precios que sobrepasaban los 450€, o bien en barco que tarda seis días en la travesía de ida y vuelta y el coste rondaba los 80 €. Actualmente hay compañías Low cost que realizan vuelos desde Chennai hasta Port Blair a diario y por tanto los precios se han abaratado, hay más de 14 vuelos diarios con Port Blair. También existe la posibilidad de viajar desde Calcuta con la Jet Airways con un trayecto de 2 horas o bien por vía marítima.

Si eran lugares aún poco conocidos, con turistas a cuenta gotas y alejados de los circuitos, en el espacio de poco más de 6 años desde que escribí sobre este lugar, han dado un vuelco espectacular. Cuando escribí la primera vez sobre las islas, los visitantes anuales no llegaban a los 30.000, cifra que se ha quedado pequeña puesto que ahora sobrepasan los 100 mil, lo que ha provocado muchos problemas para la población autóctona, debido a que se ha producido una inflación galopante que hace que los habitantes se hayan empobrecido. Las autoridades indias fomentan el turismo hacia las islas, convencidos de que esta es una manera de desarrollarlas y de rentabilizar las inversiones. Incluso pagan a los funcionarios el coste del billete de avión para visitarlas.

Pero las islas no están preparadas para este aumento en el número de visitantes por la escasez de infraestructuras. En las islas hay cortes de luz bastante frecuentes y el agua escasea. Estos últimos años han sufrido racionamiento en el gasto de agua debido a la sequía persistente.

Las islas Andamán tienen el aspecto típico de una postal para turistas, hay playas de arena blanca, aguas cristalinas, cocoteros, arrecifes de coral y temperaturas temperadas durante todo el año. Pero no todas las islas son paraísos en los que poder adentrarse, una gran parte del territorio está prohibido y ciertas islas son inabordables.

Las anécdotas abundan sobre la isla de Sentinele del norte, de apenas 47 km2, habitada por una tribu formada por entre 50 y 200 personas que siguen viviendo en la edad de piedra y que reciben con arcos y flechas a cualquiera que desembarque en sus playas con riesgo evidente para su integridad. Cuentan que algunos pescadores indios que han llegado a la isla lo pagaron con su vida. Los helicópteros que han sobrevolado el lugar han sido amenazados a golpe de flechas impidiéndoles acercarse. La población de estas islas se cree que emigró desde África hace miles de años, durante siglos se creyó que practicaban el canibalismo, aunque esta teoría pierde cuerpo. La población que sufrió el azote del tsunami hasta provocar enormes cambios en la costa y la estructura de su territorio, es completamente autónoma. Construyen barcos con troncos y pescan en los alrededores de la costa y son cazadores recolectores. Ningún antropólogo ha logrado llegar a la isla para estudiar a estas poblaciones y el gobierno indio, por el momento pretende no inmiscuirse en sus asuntos, ya que no representan ningún peligro evidente ni son una zona estratégica.  Es un paraíso prohibido en el más amplio sentido.

La capital de las Andamán es Port Blair y desde allí salen ferrys a distintas islas. La más visitada es Havelock .En esta última y por 1 euro al día se pueden alquilar pequeñas cabañas sobre pilotes en medio de una exuberante vegetación. Las playas se conocen por números (hay 7) y la mayoría, debido al relieve, son solo accesibles con motos acuáticas. En Havelock se concentra el turismo de las islas y la mayoría de los alojamientos.
La razón de preservarlas es que en ellas han vivido durante siglos completamente en autarcía varias tribus. Hay dos grandes grupos étnicos en las Andamán, por un lado los  Grandes andamanés , grupo muy pequeño de apenas 50 personas y al que pertenecían los Bo que se extinguieron definitivamente hace unos años con la muerte de su última representante. Cuando leí la noticia tuve una fuerte emoción, la mujer tenía 85 años y con ella se extinguía también su lengua, la Bo, que no volverá a ser hablada en la faz de la tierra. Otro grupo es el de los Onge-jarawas, al que pertenece la tribu primitiva antes mencionada de los sentinele, además de los jarawa, los Onge y otra tribu también desaparecida, los Jabil. Algunas no tuvieron contacto con el hombre blanco hasta 1991 (gracias a un intercambio de cocos!)

Los Jarawa son recolectores, cazadores y pescadores y durante el tsunami presintieron la llegada de éste y se refugiaron en las partes altas de la isla. Han sufrido innumerables ataques a su independencia, entre ellos la construcción de una carretera que atravesaba su territorio, pero una decisión sin precedentes de la Corte Suprema india ha ordenado que esta ruta sea clausurada con lo que se preserva por el momento su territorio.
La naturaleza se ha preservado mejor que en otros lugares y existen 242 especies de pájaros. El bosque denso ocupa más del 86% del territorio. El clima es de tipo monzónico con una estación de lluvias que dura desde mayo hasta diciembre, con unas precipitaciones que se cifran en unos 3000mm anuales. Entre enero y abril se desarrolla el verano que es la mejor estación para poder visitarlas puesto que al no haber precipitaciones el acceso es más fácil.


Si bien es cierto que existen moscas de la arena, cuya picadura es imperceptible, pero que provocan heridas que se abren e infectan, éstas solo están en ciertas playas muy concretas que los habitantes mencionan a los turistas.
Hay islas a las que no puede accederse y algún que otro desaprensivo intenta que los turistas las visiten, pero el peligro de encontrarse con patrulleros es real y puede llevar a penas de prisión.

Mi agradecimiento a Loïc que me permitió usar las fotos de su viaje

CONSEJOS PARA NOVATOS QUE VIAJEN A MARRUECOS

Marruecos es un país súper fácil de abordar.
Quiero hacer un pequeño resumen de todas las cosas que normalmente me preguntan los viajeros y así ayudar a muchos a organizar un viaje a Marruecos, sobre todo y en primer lugar, dejando a un lado todos los tópicos sobre el país y aclarando ciertos puntos.

Típica imagen de la Kutubia en Marrakech

Marruecos es un país súper fácil de abordar. Se puede ir solo, sin saber nada de árabe ni de francés. No se necesita guía para la mayoría de los recorridos porque orientarse y que te orienten es muy simple. Puede que sea uno de los escasos países en los que aún puede vivirse una aventura sin alejarse mucho de Europa, y uno puede sentir que ha retrocedido en el tiempo estando en el s XXI.

– Solo reconozco que es Obligatorio hacerse con los servicios de un guía en ciertos lugares del desierto y por los caminos del Atlas. Que a nadie se le ocurra subir por las estribaciones del Toubkal sin alguien experimentado al lado, pues la meteorología cambia sin cesar. Lo mismo digo cuando uno se adentra en ciertas pistas saharianas que pueden estar minadas….

Dunas de Tinfu en la zona presahariana

– Mejor ir sin tours organizados que simplifican la visita a unos cuantos lugares muy manidos y llenos de turistas y a los bazares.

Djema el Fná por la noche

– La moneda, el Dirham se compra in situ, porque no es exportable (mejor dicho, no lo era hasta hace muy poco, aunque se pueda sacar ahora una pequeña cantidad), en cualquier banco y si se va en coche en el puerto de Algeciras las agencias de viaje suelen tener cambio ventajoso…hay que mirar.

Regatear es un arte, no es un engaño, aunque hay que estar muy atento.

Todo reposa en una cuestión muy simple, no se trata de que una cosa tenga un determinado valor y me pidan tal o cual precio, en realidad nunca sabremos cuanto vale realmente, se trata de qué precio quiero o estoy dispuesto a pagar por ella. Si vamos con la idea de que por un objeto queremos solo gastar un determinado dinero, será mucho más fácil para nosotros acabar con la sensación de que te han timado.

El mayor zoco para el regateo está en Marrakech

El vendedor debe intentar sacar el mejor precio posible y el comprador debe tener nervios de acero. Un consejo es mostrarse siempre lo menos interesado posible y firme en la idea del precio, aunque te tachen de “catalán” ….pero no hay que abusar y debe uno saber muy bien que la artesanía se paga y que tiene un valor. Me abruma y avergüenza cuando veo a gente que se cree más inteligente que el vendedor cuando le hace una oferta ridícula, eso es una falta de respeto hacia su trabajo y hacia su persona. Como todo uno termina aprendiendo y con los años la técnica de comprador va mejorando, tal vez solo es cuestión de haber metido la pata en alguna ocasión.

Entrada a una tienda del zoco

Yo no diría que hay un precio por el que hay que empezar a regatear, aunque generalmente no suele ser el que el vendedor pide, ni remotamente. Eso de la mitad o un tercio puede ser una referencia, pero si te digo mi método de compra es muy distinto a ese. Generalmente suelo valorar el objeto en cuestión, de manera totalmente subjetiva, porque nunca sabré su verdadero valor de mercado, esta valoración va más en consonancia con lo que yo quiero pagar por él, o lo que estimo que es un precio justo. Después de eso suelo ofrecer un precio menor al que yo pagaría por él para así tener un margen de maniobra.

Las tiendas son como cavernas de Alí Babá

No suelo subir más del precio que me he puesto como tope, nunca cedo y eso el comerciante lo percibe y ya sabe que puede o no seguir regateando conmigo. Normalmente me llaman “catalana”, echan unas pestes y solemos llegar a un arreglo, pero siempre dejo un margen para hacer que el vendedor sienta que me ha convencido un poquito, es un asunto de respetar el ego de cada uno. Él siempre ganará, porque sino, no me dejaría el objeto, y yo pago lo que me he propuesto.

En realidad cuando vayas debes de empezar conociendo el precio del mercado en España, y a partir de ahí sabrás que en Marruecos debe de ser mucho más barato, ese es un punto para empezar a aprender a regatear. Esto es casi un arte que uno aprende metiendo la pata, y sobre todo dejando escapar muchas veces buenas oportunidades, porque más vale eso que llevarse un capricho, que uno no necesita, a un precio desorbitado.
A veces te pueden sacar de tus casillas, pero hay que saber imponerse y decir NO. A mí me molestan mucho los comerciantes que piensan que eres un poco tonto y no te valoran, con esos desde el primer momento no sigo negociando, aunque me lo dejen regalado, y además se lo hago saber, porque es una manera de que aprendan a respetar.

Dónde se compra cada artículo

En cuanto a las preguntas de dónde hacer las compras es cierto que son más caras las cosas en lugares como Marrakech, excepto tal vez el cuero. Hay que tener en cuenta que en esta ciudad se dan cita la mayoría de los turistas que llegan al país, todos los vendedores de la ciudad pretenden hacer cada día “su agosto”. En lugares más reculados el arte del regateo es más reposado que allí y como tienen menos visitantes es más fácil llegar a un acuerdo.

Especias, productos de belleza, utensilios para el hamman, todos pueden adquirirse en Marrakech que para estos artículos es el lugar en el que encontrar mayor variedad.

Venta de plantas y productos para el aseo

Mi tienda favorita en Marrakech. Un paraíso para comprar jabones

Cada ciudad está especializada en una artesanía, Safi es conocida por su cerámica, como Fes o Salé, las tres principales, así que en estas tres ciudades es posible comprar más barato todo el barro. Cada ciudad tiene un tipo de cerámica distinta, con dibujos y colores que les son propios. Personalmente uso los tajines de Safi especiales para el fuego (se ponen siempre encima de una placa metálica que podréis conseguir en el lugar dónde los compréis) y en cuanto al resto de cosas, la cerámica de Fes, en azul y blanco es la más refinada, la de Salé es colorista y menos formal.

Para comprar alfombras hay muchos lugares, cada región tiene su especialidad. En general se suele distinguir entre las alfombras de ciudad y las bereberes. La alfombra real es un tipo que mezcla motivos preexistentes en Marruecos a otros que vienen de Oriente Medio. Entre estos tenemos las célebres r’batis o de Rabat. Es en esta ciudad dónde mejor pueden comprarse. Las alfombras r’batis son más modernas que el resto de las existentes en Marruecos, pero generalmente su terminación es más cuidada. Se cuenta que su origen remonta a la llegada de los andalusíes a esta región después de su expulsión de España, aunque los más antiguos que se conservan datan del s. XVIII.

Trabajo de madera en Marrakech

Las alfombras de Taznakht en el alto Atlas son muy reputadas. Tienen fondo amarillo y dibujos geométricos que alternan rojos profundos, blanco sucio y verde. Otros lugares dónde adquirir alfombras a buen precio en los lugares de producción, como: Znaga, Ait Ouchen, Tamassin o Sektana en la provincia de Ouarzazate.

También en la cooperativa de la propia ciudad pueden encontrarse alfombras bien trabajadas y a precio razonable. En el medio Atlas en los alrededores de Meknes y las provincias de Fez y Taza. Los kilims bereberes vienen de las montañas del Atlas y además de estar tejidos están bordados.

Para comprar madera mejor Meknes o Tetuán y en Essaouira la célebre madera de tuya.

Zoco de Tiznit

Las joyas de plata en Tiznit dónde un importante centro que fue en tiempos zoco de los artesanas judíos ha permanecido hasta ahora.

Entrada a la medina de Tiznit

El cobre y otros metales trabajados en forma de bandejas, teteras, etc  en Marrakech y Fez  y los bordados en Fez, Meknes, Tetuán o Salé.

Trabajo de los metales en Marrakech

Hay muchas maneras de llegar a Marruecos.

Muchos llegan en avión, ya sé que es más fácil y cómodo, pero ir hasta Marruecos en coche ayuda para poder desplazarse fácilmente por el país. No hay que tener miedo a coger el coche desde España y atravesar el estrecho, es una experiencia muy intensa e interesante, eso sí, conducir por Marruecos exige unas mínimas precauciones.

Camiones cargados hasta los topes

En los últimos años se ha desarrollado una red de autopistas que está previsto que lleguen hasta Laayoune, aunque ahora se paran en Agadir, tramo este último que acaba de ponerse en marcha hace unos meses y que ha dividido por la mitad el tiempo que se tardaba entre ambas ciudades (3h ahora).El resto de carreteras son medianas, peor que las nacionales españolas e incluso algunos tramos bastante complicados. Para acceder a ciertos lugares más vale un 4×4, pero en general entre las grandes ciudades las comunicaciones son fáciles.
Un consejo útil es no conducir durante la noche, las carreteras nacionales y regionales están mal balizadas y los camiones ruedan a sus anchas.

Hombres y animales en equilibrio precario

A la entrada y salida de las ciudades y pueblos suele haber varios controles de la Gendarmería o de la policía en los que  es preciso pararse siempre, so pena de tener problemas, por lo que es mejor entrar y salir a velocidad reducida.

Hasta estos últimos tiempos no había radares fijos en Marruecos, pero tras un cambio en la ley se empiezan a instalar, así que mejor respetar la velocidad. No existe el 10% que se señala en España de margen. Hasta ahora se veían los radares a la legua, pues estaban colocados en trípodes en los lados de las carreteras o en medio de la autopista, o bien en coches camuflados. Era bastante fácil ver alguno a lo lejos. Ahora estarán mucho más discretos hasta que los conductores empiecen a saber dónde los han colocado. Evitad hacer el loco por la autopista, solo con ir a más de 120 ya estáis perdidos, porque es preciso pagar la multa en el acto…. por lo que es mejor entrar y salir a velocidad reducida.

La ruta más temida la subida al Tizi n'Test

Carreteras peligrosas en Marruecos hay muchas, pero en el top ten hay dos bastante complicadas, una es la carretera entre Marrakech y Ouarzazate a su paso por el Tizi n’Tichka que se cierra en muchas ocasiones por la nieve y que es uno de los lugares en los que se producen más accidentes. Quiero recordar a los turistas franceses que murieron dentro del coche hace unos años en un lugar como el Tizi n’Tichka de camino a Ouarzazate porque había nevado y en esa época es impracticable. Hay barreras de nieve que la Gendarmería cierra cuando no se puede pasar pero hay imprudentes por todas partes.

La bajada hasta Taroudant desde la cima

Pero la palma se la lleva la carretera del Tizi n’Test entre Marrakech y Taroudant, en la que auténticos kamikazes al volante de jeeps turísticos pueden poner vuestra vida en peligro. En esta carretera hay que estar muy sereno, tomárselo con mucha tranquilidad y nunca, nunca, bajar la guardia.

Furgoneta turística que nos embistió en la montaña y se dió a la fuga

Los trenes han cambiado, no se parecen en nada a aquellas tortugas ruidosas de los años 70 y 80.

El único problema de los trenes, o el principal, es que solo están entre los principales ejes, toda la periferia de Marruecos, como Agadir, o Ouarzazate, por ejemplo, no tienen servicio de tren. Ahora son bastante potables, limpios y puntuales. Aunque aún quedan algunos de época prehistórica, cuando viajar en tren era encomendarte a Allah, porque tardaban horas y horas.

Subiendo al Toubkal

No está mal usarlos si solo vas a ir a las grandes ciudades. Los buses si son de la CTM son también bastante aceptables y cada vez mejores. Sin duda lo mejor el coche porque te permite más movilidad y sin esperas pero a mí de vez en cuando me gusta fundirme un poco en el mundo marroquí y usar el transporte público, aunque ya no se viaja como antes, gallinas, corderos y demás junto a los pasajeros!! Nunca he olvidado un autobús rural entre Sidi Bennour y Marrakech allá por el principio de los años 80 en que viajamos todo el trayecto (unos 120 km) inclinados hacia un lado por el excesivo peso de las mercancías en el techo. Es inimaginable lo que podía transportar aquel extraño aparato, gallinas, corderos y a toda una cohorte de campesinos cargados de cosechas con sus djellabas de tela gruesa y fuerte que cuando se sentaban a mi lado me picaban a través de mi ropa ligera. Hasta que una matrona entrada en carnes que les doblaba en peso les arreó un soberano sopapo a los que se querían frotar contra mí y se colocó a mi lado para protegerme de tamaños rústicos. Su imagen ha perdurado en mí todos estos años y es una pena que nunca entonces pensara en inmortalizar aquellos momentos, aunque jamás he podido olvidar esos viajes que guardan toda la esencia de Marruecos.

Es obvio que el casco es lo de menos..

UN TESORO A LAS PUERTAS DEL DESIERTO: LA ZAWIYA NASIRIYA DE TAMGROUTE

IMPRESIONANTE PAISAJE DEL VALLE DEL DRAA

El sentimiento que me produce descubrir ciertos sitios perdidos, o poco conocidos, se asemeja al que tiene un niño cuando abre los regalos que se han depositado a los pies del árbol de Navidad. Es un júbilo indescriptible, una sensación de inmensa felicidad. Es difícil que a uno le ocurra eso con un país al que siente como suyo desde hace décadas y sin embargo hay tanto por ver que me sigue pasando con frecuencia, incluso en ciudades turísticas, visitadas por miles de viajeros y de las que se han escrito millones de páginas. Creo que con los años voy adquiriendo una manera de ver las cosas mucho más receptiva. Sin duda a ello contribuyen mi conocimiento de la lengua, el acercamiento progresivo a la religión y a la cultura que siento ya como mías. Para conocer mejor Marruecos he dejado mi forma de ver las cosas con la mirada occidental para adentrarme en otro universo en el que son vistas con otra perspectiva. Me he despojado de todo prejuicio para darme al fin cuenta que hay otras maneras de vivir y de pensar que pueden llevarme a comprender mejor una realidad que para muchos es desconcertante. Que todo funciona a otro ritmo es lo primero que un neófito en este país percibe al llegar.

 LA ZAWIYA O MONASTERIO

Hay muchos Marruecos y el sur del sur es uno de ellos. Para llegar a Zagora hay que realizar un viaje de más de 6h desde Marrakech por carreteras que suben laderas vertiginosas como la del famoso Tizi n’Tichka que queda cubierto de nieve e infranqueable durante muchos días invernales, adentrarse en las tierras presaharianas, que parecen surgidas de un paisaje lunar, mientras se sube el Tizi n’Tinififft que es menos espectacular que el anterior, pero que horadado por un oued, ofrece en época de lluvias sensaciones espectaculares. Después se llega al más grande palmeral del país situado en el valle de río Draa que transcurre hacia Zagora, la pequeña población capital de la provincia.

Subida del Tizi n'Tinififft con la garganta horadada por el oued

Tamgroute se encuentra a unos 20 km de Zagora en la orilla contraria  del río Draa. Es una pequeña ciudad de unos 6000 habitantes, una de las últimas poblaciones antes de llegar a la frontera argelina. La población actual se compone mitad de bereberes y mitad de árabes.

Tamgroute, que se encontraba en el camino que las caravanas tomaban para ir hacia Tombouctú, tuvo desde el s XI un importante papel como centro religioso. Abú Hafs Iben Ahmed Al Ansari fundó en el 1575-76 una escuela coránica que dispensaba sus enseñanzas a alumnos que venían de muchas partes del mundo musulmán.

La Zawiya Nasiriya

La orden Nacirí aparece en un momento de gran crisis social en el Magreb propiciada por la muerte del sultán saadian Al Mansour en 1603. La batalla que se libra por la ascensión al poder tiene una enorme repercusión en las zonas del norte del Sahara en las que emergen poderosos líderes religiosos. En el valle del Draa el cheick Mohammed Bin Nasir (1603-1674) se ha ido labrando una reputación de hombre sabio y acaba por ganarse el respeto de la población arrastrando a gran número de seguidores de sus enseñanzas. Bin Nasir, que había nacido en Aghlou, llega a Tamgroute en 1631, funda la Zawiya (una especie de monasterio o escuela coránica con un maestro que dispensa sus enseñanzas) y enseña en ella alrededor del 1640. Se convirtió por entonces en un importante centro del Islam sufí y su influencia fue tal que financiaba otras zawiyas en diferentes regiones de Marruecos, como la del valle del Souss, en la población de Irazan, que llegó a tener más de 500 estudiantes. Esta universidad Coránica adquirió tal reputación que hasta ella llegaban más de 1500 estudiantes de Oriente Medio y África.

La Zawiya con la imagen de la mezquita

La corriente sufí busca la revelación y la aproximación a Allah a través de la pureza, la contemplación y la sabiduría y para ello se dedica al estudio en profundidad del Corán y de los textos científicos. Los sufíes consideran que toda realidad tiene dos caras, la exterior y otra escondida a la que es preciso llegar a través del conocimiento. Los sufíes se organizan en cofradías al mando de un jefe espiritual y es sobretodo a partir del sXII y XIII  en los que se encuentran dentro de una organización estructurada. El Cheick dispensa su enseñanza a sus discípulos que realizan juntos una serie de ejercicios como las veladas, las letanías, o las danzas.

La tumba del santo

Bin Nasir escribió numerosos tratados sobre la religión islámica y amplió las enseñanzas de la cofradía Chadhiliyya y de su fundador Abu Hassan al Chadhili (famoso santo sufí marroquí del s XIII) que luchó contra el integrismo religioso.

El minarete

Su sucesor fue su hijo Ahmed Bin Nacir (1647-1717) que peregrinó 6 veces a La Meca y atravesó para ello numerosos países. En cada uno de sus viajes fue fundando ramas de la cofradía que su padre había creado. Es autor de un libro de memorias que recoge sus peregrinaciones “El Rihla”, nombre con el que se conoce también a un género literario árabe que recoge los escritos de viajes ( en parte traducido en 1846 por A. Berbrugger) . Durante sus viajes Ahmed Bin Nacir, que era un apasionado de los libros, recopilaba todo lo que iba encontrando sobre el Islam y así fue creando una gran biblioteca que se convirtió en una de las más ricas de África del norte. Llegó a acumular más de 4000 manuscritos de gran valor. Algunos han sido dispersados a otras bibliotecas de Marruecos y otros han desaparecido, pero el fondo de la biblioteca sigue conservando miles de obras magníficas.

La hermosa puerta labrada del edificio del santuario

La actual Zawiya se yergue con sus techos verdes en la tierra roja del valle del Draa. Se compone de una mezquita, una medersa para estudiantes del Corán, la tumba del fundador y la famosa biblioteca. Desde su fundación todos los líderes de la cofradía han seguido siendo los descendientes del fundadory todos ellos jugaron un gran papel en la trasmisión de la doctrina sufí.

La venerada tumba

La Zawiya, que se reconstruyó en 1869  tras ser destruída por  un incendio, ha vivido en autarcía del poder central durante siglos. Sus fundadores quisieron crear en Tamgroute una medina para levantar el estatus del pueblo y reunieron en él a una serie de artesanos y comerciantes traídos desde Fes, con el que Tamgroute mantenía estrechas relaciones. De esta época queda la tradición de la cerámica verde que ceramistas de Fes trajeron con ellos. La Zawiya percibía tributos de sus adeptos con los que poder hacer frente a sus necesidades y realizar obras caritativas. Los numerosos rebaños de que disponía se confiaban a la tribu de los Oulad jellad que eran nómadas y los pastoreaban. También poseía tierras fértiles que hacía fructificar. Con este sistema lograban sustraerse al poder del sultán.

Decoración del interior

Actualmente la zawiya ejerce una gran atracción entre los habitantes de la región que vienen a rogar en la tumba del fundador por su intersección. Es refugio de numerosos pobres que se quedan en sus instalaciones esperando una limosna de los visitantes.

La biblioteca que surgió del desierto

El tesoro de la zawiya es la pequeña y polvorienta biblioteca, un espacio simple amueblado con estanterías de cristal en el que duermen joyas centenarias. Algunas pueden verse encerradas en cajones acristalados llenos de la arena del desierto, unas mesas centrales destinadas a los estudiosos que pueden tocar semejantes reliquias sentados en sillas escolares y poco más. Es un lugar espartano y que a simple vista se asemeja más a la biblioteca de una escuelita rural que a una biblioteca que contenga tales riquezas. Delante de la biblioteca los obreros están arreglando un pequeño patio, junto a ella la escuela coránica, en la que estudian alrededor de sesenta pensionarios. El guardián de tales tesoros es un viejecito apergaminado y minúsculo que recibe a los visitantes intentando explicarles algunos datos en su propia lengua. Ali Khalifa Bent Hassan lleva 59 años al servicio de la zawiya como bibliotecario y me recibe encantado al saber que soy una colega. No hay dinero para preservar los fondos y eso que estudiosos de muchos países del Golfo Pérsico se acercan hasta aquí para ver in situ los manuscritos, incluso un americano, David Gutelius, ha escrito una tesis sobre el lugar. Pero todas estas visitas no se han concretado en ningún plan de salvaguarda, ni en la protección para generaciones futuras de tan valiosos libros.  Hace unos años se hablaba de un acuerdo entre Marruecos y Alemania para la digitalización del fondo documental, pero el tiempo ha pasado y palabras como digitalizar suenan demasiado futuristas en una biblioteca que necesitaría al menos estanterías adecuadas para la exposición de los documentos, de un sistema de protección frente a los insectos y de higrómetros para mantener el grado de humedad y la temperatura adecuados. Todos estos simples instrumentos y medidas que parecen ya sacados del pasado en las bibliotecas actuales son sin embargo un lujo en Tamgroute. Alí Khalifa me confirma que el clima seco del desierto ha ayudado a preservar los documentos y que felizmente carecen de problemas de insectos que si afectan a otra parte de la zawiya, concretamente a la tumba del santo. Veo diseminadas por las estanterías bolitas de naftalina o algo similar, que supongo son las que han mantenido a raya a los intrusos. Me encantaría llevarme un recuerdo de este lugar porque según voy recorriendo las estanterías, y Alí Khalifa me va contando de qué tratan los ejemplares expuestos, mi asombro va en aumento. Confieso que en algún momento se me pone la piel de gallina porque sé que soy una privilegiada al poder contemplar documentos semejantes, que pueden desaparecer en cualquier momento por una desgracia climática, un incendio, un robo, o por los daños causados por la mala conservación. Tal vez nunca tenga la posibilidad de volver aquí y de retomar la conversación con el bibliotecario. Alí Khalifa creo que ha percibido mi entusiasmo por el lugar y por sus tesoros y me permite en voz baja y cuando han salido los últimos visitantes, que haga una foto del lugar y de los libros, pero les tengo demasiado aprecio para pensar en provocar algún problema con mi cámara, ya que las fotos están prohibidas, y me limito a hacer una foto de la biblioteca. No tendré nunca una imagen de los arabescos iluminados, ni de la escritura de Avicena o Averroes , nunca podré contemplar en mi casa lo que me hizo vibrar en Tamgroute, pero los guardo en la memoria, en el corazón y tal vez por ello, porque no me llevé ninguna imagen, cuando ya estén borrosos en el recuerdo, deberé volver para verlos. Es un deseo que espero ver cumplido, aún me queda tanto por visitar en la región que será la excusa perfecta para volver por la Zawiya. Pero si que me he llevado una foto de Alí Khalifa en la entrada de su dominio, no podía salir de allí sin mostrar al guardián del tesoro que tantos años lleva contemplando estos manuscritos y velando, al menos en su pobre medida, contra su degradación. Tengo que volver porque el tiempo ha sido limitado, y porque quiero preguntar tantas cosas que se me ocurren ahora.

Ali Khalifa el bibliotecario

Si algún día, que espero no llegue nunca, los salafistas tomaran el poder en Marruecos, cultos tan respetuosos del otro como el sufí, estarían en peligro y manuscritos como estos podrían desaparecer en la tormenta del integrismo. Mi deseo es que se digitalicen cuanto antes para que puedan permanecer para la posteridad.

Manuscritos para la memoria

De los miles de manuscritos que se encuentran en la zawiya si solo algunos de ellos formaran parte del fondo documental de una biblioteca en cualquier otra parte del mundo, serían considerados por si solos como uno de sus mayores tesoros, tener tantos juntos es un privilegio. Algunos de los manuscritos que datan del s XI están escritos con pluma de cáñamo que se mojaba en jugo de nuez. Los iluminadores usaron tinte índigo para el azul, henna para el rojo ,una decocción de hierbas para el verde y el azafrán para el naranja. Algunos manuscritos están encuadernados en piel de gacela y  en otros el papel está creado a partir de corteza de tamarindo. Muchos vienen de Granada, de Sevilla, de Córdoba, o de Toledo. El más antiguo data 1063 y es un manuscrito cordobés.

La biblioteca

Entre los que más me llamaron la atención y que son los que están expuestos en las vitrinas con las páginas abiertas:

-Un Corán del s XIV en caligrafía cúfica que es un estilo de grafía árabe muy antigua y que se desarrolló a partir de la ciudad iraquí de Kufa proveniente de la antigua caligrafía siríaca. Los trazos cúficos tienen formas rectas y ángulos. Hay una gran diferencia entre la escritura cúfica que se desarrolla en la Península árabiga y la de los países del norte de África.

– Numerosos escritos de Ibn Sina (Avicena) , Ibn Rushd (Averroes) y El Khawarizmi famoso matemático y astrónomo del s IX.

-Una traducción de Pitágoras al árabe

-Un plano del Alejandría y del delta del Nilo que data del s XIII.

-Un mapa celeste con los signos del Zodíaco recubiertos de oro.

-Un libro de álgebra del s XVI dónde cada cifra de color violeta ocupa toda la página.

-Tratados de gramática árabe, diccionarios, tratados de álgebra, matemáticas y de astronomía.

-Un curioso diccionario turco/árabe.

-Un manuscrito en berebere escrito con caracteres árabes que data del 1600.

-Escritos sobre medicina  como un curioso tratado sobre enfermedades y su tratamiento. En tintas diferentes aparecen una explicación de la enfermedad con su sintomatología y en otro color aparecen los remedios asociados a ella.

-Un tratado de farmacopea datado del s XIII.

-Un tratado de genealogía

-Coranes iluminados

Peregrinos de la Zawiya

Nuestro improvisado guía

Los peregrinos pululan por los patios de la zawiya en espera de la ayuda del santo, son en su mayoría pobres que no tienen dónde ir y algunos de ellos con problemas mentales. Todos esperan las limosnas de los visitantes pero nadie pide nada, se mantienen a la espera. Al salir, una peregrina nos ruega que la dejemos en Amezrou, la población contigua a Zagora. Durante el camino nos cuenta la dureza de su vida de viuda, pero al mismo tiempo nos sorprende su actitud en la que intuimos claramente que nos exige casi una limosna. Son 18 km en los que no ha parado de hablar y de quejarse de su estado.Nos cuenta que está de visita en la Zawiya porque desde que perdió a su esposo tiene los nervios destrozados y pega a sus cinco hijos. Es una situación embarazosa y nos sentimos molestos, nos embarga un sentimiento extraño, la limosna que preconiza el Islam es un ejercicio obligatorio para un musulmán, pero no debe de convertirse en la manera de vivir de una persona que puede tener otras salidas. A nuestras preguntas de porqué no busca algún trabajo para salir adelante nos responde con evasivas, le recordamos sus deberes de madre y el error del maltrato a los niños. El sentimiento mágico con el que dejamos la Zawiya ha quedado atrás, y nos topamos de bruces con la realidad.  En la Zawiya hemos dejado nuestra ayuda a las personas que ni siquiera nos la solicitaron, pero ahora somos incapaces de reaccionar ante tanta insistencia. Cuando baja del coche, perdidas sus esperanzas de recibir algo, la veo alejarse, negra silueta en una tierra roja, moviendo al andar los velos con los que se oculta. Mañana seguramente volverá a la Zawiya a reclamar ayuda al santo y a vivir de la limosna, pero pienso en sus hijos y en su vida y me lleno de tristeza porque el santo no podrá realizar tantos milagros que hagan cambiar la vida de todas estas personas, y menos nosotros, peregrinos de paso. Tengo que volver, y hacer algo más. Tengo el sentimiento de una deuda pendiente…

LOS ZOCOS RURALES DE MARRUECOS: UN PASEO EN EL TIEMPO

     “¡Oh sombrío Mogreb! Perdura largo tiempo aún, amurallado, Impenetrable a las cosas modernas; vuelve la espalda a Europa, e inmovilízate en las cosas pasadas.

Duerme mucho, mucho tiempo,y continúa tu viejo sueño, siquiera para que exista aún un país en la tierra en el que los hombres recen sus plegarias…”

Pierre Loti

1. Apuntes sobre el zoco: Una economía paralela.-

El zoco cubierto de Marrakech. Souk Haddadine

El zoco (o souk en árabe), es toda una institución en los países árabes. Más que un simple mercado, es una inmensa sala de reunión en la que poder entablar relaciones, verificar el estado de la economía, o incluso flirtear con la política al ritmo de conversaciones pausadas junto a un vaso de té. En el zoco se compra, se vende, se hacen tratos y acuerdos de todo tipo. Toda ciudad árabe tiene su zoco, o mejor dicho sus zocos si es una gran urbe, agrupados por corporaciones y cuya situación geográfica y disposición, contrariamente a que pueda pensarse que se trata de algo arbitrario, obedece a reglas estrictas e inmutables a lo largo de los siglos. Cada oficio tiene su plaza, determinada por la categoría social de sus integrantes.

Bullicio en el zoco de Marrakech

En las grandes ciudades el zoco generalmente se instala en el centro de la medina, extendiéndose por múltiples calles y callejuelas. Originariamente ciudades como Marrakech se han desarrollado al abrigo de un zoco que era lugar de descanso y abastecimiento de las caravanas que se dirigían hacia Tombuctú.

Vendedor de frutos secos

Fuera de las murallas y el perímetro de la ciudad, solían establecerse los zocos de ganado y en ocasiones de verduras frescas, que los campesinos traían de los huertos de los alrededores. Aún hoy, en muchos lugares, siguen coexistiendo el zoco principal del centro y otros más pequeños enclavados en puntos estratégicos de las salidas de las ciudades.En cambio en los pueblos, el zoco ocupa un espacio delimitado en el exterior. Suelen ser de carácter semanal, algunos mensuales y otros anuales coincidiendo con Moussems o celebraciones especiales. Algunos pueblos incluso han llegado a existir alrededor de un zoco establecido semanalmente y han heredado de éste su nombre actual, así por ejemplo estarían las poblaciones de: Tlat Bougrada (zoco de los martes), Souk l’Arba (los miércoles), Khemis Zemmara (los jueves), Jamâat Shaïm (los viernes), Sebt Gzoula (los sábados), Had Draa (los domingos).

LLegada al descampado del zoco de los primeros campesinos

Si tomamos el ejemplo de Marrakech, los distintos oficios han ido dando nombre a los diferentes zocos, en  Souk Chouari se trabaja la cestería, en Souk Haddadine se forja el hierro, la madera en Souk Nejjarine, y la tintorería en Souk Sebbagine.

Los artesanos, elevados al rango de artistas, son el alma del zoco. Establecidos en corporaciones o cofradías con estrictas reglas y jerarquías, han dominado durante siglos y hecho perdurar los zocos. En esta jerarquía ascendente el maestro o maâlem es el artesano consagrado que tiene uno o varios aprendices a su servicio, dedicados a adquirir las reglas del oficio y perpetuarlo. Después de pasar una prueba de grado ante una comisión de maâlems, serán considerados a su vez como maestros y podrán abrir su propio negocio. Elegido por el resto de artesanos, la figura del amine hace oficio de conciliador. Si sus funciones dan resultado, un amine puede perpetuarse en el cargo, con el acuerdo tácito de los maâlems.

El corazón del zoco ha estado ocupado siempre por las mercancías consideradas de mayor valor, como sedas y joyas, y aún hoy son los lugares que mejor conservan el misterio heredado de siglos pasados. Las especias, por ser mercancías caras, dado que llegaban de lugares lejanos, han estado siempre en un lugar preponderante.

Ciertos oficios molestos se relegaban al exterior, como la tintorería del cuero o los mercados de animales. Otros se establecían en la periferia del zoco principal, como los distintos productos alimenticios pertenecientes a un rango distinto en el que nada tiene que ver el artesano.

Durante siglos se han considerado dos los oficios tradicionales en el mundo del zoco ya que han generado numerosos artesanos alrededor de ellos. Por un lado está el trabajo de la lana que pasaba de los cardadores, a los tintoreros, para terminar siendo tejida en hermosos tapices que aún hoy tienen en algunas ciudades un zoco especializado. Es tal vez el oficio artesano más antiguo del país. Por otra parte todos los oficios derivados del  trabajo del cuero, del que las crónicas ya mencionan en el s XIV la calidad de sus artesanos, y que pasará a denominarse universalmente como marroquinería.

En el zoco se producen tres principales formas de venta, por una parte el precio fijo que es lo más corriente entre los productos alimenticios, el precio fluctuante que da lugar al regateo entre comprador y vendedor, y la subasta,  o venta al mejor postor, que es la forma más corriente de intercambio en la parte denominada joutia.

La joutia y su colección inverosímil de trastos

Todo lo que en Occidente sobra

acaba siendo vendido en estos pequeños zocos

El único estudio serio hecho sobre el zoco, lo constituye el libro del antropólogo americano Clifford Geertz, “Le souk de Sefrou”, realizado  entre los años 1965 y 1971. El autor reflexiona abundantemente sobre los aportes del zoco a la economía general del país y sobre las relaciones sociales que se daban entre los distintos actores. Para  Geertz el zoco es una institución clave en la historia de Marruecos, tanto como pueda ser para China la burocracia de los mandarines.

Vendedor de frutos secos

A través del zoco como forma cultural, social y económica el autor desentraña muchas de las claves de la propia sociedad marroquí.

Geertz analiza los mecanismos de regulación del zoco, como el qirad, que es una especie de contrato, entre préstamo y asociación, que establece relaciones durables entre los contratantes. Una de las partes aporta el capital y el riesgo de la operación y no interviene en el negocio, con lo que se están tejiendo una serie de lazos intensos y de confianza entre ambos actores.  La  Zettat o derecho de paso por el que se paga un impuesto a la autoridad local para poder transitar por el territorio. Comerciantes ambulantes, entre otros, se someten a este sistema y extienden así el mercado a un ámbito regional. Por último el fondouk, lugar de reposo para los comerciantes ambulantes que distintas asociaciones caritativas alquilaban y con cuyos fondos financiaban el sostenimiento de los edificios religiosos. Originalmente albergues, florecían en los alrededores de los zocos, siendo además depósito de mercancías, o cuadra para los animales.

Verduras frescas de los alrededores

Para Geertz el bazar nace de la confluencia de los tres elementos anteriores. El fondouk  se convierte en un establecimiento que da lugar a distintos comercios formando un mercado permanente, y este comercio, que en un principio es  pasajero, pasa a ser permanente debido a las inversiones del qirad. La zettat o protección, da lugar a un mercado continuo y extenso geográficamente.

Vendedores de aceitunas

En Sefrou existían tres bazares y ello puede extrapolarse a la mayoría de los zocos de las distintas ciudades de Marruecos. Por un lado el bazar permanente en el interior de la medina, con sus tiendas y talleres. Los mercados periódicos, en este caso semanales, en los que se encuentran los mercaderes ambulantes, comerciantes locales y campesinos, y el mercado moderno, legado de la era colonial, que constituirían una serie de tiendas juntas.

Vendedor de especias

La nisba u origen de cada comerciante le predispone a una u otra actividad, por ejemplo los judíos que están dedicados a actividades comerciales tradicionales o artesanales. La importancia de esta comunidad en muchos de los zocos marroquíes ha sido profunda a lo largo de la historia.

La religión está presente en la economía del zoco a través de dos instituciones clave, el habús (propiedad material dedicada al bienestar espiritual) y la Zawia, esta última, cofradía de origen religioso a la que pertenecen muchos comerciantes.

A través del zoco se intercambian bienes y servicios, constituyendo un sistema económico aparte.

Distingue el autor entre los diferentes actores de la vida del zoco, el amine o mediador, original estilo de control social, así como una diferencia entre mercaderes y artesanos propiamente.

Para Geertz el intercambio (mbadla) es la base de la economía del zoco y la ausencia de información precisa sobre precios y mercancías, que da lugar al regateo, una de sus características principales. La fuerza de este intercambio reside en la palabra, por la que el comprador llegará a obtener lo que desea.

2. Zocos rurales: en el corazón del Marruecos ancestral.-

Transporte de animales hacia el zoco en Doukkala

En los zocos rurales, contrariamente a los de las ciudades, el artesano ocupa una plaza mucho menos importante, y un espacio menor. Este está ocupado en su mayor parte por los campesinos y seguidamente por los comerciantes ambulantes que recorren de zoco en zoco la región. Los artesanos están relegados a unos pocos oficios y dependen mucho de la región en la que se desarrolla el zoco, va desde oficios más tradicionales como los alfareros, sastres o zapateros, hasta otros más actuales, como los fotógrafos.

Pequeño café del zoco

La variedad de gente que puede reunirse en este espacio por unos días o unas horas, crea una pequeña ciudad efímera que ofrece todo tipo de servicios. Una parte importante del espacio lo ocupan los puestecillos de comida que proponen desde brochetas hasta té y buñuelos calientes.

Puesto de verduras

Verduras frescas de los huertos de los alrededores

Estos mercados son la ocasión para que los campesinos que viven en pequeñas explotaciones se acerquen a realizar sus compras a los pueblos. Puede vérseles con sus carrozas tiradas por caballos o mulos a lo largo de las carreteras. Las familias se reúnen para comerciar con sus productos y aprovechan para realizar visitas sociales. Son días de encuentros junto a una taza de té y un trozo de pan con mantequilla salada. Se va de casa en casa, como una peregrinación. Si la cosecha ha sido satisfactoria, algunos de los productos se usan como regalo a los parientes cercanos.

Una partida de damas en el puesto de higos chumbos que hace oficio de café

Los zocos rurales son el alma del verdadero Marruecos ancestral. Las costumbres ancladas en el tiempo siguen siendo las mismas. A la entrada del zoco se encuentra la tienda del f’qih, verdadero sanador de almas que vende oraciones y pequeños sortilegios basados en el Corán. Llevar uno de ellos colgado del cuello con un cordel le asegura a uno desde suerte en los negocios, hasta una próxima maternidad…pero es una protección contra el mal de ojo lo que la mayoría de los visitantes espera. El mal de ojo que causa estragos entre la gente. Se puede caer enfermo con solo presentir haber sido objeto de alguna de estas prácticas. El f’qih, investido de su aura de intérprete de los deseos de Allah,  recibe las donaciones de sus clientes que esperan en la cola ser recibidos. Algunos se acercan a la pequeña tienda y sentados sobre las alfombras que tapizan el suelo, recitarán junto a él versículos del Corán. Se trata de un acto de purificación por el que los pequeños errores del buen musulmán quedan perdonados.

La tienda del F'kih

El zoco reúne a los distintos comerciantes en espacios perfectamente delimitados para cada grupo. Los carniceros por un lado, no se mezclan con los vendedores de verduras, ni estos con los de frutos secos o especias, cada corporación tiene su situación.

Las sandías de Doukkala

Generalmente los vendedores de verduras ocuparán el espacio central y en las distintas alas se despliegan las cercas con los pollos aún vivos o las pequeñas tiendas de los carniceros con las cabezas de las reses colgando de un gancho.

Probando los melones

Cada uno rivaliza de ingeniosidad para hacer que los clientes potenciales se acerquen hasta ellos. Se gritan consignas de la frescura de los productos o de la belleza de sus colores y aromas, o del precio sacrificado por el que el vendedor se desprende  de ellos.

Zona central de las verduras

Los vendedores de verduras ocupan un lugar privilegiado en estos zocos de los pueblos. Las legumbres y verduras son esenciales en la alimentación, mucho más que la carne,  con la que muchos deben conformarse unos pocos días al mes. Los puestos dependen de las estaciones, ya que se venden los productos según las cosechas.

Habas frescas

Recorriéndolos uno puede hacerse a la idea de si la cosecha ha sido o no satisfactoria, si ha llovido, las frutas y verduras están a precios módicos y en abundancia, si no es así, se nota la carestía. La lluvia es el termómetro de la economía del país, la conversación constante entre este mundo de campesinos. Todo, absolutamente todo depende de ella. Si llueve los pastos son abundantes, el cordero no alcanzará precios exorbitantes para el Aid el Kébir, si llueve habrá dinero para las dotes, se podrán enviar los niños al colegio, comprar los útiles y abonos para la tierra…

Comprando los plátanos de Agadir

Los vendedores de carne se encuentran un poco más retirados, pues se considera que los olores pueden perjudicar a los visitantes. Entre el calor sofocante y el revoloteo de moscas y mosquitos, las cabezas de los animales se balancean suspendidas a un gancho. Esta presentación tiene una razón, expuesta así el comprador puede verificar la edad del animal del que adquirirá la carne, es casi como si la cabeza fuera el espejo del cuerpo.

Vendedores de aves en un lado

Especias y remedios ocupan un lugar privilegiado ,los poseedores de tales mercancías ejercen un poder sobre las mujeres que charlan animadas entre los botes de preparaciones curiosas, o entre pieles de animales que servirán para remediar no se que males misteriosos. Algún charlatán se cuela entre ellos y lanza sus llamadas alertando de la bondad de sus remedios únicos para tratar cualquier tipo de enfermedad, aprovechando la ignorancia de muchos de estos campesinos iletrados. Los Hlayki (literalmente “los que hacen corros”) reúnen alrededor de ellos a las multitudes mientras cuentan historias, gesticulan o dan saltos acrobáticos.

Campesinos llegando en carroza al zoco

El medio de locomoción más barato

Otra parte del zoco está ocupada por unos cuantos vendedores de ollas, cazuelas y platos para tajin. En los lugares en que la tradición de la alfarería es más fuerte suelen encontrarse a la salida del zoco grandes puestos con todos estos utensilios.

Enormes pilas de ropa usada en la que las mujeres se sumergen ávidas por encontrar algo a su gusto, útiles de labranza y aperos para los animales, ruedas usadas para los carros, muebles de múltiples procedencias, todo, o casi todo, tiene aquí cabida.

Montones de ropa usada

La joutia es la parte del zoco en la que se pueden encontrar toda una colección de objetos inimaginables, aquellos que uno pensaría que han desaparecido para siempre de la faz de la tierra. Originalmente nació como una especie de rastro en el que cualquiera podía vender un objeto al mejor postor en subasta pública.  Los potenciales compradores peregrinaban buscando pagar un precio mínimo. Poco a poco la joutia se ha ido asociando a todos los pequeños zocos rurales y convirtiéndose en un cafarnaúm de objetos varios, piezas de recambio, viejos artilugios casi inservibles, joyas antiguas, teteras  que han conocido tiempos mejores, y todo tipo de  electrodomésticos o enseres. En ellas muchos emigrantes venden los artículos traídos de fuera y esperan así sacar un dinero extra durante sus vacaciones. El espacio dedicado a esta actividad se ha ido agrandado con el tiempo y algunas joutias  son ya inmensas, como Derb Gallef y Derb Korea en Casablanca.

Al abrigo del zoco muchos oficios ambulantes plantan en ellos sus tiendas durante unas horas. No pueden faltar los peluqueros, dentistas o videntes. Las tiendas se suceden unas al lado de otras formando calles dedicadas a un solo oficio o a varios. Hay pequeños zocos rurales conocidos por su profusión de una u otra profesión. También hay cafés o pequeños restaurantes en los que poder degustar tajines o un simple té a la menta.

La tienda del barbero

La del peluquero

Pasearse entre esta marea humana es un ejercicio  de equilibrismo, sobre todo cuando se intenta pasar desapercibido y no llamar excesivamente la atención, cosa harto complicada. Me gusta el ambiente del zoco, presiento la pulsión de las vidas de todas estas gentes que se arremolinan entre los puestos, me gustan los olores, los gritos de los comerciantes, la música, los juegos de los niños, el olor a tierra y a verduras, a menta fresca y a especias, incluso los olores desagradables tienen aquí una connotación distinta. Uno puede toparse con una verdadera cohorte de los milagros, desde locos salidos de no sé que planeta lejano que desvarían y crean alrededor corros de curiosos, a otros que se dicen poseídos de algún demonio. Mujeres que leen en la mano la buenaventura, o que dibujan maravillosos diseños con henna, sanadores varios que ofrecen sus servicios a voz en grito, curiosos que se pasean indolentes entre los puestos verificando la mercancía con esmero para no comprar nada, niños que corretean tras un aro de metal, viejos que se pasean al sol o que echan una partida de dominó agachados en cualquier espacio libre.

Abuela y nieto de compras en el zoco

Y los colores relucientes de las pilas de verduras frescas, de las especias extendidas con esmero en barreños de plástico, de los dátiles y los higos secos que todo vendedor que se precie ofrece a probar a potenciales clientes. El color de las djellabas de las mujeres, rojos, verdes, amarillos luminosos.

Entre el griterío constante es fácil que se alce alguna voz para llamarte “nasranía” (más o menos cristiana) y convencerte para que te acerques a su puestecillo. Desde el f’qih que ve en cualquier europeo descarriado un alma potencial para salvar y que intentará por todos los medios llevarte hasta sus dominios, hasta los distintos vendedores que no pararán de ofrecer sus mercancías. Alguno se ilusiona si ve una cámara de fotos y rápidamente adopta una pose adecuada, no sin advertir a voz en grito al resto que va a salir en Europa. A esta llamada acudirán raudos los más animosos que se prestarán felices para participar en la parada. Si el  primero iba a salir en Europa, el resto se ven protagonistas de alguna película…

Un caballo espera paciente a que acabe su dueño

En la joutia me quedo mirando lo que nuestra civilización del progreso ha dejado como desperdicio a los países pobres, pantallas de ordenadores obsoletos, balanzas, piezas de coches o bicicletas, o bañeras descascarilladas que parecen haber naufragado en un mar de escombros. Entre todo este maremagno descubro a la pequeña princesa que como yo está mirando embelesada este despliegue de chatarra. Allí entre estos objetos inservibles es como una aparición de cuento.

La princesita rebuscando entre la basura

Detrás de una furgoneta me parece asistir a una conspiración, a alguna trama secreta, un negocio extraño se desarrolla entre tanto secretismo. Varios hombres se arraciman y esconden no se que mercancías y al acercarme con sigilo descubro que al fin solo están comparando el precio de…unas sandalias de goma!

No es un comercio ilícito, solo compran sandalias de goma

Pero la curiosidad me costará caro porque no ha pasado desapercibido mi interés por hacer fotos de todo lo que veo y en esta parte del zoco, en la solo encuentro hombres que compran y venden cualquier cosa, algún emigrante en Europa encuentra denigrante ser objeto de mi cámara y me reconduce sin amabilidad ninguna, no sin antes obligarme a borrar mis fotos. Para él, mi deseo de atrapar todo lo que veo, lo reduce a ser un mono de feria….Me apena esta postura pero nada puedo hacer ante su intransigencia y me vuelvo cabizbaja y dolida hacia el fondo del zoco, entre los campesinos que no han opuesto a mi curiosidad ninguna resistencia. Escapando de las críticas me escondo entre las pilas de  verduras y allí, en un pequeño puesto, lo descubro, tiene apenas unos meses y mientras su padre vende, él, en brazos de su madre, sonríe ilusionado mientras juega… con un pimiento.

El niño del pimiento

3.-Zocos con encanto.-

En todas las ciudades marroquíes, sean grandes, medianas o pequeñas, existe un zoco  que puede ser diario o semanal. Dejando de lado estos, harto conocidos por los turistas, hay en Marruecos algunos lugares rurales que son particularmente interesantes y curiosos por sus zocos coloridos y llenos de encanto, entre ellos los ligados a un Moussem o celebración, son particularmente interesantes.

Agdz: Situado en el valle del Draa en las faldas del Djebel Kissane, a unos 90 km de Ouarzazate. Su mercado de los jueves es conocido por la venta de dátiles de los palmerales cercanos y por las coloridas alfombras bereberes.

Ain Leuh: Situado a 25 km de la ciudad de Azrou en el Medio Atlas, es preciso atravesar un espeso bosque de cedros hasta llegar a él. Los miércoles se celebra un zoco reputado, aunque el lugar ha perdido de su encanto.

Asni: En la carretera al Djebel Toubkal a unos 47 km de Marrakech y a 1000m de altura, este pequeño pueblo posee un reputado zoco los sábados en el que se venden joyas y productos típicos de la región.

Demnate: Población cercana a las cascadas de Ouzoud, en el alto Atlas. Tiene un zoco  muy animado los domingos en los que se pueden encontrar productos típicos de la zona, como la cerámica o las aceitunas.

Imilchil: También llamado Souk al am (mercado anual), es tal vez el mercado más conocido del país entre los turistas. Situado a más de 2200m de altura en el alto Atlas. En el mes de septiembre hay un moussem de tres días, de viernes a domingo, en el que los jóvenes bereberes de los alrededores se reúnen para encontrar pareja, a lo que se une una gran feria de ganado entre las tribus vecinas. En los últimos años con la llegada masiva de visitantes ha perdido algo de su encanto inicial. Aparte de esta fecha, en el lugar se celebra el zoco todos los viernes y domingos.

El Jebha: Para llegar a este lugar es preciso bordear la costa a través de una hermosa carretera. Se encuentra a 52 km de Targa, en las montañas del Rif. En este pequeño pueblo de pescadores el día de mercado es el martes. Hay que tener cuidado con los insistentes vendedores de Kif.

Goulimine: En tiempos, importante centro del comercio del sur y puerta del Sáhara, y que hoy dormita entre las piedras. Tiene un zoco de camellos los sábados y un Moussem dedicado a este animal durante los meses de verano, cuyas fechas varían entre julio y agosto.

Had Gharbia: Pequeño enclave a unos 16 km de Assilah .Hay un zoco los domingos en el que se puede adquirir artesanía local y que reúne a los habitantes de muchas comunas vecinas.

Inezgane: Situado en el Souss, junto a la ciudad de Agadir, es conocido por su enorme mercado de frutas y verduras, principalmente los martes.

Moulay Driss Zerhoun: Pueblecito a unos 37 km de Meknes en el que se venera la tumba del Santo Patrón Moulay Driss. El último jueves de agosto tiene lugar un Moussem que reúne a miles de peregrinos. Es uno de los moussems que ha guardado más la autenticidad religiosa.

Oued Laou: Capital de la tribu de los Beni Saïd, a unos 50 km de Tétouan,  se encuentra en una hermosa bahía y en el zoco,  que tiene lugar el sábado, se reúnen las tribus de los alrededores. Es posible comprar artesanías de la región, como cerámicas y tapices. Es interesante visitarlo en julio durante el Moussem.

Rissani: cuna de la dinastía de los Alaouitas, es la capital del Tafilalet y tiene numerosos vestigios antiguos. Su animado mercado puede visitarse domingos, martes y jueves. De aquí es originario el famoso cuero filali, hecho con piel de cabra que se ha trabajado con cáscaras de tamarindo.

Sefrou: Es una pequeña ciudad situada a unos 30 km de Fes y reputada por su mercado de los jueves. Durante el mes de julio se celebra la festividad de la cereza que comienza el viernes y dura tres días durante los cuales hay numerosas actividades relacionadas con este fruto que terminan con la elección de la reina da la cereza.

Setti Fatma: Pueblo situado en la ruta hacia las cumbres del Oukaïmeden desde Marrakech. Encajonado entre las montañas en el valle del Ourika , además del zoco de los sábados, durante 4 días del mes de agosto se celebra un famoso Moussem. El lugar es reputado por sus hermosos paisajes y las 7 cascadas de los alrededores.

Sidi Yahia Benyounes: se encuentra apenas a 6 km de Oujda y en él reposan los restos de Sidi Yahia Ben Younes, según la leyenda el hijo de Jonás, venerado por las tres religiones. Es un pequeño oasis con varios manantiales. Tiene un zoco los viernes por la mañana y en septiembre se desarrolla un Moussem al que acuden las mujeres en busca de la fertilidad.

Tinerhir: Situado al norte de Boulmane en el valle del Dadés junto a las gargantas del Todra, en un extenso palmeral y a los pies de una imponente fortaleza del Glaoui, el caudillo del sur marroquí, tiene un zoco los lunes, y los sábados, un mercado de ganado.

Tafraoute: Situado en el anti Atlas, dispone de un importante zoco en el que a primeros de marzo se celebra la recolección de la almendra. El mercado dura de lunes a miércoles.

Tan Tan: En la ruta de Goulimine hacia el Sáhara tiene un mercado que se anima a finales de mayo durante el Moussem de Ma al-Ainin y en el que se reúnen las tribus nómadas del desierto y comercian entre ellas.

Zagora: Es una pequeña ciudad del sur del país que no llega a los 40.000 hab. Los miércoles y los domingos hay un gran zoco en el que abundan las múltiples variedades de dátiles de la región, así como artesanía, en especial trabajos con hojas de palmera. Durante el Mouloud, que festeja el nacimiento de Mahoma, se celebra un importante Moussem.

La región de Doukkala: Situada en la costa Atlántica, al sur de Casablanca es la región agrícola del país. Tiene algunos de los zocos más coloridos y auténticos, que no son turísticos, ni están dedicados a la venta de artesanía, por lo que conservan el carácter primitivo de estos lugares de intercambio. Primordialmente agrícolas son el polo de atracción de las tribus de los alrededores y reúnen a miles de personas. Los más grandes son los de Sidi Bennour, los martes y sábados, Khemis Zemmara, los jueves, Tlat, los martes…

El lugar más típico de todos ellos es el de Sidi Bouzid que durante el Moussem de Moulay Abdellah durante una semana en el mes de agosto, reúne a todos los amantes del caballo de la región y en el que se desarrollan las mejores y más coloristas fantasías del país, así como torneos de cetrería y actuaciones de grupos folclóricos.

Ha venido a vender su magra cosecha de patatas que cabe en un saco

“A los ojos de un extranjero, es un ruidoso caos: cientos de hombres congestionados en las avenidas, estos vestidos de harapos, aquellos con ropas de seda, esperando en cubículos, reuniéndose en las plazas, gritándose a la cara, susurrándose al oído, asfixiándose unos a otros con cascadas de gestos y muecas, todo ello envuelto en un olor de asnos y de objetos tan heteróclitos que incluso Dios no podría inventariar”             

Clifford Geertz

Azemmour mágica: entre un río y dos santuarios IV

Expresiones culturales

Durante siglos los artesanos de Azemmour destacaron por su saber y perfección, aunque la ciudad ha perdido poco a poco a la mayoría de ellos. Es la única ciudad de la región de Doukkala que ha sobresalido por la riqueza de su artesanía. Los judíos de la ciudad se especializaron en joyería y forja, y los bordados tuvieron una gran riqueza de motivos. Hoy subsisten apenas unas decenas de artesanos, aunque sobresale la singularidad de su alfarería, que se distingue de otras regiones por no ser vidriada. A principios de siglo ya los alfareros eran apenas dos docenas, su especialidad era confeccionar taârijas, esos pequeños tambores que utilizan los grupos folclóricos  femeninos y que son usados en todas las ceremonias importantes.

Algunos turistas la visitan en número muy reducido

Hoy la mayoría de la producción de taârijas se localiza en una aldea cercana, Sebt Douïb, en la que una gran parte de los habitantes son alfareros desde hace generaciones. La producción se ha diversificado y además de hacer taârijas para todo el país, salen de sus hornos tajines, braseros, y ánforas decoradas.

Muchas casas o riads en venta

Según la tradición la cantera de la que se extrae la arcilla fue donada a los alfareros por el tercer santo en importancia de la ciudad Sidi Wadud ( o Ouanis), él mismo alfarero de profesión. Cuenta la leyenda que el santo hacia vasijas para las abluciones de su señor, Moulay Abdellah, que tiene su santuario un poco más al sur de Azemmour, y que una vez hechos los dejaba atados en la orilla del mar y al ritmo de las corrientes eran llevados hacia el santuario. A su muerte Moulay Abdellah dijo de él “tú dabas forma a la arcilla mientras viviste y ahora darás forma a los hombres”. Hoy es el patrón de los alfareros que lo toman por protector y árbitro en sus disputas.

Tras la puerta se esconde la verdura de un huerto

Para redonar vida a la ciudad, la Asociación de amigos de Azemmour creó hace tres años el Festival du Printemps que se celebra el mes de mayo y en el que se mezclan distintas manifestaciones  culturales, como música, charlas, encuentros y exposiciones. El festival quiere ser un puente de unión entre África, América y Europa, y artistas de los tres continentes han participado en sus eventos.

Reconstrucción de una antigua morada

Informaciones prácticas

Azemmour se mantiene alejado de todas las rutas turísticas y eso que dista apenas 80 km de Casablanca y 16 de El Jadida, pero a pesar de que la autopista lo ha acercado considerablemente a las grandes urbes del país, es raro ver turistas extranjeros en sus callejuelas. Si es cierto que una nutrida comunidad judía sigue visitándola esporádicamente. Tal vez debido a ello la ciudad carece de una estructura hotelera en consecuencia, aunque si podemos encontrar algún alojamiento de calidad.

Sorpresas en cada rincón

Sorprende encontrar en un sitio tan pequeño, un riad de la belleza y distinción del Riad Azama, recordando el antiguo nombre de la villa, que ha sido restaurado con enorme minuciosidad. El lugar es magnífico y está decorado con gusto y respeto, una joya.Los precios están muy por debajo de lo esperado en un lugar de esta calidad.

http://www.riadazama.com/

El riad Azama tiene 4 suites y 2 habitaciones , cada una decorada con un exquisito gusto y que responden a nombres del patrimonio cultural de la ciudad.
Los precios, muy ajustados por la calidad del lugar, van a partir de 44€ por una habitación individual y 55€ por una doble.
Hay servicio de restaurante y para estancias semanales el cúscús de los viernes es oferta de la casa.

Hermoso patio del Riad Azama

Minuciosamente restaurado

En otro estilo la casa de huéspedes L’Oum Errebia apuesta por una decoración moderna en sus 6 habitaciones que tienen magníficas vistas al río. Las paredes de la casa sirven de sala de exposición a artistas locales y pueden adquirirse las obras.

La casa ha sido restaurada en un espíritu marroquí moderno, pues respeta la división de una morada marroquí, aunque moderniza muchos elementos.
Lo mejor son las vistas que ofrece en cada una de sus habitaciones.
Sirve de sala de exposiciones a los artistas del lugar y a muchos otros y en sus paredes cuelgan multitud de cuadros que pueden ser comprados por los huéspedes. Organiza inauguraciones y eventos entorno al arte.
Lo peor es que sus precios la hacen demasiado cara, pues una habitación individual está
entorno a los 600Dh y una doble puede llegar a los 1200Dh. Hay ofertas, como pagar 3 noches cuando se han estado 5…etc

http://www.azemmour-hotel.com/

Ya comenté en el artículo dedicado a El Jadida algunos de los lugares cercanos que merecen una visita, pero apuntaría alguno más, como Mehioula, situado río arriba, excepcional campo de naranjos traídos de China y en el que los zemouris se reunían en familia para gozar de la naturaleza y del río.

Azzemmour y l'Oum er Rabia

A 2km de Azzemour está la inmensa playa de arenas blancas conocida de sus habitantes y de algunos amantes del surf y kitesurf, pero aún lejos de las multitudes.

Los doukkalis son amantes de los animales, especialmente los caballos y los halcones y son abundantes los festivales, encuentros y concursos que se dedican a ambas especies. Hay una pequeña aldea en la que sus habitantes se han especializado en la cría de halcones para la cetrería y a ella acuden los entendidos de medio mundo, sobre todo de los países del Golfo Pérsico, para hacerse con algún ejemplar. En el douar Lakouassem se es halconero de padres a hijos y se puede observar todos los días el vuelo de estos magníficos ejemplares que los dueños sacan al campo a entrenar. Los vecinos se harán un honor de enseñar a los visitantes la belleza de sus ejemplares.

Como curiosidad para conocer lo que fue en tiempos esta villa dejo un enlace a una hermosa página web en la que los marroquíes dan testimonio de su historia por medio de fotos, allí encontrareis una buena colección de instantáneas de Azemmour a principios del s XX.

http://www.marocantan.com/azemmour/

El río a principios del s XX

 

La puerta de Bab el Oued

Azemmour mágica: entre un río y dos santuarios. 3 Calles, murallas y santuarios

Calles, murallas y santuarios

Azul y blanco son los colores de la ciudad

Las murallas fueron levantadas en piedra caliza en bloques soldados con cal. Rodeando la kasbah  el paseo de la ronda tiene unos 2m de anchura y desde él puede observarse un panorama único del río y los alrededores. Muchos de los tramos, que unen hasta 6 bastiones, están hoy en muy malas condiciones y es complicado poder bordear toda la muralla. En época portuguesa existía también un foso que ha sido rellenado con el tiempo.

Las calles bajan en pendiente hasta el río

Aparte de la muralla portuguesa quedan aún restos de fortificaciones y torres islámicas que los portugueses utilizaron, abriéndose troneras en algunos muros y poniendo cañones para la defensa. Así mezclados los elementos de una y otra cultura han seguido en simbiosis durante siglos.

Cegadoras fachadas encaladas

Del antiguo bastión portugués (Dar el baroud) solo subsisten ruinas pero nos dan una idea de su fortaleza. Aún hoy las murallas ocres y severas se mantienen erguidas y altivas frente a las inclemencias del tiempo . Del patrimonio y riqueza de la ciudad apenas dan una idea las bellas puertas ornamentadas con motivos diversos que esconden patios y fuentes.

Detalles de las fachadas

La ciudad tenía un mellah, barrio judío y una medina, barrio musulmán, que han sufrido las inclemencias del tiempo. La medina se extiende en las riberas del río agripada a los acantilados de los que las casas son una prolongación y parecen surgir desafiantes del fondo de las aguas.

 

Hermosas puertas en cada esquina

Largo tiempo abandonada y ocupada por habitantes de las aldeas, muchas de las antiguas residencias burguesas han comenzado a ser objeto de restauración, con mayor o menor acierto. Aún quedan en muchas calles solo el silencio de unas puertas cerradas desde hace años y la blancura de los muros. Guardan sus nombres  el recuerdo de sus moradores y así hay una calle: alkharraza (de los zapateros), addarraza o de los tejedores, alkhayyata de los sastres,  oficios en los que los habitantes eran maestros consumados, como el tejido de tapices, el cosido de babuchas o el bordado cuyos motivos, dragones, pavos reales, leones, han seguido traspasando siglos.

Casas abandonadas en espera de propietarios que les den vida

De entre las numerosas fuentes de la medina quedan pocos ejemplos para la posteridad, pero es preciso destacar la de la Djemaa lakbir (Gran mezquita) que data del s XI, época Almoravide.

Calles en obras y la ciudad que se renueva

Frente a la antigua puerta de entrada de la ciudad, Bab Maghzen se encuentra la nueva medina dominada por la zaouia o santuario  de Moulay Bouchaïb. Llegado a Azemmour en el s XII para restablecer la ortodoxia, el santo es objeto de veneración y gran hacedor de milagros, según cuentan los adeptos. Se acude a él para hacer que nazca un hijo varón, o en asuntos de posesiones demoníacas, en los que sería de gran ayuda. Los fieles abarrotan la “sala de las suplicas” y realizan procesiones alrededor del mausoleo. En  el mes de julio hay un famoso Moussem cultural y religioso entorno al santo y en él se reúnen miles de peregrinos venidos de todo Marruecos.

Puertas abiertas al visitante

Cuenta la leyenda que Lalla Aïcha el Bahariya se desplazó desde Bagdad para conocer al santo, otros dicen que el santo, enamorado en sueños de su imagen, la hizo venir desde tan lejos con sus plegarias, otras historias aún cuentan que se conocieron en Bagdad, dónde su amor no prosperó por oposición de la familia de ella.  Llegada a Azemmour, Aïcha equivocó su camino y se ahogó al borde del mar y allí mismo es dónde se erigió su santuario. Los dos enamorados están ahora separados por el Oum er-Rabia.

Restos de un rico pasado

El santuario de Lalla Aïcha al Bahriya (Lalla Aïcha de las olas o la marina) se encuentra junto a la desembocadura, a unos 3km de la ciudad y es lugar de peregrinación de mujeres en busca de la fertilidad, de un marido, o de resolver problemas conyugales. El lugar es muy simple, pequeño y pobre, apenas unas dependencias encaladas. El rito consiste en desvestirse y pintarse de henna desleído en agua de mar y bañarse posteriormente en 7 olas sucesivas, rito que hoy ya no se celebra junto al mar, sino en un pequeño hamman adyacente que saca el agua de un pozo salino. La mujer dejará en la tumba alguna de sus prendas y su peine. Recibirá a cambio un cinturón verde que no deberá dejar de llevar puesto. Cuando quedé embarazada, el cinturón debe volver junto a la santa. Las blancas paredes del mausoleo están impresas con dibujos en henna que representan manos impuestas por las peticionarias, o bien símbolos de difícil explicación.

Un toque de color en el blanco dominante

Los ritos asociados a las curaciones por posesión o encantamiento tienen otros componentes como las ofrendas que es preciso hacer para que los djins, o espíritus malignos, liberen al paciente. Cada djin tiene su especialidad, Issa necesita del sacrificio de una res, pero Sayeh Bouderbala apenas necesita unos frutos secos.

Imagen de época de Moulay Bouchaïb

Durante siglos los peregrinos se han amontonado a las puertas de ambos santuarios y los fieles, en un alarde de fe ciega, han seguido los pasos que los rituales exigen. La fe, la Niya, todo depende de la fe, dicen las orondas matronas que esperan su turno para hacer el ritual que les dé un hijo. De la fe y de la ingenuidad de aquella que se somete al tratamiento depende el resultado final, y fe ciega no les falta. Alrededor del santuario se han implantado numerosos videntes  que mezclan religión y magia,  paganismo, superstición, y que emparentan profundamente con antiguos ritos preislámicos seculares. Es tal vez un sustituto al psicólogo de nuestras sociedades occidentales y que, por lo que se puede observar, termina con el mismo número de curaciones.

 

 

Azemmour mágica: entre un río y dos santuarios.Mirada al pasado

Mirada al pasado

Tal vez Cartaginesa, o tal vez romana, la ciudad de Azama fue ocupada por tribus bereberes y tuvo una importante población judía, cuyo testimonio es el morabito del santo Rabbi Abraham Moulnis que la comunidad sigue aún hoy venerando, minúscula tumba blanca a la entrada del Mellah. Su nombre actual, Azemmour, significa en berebere “rama de olivo”.

Emplazamiento de la tumba de Abraham Moulnis

Con la llegada de los árabes la ciudad fue islamizada en el 667 y se creó en ella una comunidad soufí que ha perdurado en el tiempo. Es posible en algunos pueblos de Doukkala asistir a ceremonias derivadas de ritos sufíes que tienen que ver con el trance y la meditación. No será hasta 150 años más tarde en que los musulmanes de rito ortodoxo tomen el control de los asuntos religiosos.

Entrada a la medina

En siglos posteriores se construirá un puerto y desde sus riberas zarparán muchos navíos a la conquista de Andalucía.
El 1144 es un año nefasto para la ciudad, territorio de Tamesna que está en poder de la tribu berebere disidente de los Berghouata, ya que será destruida  y con ella sus industrias artesanas. Tres años más tarde los Almohades ocupan el territorio y desalojan a los primeros habitantes bereberes para instalar en ella a la tribu Doukkala que será la que perdure hasta nuestros días.

Puerta de la medina

En esos tiempos convulsos de asaltos y destrucción, vive en la ciudad un santo hombre  llamado Moulay Bouchaïb que muere en el 1166, con más de 90 años, y que dejará su impronta para las generaciones futuras que siguen en nuestros días venerando su figura y sus enseñanzas.
En el s XIV bajo el gobierno de los Merinidas la ciudad pasa a ser dominada por la corriente que viene de Fez, entonces capital del reino.

Las murallas

A finales del s XV (1482) la tranquila vida de la ciudad cambia completamente. Los portugueses establecen una  factoría comercial y nombran un delegado. El alosa, un pescado próximo al salmón de carne delicada y sabrosa está haciendo que la pequeña Azemmour salga del letargo. El pez remonta el estuario del Oum er-Rabia por millares y los zemmouris han encontrado en su pesca la salvación de su economía. Con los portugueses se comprometen a entregarles 10000 alosas secas anuales .Esta riqueza pesquera será indiscutiblemente la que lleve la ciudad a su pérdida, pues los portugueses terminarán por atacarla para hacerse con el comercio y hacer de los habitantes sus vasallos a través de un tratado de soberanía.

Tras numerosos rifirrafes con los navíos portugueses, Azemmour es atacada por una flota de 500 barcos que han subido por el río al mando del  Duque de Bragança. El 3 de septiembre de 1513 más de 15000 hombres toman la plaza, la fortifican creando las murallas actuales y dejan un batallón en el bastión que construyen. Pedro de Sousa pasará a ser el gobernador de la villa.

Mezquita de la medina

Son años de prosperidad económica para el pequeño enclave y años en los que un esclavo negro  zemmouri, Estebanico, pasará a formar parte de la historia de la Conquista de América. Capturado en Marruecos y vendido como esclavo en Cádiz, viajará en la expedición que Núñez Cabeza de Vaca lleva hasta la Nueva España, este esclavo originario de Azemmour será el primer africano árabe  que ponga el pié en América y la ciudad de Tampa le recuerda hoy con un monumento.
Veintiocho años después los portugueses pondrán fin a su conquista y en 1541 abandonan la plaza. El Ayyachi, célebre caudillo que combatió a los portugueses, será nombrado caïd en 1606.

Las casas al borde del río son hoy hoteles

El río dejará de ser navegable debido a las numerosas presas, la baja del caudal y el cegamiento por la arena lo que hará que el puerto de la ciudad dejé de ser próspero y así sumirá a sus habitantes en el letargo.
Durante el siglo XVII muchos de los judíos expulsados se refugiarán entre sus murallas.

Hermosas puertas que recuerdan un rico pasado

Hasta la llegada del sultán alauita Moulay Ismail Ben Chérif que lo prohíbe se seguirá comerciando con Europa.

Es la última ocasión en que la vida de la ciudad se verá trastocada, Azzemour se sume en la torpeza y el sopor. Años después la colonización acaba con la poca riqueza que quedaba, ya que muchos de los burgueses que la habitan, entre ellos numerosos judíos, desertan sus calles para establecerse en poblaciones que empiezan a prosperar en el comercio, como Casablanca, abandonando sus antiguas residencias que quedan en las manos de la población rural que se había establecido fuera de las murallas. La pesca del sábalo  ya no es posible porque la construcción de la presa de Sidi Maachou en 1923 ha terminado con esta riqueza, el pez huye de las aguas del río ya que no puede remontarlo para desovar, es la última catástrofe de la ciudad que pierde población sin remedio. Hace apenas 30 años que la enorme riqueza pesquera se agotó para siempre.

La medina ha sufrido el abandono

Así ha sido hasta nuestros días en que un nuevo impulso promete dotar a la medina de Azemmour de vida nueva, renovando casas, calles y servicios.

 

Azemmour mágica: entre un río y dos santuarios. A la orilla del Oum er-Rebia

“La ciudad entera aparece peligrosamente colgada en un desorden pintoresco, de una blancura axquisita a la vista, sobre la cresta de un abrupto acantilado cuyos pies bañan las aguas rojas del río”                                                                                     Maurice Zimmerman

“Es la novia de la primavera y del otoño. Sus faros y sus almenas, cuales astros brillantes, observan su valle”                                                                                                          Ibn al Khatíb (s.XIV)

(Oh Moulay Bouchaib, Oh tú que das machos…) Canción popular de Doukkala

Murallas

A la orilla del Oum er-Rebia

Olvidada por la historia se esconde a la sombra de El Jadida, su hermana mayor, desde hace muchos años, tantos que incluso para los marroquíes ha pasado a ser una gran desconocida.

Murallas y palmeras al viento

Situada en las orillas del segundo río más importante del país, el Oum er-Rebia (madre de la primavera), la pesca del sábalo, o alosa, la llevó al cénit de su gloria comercial y tal vez esa especialización fue también la que la dejó para siempre dormida tras pasar siglos de prosperidad. No es cruce  de caminos, ni puerto importante, ni urbe que destaque por sus monumentos, Azemmour, la Azaba mítica, es una minúscula ciudad dormida junto al río, escondida tras sus murallas, replegada en si misma. Parece que en las callejuelas tan solo hay niños que juegan y gatos que corretean tras ellos. ¿Sentirán aún el perfume de aquellos casi míticos alosas, hoy desaparecidos, que tanta riqueza dieron a sus habitantes? Al volver una esquina se oyen los rumores de una pequeña mezquita de impolutos muros blancos y minarete casi de juguete, incluso esos murmullos de rezos son aquí más suaves y discretos. Todo en Azemmour está hecho a tamaño reducido, discreto, como excusándose de seguir ahí tras el paso de los siglos, sin molestar, sin levantar demasiado la voz.

De un lado la ciudad nueva y tras las murallas la medina

Dicen de los doukkalies que son gente ruidosa pero poco contestataria, franca, honesta, pero sin ánimos de lucha y tal vez por ello nunca los zemouris han levantado la cabeza para pedir que su ciudad se suba al tren del progreso que está llegando a otras regiones de Marruecos.

Desentonan en algunos muros graffitis de colores vivos en oposición al blanco y al azul que lo dominan todo, irreales, parecen más bien creados para universos bien lejanos, pero no para esta villa de tonos suaves. Tal vez fueron en su momento un desafío de modernidad, pero ahora se ven como algo incongruente. Es posible que muchos artistas crearan estas obras para redonar vida a sus calles, para despertarlas del letargo, pero son más bien una curiosidad y poco o nada se han terminado fundiendo al entorno. Es una bofetada de color en el puro blanco ambiente.

Graffitis en las paredes de la medina

El poderoso Oum er-Rabia, en cuyas orillas se asienta la ciudad, viene ahora con mucho menos caudal y la ciudad nueva le da la espalda. La playa se extiende unos km más lejos, una playa abandonada por los bañistas de fuera, excepto algunos veraneantes, que poco o nada la conocen, puesto que compite con otras más grandes como Haouzia, apenas a 13 Km.

Azemmour la antigua es pura tranquilidad y quietud, silencio en sus callejas semi desérticas, abandono. Al otro lado de las murallas, Azemmour la nueva parece desperezarse con el ruido del tráfico y la vida en las calles, los comercios, el zoco, pura algarabía los martes, y los pocos artesanos que quedan aún, testigos de un pasado lleno de maestros.

Los niños corretean por sus calle solitarias

Los nuevos proyectos arquitectónicos que los políticos han empezado a publicitar auguran un renacimiento del casco antiguo, se apuesta por la renovación de calles, casas y monumentos y tanto entusiasmo en el aire es de esperar que no quede solo ahí, en proyectos vagos, y que esa reconstrucción del pasado ayude a los zemouris para asirse al carro del futuro.



GRUTAS DE LONGMEN: LOS ACANTILADOS DE BUDA

 “La cumbre. El monasterio.
Ya es noche. Alzo la mano
Y toco las estrellas.
Hablo en voz baja. Temo
que se despierte el cielo.”
Li Po

“Bajo el cielo no hay nada que sea estable, nada que dure siempre”
                                                                                     Buda

Espectacular vista de los acantilados en la neblina matinal

Louyang y alrededores

Llegamos a Louyang después de más de 5 horas de tren desde Xiam. Se habían sucedido muchos pueblecitos, aldeas dispersas entre campos de cultivos y a lo lejos chimeneas humeantes que suponíamos de alguna fábrica o central. En este momento sentíamos entrar en el túnel del tiempo. Después de las megalópolis de Shanghai o Hanzhou, al fin veíamos la verdadera China que veníamos buscando, lo más rural posible, sin la impronta occidental del resto de las ciudades del este.

La estación de Louyang aún mantiene el aspecto de la vieja China , es un lugar ruidoso y caótico y nosotros nos sentimos sumergidos en la vorágine. Hay gente por todos lados. Louyang que en China es considerada una  pequeña ciudad, tiene 810 mil habitantes, según ciertas fuentes, y más de 1.300.000 según otras.
Louyang está situada al oeste de la provincia de Henan, en el centro de China, y se extiende al borde del río Luoshi, uno de los afluentes del río Amarillo (Huang He). Fundada en el 900 a.c , a partir del 770 a.C. fue capital de numerosos imperios, antes de serlo durante el  período Tui y el período Tang. Las nueve dinastías que eligieron Louyang como capital dejaron numerosos monumentos históricos, por lo que el estado chino ha decidido protegerla.

A finales de la primavera, cuando florecen las peonías, es el mejor momento para visitarla, pues esa es la flor que simboliza a la ciudad. Cuentan que la emperatriz Wu Zetian, del período Tang (654-705), decidió una noche en pleno invierno, ordenar que se abrieran 100 flores al mismo tiempo. Todas se abrieron, excepto la peonía, por lo que Wu Zetian, furiosa, la degradó a ser llevada a Louyang donde florece por millones.

Merece la pena adentrarse en la ciudad vieja, de las pocas que aún pueden visitarse en China  en cuya calle central quedan todavía numerosos comercios artesanales en los que deleitarse mirando las vitrinas.

Templo del Caballo Blanco

Ofrendas en el templo del caballo blanco

El Templo del Caballo Blanco (Baima Si) es considerado como el primer templo budista de China y fue construido alrededor del 68 d.C durante por el emperador Mingdi de la dinastía Han. A la entrada hay dos caballos de piedra que recuerdan la leyenda de la que deriva su nombre. Cuentan que un emperador de la dinastía Han (25-220), envió a buscar libros canónicos a la India (sutras escritos en sánscrito) y estos fueron transportados a lomos de un caballo blanco.En el camino hacia la India se pararon en Afganistán y de allí trajeron efigies de Buda y un sutra que es el primer texto búdico que llegó a China. A la vuelta fue en este  lugar en el que caballo blanco se paró con los preciosos manuscritos y por tanto aquí se edificó el templo.

Kiosko en el templo del caballo blanco

El templo está rodeado de un muro rojo, coronado de tejas verdes. Cuenta con numerosas estelas e inscripciones, pabellones diversos, kioscos. En el segundo patio se encuentra el Pabellón del Gran Buda que es de época Ming y es el principal santuario del conjunto. En uno de los ángulos de este edificio se encuentra una enorme campana que fue fundida en el s XVI y pesa 2,5 t. Cada primero de enero se realiza una ceremonia en la que se tañe.

Pagoda Qiyun

En el lado este se erige la pagoda Qiyun, con 13 pisos y 24 metros de altitud. Fue construida en el s X y después de un incendio reconstruida en el s XII con la dinastía Jin.

Monasterio Shaolin

Monasterio Shaolin

Otro de los atractivos de la provincia de Henan es el Templo Shaolin. Situado al pie del pico Wuru, en la ladera norte del monte Shaoshi, se le llama también “Primer Templo Búdico Bajo el Cielo”. Fue construido en el 495 durante la dinastía Wei del norte y bajo el reinado del emperador Xiawen.

Entrada al monasterio Shaolin

Un monje indio, Boddhidarma, se instaló en él y fundó la secta Chan. El templo tiene una superficie de más de 30 mil metros cuadrados y la mayoría de sus construcciones son de las épocas Ming y Qing.

Interior del monasterio

Durante la dinastía Tang (618-907), los monjes del templo formaron una escuela de artes marciales para ayudar al futuro emperador Li Shimin a combatir a sus enemigos. De ahí proviene el Wushu de Shaolin, también es considerado la cuna del Kung Fú.

Entrenamiento matinal

Alberga actualmente una imponente escuela donde se preparan alumnos de todo el mundo. Se realizan representaciones diarias para los viajeros, mientras que en los campos que lo rodean se pueden observar los ensayos de los alumnos, que están internos desde su infancia.

Espectáculo para los visitantes

Una visita obligada es “El Bosque de Pagodas“, con alrededor de 240 de estas típicas construcciones. El Bosque es anexo al templo y conserva bajo sus pagodas las cenizas de los grandes maestros.

Bosque de pagodas

Tumbas de los monjes

Las grutas de Longman

Las personas que llegan a esta región de China no lo hacen casualmente, sino atraídas por el renombre de un lugar mágico: las famosas Grutas de Longmen. La llegada a ellas debe hacerse a pie junto al río Yi, en un paseo arbolado que nos deleita a primera hora de la mañana. Hace un calor asfixiante y húmedo y la neblina es permanente, pero esta atmósfera hará que el descubrimiento – en la parte derecha del río – sea aún más sobrecogedor.

Panorama de los acantilados

El acantilado
La vista del acantilado completamente horadado de nichos y cuevas que esconden miles de representaciones de Buda es escalofriante. La belleza del lugar nos subyuga. Si uno se abstrae de los grupos de turistas locales particularmente ruidosos que llegan hasta las grutas a esta hora, se puede tener el sentimiento de pertenecer a otra época pretérita y de llegar en peregrinación a un lugar remoto.
Antes de empezar el recorrido mojamos los pies en un pequeño manantial de aguas cristalinas a las que los chinos otorgan propiedades de eterna juventud. Después de esta ceremonia ya estamos listos para subir y bajar por los peldaños horadados en la roca que comunican las diferentes grutas.

Imágenes destruidas por la Revolución cultural

La revolución cultural y el pillaje han hecho mella en Longman, por eso no es extraño encontrarse con muchas estatuas desfiguradas, fruto del celo de los guardianes de la revolución. También hay espacios vacíos en lugar de algunas estatuas que fueron robadas –sobre todo durante la década de 1940– y que ahora están presentes en museos europeos. Es inimaginable pensar que esto ocurra en un país con una civilización milenaria que ha sido cuna de muchos de los inventos más grandiosos de la humanidad. El Budismo fue perseguido durante la revolución cultural y muchos monumentos sufrieron un destino terrible. A pesar de ello, Longman conserva aún el esplendor original y sus grutas nos descubren el fervor que Buda despertó entre sus seguidores hace cientos de años.

El río Yi entre la niebla

Las grutas de Longmen –que en chino significa “La Puerta del Dragón”– se encuentran a 16 km. de la ciudad de Louyang. Las esculturas que se pueden ver en el lugar pertenecen a dos dinastías distintas: la Wei del norte y la Tang, abarcando un período que va desde el año 494 al 907. Son imágenes de Buda en distintos avatares ( o representaciones de Buda) y constituyen el apogeo del arte búdico.

Vista panorámica del acantilado

Las grutas ocupan alrededor de 1 kilómetro en el acantilado que bordea al río Yi, entre los montes Longmen y Xiangshan. Se han contabilizado más de 2,300 grutas y más de 97 mil Budas, además de miles de estelas esculpidas. Los tamaños de las estatuas también son variados  yendo desde una estatura de 2 cm hasta los espectaculares 17 m de altura del Buda principal.

En la parte occidental hay cerca de 50 grutas principales, que se esculpieron entre los períodos Wei, Sui y Tang. En la colina este, las grutas son exclusivamente de la dinastía Tang (618-907).

Parte izquierda del rio Yi

La construcción de estas estatuas se originó en el 494 –durante el reinado de Xiaowen – y se mantuvo durante más de 400 años. Comenzaron cuando los Wei del norte decidieron situar su capital en Louyang. Ese fue justo el momento en que el budismo se propagó por China y la corte imperial comenzó a venerar la figura de Buda. Las estatuas que nos encontramos muestran el arte búdico sin influencia extranjera alguna.
Las grutas pueden dividirse en dos períodos principales, según la época en la que fueron construidas. Las más importantes son las siguientes:

Grutas Wei del norte (386-534)

1. Gruta de Guyang

Es una de las grutas más antiguas y ricas de todo el complejo. En ella el Buda principal es Sakyamuni*, con 7.82 m de altura y una figura estilizada. El Buda se ve acompañado por dos bodhisattvas* con faldas y el busto descubierto. Es la gruta que contiene más información sobre la vida de Buda, tantas que se contabilizan más de 800 inscripciones y más de 1000 nichos. Cuentan que el emperador Xiaowen la hizo esculpir para su abuela la emperatriz Feng. Se la data alrededor del 493d.C

Vista de las grutas

2. Grutas Binyang

Hay tres grutas Binyang y se encuentran en el norte de la montaña del oeste. La del centro que fue esculpida en período Wei por orden del emperador Xuanwu a la memoria de su padre, tardó 24 años en terminarse (500-523). Se dice que más de 800 mil obreros trabajaron en su construcción. Es considerada la gruta más hermosa. Tiene 12 m de profundidad y 9.3 m de largo. El Buda es Sakyamuni*, con su cara sonriente, acompañado de sus discípulos. El suelo está cubierto de dibujos de flores de loto y en el techo se puede ver una enorme flor de loto esculpida, rodeada por músicos y criaturas celestiales. En la entrada, cubierta de frescos, se cuentan historias de Buda. De esta gruta desaparecieron en los años 30 dos bajorrelieves que representaban al emperador y su esposa adorando a Buda, y que hoy se exponen en Estados Unidos.

Gruta Binyang

La gruta Binyang del norte la construyo el eunuco Liu Teng en honor del emperador Xuanwu. Fue abandonada y terminada en época posterior. Contiene un Buda de 7,25m y dos guardianes en la entrada en relieve.

3. Gruta de la Flor de Loto o Lianhua

La gruta Lianhua Dong debe su nombre a una gran flor de loto de 3 metras de diámetro esculpida en el techo, con 6 apsaras* a su alrededor que flotan llevando presentes. Contiene un Buda con el rostro destrozado, dos discípulos y dos bodisattvas. El Buda central es Sakyamuni y tiene 5 m de altura. En las paredes laterales hay nichos con esculturas de nubes, perlas, hierbas, flores de loto…

Gruta de la flor de loto

4. Gruta Huangfugong o Shikusi

Esta gruta de casi 1,500 años de antigüedad, se terminó de construir en el año 527. Delante de su entrada se esculpió un techo con 7 Budas. El muro principal también tiene 7 estatuas, en las que se destacan un Buda y dos Bodhisattvas. En el techo hay una flor de loto rodeada de 8 apsaras músicos. Es una de las que representa mayor uniformidad, conservando su aspecto original, ya que en otras grutas se han hecho añadidos, producto de donaciones.

Entrada a una gruta

Grutas Tang (618-907)

Las estatuas de las Grutas Tang se caracterizan por tener un estilo enérgico, elegante y realista.

1. Gruta Binyang del sur

Al principio la Gruta Binyang del sur se construyó por orden del emperador Xuanwu para su madre, la emperatriz Whenzao y quedó inacabada. Los trazos de los Wei del norte aparecen en las esculturas del techo.

Posteriormente la terminó  el emperador Li Tai, primer emperador Tang en memoria de su madre, la emperatriz Zangsun. Se terminó alrededor del año 641. La estatua principal es un Buda Amithaba* de 8,20m de alto y destacan también las cabezas de dragón que sirven de base a las columnas.

2. Gruta Yaofangdong (Gruta de las ordenanzas médicas)

Su construcción data de un período en el que reinaron las dinastías Wei y Tang. Las obras que se pueden ver en el interior ilustran a la perfección el desarrollo del estilo artístico a lo largo de 150 años. El nombre de la gruta se debe a que a ambos lados de su entrada se pueden leer 140 inscripciones que describen diversos tratamientos médicos de la época. Se tratan hasta 40 tipos distintos de enfermedades, hay tratados de acupuntura, métodos para fabricar medicamentos. En el año 984 un erudito japonés que había viajado a Longmen recogió en un tratado todas las recetas que había encontrado esculpidas en la piedra y lo tituló “Recetas de Longmen”.

3.Monasterio Feng Xian Si

Gruta de Fengxiansi

Esta es sin duda, la gruta en la que confluyen todos los visitantes de Longmen, completamente absortos por su espectacularidad. Para poder llegar hay que subir una enorme escalera excavada en la roca. Una vez en la gruta, el decorado parece irreal y las personas son minúsculas ante la grandiosidad de las estatuas.

El mayor de los Budas

Feng Xian Si o Gruta de los Ancestros , fue esculpida en el período Tang (672-675), durante el reinado de la emperatriz Wu Zetian, de la que según la leyenda toma sus trazos el Buda central. Mide 35 m de largo y tiene 9 estatuas de un tamaño colosal. El Buda central es la figura más sorprendente del conjunto. Su estatura es de 17,14 m sólo su cabeza mide 4 m y cada oreja 1,9 ms. Se lo conoce como Vairocana o Buda de la luz infinita, y es un Buda que se nos presenta lleno de serenidad, acompañado de sus dos discípulos: Ananda y Kaçyapa. También hay dos lokapalas (guardianes celestes) y dos dvarapalas (guardianes de las puertas) que guardan el templo.

Turistas ante la espectacularidad de Fen Xian Si

4. Gruta de los 10 Mil Budas

Se denomina Gruta Wanfo o de los 10 Mil Budas puesto que contiene 15 mil pequeñas estatuas de Buda de unos 2 cm de altura. El Buda principal está sentado sobre un trono de loto y tiene una altura de 4 m, detrás de él se pueden ver 54 flores de loto y sobre cada una de ellas una ninfa celestial. También contiene representaciones de músicos y bailarines. Esta gruta tiene la particularidad de haber sido esculpida por dos mujeres, una de ellas era funcionario, Yao Shenbiao y la otra un bonzo, Zhiyun

Entrada a la gruta de los 10000 Budas

Interior de la gruta

5. Kanjingsi

Es la gruta más grande de la montaña, con unos imponentes 8.4 mde altura, 11.1 m de ancho y una profundidad que alcanza los 12.6 m. Fue esculpida en tiempos de la emperatriz Wu Zetian. En el techo se aprecia una enorme flor de loto alrededor de la cual se distinguen 4 apsaras. En las paredes este, norte y sur están desplegadas 29 estatuas de arhats*, cumbre del arte escultórico de Longmen.

Hornacinas en la roca

6. Gruta de Binyang septentrional

La gruta Binyang del norte la empezó a construir en la época Wei(595-610)  el eunuco Liu Teng en honor del emperador Xuanwu. Fue abandonada y terminada en época posterior se finalizó el período de las dinastía Sui y Tang. El Buda Amithaba es la figura más importante, con su cara redondeada y labios gruesos. Hay numerosas inscripciones que decoran las paredes. Contiene un Buda de 7,25m y dos guardianes en la entrada en relieve.

En el año 2000 ,la UNESCO, declaraba las grutas de Longman Patrimonio mundial.

Monasterio Xiangshan

El Monasterio Xiangshan –o de la Colina Perfumada – se encuentra al otro lado del río, siguiendo el paseo y atravesando un puente. Es preciso subir unas empinadas escaleras entre árboles a través de un paisaje majestuoso. La emperatriz Wu Zetian organizó aquí un recital de poemas y el famoso poeta chino Bai Juyi apreció tanto este sitio, que vivió en él durante 18 años y aquí está enterrado, en el jardín Bai, al norte del monasterio.

Monasterio Xiangshan

En esta provincia de Henan –como en el resto de la China menos cosmopolita – el pueblo tiene diversiones simples, en su mayoría ocasiones comunitarias. Participar de estas actividades es una de las mejores maneras de conocer a su gente.
Por las mañanas, antes de comenzar el trabajo, los chinos se dedican unos minutos a la práctica del Tai Chi. Así es como parques, aceras y plazas se llenan de practicantes durante unos minutos. En el parque de la Ciudad del Rey, en Louyang, cientos de personas practican juntos este  arte del Tai Chi. El resto de la jornada en el mismo lugar se puede hacer uso de los aparatos de gimnasia que están a la disposición de los paseantes.

Gimnasia en un parque de Louyang

Por la noche el decorado se transforma y es la hora en que los chinos salen a bailar. Los grupos se reúnen por cientos en las plazas y parques y bailan sin parar hasta las 9 ó 10 de la noche en que todo se recoge y cada uno vuelve a casa. Unirse a ellos es un momento mágico, pues el deseo de conocer al extranjero es real. Somos para ellos una atracción y a partir del momento en que deseamos compartir algo, nos hemos convertido en los reyes de la fiesta. Pasamos de manos en mano, tanto masculinas como femeninas, y ya no es posible parar, solo hay una obligación, bailar. Es una diversión sencilla y económica. Con unas palabras de inglés y algunos gestos, ya estamos inmersos completamente en la fiesta.

Monje llegando al Monasterio Shaolin

Otras posibilidades que ofrece la provincia son la práctica del senderismo, visitando diversos monasterios situados en los montes de los alrededores, o las excursiones en hidroplano sobrevolando el río Amarillo.

La cocina de Henan

Una de las mayores satisfacciones al visitar China es poder probar su extraordinaria cocina, que es mucho más diversa de lo que pensamos en Occidente, donde sólo llega una mínima porción de lo que es en realidad su patrimonio culinario.

La cocina de esta región de China es una de las más antiguas y tradicionales del país. Louyang y Kaifeng son los lugares donde mejor está representada esta tradición milenaria. Un buen ejemplo de esto es el llamado “banquete del agua” de Louyang, en el que desfilan a buen ritmo 24 platos:8 entrantes entre los que hay 4 con verduras y 4 con carnes y 16 platos calientes. Su nombre se debe a que gran parte de los platos que se sirven son sopas, sin pasar por alto que además son traídos al ritmo del fluir del agua.

Este banquete antiguamente se denominaba el banquete de la emperatriz Wu que reinó durante la dinastía Song.

Otra posibilidad que ofrece la gastronomía local es la de degustar innumerables platos a base de insectos que pueden comprarse vivos en muchos mercados de la parte antigua de la ciudad.
En Louyang vive una importante comunidad musulmana que ha dejado también su huella en la cocina, por lo que es posible probar platos de cordero y carnes asadas.

Algunas de las comidas más comunes de la zona son el rouhe (empanada rellena con verduras y trocitos de carne), los xialong bao (empanadillas de cerdo), los jinpao (tortas rellenas de hierbas ) y muchos platos a base de pescados, que se pescan directamente en el rio Amarillo. En Louyang son típicas las sopas como la de Bufan o la de cordero, la de Tofú, la sopa huntun o la de raviolis de pollo, también las carnes al vapor o el Yancai hecho con delicados hilos de rábano blanco y reputado en toda China.

Si uno quiere descubrir todo el menú de la gastronomía de Louyang, no hay nada mejor que visitar uno de los restaurantes que ofrecen buffet. Esta modalidad incluye un extenso listado de platos típicos, más de cien. Varios cocineros se ocupan de preparar al instante lo que los comensales han elegido.

Vocabulario búdico

    * Amithaba: Buda emanación del fuego. Llamado de la luz infinita. Se representa sumergido en la meditación.
    * Apsaras: Espíritus del agua.
    * Arhat: Santo.
    * Bodhisattva: Deriva del sánscrito. Sattva, “ser” y Bodhi “despertar”. Son seres sobrenaturales que buscan la iluminación y son una de las últimas reencarnaciones antes de alcanzar el Nirvana. Existen 52 niveles de Bodhisattva
    * Flor de Loto: En el Budismo se considera símbolo de pureza. En el Budismo Tibetano representa el corazón de todos los seres vivos.
    * Sakyamuni: Buda original, fundador del budismo. Es el Buda que ha alcanzado la perfección y la pureza.
  * Vayrocana: Buda predicador y resplandeciente.

Jerusalén, la ciudad de la paz

“Todo se ocupa aquí del oficio de la memoria:
las ruinas recuerdan, el jardín recuerda,
el pozo recuerda sus aguas
y el bosque plantado recuerda sobre una placa
de mármol el lejano Holocausto
o incluso sólo el nombre de un donante muerto
que se recordará más que otros nombres”

                                                                Y. Amijai

Vista de Jerusalem desde el Monte de los olivos

La ciudad santa de los árabes, “al Qods”, la de la paz para los judíos , –esa  es su significación en hebreo –  ha sido destruida y reconstruida en numerosas ocasiones. Cada centímetro de tierra está cargado de historia.

Si uno espera a que el conflicto palestino-israelí se calme para visitarla, será difícil poder ir alguna vez. Jerusalén, con su ciudad nueva y su ciudad vieja, es un sitio como pocos en la tierra, allí dónde se unen el mito, la  leyenda,  la historia y la religión.

El Domo de la Roca se destaca al fondo

Estuve en Jerusalén en el 2006,  si al principio del año parecía que las cosas marchaban por buen camino ,en marzo de ese año hubo el asalto a la cárcel de Jericó que volvió a enrarecer el ambiente ya de por si tenso. Tres días después del asalto volaba rumbo a Tel Aviv, con el corazón encogido, no sólo por pensar que todo podía estallar en cualquier momento, sino porque me disponía a visitar uno de esos lugares míticos que pueblan mis sueños. ”El año que viene en Jerusalén…” se había convertido en muchos años de espera hasta que al fin me decidí a ir.

El primer golpe de vista es impactante porque uno se siente en Europa al llegar a Israel y para nada tiene la sensación de estar en Oriente Medio. El aeropuerto, las carreteras, los pequeños pueblos que se divisan en la lejanía, los cultivos, todo respira prosperidad.
Al aproximarnos a la ciudad, se observan las colinas que la rodean llenas de colonias judías que desafían con su presencia la reivindicación árabe como capital del Estado Palestino. Crecen por todas partes los asentamientos, algunos de ellos rodeados por muros electrificados, con espectaculares torres de vigilancia, que en la lejanía parecen la torre de control de un aeropuerto construido en el flanco de la montaña.

Colonias judías de los alrededores de Jerusalén

Jerusalén está dividido en varios sectores: el este es el antiguo sector árabe  que comprende la ciudad vieja y los santos lugares y que los jordanos dominaron  desde 1948 hasta la guerra de los seis días y la reunificación definitiva. El oeste y el sur son la zona judía, más desarrollada y próspera.

La Ciudad Nueva

La Ciudad Nueva carece de atractivos particulares, pero a pesar de no ser especialmente hermosa está llena de lugares interesantes y se respira en ella un ambiente bullicioso y cosmopolita. Su construcción es reciente, ya que data del s. XIX en que se empezaron a edificar las primeras casas fuera de las murallas.

Museo del Holocausto

“Les daré en mi casa y en mis muros un memorial (Yad) y un nombre (Shem) que no serán nunca borrados” Isaías 56,5

La primera visita obligada en la zona nueva de la ciudad es el Museo del Holocausto, un conjunto de varias construcciones recientemente renovadas. Yad Vashem es un lugar sobrecogedor en el que el arquitecto ha sabido expresar el sufrimiento del pueblo judío. Algunos de los edificios, como el Museo, han sido proyectados por el célebre arquitecto israelí Moshe Safdie. La exposición se hace de manera clara en un corredor central y varias salas laterales que van explicando cronológicamente la tragedia: El mundo que fue, De iguales a parias, El comienzo atroz, Entre muros y vallas, Asesinato en masa, La “Solución final”, Resistencia y rescate, Los últimos Judíos, Regreso a la vida, Enfrentando la pérdida. Las galerías se van abriendo como si fueran ramas de un tronco central.

La Sala de los nombres  recoge en sus paredes redondeadas los nombres de todos los judíos muertos en la shoah y es posible añadir alguno si se dispone de datos que lo corroboren. En el centro de documentación de dicha sala se conservan4 millones de páginas que relatan la biografía de las víctimas. En la cúpula hay 600 fotografías de los judíos muertos que se reflejan sobre el agua que hay en un estanque excavado en la roca en la parte subterránea.

Los edificios que pueden visitarse son: la Sala de la memoria, el Museo histórico, una Galeria de arte, la  Sala de archivos, el Valle de las comunidades destruídas, la Sala de los nombres, el Memorial de los niños, un Centro educativo y el Edificio de los justos que se añadió al conjunto en el año 2005.

Entrada a Yad Vashem

La Sinagoga que se encuentra en el complejo y que también fue diseñada por Safdie recoge restos de distintas sinagogas destruídas en Europa.  Hay 31 objetos distintos, entre ellos las arcas de la ley traídas desde Rumanía, otros objetos provienen de Grecia,  Polonia,  Alemania, Eslovaquia o Moldavia.

La Sinagoga de Yad Vashem

La visita finaliza en un balcón de cristal con vistas al valle arbolado, es una ventana a la esperanza después del impacto de las imágenes que se han visto. En el conjunto de edificios también pueden verse un memorial en recuerdo de los niños muertos, en el que, en completa oscuridad, sólo iluminado por 4 velas que se multiplican al infinito por un juego de espejos, se asiste a la letanía constante de los nombres de las víctimas. La “alameda de los justos”  es un paseo con árboles plantados en nombre de todos los justos, aquellos no judíos que ayudaron a salvar vidas durante el período nazi.

Balcón de Yad Vashem al Monte Herlz

Barrio ortodoxo de Mea Shearim

Otra de las curiosidades de la ciudad nueva es el barrio ortodoxo de Mea Shearim situado al norte de Jerusalén. Una pancarta en la entrada, advierte de la necesidad para las mujeres de llevar ropa adecuada, es decir, nada de pantalones, faldas cortas y escotes. Los hombres tampoco pueden pasearse en pantalón corto. No se admiten grupos turísticos. Las fotos a las personas no son aconsejadas, los habitantes quieren preservar su intimidad y no sentirse objetos de una feria.

Panel indicativo en Mea Shearim

Es asombroso observar cómo el tiempo parece detenido en esos hombres vestidos a la usanza del siglo pasado, de negro, con sombrero de ala ancha y tirabuzones que les caen a ambos lados de la cara, seguidos de mujeres casi niñas, con largas faldas oscuras, zapatos de plataforma y pelucas que les cubren el pelo original, que es preciso esconder… y niños, muchos niños de edades similares que llevan en su mayoría el mismo traje que sus padres. Hay niños por todas partes, tener muchos es un signo de prosperidad. Constato con amargura que parecen niños tristes, con esa tristeza en la mirada del que no es libre de correr a su libre albedrío.

Judío ortodoxo

Contrariamente  a lo que pudiera pensarse los judíos de Mea Shearim no son sionistas ya que pertenecen en su mayoría al movimiento Neturei Karta que se opone a la creación del Estado de Israel mientras no llegue el Mesías, el único con la facultad para hacerlo. Por ello se mantienen alejados de muchas de las obligaciones que tienen el resto de judíos, como la de hacer el servicio militar.

Shabbat

La celebración del shabbat, que se extiende desde el atardecer del viernes al del sábado, es un momento crucial en la vida de estas comunidades ortodoxas. Como es obligatorio permanecer sin hacer esfuerzos físicos, muchas familias pudientes se trasladan a pasarlo a los hoteles, donde además de poder comer sin necesidad de cocinar, pueden utilizar “el ascensor sabático” que se detiene solo en todos los pisos ,evitando así el esfuerzo de  presionar los botones.

Las calles aparecen desiertas esa noche y es un buen momento para pasear hacia la Ciudad Vieja sin el agobio de los coches, prácticamente inexistentes. Sólo se cruza uno con algún judío ruso, con sus inconfundibles gorros circulares de piel inmensos e incongruentes en un sitio caluroso que parecen salidos de algún lugar remoto de Siberia. Como otros muchos ortodoxos, se aprestan a ir a rezar al muro, donde se reúnen y beben vino dulce que ofrecen al turista que quiera entablar conversación con ellos.

Otra opción en la noche del shabbat es dirigirse a los bares nocturnos de la avenida Ben Yehuda y sus aledaños, dónde los jóvenes laicos desafían a la religión ingiriendo hamburguesas (no se debe mezclar el queso y la carne) o bebiendo alcohol hasta la madrugada.

La Ciudad Vieja

La ciudad antigua se encuentra rodeada por una imponente muralla con 8 puertas: Yafo, Sión, de las Basuras, Dorada, San Esteban, Herodes, Damasco, Nueva; todas ellas aún abiertas excepto la famosa “puerta dorada”, por la que algún día Mahoma y Jesús entrarán para anunciar el fin de los tiempos. Un paseo agradable es ir rodeando la muralla hasta recorrerlas todas.

La Puerta de Damasco

La entrada a la Ciudad Vieja bien puede hacerse por la puerta de Yaffa, la misma por la que entró Allenby cuando la recuperó para los árabes después de haber estado en manos turcas. Esta es la puerta que normalmente utilizaban los peregrinos. A un lado se encuentra la Ciudadela del s. XII construida en el antiguo emplazamiento de las torres de Herodes. Desde esta puerta uno puede adentrarse en el barrio cristiano, de callejuelas estrechas llenas de puestecillos de venta, o bien a la derecha hacia el barrio armenio, con calles sin apenas comercio llenas de viejos carteles alusivos a la masacre del pueblo armenio que muestran las imágenes impactantes de los muertos recogidas en la prensa de la época. Parece como si los armenios hubieran querido reivindicar una tragedia tan enorme como la del pueblo judío y que sin embargo, falta de reconocimiento internacional, ha permanecido en la sombra.

Entrada hacia el Barrio armenio

La Ciudad Vieja está dividida en varios sectores que sólo la presencia de militares judíos determina: barrio judío al sur, barrio armenio al sudoeste, cristiano al oeste y musulmán al noreste. De todos ellos, el barrio judío es el que ha sufrido más renovaciones en los últimos años, puesto que fue destruido en 1948 por la legión árabe. Poseer una casa en este lugar es para muchos judíos un sueño por el que luchan toda la vida, sueño en ocasiones inalcanzable, vistos los precios inabordables que anuncian las agencias.

Controles en la parte musulmana

  Si se pasea por el cardo máximo, la calle principal de los romanos, en un lateral se puede acceder a una escalerita que nos pasea por las azoteas de las casas y nos lleva a una pequeña terraza, lugar privilegiado desde el que se puede observar el muro de las lamentaciones y la explanada de las mezquitas. Y aquí es donde a uno –si no lo había sentido antes entre el barullo de las callejuelas llenas de vendedores – le recorre un escalofrío por el cuerpo ante este brusco encontronazo con la historia.

Vista del muro desde las azoteas del Cardo Máximo

Desde este balcón de privilegio la perspectiva del muro de las lamentaciones, uno de los lugares cumbre de una la visita a la ciudad, es impresionante. Está dividido en dos partes por una empalizada para que mujeres y hombres hagan sus plegarias separados. Arriba, justo encima, la explanada de las mezquitas con la cúpula de la roca dorada resplandeciente al sol. Parece una paradoja: el edificio más impresionante, sobrecogedor y hermoso de la ciudad, está allí sobre el muro y es árabe.

Nos quedaríamos contemplando la perspectiva durante horas acodados en la barandilla del balcón. Con los cambios de luz, el brillo centelleante del oro nos hace guiños. Allí arriba, en ese espacio inmenso se han vivido tantas tragedias, la última, la visita de Sharon que comenzó la Intifada. Cuentan que Hussein de Jordania vendió uno de sus apartamentos en Londres para sufragar la renovación del revestimiento de láminas de oro del Domo de la Roca.

El muro de las lamentaciones es lo que queda del templo construido por Herodes –son sus cimientos – y que fue destruido por los romanos en el año 70 d.C. Visitar el Muro de las lamentaciones requiere pasar estrictos controles de seguridad en los que en ocasiones no faltan las preguntas. Una vez dentro de la plaza, los hombres deberán ponerse una kippah –que pueden obtener allí mismo – para acercarse y poder tocarlo. Los religiosos velan para que las personas que acceden no tengan ningún comportamiento indecente.

La gente escribe deseos en pequeños papeles y los incrusta entre las rendijas de las piedras. Los más fanáticos se dan golpes contra ellas y se retiran andando marcha atrás. Cientos de niños de las colonias acuden cada día al muro, vigilados por jóvenes armados ante la psicosis de algún atentado.

En el mismo lugar hay un acceso para la explanada de las mezquitas que los turistas sólo pueden utilizar en determinados días y horas. Desde la Intifada se han restringido mucho las visitas a este lugar. Aunque el mejor acceso es el que utilizan los musulmanes, oculto al final de un pequeño pasaje cerrado, no lejos del muro. Allí los controles de los guardias judíos son menos formales, apenas una pareja hace la guardia para no ofuscar a los que van a rezar a las mezquitas, pero para poder acceder por allí a todo el que no es habitante de la ciudad se le exige obtener el permiso de las autoridades religiosas musulmanas.

Vista de la explanada de las mezquitas desde las murallas

Desde esta entrada privilegiada reservada a los musulmanes solo unas escaleras empinadas nos separan del acceso a la explanada en la que se encuentran los 3 principales monumentos de la religión musulmana. El Domo de la Roca, que recubre el lugar desde el que Abraham se preparó para realizar el sacrificio de Isaac y en el que Mahoma ascendió al cielo; la Mezquita de Al Aqsa, lugar sagrado donde los haya para los fieles y que después de La Meca y Medina todo musulmán debe visitar. Por último, la Mezquita Subterránea, de la que el muro de las lamentaciones es una de las paredes. El acceso y visita a estas última es muy difícil para las personas no musulmanas.

Entrada a la explanada de las mezquitas

Dentro del Domo de la Roca pueden admirarse magnificas vidrieras datadas de la época de Solimán. Alrededor de la roca, para preservarla de los visitantes, hay una barrera de madera del s.XII. Los fieles se agolpan junto a ella y rezan o charlan en familia. En el subsuelo se encuentra una cripta en laque se venera –según dicen – la huella del pie de Mahoma.

Roca sobre la que Mahoma ascendió al cielo

Fue construído entre el 691-692 por orden del sultán Abd-el Malik y está erigido sobre las ruinas del antiguo templo de Jerusalén. Ha sufrido numerosas restauraciones e incluso durante las Cruzadas fue una iglesia cristiana hasta la llegada de Saladino. El exterior fué recubierto de cerámica en el s XVI por orden del sultán Suleimán el Magnífico.

Cerámicas que recubren el exterior

Interior del domo

La mezquita Al Aqsa data del S VII pero tuvo que ser reconstruida en el S XII. También como el Domo su construcción fue impulsada por el califa Abd-el Malik aunque sucesivas reconstrucciones han cambiado su aspecto primitivo.

Al Masjid Al Aqsa

En la decoración interior sobresalen los techos esculpidos en madera de la época Omeya. La nave interior está soportada por 45 columnas de las que 33 son de mármol blanco y el resto de piedra.

Nave central de Al Aqsa

En el Museo Islámico que se encuentra junto a ella pueden admirarse ricos Coranes iluminados, cerámicas, etc.

En el subsuelo y accediendo por una escalera de piedra se encuentra otra mezquita subterránea de la que el muro de las lamentaciones es una de las paredes. Cuentan que en ella perecieron miles de musulmanes. Simplemente decorada y carente de todo adorno superfluo está en proceso de reconstrucción. Se respira en ella un aire de recogimiento y tranquilidad que no puede tenerse en Al Aqsa, mucho más bulliciosa y visitada. Bellos jardines rodean el conjunto, en la explanada se reúnen a rezar los viernes miles de musulmanes.

Mezquita subterránea

Jardines que rodean el Domo con la fuente de las abluciones

La fuente de las ablucionesse encuentra entre AlAqsa y el Domo. La primera fue construida por los Omeyas en el 709 y posteriormente en el ampliada en el s XIV . El agua de esta fuente venía del pozo de Salomón que se encuentra en los alrededores de Bethlehem y que llegaba a Jerusalén por medio de canalizaciones.

A los lugares santos del cristianismo se accede a través de la Vía Dolorosa que se encuentra actualmente en el barrio musulmán. Miles de peregrinos realizan este recorrido, algunos de ellos con cruces a cuestas.

Convento de la Flagelación al principio de la Vía Dolorosa

El Santo Sepulcro es una inmensa iglesia que comparten 6 comunidades diferentes: coptos, sirios, etíopes, armenios, católicos y griegos ortodoxos. Los etíopes tienen su convento en la terraza, así como sus pequeñas casitas de adobe en las que viven ajenos al bullicio de la ciudad, parece una pequeña África en medio de Jerusalén.

La Vía Dolorosa

Aparte de las diversas capillas también encontramos la que dicen es la tumba de Cristo, guardada con celo por un monje ortodoxo que vela a que la visita al minúsculo cubículo en que se encuentra dure lo menos posible, ya que las colas para entrar son interminables.

Ruta hacia el Santo Sepulcro

La vista más impactante de la Ciudad Vieja es sin duda la que se tiene desde el Monte de los Olivos, que permite observar la magnificencia del conjunto de la explanada así como las murallas.

El Monte de los olivos

A los pies se extiende el cementerio judío más antiguo del mundo, y en el que se encuentran las tumbas de varios profetas.

Cementerio judío más grande del mundo

La tradición judía dice que el Mesías pasará en primer lugar  por el Monte de los Olivos antes de entrar en la ciudad, por lo que los enterrados en este cementerio serán los primeros resucitados.

Judíos ortodoxos acuden al cementerio

Descendiendo por una de las laderas del monte está el Jardín de Getsemaní, con sus 8 olivos milenarios que fueron testigos, según la tradición, de la traición de Judas.

Huerto de Getsemaní

El Campanario de Getsemaní

En el huerto de los olivos Jesús, según el Nuevo Testamento, oró antes de la Crucifixión. En este emplazamiento ha sido construída una capilla en el s IV que fue destruída en el s VII y recosntruída finalemente ya en el s XX.

Los olivos centenarios de Getsemaní

En los alrededores se pueden visitar la tumba de la virgen, El Pater Noster y la Iglesia de María Magdalena, ejemplo de templo ruso con sus bulbos dorados resplandecientes.

Santa María Magdalena al fondo

Atravesar las callejuelas empedradas entrando y saliendo por las diferentes puertas es uno de los paseos más agradables para gozar de toda la belleza de la ciudad. También es posible recorrer bastantes trechos de la muralla y disfrutar desde allí arriba de una vista privilegiada sobre los valles que rodean la ciudad.

Excavaciones cerca de la puerta de las Basuras

En los pequeños cafés del barrio musulmán se puede hacer un alto para beber un té o bien ese café turco fuerte y difícil de digerir, mientras se fuma una pipa de agua. Los árabes se reúnen allí para jugar a las cartas y charlar y es un buen lugar para encontrar a alguien que te cuente mil y una anécdotas sobre la ciudad. Y cómo no, comprar en los abigarrados puestos algunos dátiles, almendras, incienso, telas, objetos religiosos… o barbies con tchador, lo último en muñecas. El bazar se extiende por muchas callejuelas y está siempre lleno de gente.

Valle del Cedrón

Si uno se ha salvado del “síndrome de Jerusalén”, ese mal que dicen que aqueja a algunos visitantes que provoca estados de histeria en el que se creen enviados divinos, no se salva sin embargo de un sentimiento profundo de estar en un lugar cargado de simbolismo para la humanidad, y por ello, incluso para las personas no religiosas, de estar en un lugar mítico. Ya decía el poeta israeli Amichai: “El aire de Jerusalén está saturado de oraciones y sueños, como el aire polucionado de las ciudades industriales”.

Según me alejaba de la ciudad hacia el desierto de Judea y el paso de Bet Shean, tenía la sensación de que volvería de nuevo, no me dio tiempo a visitarlo todo, no me dio tiempo a empaparme de sus gentes y de sus conflictos. Había sin embargo dedicado tiempo a ver, a visitar, pero sobre todo a charlar. Porque Jerusalén, independientemente de las visitas culturales o religiosas es sus gentes, árabes israelíes, árabes jordanos, árabes apátridas, palestinos, judíos sefarditas o askenazis, cristianos…

Sin duda, el impacto mayor me lo dieron las conversaciones, las historias, las preocupaciones, las situaciones absurdas que viven muchos de ellos, obligados a no poder abandonar la ciudad porque no tienen ningún pasaporte. La Jerusalén que me quedó fue la de esas personas que me la describieron, que me relataron sus penas y alegrías y sobre todo su esperanza de futuro, del cansancio que tenían unos y otros por la situación, y el deseo de poder un día compartir la ciudad en toda quietud.

Pero la imagen que guardo es la de un joven, casi un niño,tal vez un jóven recluta del ejército israelí,  que empuñando una ametralladora, se paseaba con toda impunidad por la avenida Ben Yehuda una noche de shabbat. Retuvimos la respiración al verlo, nos cruzamos con él intentando pasar inútilmente desapercibidos, como las pocas personas que estaban a esas horas. Todos haciéndonos pequeños para no ser vistos, pero no hizo nada, ni un gesto, siguió su camino sin que nadie le dijera una palabra. Imágenes como esa sólo se me ocurren allí, pues en ningún otro lugar la violencia y la paz están tan presentes en los espíritus y son ambas, caras de la misma moneda. Basta una pequeña chispa para que se incendien los espíritus.

PERDER EL PARAÍSO: LOS OULED DELIM Y EL BISABUELO TAHAR

¿Debemos buscar el progreso a toda costa, sin miramientos por la naturaleza o por el respeto a tradiciones seculares? ¿Está justificado para permitir a los pueblos una mejora en sus condiciones económicas?
Yo había constatado este fenómeno de  industrialización salvaje y agresiva a gran escala en China, dónde barrios enteros son destruidos para dejar paso a nuevos edificios de viviendas, a mega stores, a infinidad de nuevos negocios . Sin duda, como me comentaban muchos chinos, el nivel de vida ha sufrido un alza espectacular, pero ¿es eso suficiente justificación para permitir tamañas agresiones? En China,  el progreso acelerado y sin control da lugar a una enorme separación entre las generaciones, los jóvenes,  que ya se han acostumbrado a un nivel de vida que se ha elevado de manera progresiva en los últimos años,  y los ancianos, que añoran en ocasiones la tranquilidad que suponía el pasado…
Ahora, a menor escala, comienzo a constatar este fenómeno en nuestro vecino del sur. Marruecos cambia a pasos agigantados. Sin duda ha progresado mucho desde la muerte de Hassan II. Su hijo encontró un país con muchos problemas sociales y económicos y es de justicia reconocer que su apertura económica ha permitido que el país vaya hacia adelante, que suban los salarios (aunque hasta ahora los funcionarios eran los auténticos damnificados), que mejore la calidad de vida de manera perceptible, que las infraestructuras  se desarrollen. Por ejemplo, hace menos de 5 años solo había en Marruecos 90 km de una sola autopista que unía Rabat y Casablanca. Ahora, esta misma autopista, une desde Tánger hasta Agadir y está en proyecto incluso la construcción de nuevas vías para un tren de alta velocidad.
En el camino de este progreso acelerado, de carreteras que llegan allí dónde solo llegaba un todoterreno, se están perdiendo todos esos lugares que antes eran el reino de la naturaleza. Para llegar a la Playa Blanca al sur de Sidi Ifni y al oeste de Goulimine era preciso pasar por una pista muchas veces impracticable, sobre todo en época de lluvias. Ahora hay proyectos inmobiliarios y hoteleros para convertir esta maravilla de 30 km de arena, en una nueva Malibú, o Marbella, con las consecuencias asociadas a tamaño despropósito.
Y así muchas playas más, llenas de construcciones, de hoteles, de urbanizaciones de lujo…
Además asistimos a un  colonialismo de nuevo cuño. Los capitales extranjeros, en su mayoría franceses, son los que pueden permitirse la adquisición de ciertos terrenos y casas.El poder adquisitivo de la clase media marroquí es muy limitado y  solo pueden acceder a la compra de casas en los nuevos complejos  la clase social marroquí más elevada. El país se está literalmente vendiendo a trozos. En Marrakech la mayoría de riads están en manos francesas, los mejores terrenos frente al mar, las urbanizaciones más lujosas, los  negocios en boga.
Los españoles detienen la exclusividad de la zona norte y las constructoras han emigrado hacia el sur, viendo que el negocio en España está de capa caída.
¿Quedará algo para la clase media emergente marroquí?¿ Podrán permitirse las generaciones futuras adquirir un bien en su propia tierra?
Marruecos se moderniza, progresa, pero los marroquíes ¿ no estarán perdiendo la llave del paraíso?

Tengo detrás de mí una foto que  observo cuando escribo, es una presencia cercana y en cierta medida enigmática. Mirándolo esta mañana me he preguntado por su particular paraíso, ese que tuvo que abandonar a la niñez andando en compañía de los suyos para huir de miserias y guerras. Su memoria no ha caído en el olvido, puesto que yo estoy ahora rescatándola y presiento que desde dónde me vea hace un guiño para que persevere y me interese por conocerla.

El bisabuelo Tahar

El bisabuelo Tahar, con su barba blanca de profeta, sus ojos profundos y su   piel oscura que hace resaltar el enorme turbante blanco de hombre del desierto, pertenecía a una de las tribus más belicosas e importantes del Sahara Occidental, los Ouled Delim ( otras tribus del Sahara son los les Reguibat, los Taoubalt, los Mejjat, los Izarguien, los Arousien, los Ouled Bou Sba, los Ouled Tidrarin, los Skarna, Mechdouf,  Aït Oussa,  Tadjakant…)  A esta tribu pertenecen muchos clanes que se encuentran esparcidos en la inmensa porción del Sáhara que se extiende entre Marruecos y Mauritania. Los Delim eran puros árabes llegados a la región en el s XII y  dominaron una tierra comprendida entre la bahía de Arguin y el cabo Tiniris,  y las desembocaduras del Seguiet el Hamra y el Draa. Nómadas, poseedores de camellos y expertos en razzias contra los viajeros del desierto, se hicieron famosos cuando el viajero Camille Douls, en el s XIX, pasó unos meses entre ellos y los describió como “guerreros y ladrones”. Julio Caro Baroja recoge este relato en los apuntes que escribe sobre el Sahara en su libro “Estudios saharianos”. El premio Nobel Le Clézio relata una estancia en la región con su esposa saharaoui en 1997  recogida en el libro “Gens des nuages”, dónde también  menciona la descripción que de los Delim hizo Douls.

Caravana

No todas las tribus del Sahara eran del mismo origen, si los Ouled Delim eran árabes originarios del Yemen, los Reguibat eran bereberes descendientes de los habitantes primitivos de la región. Los Izarguien tenían también un origen bereber. Los Ouled Tidrarin o los Arousian  también eran árabes de origen  venidos al Sáhara en el transcuros del s. XIII. Si bien algunas tribus se dedicaban especialmente al comercio,  transportando las mercancías en caravanas a través del Sahara desde Tombouctou, otras podían dedicarse al pastoreo de los grandes rebaños de camellos. En general hablaban entre todos una lengua común aparentada con el árabe, el hasaniya.En esta inmensa extensión de tierra no había ninguna autoridad destacada. Las tribus tenían un jefe o cheikh que comandaba cuando se reunían en consejos de tipo asamblearío a los que denominaban djemaa.

La autoridad del cheikh Ma el Ainin había empezado a desarrollarse en el transcurso del s XIX y estaba en principio circunscrita a la región de Seguiet el Hamra. Ma el Ainin nació en la célebre Oualata, en la actual Mauritania, una ciudad conocida en su tiempo por atesorar magníficos Coranes dentro de sus múltiples escuelas coránicas. Su fama de hombre santo hace que muchos cheikhs le rindan tributo e incluso que el sultán de Marruecos envíe presentes a su rábida. A finales del s XIX construye en Smara un morabito que se hace célebre en toda la región y llama a las tribus a luchar contra los colonizadores que están repartiéndose Marruecos.

Zawwiya de Smara

Les Ouled Delim, como tribu guerrera, ejercían una cierta autoridad sobre otras tribus como los Tidrarin,o los Arousien, a los que sometían y exigían tributos de protección.  Su principal fuente de ingresos venía de la razzia a las caravanas que atravesaban el Sahara.

Sahara Occidental

La colonización y presión de españoles y franceses, las guerras tribales y la hambruna empujaron a una parte de esta población hacia el norte. Muchos de ellos fueron parte de las tropas que Ma el Ainin, el gran sultán del desierto, envió hacia la localidad de Kasbah Tadla en 1910 a luchar junto al sultán de Marrakech contra los invasores franceses.El Cheikh se desplazó con miles de guerreros saharauis a los que acompañaban mujeres y niños. En junio de 1910, Ma el Ainin pierde la batalla  y junto al resto de su ejército huye hacia el sur, dónde,  vencido y abandonado por los suyos,  muere en Tiznit en octubre de ese mismo año, dejando a sus súbditos huérfanos. Uno de sus hijos, conocido como El Hiba, seguirá sus pasos y entrará también en Marrakech para luchar con los franceses proclamándose sultán . En su ejército traerá consigo miles de guerreros del Sahara. Empujados por las circunstancias muchos se quedan en Marruecos, el Marruecos que después capitula ante los franceses y pasa a ser un protectorado. Los que se han quedado en las regiones más al sur emigran hacia el norte empujados por la miseria y así muchas de esas familias de Ouled Delim se instalan en los alrededores de Marrakech y en otras zonas más al norte y poco a poco se insertan en la vida local, sin olvidar nunca de  dónde vienen, porque la tribu y el clan se pegan a la piel para no perder nunca la identidad.
La familia de Tahar estaba entre ellos. Para poder sobrevivir se dedicaron al comercio de sal, tarea que realizaban muchas otras tribus saharauis, pero que no estaba entre las ocupaciones de los Ouled Delim. A pesar del tiempo transcurrido, Tahar nunca perdió su condición de hombre del desierto, con su djellaba al viento, su puñal en el cinto y su bandolera de cuero que contenía todo lo que un hombre puede necesitar . Los nómadas son gente práctica y austera.
El porte altivo y espigado, los labios carnosos y los ojos profundos, son los de su bisnieto  que ya no puede disfrutar del paraíso inmenso de su bisabuelo, de las enormes extensiones de Smara y del Draa, pero, por no sé que lejano cordón invisible, los lleva impresos en la piel, como una segunda naturaleza.
Mientras Tahar nos observa, presiento que se siente satisfecho de que a través de los tiempos yo retome la memoria de la historia de su pueblo, los Ouled Delim, guerreros del desierto del Sahara.

Meteora Monastiria: Suspendidos entre las nubes

 

“Este paisaje es duro como el silencio
aprieta en su pecho sus piedras encendidas,
aprieta en la luz sus huérfanos olivos y viñedos,
aprieta los dientes. No hay agua. Solamente luz.
El camino se pierde en la luz y es plomiza la sombra de la cerca     se han petrificado los árboles, los ríos y las voces en la cal del sol  la raíz tropieza con el mármol                                                                 los lentiscos polvorientos, el muro y la roca jadean (…)”

Yannis Ritsos

En ningún sitio Dios ha sido tan pródigo de rocas como en Grecia
Henry Miller

 

Paisaje de Meteora

Las formaciones rocosas sobre las que se asientan los monasterios de Meteora se originaron hace miles de años en el delta de un río que desembocaba en el mar y que cubría la Tesalia actual. La fuerza de la erosión fue destruyendo las rocas y creando estos enormes penachos de formas caprichosas.

Formaciones rocosas con formas caprichosas

El lugar –por lo abrupto, escarpado y difícil de acceso – fue elegido por muchos eremitas hacia el siglo X para renunciar a la vida terrenal y acercarse lo más posible a Dios.

Se refugiaron en las pequeñas cuevas de las paredes creando sus residencias y pequeños altares para realizar sus rezos. La necesidad religiosa hizo que se construyeran iglesias donde los distintos monjes eremitas se reunían los domingos para rezar. El primer monasterio que se construyó fue el Convento de Doupiani (Panayía Daupani), en el siglo XI .

Hacia el siglo XIV las incursiones de francos, catalanes, serbios y turcos que intentaban conquistar Tesalia amenazaron la paz con la que habían vivido en la región hasta entonces. Los monjes  encontraron en Meteora un lugar perfecto para escapar a estos ataques y seguir con sus prácticas.

Fue sobre el 1344 cuando San Atanasio Meteoritis comenzó en la denominada “Roca Ancha” la construcción del monasterio de “Gran Meteora” y estableció las reglas que regirían en los sucesivos conventos.

Posteriormente se erigieron más edificios, ayudados por las subvenciones que los diferentes soberanos iban dando para el desarrollo de esta vida monástica: Santa Trinidad, Rousanou, San Nicolás Anapausa… En el momento de mayor apogeo  llegaron a ser 24 edificaciones de las que hoy en día quedan sólo 6 funcionando. Algunas son hoy solo ruinas y de otras sólo queda el recuerdo.

En la antigüedad se accedía a estos monasterios por medio de escalas de madera móviles que los monjes arrojaban hacia el vacío. Posteriormente se incluyeron cabestrantes que posibilitaron a los monjes el ascenso en una malla. Actualmente hay varios de estos sistemas funcionando para permitir la subida  de las provisiones. Hacia 1920 algunos monasterios introdujeron escalones en la roca para permitir un acceso más fácil. A pesar de ello, aún quedan subidas vertiginosas no aptas para corazones sensibles.

Polea para subir monjes y provisiones

En 1988 la UNESCO declaró a este complejo de monasterios Patrimonio Mundial de la Humanidad, dando prensa a uno de los sitios más fascinantes del globo.

Llegar hasta allí

Meteora se ubica al norte de Grecia, no muy lejos de Macedonia y a unos 326 de km de Atenas. A pesar de su situación geográfica, es visitado por más de un millón de turistas al año. Para llegar hasta allí hay varios itinerarios posibles. Uno de ellos es el de la ruta que lleva a Larisa desde Atenas y de allí a Tríkala, la ciudad natal del dios de la medicina, Asclepio. Esta ruta continúa 21 kilómetros hasta Kalambaka, la pequeña ciudad que se encuentra al pie de los montes de Meteora en su parte norte, a sólo 5 kilómetros de los monasterios.

Kalambaka es una antigua ciudad a la que los griegos llamaron Eginion. Fue destruida por los romanos hacia el 167 a.C. Los habitantes la reconstruyeron y en el siglo XI comenzó a ser nombrada como Staguí o Stagoi. Fueron los turcos quienes la denominaron Kalambak, aunque en el 1881 pasó de manos turcas  a pertenecer al reino de Grecia  aún hoy persisten en documentos religiosos los dos nombres. En la Segunda Guerra Mundial fue parcialmente destruida. Merece la pena visitarse la catedral,construida en los siglos X al XI que cuenta con un  imponente púlpito de mármol y frescos datados entre los siglos XII y XVI.

El empinado camino hasta San Nicolás

Del otro lado de los montes se encuentra el pequeño pueblo de Kastraki, ubicado justo debajo de las enormes moles rocosas. Fue construido por griegos de Epiro que huían de los turcos y encontraron un refugio en aquel lugar apartado. El camino que serpentea entre las rocas y que una el pueblo con Kalambaka –a 2 kilómetros de distancia – es uno de los paseos más agradables que pueden realizarse para conocer el entorno.

En Kastraki se encuentra también el famoso “acantilado de los pañuelos” en el que los jóvenes de la localidad para demostrar su hombría y en prueba de amor, cuelgan en los agujeros de la roca los pañuelos de sus amadas. El ascenso –que se realiza en verano – acoge a buen número de visitantes atraídos por el peligroso reto. Los habitantes aseguran que la peligrosa gesta traerá prosperidad y felicidad a sus familias.

Los Monasterios

Los monasterios están unidos entre sí por diferentes carreteras y senderos. En un día es posible visitar los 6 monasterios que aún permanecen en funcionamiento. Hay servicios de autobuses desde Kalambaka y Kastraki que llevan a los turistas y los recogen más tarde. Esto hace que los viajeros puedan hacer la ruta a pie. De lo contrario es posible participar en un tour organizado. El recorrido a pie entre Kalambaka y los monasterios es de 17 kilómetros.

Vista de los monasterios de Meteora

Para cualquier visita es obligatorio llevar ropa adecuada: falda larga para las mujeres y hombros cubiertos y pantalones para los hombres. Quien no los lleve encontrará a la entrada de los monasterios largos faldones unisexs prestados por los monjes.

Los horarios son muy aleatorios y es preciso informarse bien antes de comenzar la subida, así como equiparse de buen calzado y agua en abundancia si es que el recorrido se realiza en verano, cuando las temperaturas pueden resultar asfixiantes. Una advertencia sin embargo, cuidado con las fotos a los monjes, puesto que rehúyen ser fotografiados. Antes de tomarles fotografías es preciso pedir permiso y es muy probable que se nieguen.

La tradición de los iconos perpetuada por los monjes

Cabe señalar la magnífica adaptación de los monasterios al entorno en el que se encuentran, se diría incluso que son el prolongamiento natural de la roca en la que se asientan.

Moni Agiou Nicolau Anapafsa (San Nicolás de Anapausa)

Después de dejar Kastraki, el primer monasterio que encontramos a la izquierda del camino es el colosal de San Nicolás, construido en el siglo XV. Se accede a él a través de una empinada escalera después de una cuesta entre los árboles.

Moni Agio Nicolau Anapafsa

El monasterio tiene varios pisos, puesto que la superficie en la que se asienta es pequeña. En el primero puede admirarse la iglesia de San Nicolás decorada con maravillosos frescos del cretense Teofanis Strelitsas en el s XVI, que influenció toda la pintura post bizantina. Estos son los únicos frescos que el artista firmó con su nombre, a pesar de haber decorado también el Monte Athos. De los manuscritos que poseía el monasterio sólo se conservan 39 que han sido trasladados al Monasterio de San Esteban. El refectorio ha sido transformado en un museo.

La subida al monasterio

A finales del siglo XIX sólo quedaban 5 monjes en el monasterio y pocos años después terminó siendo una ruina. Fue bombardeado durante la Segunda Guerra Mundial y restaurado en 1960. Anapausi significa en griego reposo y esa es la sensación que se respira en el pequeño monasterio. Una de las principales atracciones es la espléndida vista que se obtiene del pueblo de Kastraki.

La roca sobre la que se asienta

Moni Agias Varvaras Roussanou (Monasterio de Santa Bárbara)

Se cree que el nombre del monasterio pueda venir de su fundador Rousanos, pero no está claro ni quién lo fundó ni la fecha exacta de dicha fundación, que se suele situar hacia 1388.

Moni Agias Varvaras Roussanou (Santa Bárbara)

Posee un bello catholikon (iglesia central del monasterio) con vidrieras que fue edificado hacia 1545. Con el abandono del monasterio por sus moradores las reliquias fueron trofeos de saqueadores y muchas de ellas tuvieron que ser trasladadas hacia el monasterio de Gran Meteora. Una anciana del pueblo de Kastraki siguió conservando el monasterio haciendo labores de guardiana y hoy ha renacido de nuevo al culto y está ocupado por una orden monástica femenina.

Visto desde arriba

Ha sido renovado en muchos aspectos y se accede a él por un puente en el vacío que en otras épocas debió suscitar miedo a quienes debían cruzarlo. Es uno de los de más fácil acceso y la llegada puede hacerse desde un pequeño camino en el bosque.

Moni Varlaam

Fue construido en el s XIV por un monje eremita llamado Varlaam que vivió en él solo hasta su muerte. En el siglo XVI dos monjes decidieron reconstruir el lugar. El monasterio se desarrolló con los años y llegó a tener hasta 30 monjes. La última restauración data de 1780. Después del Gran Meteora es el más grande.

Moni Varlaam

Para acceder a él es preciso seguir una sinuosa ruta esculpida en la piedra y subir unos cuantos escalones. En los frescos del interior se pueden ver representaciones de la vida y la pasión de Cristo, la Virgen y una Crucifixión del siglo XVI del monje Frangos Kastellanos, que también pintó en el Monte Athos. Además se conservan reliquias, cruces finamente esculpidas, vestiduras, un trono episcopal y una gran biblioteca con valiosos manuscritos.

Interior de Varlaam

Pantokrator de Varlaam

Moni Megalou Meteorou (Gran Meteora o de la Transfiguración)

Es el monasterio construido en la roca más alta e imponente del lugar. Tiene una extensión de 60 mil metros cuadrados y se encuentra a 400 metros de altura en pico desde Kalambaka y a 613 metros sobre el nivel del mar. Su nombre significaba “roca ancha” por ser el más grande todos los de alrededor.
Para ascender a él se utilizaban una escala de madera y un sistema de poleas que remontaba al visitante y a las provisiones dentro de una red. La ascensión podía durar más de media hora. A principios del siglo XIX se construyó un túnel y 146 escalones que facilitaron la llegada al monasterio, aunque la red sigue ahí para permitir que se suban los productos que necesita el monasterio.

Gran Meteora

Fue construido por San Atanasio el Meteorita en el siglo XIV, después de ser expulsado del Monte Athos, que le dio el nombre original de Meteoro por ser el que estaba a más altura. El monasterio conserva una enorme colección de manuscritos, íconos y objetos sacros, entre ellos un trono episcopal de madera tallada que data de 1616, evangelios del siglo XVIII impresos en Venecia, bordados del siglo XIV y otras reliquias y antigüedades  de gran valor histórico.

La iglesia es luminosa y está repleta de frescos de una belleza excepcional como el Pantocrator y la Virgen que pertenecen a la escuela macedonia. El pequeño cubículo dónde vivía San Atanasio el fundador, el hospital del monasterio, la torre con la red para subir provisiones y el “maquepió” u horno para hacer pan están perfectamente conservados. Una curiosidad del monasterio es que tiene un osario con los cráneos de los monjes muertos en él, ordenados cual libros en las estanterías.

Moni Agias Triados (Monasterio de la Sagrada Trinidad)

Es sin duda la estampa típica de Meteora y el monasterio que más se representa para dar a conocer el lugar. Se hizo mundialmente famoso al servir de escenario para una película de James Bond.

Agias Triados o de la Trinidad

Para acceder a él existe un sendero de 2 kilómetros desde Kalambaka. Se yergue a 400 metros del suelo. Su construcción se sitúa alrededor de 1458 y la roca tiene unos 5 mil metros cuadrados. Se ascendía por medio de escalas móviles o de red hasta que en 1925 se tallaron en la roca 140 escalones.

Además de los bellos frescos que decoran el “catholikon”, contenía muchas reliquias que fueron saqueadas por los nazis, entre ellas manuscritos y piedras preciosas procedentes de donaciones. Los íconos y manuscritos que pertenecían al monasterio y que fueron rescatados se encuentran ahora en el Monasterio de San Esteban.

Moni Agio Stefanou (Monasterio de San Esteban)

Es considerado el monasterio más rico de Meteora y es el más accesible de todos ellos. Un puente de 8 metros lo une a la colina que se encuentra frente a él. Se cree que algún monje ya vivía aquí en el siglo XII puesto que se conservan inscripciones datadas de esa fecha. El monasterio fue fundado en el siglo XIV.

San Esteban

Su riqueza permitió que sufragara la construcción de la “Escuela Constantion” que se encuentra en Kalambaka y de un instituto en Trikala. Hasta finales del siglo XIX era muy próspero, pero decayó y actualmente desde 1961 es un monasterio de mujeres.
El catholikon fue muy dañado durante la Segunda Guerra Mundial y tuvo que ser restaurado en su totalidad. Como el resto de los monasterios, cuenta con espléndidos frescos y una exposición de reliquias entre las que encontramos estolas bordadas en oro, 154 manuscritos que van desde el siglo XI al siglo XIX, 852 libros antiguos entre los que destacan unos trabajos de Aristóteles impreso en 1498 y diccionarios del siglo XV, un cáliz de 1631 y otros objetos de valor. En el monasterio se brindan múltiples talleres de pintura, música y escritura que las monjas desarrollan con gran interés.

Monasterio de Ipapanti

Es un monasterio que no suele visitarse puesto que sus aperturas son muy aleatorias. Se trata de una cueva en la ladera de una roca en la que se amontonan las distintas construcciones del monasterio. Se fundó en el s.XIV y aún se conservan los delicados frescos.

Apuntes sobre la vida monástica

Se cree que los primeros ascetas aparecieron en el siglo III y se consagraron al culto de Dios en lugares alejados de la civilización. Algunos siguieron su vida en cuevas mientras que otros se unieron para crear monasterios. La vida en un monasterio se centra en el “catholikón”, es decir la iglesia central del monasterio donde los monjes pueden pasar orando hasta 7 horas diarias, llegando a 11 los días festivos.

La subida a Santa Bárbara

Para subsistir en estos monasterios, los monjes realizaban múltiples tareas como talla de madera, pintura de íconos, agricultura, reparación de calzados, sastrería, bordado y otros deberes. El dinero recaudado sirve a la comunidad y a las distintas obras sociales que patrocinan.
En el momento de la dominación por los turcos, estos monasterios sirvieron para salvar la lengua y cultura helénica. Durante la Segunda Guerra Mundial muchos patriotas griegos huyeron hacia este lugar que fue bombardeado sin piedad por los alemanes.

Además de los monasterios, en los acantilados se conservan aún numerosos otros restos de la vida de estos ascetas, como cuevas y cubículos colgados de las imponentes paredes.

 

La isla de Socotra o Socotora : La biodiversidad en peligro

Hay paraísos que no están hechos para la vida humana porque son perfectos para el desarrollo vegetal o animal, pero no así para los hombres, tal vez Socotra es uno de ellos. La isla es una de las más hermosas que puedan imaginarse, con una vegetación y una fauna endémicas espectaculares, sin embargo las condiciones climáticas son durísimas y a pesar de ello el hombre ha logrado hacerse un hueco y sobrevivir.

Ditwah, Socotra

Socotra es un lugar medianamente accesible a los turistas, aún no excesivamente visitado por las dificultades que entraña llegar y felizmente preservado en algunos aspectos gracias a que muchas personas ponen en ello su empeño. Temo que le queda poco debido a la dificultad de encontrar el punto de sostenibilidad que lleve a esta isla al progreso sin destruir la naturaleza.

Dunas de arena blanca

Desde hace unos años se han instalado proyectos turísticos, se han asfaltado carreteras…Supongo que la población sacará de ello algún beneficio tangible, solo esperemos que se preserve su biodiversidad.
Socotra es una de las islas más grandes del Índico y pertenece a Yemen. Tiene 3650km2 y unos 70.000h. El archipiélago de Socotra que comprende 4 grandes islas y 2 islotes rocosos, se encuentra situado en el golfo de Aden en  aguas del  índico entre el cuerno de África y Yemen.

la costa

Socotra fue un lugar de paso para los viajeros que se dirigían hacia la India y así desde la antigüedad ha sido objeto de las influencias de muchas civilizaciones:griegos, indios, árabes, hasta pasar a manos inglesas desde el  s XIX hasta 1967 , formando parte de Yemen en que este país se independiza.
Está situada a 250 km de Somalia que reivindica su soberanía. Los habitantes sonuna mezcla de esas influencias del pasado conviviendo indios, somalíes y árabes.

Saludo socotrí

La principal fuente de ingresos es la pesca de perlas, del famoso pepino de mar y la exportación de dátiles y especias.
Lo que hace a Socotra única es su vegetación, que la convierte en la 10ª isla
más rica del mundo en diversidad vegetal. De sus 850 especies vegetales 1/3 son endémicas y son vestigios de plantas que existieron en África hace miles de años: así hay especies tan curiosas como el árbol botella, el árbol pepino etc. El 37% de las plantas que existen en la isla no se desarrollan en ningún otro lugar. Ocurre lo mismo con muchos de los animales tanto terrestres como marinos, por ejemplo el 90% de sus reptiles son endémicos.

aloe de Socotra

La pesca indiscriminada de especies como el pepino de mar que sirve de remedio en la medicina china pone en peligro la supervivencia de la especie. Aunque no solo esta especie está sujeta a una pesca intensiva, sino que las aletas de tiburón, manjar en las cocinas china y japonesa, han dado lugar a una pesca intensiva de la especie que ha diezmado considerablemente la población.

Pescadores

Entre las plantas a cual más sorprendente, desde el drago (dracaena cinnabari) o árbol de la sangre del dragón cuya resina de un rojo intenso se ha utilizado como tinte desde tiempos remotos, hasta el árbol pepino que es una especie de cucurbitacea que puede medir hasta 6 m de altura o el aloe de Socotra o las higueras propias de la isla que nacen colgadas de los acantilados. La naturaleza es impresionante y curiosa, salida de la prehistoria y mágicamente preservada hasta ahora.

Drago sangre de dragón

La isla está sujeta a dos monzones anuales y a grandes vientos entre junio y septiembre que pueden llegar a sobrepasar 150km/h y hacer imposible llegar a ella por aire. Las temperaturas en esta época pueden llegar a los 50º por lo que los mejores meses para visitarla serían octubre y noviembre dónde la temperatura ronda los 28º.

Pesca del pepino de mar

Hay playas desiertas, dunas, desiertos pedregosos y una rica vida submarina.
Pocos tour operadores se han decidido aún a incluirla en sus circuitos, entre ellos hay dos que lo hacen: Atalante y World Islands, pero la mayoría de los visitantes que llegan a ella lo hacen de manera individual, en vuelo desde Sanaa. No existen transportes locales y es preciso alquilar coche con chófer, recorrerla en otros medios como la bici es bastante poco probable.

Árbol pepino

Hay muchos proyectos de preservación de Socotra desde que en 2008 la Unesco la incluyera como Patrimonio de la Humanidad.  En particular Socotraprojet (http://www.socotraprojet.org)  se ocupa de preservar las riquezas naturales de la isla y de abogar por un turismo sostenible. Agradezco la ayuda prestada por Abduljameed miembro de esta organización y la posibilidad que me ha ofrecido de incluir las fotos en este artículo.

El camello el medio de transporte de la isla

Los rebeldes del Bounty llegan a Pitcairn

La isla de Pitcairn entra en la historia a partir de que en 1789 los sublevados del famoso navío inglés Bounty acostaron en ella, 3500 años antes había sido habitada por polinesios y se cree que el marino de Quiroz llegó cerca de sus costas, pero fue en 1767 cuando un marino inglés le dio el nombre que lleva hoy.

Isla de Pitcairn

La historia es mucho menos romántica que lo que nos ha enseñado Hollywood y Fletcher se aleja mucho de la idea heroica que podemos hacernos de él.

Después de sublevarse contra su capitán puesto que deseaban permanecer en Tahiti dónde algunos de ellos como el primer oficial Fletcher habían contraído matrimonio con mujeres nativas, abandonaron a éste a su suerte en medio del océano junto a algunos marineros que no apoyaban la sublevación. El capitán logró llegar a Timor e informar a la marina inglesa.Christian Fletcher y 8 marinos más, acompañados de 18 polinesios (entre ellos 12 eran mujeres y niños) a bordo del Bounty, acostaron en la isla que estaba desierta y alejada de las rutas comerciales para huir de la justicia inglesa.

Replica exacta del Bounty

Posteriormente los polinesios se rebelaron del trato como esclavos que Fletcher les propinaba y lo asesinaron, pero las viudas de los marinos ingleses terminaron con todos los polinesios de la isla. Las disputas debidas a las diferencias en el número de mujeres y hombres hicieron que quedara solo un marino inglés, John Adams, con varias mujeres y 20 niños. En 1838 fue anexionada a Inglaterra. La pequeña comunidad siguió creciendo y en ocasiones, a causa del número elevado de ésta, muchos se vieron obligados a emigrar a la vecina isla de Norfolk o a Tahiti. Actualmente después de muchos altos y bajos demográficos la isla cuenta unos 60 habitantes divididos en 9 familias y está administrada como territorio de ultramar por el alto comisario británico en Nueva Zelanda. La repartición de tierras sigue siendo la misma que realizara Fletcher y las leyes que estableció Adams se conservan en su mayoría. Los ciudadanos no pagan impuestos.
Se cree que hoy hay en el mundo 10.000 descendientes de los sublevados del Bounty.

Acantilados de Pitcairn

Pitcairn se encuentra situada a unos 2200 km de Tahiti, entre Chile y Nueva Zelanda, y cuenta 4.6 km2.Actualmente es la más pequeña comunidad insular dotada de una constitución. Un barco llega cada tres meses con provisiones desde Nueva Zelanda y además trae al representante gubernamental, turistas y los viajeros de Pitcairn que se hayan desplazado. Con la llegada de Internet las comunicaciones han mejorado mucho, además hay teléfono y dos cadenas de televisión vía satélite, la CNN y la Turn Classic Movies. Hasta hace bien poco las comunicaciones se realizaban por radio.

Para llegar a acostar a la isla, rodeada de enormes acantilados y con ausencia de playas,
es preciso contar con buen tiempo… Los que quieran acercarse a ella tienen la posibilidad de coger un barco desde la isla de Mangareva en la Polinesia francesa y que pertenece al archipiélago de Gambiers como Pitcairn. El barco se queda una semana en Pitcairn esperando a los viajeros. A la vuelta  tras dos días de navegación se llega hasta Mangareva y desde allí es posible coger un avión hasta Tahiti. La relativa soledad en la que vivían sus habitantes ya se ha visto reducida con la presencia de los primeros grandes cruceros que han llegado a la isla por primera vez a principios de este año.

Bienvenidos a la isla

Cuando me interesé al principio por esta isla remota lo que más curiosidad despertaba en mí era saber si el cambio climático había afectado a la vida de sus habitantes, ya que muchas islas del Pacífico comienzan a sentir sus efectos. Pitcairn es además una isla privilegiada puesto que tiene 10 especies de plantas endémicas de las 80 presentes. Pero mis esfuerzos han sido vanos puesto que la representante de turismo de la isla Heather Menzies me asegura que no se realiza ningún tipo de medición que pueda ayudar a establecer conclusiones fiables.

Pitcairn

Para la anécdota, en este caso escabrosa, Pitcairn apareció en todos los diarios del mundo en 2004 al ser acusados 6 hombres de la minúscula comunidad, compuesta por 12 hombres adultos, de violaciones sobre menores. Todos ellos fueron condenados y por tanto cumplen penas de cárcel. Algunas de las mujeres de Pitcairn han acusado a Gran Bretaña de inventar esta historia para obligar a los habitantes a evacuar la isla, que si bien no tiene gran importancia estratégica, si que controla una zona marítima de unos 560 km2.

La historia nos hace rememorar tiempos pretéritos cuando los habitantes se asesinaron entre ellos por el control de las mujeres. Resulta paradójico que casi 300 años más tarde volvamos a revivir episodios parecidos.

La anécdota amable en este caso es de tipo gastronómico, ya que los habitantes de Pitcairn tienen el privilegio de poseer la que algunos gastrónomos llaman “miel más pura del mundo”, lejos de toda polución y de enfermedades que ataquen a las abejas. Entre las flores que estas polinizan está el mango, la passiflora,  guayaba, o syzygium.El placer tiene su precio, ya que 250 gr llegan a costar 24€.

La pequeña comunidad se ha dotado de una representante turística y el representante inglés llega dos veces al año para pasar allí temporadas de dos meses, además de contar con dos policías y dos asistentes sociales.

Agradezco la información que Heather Menzies, representante turística de la isla, me ha aportado para este artículo.

SALAMANCA:Leyendas de la ciudad dorada II. Tradiciones de leyenda

El lunes de aguas

Entre las numerosas fiestas y tradiciones de que hace gala la ciudad, sin duda el llamado “Lunes de aguas” es la más folclorista y divertida. Su celebración entronca también con una leyenda y se asocia al final de la cuaresma y el ayuno carnal en el amplio sentido del término.

Debido al enorme número de estudiantes presentes en la ciudad, el infante Juan, hijo de los Reyes Católicos, concedió a Salamanca la primera licencia para abrir una casa de Mancebía en el país.

La tradición del “Lunes de aguas” tiene su origen en el s XVI, cuando el rey Felipe II dicta una ordenanza por la que las mujeres públicas que residían en la Casa de Mancebía de Salamanca debían ser obligadas a dejar la ciudad durante la Cuaresma y la Semana Santa. Al cabo de una semana del lunes de Pascua, el Padre Putas, que se encargaba de ellas, se dirigía a los arrabales a buscarlas y las traía de nuevo en barcas que cruzaban el río. La venida de las mujeres era celebrada con grandes fiestas por parte del pueblo y de los estudiantes que se acercaban a las orillas a recibirlas. Las prostitutas en las barcas agitaban ramas (rameras) para expresar su alegría ante la vuelta. Mientras esperaban su llegada, el público se sentaba a la orilla del río con una popular torta rellena de embutidos llamada hornazo y con la que ponían fin a la abstinencia. Las prostitutas para ser reconocidas vestían unos mantones con “picos pardos”, de ahí la famosa expresión de “irse de picos pardos”.

Cartel conmemorativo del Lunes de aguas

La tradición, ya sin prostitutas, sigue desarrollándose cada lunes después del domingo de resurrección, y la ciudad casi al completo sale a disfrutar al campo del sabroso hornazo, para lo que el Ayuntamiento pone a su disposición autobuses y las dehesas de titularidad pública, en las que se desarrollan numerosos actos folclóricos. El Padre Putas ha pasado a llamarse Padre Lucas y es un cabezudo que asusta a los niños dando golpes con una rama.

Mariquelo sube a la torre de la Catedral Nueva

El Mariquelo es un personaje típico de la vida salmantina. Su historia se asocia a una tradición que tiene lugar desde que en 1775 el terremoto de Lisboa afectara a la catedral Nueva sonaran las campanas por efecto de la sacudida y dejara dañada su torre, que desde entonces quedó ligeramente inclinada.

El Mariquelo en la torre de la catedral

Desde esa fecha, el cabildo de la catedral, instauró que ese día, el 31 de octubre, las campanas de la catedral volvieran a sonar para rogar a Dios que no se repitiera un terremoto como aquel, y además, verificar arriba, que la inclinación de la torre no era aún mayor. La familia que tenía a su cargo las campanas era conocida como “Los Mariquelos” y desde ese día un varón de dicha familia se encargó de realizarlo hasta el año 1976. En 1985, Ángel Rufino, folclorista, se decide a rescatar la tradición perdida y con el sobrenombre de “El Mariquelo” vuelve desde entonces, cada año, a rememorar la gesta de subir hasta la torre de la catedral ataviado con el traje típico de la ciudad y una gaita y un tamboril, congregando a miles de curiosos en la Plaza de Anaya y aledaños, y a cientos de medios de comunicación del mundo entero. Desde arriba ameniza a los presentes con una charrada.

Las mujeres toman el bastón de mando

El día 5 de febrero se festeja el popular día de las Águedas, llamado así en honor a Santa Águeda, santa del s III que sufrió martirio por querer guardar su virginidad. Para celebrarlo las mujeres toman el mando y relegan a las tareas femeninas a los hombres. Simbólicamente las asociaciones de Águedas son recibidas en el ayuntamiento y recogen el bastón de mando de manos del alcalde. Es corriente verlas vestidas con los trajes charros repletos de filigranas de oro, paseándose por la Plaza Mayor y alrededores, junto a grupos folclóricos. Se organizan meriendas, cenas y actuaciones musicales y suele finalizarse con la quema del pelele, que simboliza la masculinidad.

Las Águedas bailan en la Plaza del corrillo

Desprovista de las connotaciones que tuvo en otras épocas y en un mundo en el que la mujer lucha por la igualdad  entre los sexos, la fiesta de las Águedas ha entrado en decadencia, y es para muchos anacrónica, y solo las más mayores y las asociaciones provenientes de los pueblos de la provincia continúan manteniendo esta tradición centenaria.
La vistosidad del traje típico y las danzas que se realizan al son de la gaita y el tamboril hacen que muchos turistas se deleiten con ellas.

El silencio invade las calles

Declarada de interés turístico, la Semana Santa de Salamanca es una de las más hermosas de Castilla y León, es sobria y austera y está impregnada de una profunda religiosidad. Destacan la magnificencia de los pasos que son paseados en un marco incomparable, la ciudad se recoge y se silencia para verlos desfilar, la luz de los cirios y la iluminación de los monumentos en las procesiones nocturnas, crean un excepcional ambiente de recogimiento.

Se tiene noticias de la Semana Santa salmantina en documentos que datan del s XV y durante el siglo siguiente se fueron fundando las primeras cofradías.
Entre las procesiones más destacables cabe señalar la de la Hermandad del Cristo del Amor y de la Paz, con una imagen que data del s XVII, que sale el Jueves Santo del Arrabal y cruzando el puente romano se dirige al centro histórico.
El Viernes Santo sale de la iglesia de la Vera Cruz la procesión del Descendimiento, que data de 1615, cuya imagen es descendida de la cruz  en el marco incomparable del Patio Chico de la catedral, a la sombra de las torres, y durante el cual hay un tradicional “besapiés” de la imagen por parte del público asistente.

Procesión del Santo Encierro

La cofradía que la organiza, la de la Vera Cruz es la más antigua de la ciudad ya que se tiene constancia de que tiene raíces desde el s. XIII, aunque su fundación data de 1506. Tuvo un gran poder en la ciudad, puesto que dispuso incluso de una imprenta que publicó las obras de Juan del Enzina. Decayó notablemente tras la invasión francesa y la desamortización, para renacer poco a poco en el s XX, aportando nuevas propuestas, como la presencia de mujeres en los pasos.

El Santo entierro, que data también del año 1615, es la procesión que cuenta con el mayor número de pasos. Sale de la Iglesia de la Vera Cruz y llega a la Catedral Nueva y reune a varias cofradías.

La procesión de la Soledad desfila con una imagen de la Virgen del escultor Mariano Benlliure, es sin duda la más multitudinaria.  El origen de la actual cofradía de la soledad data del año 1645 y fue en principio obra de un grupo de zapateros que posteriormente se fusionarían en el s XIX con la llamada de la Soledad.
Es una procesión nocturna que sale de la Catedral Nueva a las 12 de la noche del Viernes Santo, para acabar en la Plaza Mayor, dónde los cofrades cantan a la virgen un sentido Ave María.

Procesión de la soledad

“Yo guardo tu alma en mi corazón. Cuando yo muera, guarda en ti, Salamanca dorada, mi recuerdo”.

Miguel de Unamuno

SALAMANCA: Leyendas de la ciudad dorada

Salamanca se extiende a orillas del río Tormes, en la meseta Castellana, cercana ya a la frontera portuguesa. El paso de los siglos ha respetado un patrimonio cultural inmenso y es conocida mundialmente por su vida universitaria que no tiene parangón en ninguna otra ciudad española.

Las catedrales

Hay muchas maneras de acercarse a Salamanca y de empaparse de su cultura. Pasear sus calles y monumentos recordando las pequeñas historias y leyendas que se le atribuyen, es una manera amena de conocerla.
Salamanca es arte en sus múltiples monumentos, es estudio a través de la Universidad y de sus muchos colegios universitarios y es diversión en sus locales nocturnos frecuentados por estudiantes de medio mundo.
A pesar de las dificultades de conexión de esta pequeña ciudad, que carece de autopistas siquiera que la acerquen a Madrid (211 km) o a Lisboa (490 km), miles de turistas se dan cita cada año para gozar de sus grandes atractivos. Si en invierno está sumida en la persistente niebla castellana y el frío es intenso, el resto del año goza de una temperatura agradable, incluso el verano puede ser especialmente caluroso y seco. Es en esta época, en la que la ciudad ofrece sus mayores atractivos, conjuntando clima y actos culturales, que permiten al visitante disfrutar al máximo de su estancia.

Torre de la Catedral vieja

“Salamanca, que enhechiza la voluntad de volver a ella a todos los que de la apacibilidad de su vivienda han gozado”
Miguel de Cervantes

Las palabras de Cervantes

Alto soto de torres que al ponerse tras las encinas que el celaje esmaltan
dora a los rayos de su lumbre el padre Sol de Castilla;
bosque de piedras que arrancó la historia a las entrañas de la tierra madre,
remanso de quietud, yo te bendigo ¡mi Salamanca!

Miguel de Unamuno

LUGARES Y LEYENDAS

La Cueva de Salamanca

Cervantes, con su popular entremés “La cueva de Salamanca” dará universalidad a este lugar y a esta leyenda que pervivía a través de los siglos. Tras la publicación, muchos viajeros se detenían a conocer aquel lugar que en tiempos había sido refugio de magos y quiromantes. Otros autores como Diego de Quevedo, Walter Scott, Torres Villarroel o Pedro Antonio de Alarcón también la mencionan.
La Cueva de Salamanca se encuentra situada en la Cuesta de Carvajal muy próxima a las dos catedrales y cuenta la leyenda que en tiempos fue lugar de culto de los adoradores del sol y de rituales de magia negra. Posteriormente sirvió de refugio a los renegados de la religión. Fue cristianizada cuando encima de ella se construyó la iglesia de San Cebrián,o Cipriano, santo patrón de los magos y la cueva quedó bajo la sacristía. La reina Isabel la Católica mandó cerrar la entrada y posteriormente tras la destrucción de la iglesia en el s. XVI, 1580, terminó siendo el trastero de una carbonería. En los años 90 se realizaron numerosas excavaciones en el lugar, cuyos resultados están expuestos. Actualmente, junto a la entrada, hay un busto del insigne salmantino Enrique Torres Villarroel, escritor, matemático, médico , hombre curioso y polifacético.

Cueva de Salamanca

Según la leyenda, el demonio, para algunos Asmodeo, celebró allí, durante 7 años, clases para 7 alumnos que se reunían con él, y al término de sus estudios, en pago a sus servicios, uno de ellos, al azar, pagaba con su libertad por todos los demás. Según otras versiones uno de los estudiantes debía pagar las clases por todos y si materialmente no podía hacerlo, lo hacía  con su propia vida. Entre los alumnos, se cuenta que el Marqués de Villena, personaje inspirado en Enrique de Villena, estudiante en la universidad, fue elegido para pagar las clases y al verse en la imposibilidad tuvo que quedarse, pero logró burlar al demonio escondiéndose en una vasija para el vino. Cuando el demonio bajó a buscarlo pensó que se había fugado gracias a sus artes mágicas y salió a buscarlo, dejando tras de sí la puerta abierta, lo que le permitió salir, y pasando la noche en la sacristía, burlar a su maestro. Según otra versión, el Marqués salió huyendo, pero el diablo acabó agarrando su sombra, lo que le privó de ella eternamente y con ello, un hombre sin sombra, pasó a ser para siempre sospechoso de malas artes y magia.

La  fama de ciudad mágica se extendió por el mundo y así en Latinoamérica se llaman Salamancas a todas las cuevas dedicadas a cultos mágicos.

Tentenecio!

Otro lugar emblemático de la ciudad es la famosa cuesta de Tentenecio,  próxima  a la catedral vieja y cuyo nombre está ligado a una de sus historias más conocidas.

Cuesta de tentenecio

En tiempos esta calle llevó el nombre de Calle de Santa Catalina. Un día, San Juan de Sahagún (s XVII), actual patrón de la ciudad (12 de junio), que paseaba por ella, se encontró frente a un toro que se había escapado del mercado de ganados de la ciudad. El animal había embestido ya a todo lo que encontraba, cuando, llegado a la altura  del santo se disponía a embestir a una mujer con su hijo en brazos, éste le puso la mano en la cabeza y le dijo: :”Tente, necio” y el toro, milagrosamente, se detuvo. La calle lleva pues este nombre en recuerdo del prodigio del santo.

La calle Tentenecio

Cuesta de tentenecio

Otra calle de la ciudad también tiene el nombre de otro milagro, la calle Pozo amarillo, una de las arterias que sale de la Plaza Mayor, en la que habría salvado a un niño que cayó a un pozo elevando las aguas de éste hasta que pudo ser rescatado con la correa que el santo había lanzado para sacarlo. Hoy se recuerda con una placa en el lugar en el que se cree ocurrió el milagro.

San Juan murió envenenado, al parecer por la amante de un hombre poderoso de la ciudad  que atribuyó a los discursos del santo el que ella le abandonara.
Hoy en la céntrica Calle Toro se alza la Iglesia de San Juan de Sahagún, que le rinde peculiar homenaje, relatando con relieves en su fachada algunos de sus milagros.

El huerto de Calixto y Melibea

El huerto, que recrea los jardines de la época (s XVI) incluso en las plantas que en él crecen, se encuentra justo encima de la muralla, con vistas al Tormes y detrás del Patio Chico de la Catedral.

Entrada al huerto de Calixto y Melibea

Evoca la famosa novela de Fernando de Rojas “La Celestina” y que en su día se publicó con el nombre de “Tragicomedia de Calixto y Melibea”. Se cree que este lugar puede ser el escenario real  de los amores de ambos jóvenes en los que se inspiraría Rojas para escribir su libro y que terminó de forma trágica, cuando Calixto, que subía por una cuerda al huerto de su amada Melibea, cayó desde la muralla. Ella, ante el dolor de la pérdida del amado, decidió acabar con su vida tirándose al vacío desde el mismo lugar.

Interior del huerto

Vista desde el huerto

Las catedrales desde el huerto

Decíamos ayer y una rana

Numerosas historias mencionan a la universidad, la más antigua de España, fundada hacia 1212. Sin duda su fachada  es el ejemplo más hermoso del Plateresco español. Está enteramente esculpida en piedra de Villamayor, una cantera cercana a la ciudad. Su color se vuelve dorado con los efectos de la luz.

Fachada de la Universidad

La maleabilidad de esta piedra permitió que pudieran esculpirse cientos de motivos. Encima de una calavera, a la derecha de la fachada, se encuentra la famosa rana. Se cuenta que el estudiante que era capaz de verla, tendría aprobados los exámenes ese año.

Muchos han intentado encontrar una explicación a semejante escultura, hay tres versiones distintas sobre ella, para unos es la firma del autor, ya que los canteros de la época firmaban sus obras por medio de símbolos o figuras, para otros, es sin embargo, como muchas de las esculturas de este tiempo un símbolo, en este caso de la lujuria y de la muerte, y una tercera vía es la que le da simplemente una significación de buena suerte, que es la que perdura en la tradición popular.

El Patio de Escuelas y la estatua de Fray Luis

Entre los muchos insignes profesores que en ella han impartido clase se dibuja la figura del poeta y humanista Fray Luis de León que en el s XVI fue doctor en Teología. Encarcelado por la Inquisición tras haber osado traducir la Biblia a lengua vulgar, cosa estrictamente prohibida, pasó cuatro años en la cárcel, tras los cuales, el día que se reincorporaba a sus clases lanzó a sus alumnos la famosa frase “Decíamos ayer…” (dicebamus hesterna die…), como si el tiempo no hubiera transcurrido. El aula en la que impartía sus clases el maestro, con sus incómodos pupitres y su podium, pueden incluso visitarse y su recuerdo permanece extrañamente presente.

Los visitantes buscan la rana

La Casa de las muertes

La llamada Casa de las muertes es un palacio que data del s.XVI y es de estilo Plateresco, bajo sus ventanas se encuentran esculpidas unas calaveras, obra de Diego de Siloé y en la fachada tiene seis medallones y el escudo de la familia Álava, para quién fue construido.

La casa de las muertes

Hay una cierta controversia entorno a la procednecia del nombre, para algunos estas calaveras darán su nombre a la casa, sin embargo, perviven en ella historias truculentas, desde el fin trágico entre sus muros de dos amantes, a los cadáveres encontrados entre sus cimientos, hasta el suceso real que acaeció en ella en 1836, en el que María Lozano fue asesinada, sin que nunca se pudiera encontrar a los autores del crimen. Precedida de tales historias, la casa,  que fue donada a la Iglesia, pasó, tras una subasta, y ante la ausencia de compradores, a manos públicas, aunque actualmente es de nuevo propiedad de una familia salmantina.
La calle en la que se ubica llevó el nombre de Calle de las muertes hasta que pasó a llamarse Bordadores, con lo que podría haber heredado el nombre del lugar en el que fue construida.

El puente y el toro

Muchas obras literarias tienen a la ciudad como fondo de las aventuras y desventuras de sus personajes, pero sin duda el clásico anónimo español “El Lazarillo de Tormes” sea una de las más conocidas.

El pequeño Lázaro y el ciego pasearon literariamente por la ciudad y hoy su recuerdo está presente en una escultura junto al hermoso puente romano que cruza el río Tormes.

Lugar de paseo de los salmantinos, el puente romano es el monumento más antiguo de la ciudad y formaba parte de la calzada romana de la Plata. Se construyó el s I, posiblemente por orden del emperador Trajano. Tiene 26 arcos, de los que solo 15 son aún romanos, pues el resto fue reconstruido por el rey Felipe IV (1677), tras la riada del día de San Policarpo de 1626 en que fue destruido. Durante muchos años fue la sola unión entre la ciudad y sus arrabales.

Antes de atravesarlo era preciso pagar un peaje. En el centro del puente se encontraba una escultura ibérica de un toro o verraco, de los que existen muchos ejemplos en la provincia, y desde 1954, se encuentra en la entrada, su emplazamiento original. El verraco aparece en el primer capítulo de la novela picaresca “El Lazarillo de Tormes”, el ciego engaña al pequeño Lázaro y le dice que si se acerca oirá gran ruido dentro de él, y cuando lo hace le da un gran golpe contra la piedra, para significarle que debe de ser más listo si quiere ser un buen lazarillo.

Toro y verraco forman parte del escudo de la ciudad.

Las Catedrales : vítores y milagros

Salamanca tiene dos catedrales unidas en el popular Patio Chico, uno de los rincones más hermosos de la ciudad.

El patio Chico dónde se unen ambas catedrales

La Catedral Vieja es de estilo románico y se construyó en los s XII y XIII. El cimborrio o Torre del gallo, corona la catedral y sobre él hay una veleta con forma de gallo que es la que le da su popular nombre.

Fachada del Patio Chico

El altar mayor data del s XV y es considerado una de las mayores obras pictóricas con que cuenta la ciudad. Se accede a ella por la llamada Puerta del Perdón.

El terremoto de Lisboa de 1775 causó numerosos destrozos en el Claustro que tuvo que ser restaurado.

Fachada de la catedral nueva

La fachada de la catedral nueva

Los exámenes de los estudiantes universitarios tenían lugar en una de las capillas de la catedral, la de Santa Bárbara. Pasaban en ella meditando toda la noche con los pies apoyados en la escultura yacente del Obispo Lucero que ocupa el centro de la estancia. Si aprobaban se organizaba una fiesta que duraba tres días y al término se hacia una corrida. Con la sangre de la res y aceite, el propio estudiante dibujaba sobre los muros de la catedral un VICTOR, una mención a su éxito en los exámenes.

Catedral nueva

El estudiante que no aprobaba salía por la llamada “puerta de carros” y era llevado al río y vilipendiado por sus compañeros, que se veían así privados de fiesta.

La Catedral Nueva se construyó junto a la vieja, ya que esta se había quedado pequeña debido al número creciente de estudiantes, entre 1513 y 1733. Es uno de los últimos ejemplos del Gótico en España. La Catedral asombra por su magnitud y sus impresionantes fachadas. Entre las leyendas que encierra entre sus muros, cuentan de una que tiene que ver con una de sus efigies más milagrosas, la del conocido Cristo de las Batallas, del que se dice que el Cid llevaba consigo, situado en la capilla que lleva su nombre. Albañil de la Catedral, Alonso Paz era un joven muy devoto de dicha imagen, sufrió un accidente al caérsele encima una piedra de la bóveda de 65 kg de peso, pasó 10 h sin recobrar el sentido, pero al despertar, estaba ileso.

Otras capillas de la catedral tienen también imágenes a las que se les atribuyen prodigios. Y una curiosidad, en la denominada Puerta de Ramos, puede observarse esculpido en la piedra un astronauta, que data de 1993, cuando los canteros que la restauraron decidieron dejar así grabado su símbolo para la posteridad.

La Plaza Mayor y la literatura

Es sin duda una de las más hermosas plazas del mundo y un ejemplo impresionante del Barroco español, obra del arquitecto  Alberto Churriguera. Tiene 88 arcos adornados con medallones que representan a algunos de los más importantes personajes de la historia de España.

La Plaza Mayor en invierno

Sin duda el medallón que más controversia suscita entre los visitantes, es el que representa al anterior jefe del estado, Francisco Franco, y que es continuamente objeto de repulsa, por lo que no es extraño verlo cubierto de pintura, como represalia.

Utilizada incluso como coso taurino, hasta 1954 la Plaza era en su centro un jardín. Los hombres daban paseos en ella en un sentido, y las mujeres lo hacían en otro, lo que aseguraba que se encontraran de frente, así se convirtió en el más popular rincón de cita amorosa.

Fachada del ayuntamiento

La Plaza mayor es  el verdadero corazón de la ciudad. En ella se encuentra el café más antiguo, el famoso Café Novelty que ya cuenta más de 100 años de historia, lugar de tertulias de todos los escritores que han vivido en ella. Torrente Ballester era tan asiduo al local, que hoy una estatua suya, a tamaño natural, se sienta en un velador como testigo mudo de las conversaciones de los salamantinos. Carmen Martín Gaite en su famosa novela “Entre visillos” nos lo deja intuir en su narración. Unamuno era otro de sus insignes clientes. Y en este local nació en 1936 Radio Nacional.

La Plaza iluminada

Paseando con Unamuno

Unamuno fue rector de la Universidad y uno de sus más insignes vecinos. Residió en la ciudad entre 1891 y 1914 en que fue destituido como rector. Volvió en 1931 para morir allí en el 36. Junto al convento de las Ursulas, la casa que habitó se ha convertido en un museo dónde se guardan libros, muebles y objetos personales del escritor.

El paseo que recorría Unamuno

Se cuenta la anécdota de que Unamuno, en 1936 durante un acto en la Universidad por la conmemoración del descubrimiento de América, tuvo un incidente con el General Millán Astray. Durante el discurso de éste, sus partidarios gritaban la famosa frase de “Viva la muerte!”a lo que el rector replicó con la frase de “Venceréis pero no convenceréis”  y Millán terminó con el “muera la inteligencia!”. Pocos días después fue destituido como rector y murió dos meses más tarde lleno de amargura por la situación que veía venir en España.

Tras los pasos del rector

Recorrer ahora las mismas calles que le llevaban cada mañana hacia la Universidad, es uno de los más bellos paseos de la ciudad, y se alarga  entre la calle Libreros, pasando ante el Palacio de Monterrey, la Clerecía, la Casa de las Conchas, hasta el Patio de Escuelas. Se dice que Don Miguel, nombre con el que se le recuerda, era profundamente vasco, pero también salmantino. Su amor por la ciudad que le acogió como suyo se demuestra en muchas de sus obras. Como recuerdo  se le erigió una estatua frente a la casa museo y todos los años se conmemora el día de su fallecimiento con un acto institucional ante ella.

La Iglesia de la Clerecía

Una biblioteca  en la Casa de las Conchas

Construida a finales del s XV, la Casa de las Conchas, que recibe este nombre en honor de las más de 300 que decoran su fachada, ampara hoy entre sus muros la biblioteca municipal.

La biblioteca municipal

Muchas otras historias han acogido sus piedras centenarias. Cuentan que el caballero Aldana desafió al hijo del rey francés en combate y le venció. El rey pidió clemencia para su hijo y Aldana le reclamó que le permitiera llevar en su escudo la flor de lis y el cetro real, que aparecen hoy finamente tallados en la piedra sobre la puerta de entrada del palacio. La leyenda termina atribuyendo a una licencia ortográfica el apellido del propietario, porque si bien el rey accedió no pudo por menos que decir “c’est mal donné” , que terminó en que Aldana cambiara su apellido por el de Maldonado.

Detalle de la puerta de entrada

La Casa de las Conchas se encuentra frente a la Clerecía, propiedad de los Jesuitas y en cuyos edificios está la Universidad  Pontificia. Los jesuitas quisieron demoler la famosa Casa que empequeñecía la visión de la monumental fachada de la Iglesia y para ello ofrecieron una moneda de oro por cada concha en la fachada.
De ahí derivaría la historia que dice que debajo de cada concha hay tesoro escondido.

La fachada de la casa

Durante un tiempo, la Casa fue la sede de la Maestrescolía que dirimía los asuntos relativos a los estudiantes, tanto en temas de juicios, como prisión, que se encontraba en sus sótanos, y a la que se enviaba a todos los que se vieran implicados en alguna tropelía.

Guerras de Bandos

La guerra de los Bandos asoló la ciudad en el s XV. Los contendientes pertenecían a dos bandos enfrentados, los de Santo Tomé y los de San Benito, que lideraban cada uno una familia de la nobleza. Las familias de los Maldonado, los Solís, Manzano y Monroy, deseaban para sí cada una el control y hegemonía en la ciudad. En una de las peleas, los hijos de María Rodríguez de Monroy, María “María la Brava”, que pertenecía al bando de Santo Tomé murieron a manos de los Manzano. María persiguió a los asesinos hasta Portugal, los ejecutó y decapitó y sus cabezas fueron depositados en las tumbas de sus hijos, en la Iglesia de Santo Tomé.

La Plaza del Corrillo

Después de este sangriento episodio, los  enfrentamientos siguieron a lo largo de 40 años. La Plaza del Corrillo, o “corrillo de la hierba” como se conocía entonces, separaba a ambos bandos. Tan peligroso era acercarse por el lugar, que la hierba crecía allí porque nadie osaba pisarla.
San Juan de Sahagún pacto la paz entre los bandos en la famosa casa de la Concordia, de la que se conserva un arco con una inscripción que reza “Ira odium generat, concordia nutrit amorem”.

Plaza del Corrillo llegado desde la Rua

Colegios universitarios y pájaros

Concebidos al amparo de la universidad y en principio dedicados a los estudiantes pobres, pronto pasaron a exigir incluso un certificado de limpieza de sangre a sus residentes.

Muchos han desaparecido y solo queda en la ciudad la memoria de lo que significaron.

Los colegios universitarios abundaban y cada uno de ellos adoptó un uniforme distintivo. Se les asemejó a nidos en la copa del árbol universitario. Los colores de los uniformes determinaron el nombre con el que se conocía a cada grupo, los golondrinos eran los dominicos, los verderones, los de San Pelayo, las grullas los de San Bernardo, cigüeños, los mercedarios, los mostenses, palomos, o tordos, los jerónimos….

Colegio Fonseca

Muchos otros lugares están ligados a historias o leyendas que se pierden en el tiempo. Las “emparedadas” de Sancti Spiritus, el Palacio de la Salina, sede de los amores de  Juana Pimentel y el arzobispo Fonseca, las visiones de Santa Teresa en la casa de calle Bordadores y numerosos conventos, iglesias y palacios que han tejido a lo largo de los siglos la historia de la ciudad.

Los Dominicos

Sancti Spiritus

El Jadida: La ciudad fortificada III: El Jadida en la literatura y el cine

No quedaría completo un artículo sobre El Jadida sin mencionar a su hijo predilecto y uno de los más grandes escritores de Marruecos en lengua francesa, Driss Chraïbi, que nació en la Mazagán colonial de 1926 y cuya casa natal es recordada con una placa conmemorativa. Chraïbi vivió entre dos mundos, ya que se instala en Francia desde 1945 hasta su muerte en 2007, pasando solo alguna temporada en Marruecos, al que sin embargo consagra casi en su totalidad su obra.

Placa conmemorativa en la casa de Chraïbi

Crítico de la sociedad tradicional, pero defensor de sus valores, Chraïbi es el escritor con el que el lector conocerá mejor el sentimiento marroquí y podrá acercarse más fácilmente a su realidad. Desde las obras de sus primeros tiempos, en las que nos retrata la sociedad tradicional en todas sus contradicciones, hasta sus últimos libros en los que un inspector (Alí) con sabias dosis de humor investiga sus casos por toda la geografía del país.

 

El cine ha retratado a El Jadida en numerosas ocasiones desde que Orson Welles admirara su autenticidad y la eligiera para algunas de las secuencias de su “Othello” que terminó ganando la Palma de Oro en Cannes.La mítica cisterna portuguesa fue convertida por Welles en un hamman y así quedará para siempre en la memoria cinematográfica.

Cartel de la película

Por ironías de la historia “Othello” fue coronada en Cannes con la Palma de Oro bajo bandera marroquí, ya que Welles se encontró en el festival abandonado por sus productores. Después del rodaje que se realizó entre Essaouira y El Jadida, Welles no volvió a pisar Marruecos, aunque su huella quedó entre todos los que trabajaron con él. El primer film de nacionalidad real marroquí sería realizado por uno de los ayudantes de Welles en la película, Mohamed Ousfour con la llegada de la independencia.

Otro cartel de la película

Muchas otras producciones de todas las épocas y estilos han seguido eligiendo sus decorados debido a su autenticidad. Entre otros cabe destacar: “Sahara”, “L’Atlantide”,”Red de mentiras”de Ridley Scott, o”Alejandro Magno”de Oliver Stone.

Bibliografía recomendada:

Puesto callejero de libros en El Jadida

Obras de Driss Chraïbi traducidas al español:
“El pasado simple”ed del Oriente y el Mediterráneo
“La civilización, ¡Madre mía!”
“Los chivos” ed del Oriente y el Mediterráneé

En francés:
“L’inspecteur Ali”ed.Denoël
“Enquête au pays” ed. Seuil

“Sucession ouverte” ed. Denoël
“Les boucs” ” ed. Denoël
“Vu,lu,entendu” ed. Denoël
Sobre El Jadida:

-Jmahri, Mostapha
“Bibliographie sur l’histoire d’El Jadida”
Imp. Elite. 1993
-Jmahri Mostapha
“La communauté juive de la ville d’El Jadida”2007
-Jmahri, Mostapha
“La cité de Mazagan”. 1998
-Jmahri, Mostapha. “Guide:Tout savoir sur El Jadida et sa région” (2001)

In Memoriam

El día 16 de marzo de 2009 murió el gran poeta Abdelkébir Khatibi, tenía 71 años y había nacido  en El Jadida. Reconocido como uno de los grandes escritores de Marruecos.

Abdelkébir Khatibi

En recuerdo a todo lo que disfruté con la lectura de sus obras dejo un breve poema, pequeño homenaje a su memoria….

« L’histoire est un mot
L’idéologie un mot

L’inconscient un mot
Les mots voltigent dans la bouche des ignorants

Or chaque signe se perpétue
Fraicheur incontournable

Ne t’envoles pas dans ta propre parole
Ne t’évanouis pas dans celle des autres
Mesures le sang de ta pensée
Car à ta question tu ne trouveras que des cibles vacillantes….. »

El Jadida: La ciudad fortificada II:Paseando por Doukkala

Doukkala es una región de suaves planicies que se extienden hasta el Atlántico en una costa de gran belleza. Es eminentemente agrícola y campesina, con una población de raza árabe descendientes de algunas de las primeras tribus que vinieron de Arabia. La vida es tranquila y apacible, mecida por las estaciones y el régimen de las lluvias, principal preocupación de sus habitantes que viven de la tierra y la ganadería.

El campo seco de un agosto canicular

Hay pocas actividades culturales y la artesanía está mucho menos desarrollada que en otros lugares del país, si exceptuamos la bella cerámica de Azzemmour, pequeña ciudad vecina de El Jadida, o la cestería, de la que pueden encontrarse ejemplares de cestos y bolsas al borde de cualquier camino.

Venta de cestos al borde la ruta

La región es conocida por la variedad y riqueza de sus verduras que se exportan a todo el país, los tomates de Oualidia están entre los más exquisitos de Marruecos, o las enormes sandías y melones de Sidi Bennour pequeña ciudad agrícola cercana a El Jadida y centro del souk más importante de la región que se celebra todos los martes.

Calabazas y sandías, los símbolos de la región

Pero es tal vez la belleza de sus playas la que atrae al turismo local que desembarca durante las estaciones del verano para gozar del clima excepcional que no llega a los calores agobiantes que puede conocer Marrakech.

La laguna de Oualidia a marea baja

Entre los lugares que vale la pena visitar recomendaría los siguientes:

Azzemour.:
Gemela de El Jadida, pequeña joya olvidada a la que consacraré otro artículo.

La kashba de Boulaouane:
Fortaleza situada en una colina que domina el Oued er Rbia y desde la que se aprecia un panorama de la región, fue construida por Moulay Abdellah en 1710 y aún conserva toda su magnificencia. Se encuentra a 75 km de El Jadida y 45 de Sidi Bennour en un acceso difícil con un camino sinuoso para llegar hasta ella, pero merece la pena el paseo y las vistas. Limita las dos regiones de Chaouia y Doukkala y cercana a él se extienden los viñedos que dan el reputado vino “gris de boulaouane”. Es uno de los monumentos que merecería una mayor preocupación por parte de las autoridades.

Entrada de la Kasbah

Depende de la pequeña comuna de Khemis M’Touh y para llegar hasta ella es aconsejable preguntar la ruta en este pequeño pueblo ya que está alejada de los principales ejes de comunicaciones.

Murallas de la kasbah

Las tazotas:
Son construcciones que se circunscriben solo a esta región, de estructura cónica en forma de torreón o mastaba, hechas con tierra seca y que fueron originariamente construidas por las tribus bereberes de los Masmoudas,según una primera hipótesis, que las utilizaban para guardar en ellas su grano y la paja para los animales. Aunque los estudiosos les dan muchas otras utilidades posibles como sala de reunión, o lugar para protegerse del calor, tanto hombres como animales. Su origen también es controvertido, romanas , bereberes, de época contemporánea… varios grupos de arqueólogos intentan dilucidar el misterio. Un conjunto remarcable se encuentra en la pequeña comuna de Sebt Dwib.

Una tazota

Moulay Abdellah:
Es un pequeño pueblo de pescadores situado a 14 km al sur de El Jadida y en el que en tiempos estuvo situada la capital de la región, la llamada Tit ,de la que aún no se sabe su origen pués hay controversia en si podría ser romana o de origen bereber de la tribu Amghariyin.

Cartel del Moussem de Moulay Abdellah

Moulay Abdellah es conocida hoy por albergar todos los años un famoso Moussem (peregrinación religiosa) que se celebra a finales de julio en memoria del santo Moulay Abdellah Amghar y que reúne a miles de personas, más de 1000 jinetes se reunieron en la última edición. En esta celebración de carácter religioso y cultural, el plato fuerte son las fantasías, coloristas gestas en las que caballeros y monturas rivalizan en belleza. El amor por los caballos es una de las características de los doukkalies y en esta celebración queda patente, pues todos se retan para ver quién tiene el ejemplar más hermoso. Otra de las actividades que más llama la atención de los visitantes es la cetrería, que en Doukkala tiene algunos de sus mayores entusiastas. Por la noche se organizan grandes veladas musicales.

Morabito en la ruta de Oualidia

Sidi Bouzid:
A tan solo 5km al sur de El Jadida, es una reputada estación balnearia debido a su hermosa playa de arena dorada y en la que pueden contemplarse algunos de los más bellos atardeceres de la región. Sidi Bouzid cuenta además con la presencia de un gran número de surfistas que vienen a encontrarse con las olas en cualquier época del año, a pesar de que el baño en sus gélidas aguas no es apto más que en verano.

Ruta rural hacia la costa

Haouzia:
Al norte de la ciudad en la ruta hacia Casablanca y junto a la desembocadura del río Oum Er-rebia, es una playa de aspecto salvaje, delimitada por un gran bosque de eucaliptus, de aguas frías y grandes olas que encantan a todos los que quieren practicar surf, aunque es hermoso pasear a lo largo de ella hay que tener en cuenta el peligro que entraña debido a las corrientes el alejarse demasiado de la orilla.

Sidi Abed:
Es una playa a 25 km al sur de El Jadida considerada una de las más bellas por la claridad y pureza de sus aguas.

No lejos de este lugar se encuentra la laguna de Sidi Moussa en la que miles de pájaros anidan cada primavera.

Oualidia:
La perla de todas las playas de Doukkala y una de las más hermosas de Marruecos. Se encuentra a 77 km al sur de El Jadida. Las rocas han creado una laguna interior en el que entra y sale el agua según las mareas, y en el centro del cuál hay numerosas islas.

Laguna de Oualidia

Laguna en marea baja

La laguna llenándose

Durante años Oualidia fue la meca del turismo doukkali familiar, una playa poco conocida fuera del país, si no es por algunos grupos de hippies. Actualmente el turismo desordenado ha invadido sus espacios vírgenes y poco a poco, vemos trasformarse a la bella en una vulgar Benidorm, en el que las construcciones en la ladera de la colina que la domina han acabado con la salvaje belleza del lugar.

La playa de Oualidia

Además de deportes acuáticos, en Oualidia podemos asistir a la pesca artesanal, la llegada de las barcas a la playa cada día y la venta del pescado en subasta sobre la playa.

Llegada de los pescadores a la playa

 

Sacar la barca del agua

 

Subasta del pesacdo en la playa

Allí mismo pueden degustarse unas excelentes sardinas o las mejores ostras del país.

Los zocos rurales:
Sin duda una de las atracciones auténticas de Doukkala es perderse en los innumerables zocos rurales que se celebran a lo largo de la semana en todos los pueblos campesinos, y en los que se reúnen las familias para comprar y vender sobre todo los productos agrícolas y ganaderos. Sidi Bennour, Zemamra, Sidi Smail son algunos de los más importantes. Para conocer la región y la forma de vida de sus habitantes la visita de alguno de estos zocos es una parada obligada, uno no sale de alli indiferente, la experiencia es enriquecedora y sorprendente.

El medio de transporte para ir al zoco, la carroza

Gastronomía de la región

Si algo determina la gastronomía de la región, es la abundancia y calidad de sus verduras y frutas, que junto a los pescados hacen de su cocina un verdadero regalo para el paladar.

Puesto de sandías

Para empezar una buena comida en Doukkala es preciso tomar una gran variedad de ensaladas en las que los tomates, cebollas blancas y dulces, apios, limones confitados, pimientos, alcaparras, berejenas, naranjas, aceitunas, etc se aliñan con aceite y especias.

Higos chumbos, otra de las especialidades de la región

Los tajines (guisos cocinados en cacuelas de barro) son variados, con especilidad en los de cordero, pollo de corral y en la costa de pescado y marisco, como el bouzroug que es un tajine de mejillones.

Tajine de pollo de Doukkala

Las sopas son sobre todo de estación, en invierno o durante el Ramadán, con la Harira o la sopa Herbbel, de trigo y menta, o la de cebada condimentada con alholva (ballet). Muchas de estas sopas se toman como desayuno antes de empezar el día con té a la menta y pan con mantequilla salada .

Harira a la manera de Doukkala

Otra especialidad de la región son las trufas blancas (terfasses) que acompañan generosamente a platos como el cordero.

El pollo mqalli o de corral se condimenta azafrán, jengibre, coriandro, limones confitados y aceitunas, para dar lugar a uno de las más deliciosas especialidades.

Pollo con limones confitados

El tride de pollo de corral son finísimas hojas de harina que se cuecen en sarten al modo de los crêpes y que, troceadas después, acompañan un pollo en salsa con especias.

Los pescados son declinados en múltiples preparaciones como la morena con miel, lubinas rellenas de almendras pastelas de arroz y gambas, las sardinas en brochetas o las delicosas ostras de Oualidia, a degustar in situ.

El cúscús que se toma en El Jadida es el 7 verduras en el que la sémola se acompaña de calabaza (las mejores del país), calabacín, cebollas, nabos, zanahorias, repollo, tomates…u otras según la imaginación de cada cocinera. El más sabroso es el de cordero.

Las comidas terminan con un té con menta servido con pastelitos, como los kak de sésamo, anís y azahar, los massabanes de almendras, huevos y limón o los guergaa de merengue, con nueces y vainilla.

 

 

El Jadida: La ciudad fortificada

Pinceladas de historia

“He aquí el paraiso en el que yo vívia antes: mar y
montaña.
Hace de eso toda una vida.Antes de la ciencia, antes de la civilización y la conciencia.

Y tal vez volveré para morir en paz, un día…”

Driss Chraïbi

La cisterna portuguesa

Al abrigo de sus imponentes murallas, El Jadida, la antigua Mazagán, se esconde del Atlántico. Ejemplo de la arquitectura fortificada portuguesa ha dormido durante años olvidada del turismo y de las autoridades de Rabat. El Jadida se asoma al mar desde la llanura costera de la región de Doukkala, una de las más agrícolas del país. Sus ricas tierras producen jugososos tomates, espectaculares melones y sandías, sabrosas calabazas en tal abundancia que han terminado siendo el sobrenombre de los habitantes de esta región. Rodeada de tierras de cultivo, la ciudad es la meca de los campesinos, que deben acercarse a ella para arreglar los asuntos administrativos y realizar compras.

El Jadida al fondo azotada por el viento

Sorprende al llegar, la inmensa playa, el olor a mar constante, la brisa que te mece impregnada de salitre. Es una ciudad bulliciosa, pero no tiene los agobios de sus vecinas, como Casablanca (90km) al norte o Marrakech (180km) al sur.

Pasearse por sus playas, recorrer desde lo alto las murallas, fundirse en sus mercadillos invadidos por los campesinos, recorrer las callejuelas de la medina o sentarse en los cafés del paseo marítimo a respirar la vida de sus calles con el mar como telón de fondo, son algunas de las mejores maneras de conocerla. Uno puede tomarse un plato de caracoles, especialidad local, en cualquier esquina, o un tajine de pescado junto al mar en Sidi Bouzid, reputada estación balnearia al sur, o perderse en alguna de las playas cercanas para respirar la brisa en soledad.


Las murallas

Una historia tormentosa

Fueron probablemente los fenicios los que fundaron la ciudad. La primera noticia que tenemos de ella nos llega a través de los escritos del general cartaginés Hannon, que en el 650 a. C. cuenta la historia de su periplo por las costas africanas. Visita el cartaginés el cabo Soleis que se sitúa frente a Azzemour, explora el río Oum Er Rebia y toma contacto con las tribus de la región y en su crónica ya menciona los nombres de las poblaciones costeras: Kariton Teichon (Azemmour), Gytte (El Jadida), Akka (cabo Beddouza), Mellita (Oualidia) y Arambys (Mogador).

El geógrafo y matemático Ptolomeo en el s II a. C describe las costas africanas y nombra la ciudad como “Portus Rusibis”.
Durante siglos la vida de esta parte de Marruecos permanece en la sombra y apenas hay menciones sobre ella, sin embargo si encontramos mención a la “Marça de Maziran” (el puerto de Maziran) en los escritos del geógrafo Chérif El Idrissi a mediados del s. XII y Hassan Al Wazzan, León el Africano, describe a Mazigan como una ciudad muy antigua. Restos de esta Maziran ancestral se han encontrado en lo que los portugueses denominarían más tarde “Mazagao Velho”, pueblo pesquero cuya bahía era un puerto natural y del que apenas subsisten trazas de algún cementerio, silo o depósito (matfia) restos de cerámicas y piedras talladas, y dónde aún la población vecina realiza ritos ancestrales que han sido trasmitidos a través de la tradición oral.

En el s XVI los portugueses, que desean crear un establecimiento en la costa africana, se deciden por este enclave estratégico, ideal para sus deseos expansionistas en las costas marroquíes y en 1502, sobre las ruinas de un castillo llamado “Borj Cheikh”, construyen una fortaleza a la que llamarán Mazagao, Mazagán.

Murallas junto al mar

La construcción del “Castelo Real” se realiza entre 1502 y 1513 en el emplazamiento en que hoy se encuentra la cisterna portuguesa. Las murallas comenzaron a edificarse alrededor de 1514. Los portugueses encargan los trabajos de edificación a los reputados arquitectos lusos Francisco y Diego de Arruda y al italiano Benedetto di Ravenna. En 1517 se le añadiría un foso.

Murallas

En 1521 los cronistas de la época relatan que una hambruna terrible asola la región y muchos de los habitantes de Doukkala aceptan la hospitalidad portuguesa y alquerías enteras se vacían de sus habitantes que se instalan al completo en los alrededores de Lisboa.

En 1537 el fuerte originario se había convertido en una pequeña ciudad tras los trabajos para ampliar el puerto, la construcción de almacenes, depósitos y diversos edificios civiles. Tendrían que pasar varios años hasta que en 1541 el capitán Luis de Loureiro fundara, en nombre del rey, la ciudad de Mazagán. Las imponentes murallas, dan a la ciudad un aspecto temible y de difícil acceso.

Murallas y bastión

Pero a pesar de sus fortificaciones defensivas, la vida de la pequeña ciudad no va a ser un camino fácil ya que las tribus marroquíes realizan continuos asaltos (1525,1562) y ataques a la fortaleza . Un siglo después de su construcción la ciudad ha perdido el interés que suscitó en sus comienzos para la metrópolis, que está enfrascada en la conquista de América. Sin embargo fueron precisos dos siglos de continuos hostigamientos para acabar con su resistencia.

El 4 de marzo de 1769 la ciudad fue sitiada por el Sultán alauita Sidi Mohammed Ben Abdellah al mando de 120000 guerreros de tribus árabes y bereberes. Los 2092 habitantes se refugian en la fortaleza y sufren de la falta de víveres y de agua. La víspera del asalto final el comandante recibe la orden de rey José I Emmanuel de evacuar la plaza y de arrasar con todo lo que pueda caer en manos enemigas. Los portugueses queman sus enseres, matan a los animales y destruyen las armas. Antes de quitar la plaza minan las murallas y dejan en tierra a un encargado de encender la pólvora. La explosión de las murallas deja tras de sí más de 500 muertos entre los asaltantes y miles de heridos. El 11 de marzo de 1769 los marroquíes, provenientes de todas las regiones del reino, toman posesión de la plaza.

Murallas

De este episodio trágico nace una de las historias más curiosas asociadas a la ciudad, la creación de Nova Mazagao, la Mazagán brasileña.

Durante 30 años la ciudad permanece abandonada y destruida. De esta época recibe el nombre de Mahdouma (en ruinas).

En 1820 el Sultán había autorizado su repoblamiento con grupos de cristianos, musulmanes y judíos. Con la llegada de una importante comunidad judía, la ciudad vieja se trasforma en “Mellah” (judería) hasta que en la época colonial ésta se abrió para que pudieran instalarse en ella otras comunidades. La comunidad judía permanecerá en buen número en El Jadida hasta que en los años 50 la mayoría de sus miembros emigren hacia Francia, USA o Israel.

Paseo por la muralla

En 1832, el Sultán Mulay Abderrahman decide reconstruir la fortaleza y restaurar lo que los portugueses habian arrasado y la bautiza con el nombre de El Jadida (La nueva).
La ciudad conoció todavía algunos episodios dolorosos de inundaciones, hambre y epidemias que diezmaron su población a lo largo del s XIX, aunque europeos, judíos y musulmanes siguieron conviviendo en ella, aquellos intramuros, y estos fuera del perímetro de las murallas. Los cronistas relatan que la primera casa europea fuera de las murallas se construyó en 1861 y fue la del delegado de aduanas español Romay Castro.
En 1912 ,en época colonial, los franceses recuperan el nombre de Mazagán, que conservará hasta la independendia en 1956.

Gracias a su emplazamiento privilegiado y a su climatología benigna, Mazagán se convierte en una ciudad balneario para los colonos y empieza a extenderse a lo largo del frente marítimo. La Deauville marroquí, como la nombrará Lyautey, se llena de edificios oficiales y casas particulares de arquitectura colonial y de numerosos jardines.
Siglos de tormentosa historia terminan en 1956 con la llegada de la independencia, en la que recuperará el nombre que el sultán Sidi Abderrahman le dio, El Jadida.

Casas señoriales

La otra Mazagao: Un episodio olvidado
El 11 de marzo de 1769 comienza para los 2092 habitantes de Mazagán, un largo periplo de dos años. Embarcados de fuerza y obligados a evacuar la ciudad, su destino estaba en América, dónde los portugueses colonizaban grandes extensiones de tierra. La Nova Mazagao se extenderá en las riberas del Amazonas.

Los portugueses, que habían quemado todos los enseres y tirado los cañones al mar, embarcan sin embargo los objetos dedicados al culto, imágenes y libros sagrados y los documentos provenientes de la administración. Los desplazados son llevados primero a Lisboa dónde permanecerán 6 meses y posteriormente a Belem, hasta que puedan desembarcar en la que será su lugar definitivo a orillas del gran río. Los descendientes de aquellos colonos celebran cada 25 de julio (Sao Tiago) el asedio de la africana y sus luchas contras los árabes.
Desgraciadamente poco más subsiste entre ambas ciudades, que no guardan vínculos de amistad.

La ciudad portuguesa:
Considerada el primer ejemplo de la arquitectura fortificada y modelo de muchas otras posteriores, los portugueses la construyeron en forma rectangular con un puerto artificial y un bastion en cada ángulo en forma de trébol, que fue preciso reconstruir tras su voladura. El foso, que hoy está colmado, era tan profundo que permitía que los barcos navegaran por él.El Bastión del Santo Espíritu domina los restos de la fortaleza, desde el del Angel pueden verse el puerto y la ciudad, al sur están los de San Antonio y el de San Sebastián. Las murallas tienen una altura de 14m con abundantes saeteras y unas 60 troneras.

Bastión

La ciudad contaba en tiempos con un acueducto que fue destruido durante uno de los ataques y que llevaba el agua hasta la cisterna, numerosos edificios públicos a lo largo de la rua de Carreira, y la fortaleza, la primera construida fuera de Europa.
En las calles de Marchane y Hamou pueden admirarse las mansiones de las grandes familias judías que habitaron la ciudad, en particular la de la familia Znaty, una de las más suntuosas.


Casas de nobles

Hoy la ciudad alberga muy pocos de los edificios originales que han sido deteriorados por el tiempo y la dejadez. En el s XIX se reconstruyeron los bastiones y las murallas.

La Cisterna :
Su tormentosa y belicosa historia han dejado trazas en El Jadida, la cisterna portuguesa es el edificio más significativo y del que sus habitantes se sienten más orgullosos, porque junto a las murallas es el que ha soportado mejos los embites del tiempo y de la historia. Está situada cerca de una de las entradas de la ciudad vieja, frente a las murallas y se cree que formaba parte de los subterráneos del “Castelho real”. En época portuguesa sirvió para poder conservar el agua, que a través de una serie de canalizaciones, hoy completamente taponadas, abastecía a toda la ciudad. Después de la destrucción de la ciudad permaneció olvidada en el subsuelo durante siglos hasta que en 1916, el judío Ben Attar, que deseaba agrandar su comercio, la encontró durante la realización de unas obras. Se tardó tres meses en vaciarla enteramente.

Bóveda de la cisterna

A la cisterna se accede por una escalera de 11 peldaños. Sostenida por veinticinco columnas, tiene 34 m, un ojo central abierto en el techo permite entrar la luz. Con el fin de que pueda admirarse siempre mantiene una cantidad constante de agua, 5 cm, para permitir que está realice con los juegos de luz, el efecto de un espejo y refleje los elementos arquitectónicos. La mejor hora para visitarla se sitúa alrededor de las 11 de la mañana, cuando la entrada de los rayos del sol permiten ver claramente bóvedas y columnas. En tiempos el agua alcanzaba los 2,5 m de altura, como reflejan las marcas en sus muros y que aún pueden observarse.

Balas de cañón

Obra remarcable de estilo Manuelino, se construyó en 1514 y su primer uso fue como depósito de armas hasta que en 1541 se transforma en cisterna.. Es una mezcla de la piedra de las canteras de Jorf Lasfar, de ladrillo de Zemmour y de cal portuguesa.

La Iglesia de la Assomption:
De estilo manuelino estaba consagrada a la patrona de la ciudad y hoy se encuentran junto a la mezquita Abdelhak y su minarete pentagonal. Los misioneros españoles levantaron en ella una torre en el s XIX. Hoy está cerrada al culto.

Iglesia de la Assomption

Entrada a la ciudad con la iglesia al fondo

 Dar el baroud:

Era el depósito de la pólvora, hoy en ruinas, de las que sobresale una torre en la que puede admirarse una hermosa ventana de estilo gótico.

Minarete de 5 lados

Ribat al Mujahiddin (la ciudad de los combatientes):

A 5 km de la ciudad en el camino a Casablanca se encuentra el también denominado “Fash Ezzemouri” ocupando una superficie de alrededor de 5 héctareas.
El lugar fue el campamento militar que sirvió para albergar a las tropas que asediaron la ciudad. En la explanada había varios edificios militares y una mezquita, de lo que solo subsiste el muro exterior.Descubierto tras el trazado de la nueva autopista, la falta de fondos ha impedido que se llevaran a cabo obras para su conservación aunque en la actualidad se realizan en este lugar excavaciones arqueológicas.

El faro de Sidi Bouafi :

En la ruta de Oualidia tiene una altura de 65 m, fue construido en 1914 por prisioneros alemanes. Su luz llega a una distancia de 72 km. Pueden subirse sus 248 marchas para poder admirar desde lo alto la ciudad en su conjunto y todas las instalaciones portuarias del nuevo puerto de Jorf Lasfar.

Faro

En 1918 y 1919 el sultan decreta varios Dahirs (edictos reales) por los que se protege la ciudad fortificada. Los esfuerzos que empezaron a concretarse hace ya casi un siglo se vieron recompensados por la Unesco, que el 30 de junio de 2004 declaró en su reunión de Suzhou (China) a El Jadida, Ciudad Patrimonio de la Humanidad. La Unesco consideró que la ciudad había representado un lugar de intercambio excepcional entre las culturas Europea y marroquí, además del valor incalculable de los edificios que en ella construyeron los portugueses y que representan un ejemplo único de su arquitectura.

Desgraciadamente y a pesar de esta proclamación, la ciudad continua degradandose día a día y muchos edificios amenazan ruina. No cuenta El Jadida como Essaouira, con mecenas de la talla de André Azzoulay, o Fes, con el apoyo de la Fundación del Aga Khan que están haciendo revivir ambas ciudades. Tal vez su retiro tranquilo, la indiferencia de los propios doukkalies que no le prestan la atención merecida, o el desconocimiento de su valor por los visitantes, que pasan de largo para ir a lugares más conocidos de Marruecos, han hecho que su supervivencia esté aún hoy en el filo de la navaja. Me queda la esperanza de que nosotros, los otros jadidis de corazón que nos hemos establecido fuera de sus fronteras, sepamos conservarla como patrimonio para nuestros hijos y le prestemos, antes de que sea demasiado tarde, la atención de la que hasta ahora ha carecido. Por ello os invito a incluirla en vuestros viajes a Marruecos y a visitarla, y a sacarla del olvido del tiempo, para que esa tormentosa historia que le precede, no haya resultado vana.

La puerta del mar

Torreón

Torreón de guardia


Essaouira: La bella judía azotada por los alisios

 “…Mi alma, por yo no sé que fenómeno de lejano atavismo,
o de preexistencia, se ha sentido medio árabe.
El quejumbroso gemir de las dulzainas de África,
los atabales y los albogues de hierro,evocan en mí una
especie de insondables recuerdos…
me sume en ensueños de un pasado misterioso,
hace vibrar en mí no sé qué fiebre latente oculta.”

Pierre Loti

Las murallas de Essaouira al atardecer

Estamos lejos de los fastos de Marrakech y de las noches animadas de Agadir: en Essaouira todo es calma y tranquilidad, apenas el ruido del viento azotando las murallas y las gaviotas que a horas bien tempranas, levantan el vuelo, entre estridentes graznidos, para ir a pescar su pitanza.

Llegar a Essaouira –pequeño enclave de poco más de 70.000 habitantes – además de la posibilidad de hacerlo por vía aérea, tiene como base Agadir o Marrakech. Desde Agadir, la ruta serpentea entre campos de arganeros, cuando no bordea la costa, con playas espectaculares, o se empina en subidas sinuosas. Desde Marrakech, la ruta es mucho menos espectacular, salvo algún tramo en el que nos creeríamos perdidos en un paisaje lunar de pedruscos, colinas y soledades.

A pocos kilómetros de la llegada puede observarse la bahía desde un mirador de piedra. La ciudad se estira a nuestros pies y mar y cielo se confunden en la lejanía.

Essaouira desde el mirador de la ruta de Marrakech

En homenaje a su particular estilo de ciudad portuaria fortificada, conservado a través del tiempo, a su dedicación artística y a la particular convivencia pacífica que se dio entre sus habitantes judíos, musulmanes y cristianos, la UNESCO la inscribió, en 2001, en la lista de monumentos del Patrimonio Mundial.

Essaouira a través de sus calles

Essaouira está dividida en dos: por un lado la ciudad nueva, alrededor de la vieja. Por otro, la medina o ciudad antigua, recogida entre las murallas. La muralla tiene tres puertas de acceso que durante siglos se cerraban con la puesta de sol.

Dentro de las murallas hay tres barrios distintos: La Kasbah, la Medina y el Mellah. Por bab Sbaa se accedía al barrio de la Kasbah, el más antiguo y en el que habitaban los dirigentes y los próximos al sultán, la aristocracia o makhzen. Más al norte se encuentra Bab Doukkala y al este, Bab Marrakech, que se abre sobre la ciudad nueva. En 1869 el sultán Ben Mohamed hizo edificar una nueva Kasbah.

Puerta de entrada a la ciudad

Entre la Kasbah y la Medina se encuentra la mezquita de Sidi Ben Youssef, edificio imponente de más de 2000 m2, con un patio de más de 400 m2 y una fuente para realizar las abluciones.
En el exterior de las murallas se encontraba el palacio del Sultán, cerca de la costa y rodeado de un bosque de tamarindos. Hoy no es más que ruinas y ha sido pasto de la arena.

La Medina se construyó entre los siglos XVIII y XX y está atravesada por dos calles principales, una que une Bab Doukkala con el puerto y la otra que une Bab Marrakech con el mar.

Torre de vigilancia del puerto

En el Mellah se concentraban los judíos, a los que el sultán concedió el título de “comerciantes reales” y a los cuales –además de exigir ciertos impuestos especiales debido a su condición– dio también privilegios de tipo político y económico.

Essaouira no tiene especiales monumentos que llamen la atención. La ciudad son sus murallas, sus callejuelas, las torres de vigilancia, las monumentales puertas de acceso, los muros encalados que le dan un toque mediterráneo, las ventanas azules, la sorpresa en la escultura de cada puerta laboriosamente trabajada, las tiendas primorosamente decoradas, los talleres de artesanos y pintores.

Las palmeras guardianes del minarete

Desde la Skala de la kasbah, el bastión construido en los acantilados y azotado por los vientos y las olas, puede observarse la particular geografía de la ciudad, sus callejuelas, y sus puestas de sol. En el paseo de la muralla se puede ver una colección de cañones españoles de bronce de los siglos XVIII y XIX. Bajo la escala se concentran los numerosos talleres de artesanos que han hecho el renombre de la ciudad. En la Skala del puerto, las gaviotas se arremolinan a la llegada de los barcos. Fue en esta parte de las murallas de la ciudad en la que Orson Welles paseó su celebrado “Othello”.

Las murallas

La sinagoga Simon Attias fue construida por el comerciante del mismo nombre en el siglo XIX en pleno corazón de la Kasbah. Tiene más de 500 m2 y un patio central que supera los 40. En los últimos años se han realizado trabajos de restauración para poder contener el estado de deterioro en el que se encontraba. La Medina de Essaouira llegó a albergar gran cantidad de Sinagogas.
La mezquita de la Kasbah tiene 5 naves dedicadas a la plegaria. En medio de la explanada del patio se encuentra una fuente para las abluciones. Tanto los techos como las puertas, son trabajos de una gran fineza.

El mar azota las murallas

La Iglesia portuguesa data de finales del siglo XVII y fue obra de comerciantes portugueses. Está situada junto a la puerta sur de la Skala de la Medina. En ella sobresale su puerta tallada en piedra y ricamente ornamentada y tres pisos organizados alrededor de un patio central.

La Plaza Moulay Hassan es la mayor de la ciudad, donde se concentran varios cafés con terraza en los que habitantes y turistas se reúnen para charlar. Desde ella, por la extensa calle principal de la ciudad, la Sidi Mohammed Ben Abdellah, se llega al barrio del Mellah.
Por la Puerta de la Marina se entra en el puerto, desde donde se obtiene la gran vista de las Islas Purpurinas enfrente: es un espectáculo inolvidable. A la llegada de los barcos con el pescado fresco, los tenderetes de comida se ponen a funcionar, las barbacoas se improvisan con las últimas capturas de sardinas, langostas o gambas aún vivas.

Siguiendo el itinerario, desde el puerto se llega a la magnífica playa de 10 kilómetros de arenas finas, cuyo principal obstáculo al baño son los vientos que rebajan la temperatura y hacen complicado nadar.

El puerto al atardecer

La torre del reloj se alza altiva justo a la entrada de la ciudad tras Bab Doukkala y debajo de ella una agradable placita invita al sosiego y el reposo. Tras las bellas puertas de madera, se esconde otra de las joyas de la ciudad, los riads. Sin llegar a tener la espectacularidad de los que podemos admirar en Marrakech, en Essaouira, se conservan muchas de estas casas tradicionales con patio central y galerías. Algunas han sido reconstruidas para servir de casas de huéspedes o de hoteles, mientras que otras están en manos de muchos extranjeros que han elegido la ciudad para pasar temporadas lejos del bullicio de otros lugares.
Paseando por las callejuelas se pueden admirar algunos de ellos que, como una invitación al huésped, mantienen entreabiertas sus puertas para deleite de los visitantes.

Callejuelas de la ciudad

Los mercados
Los mercados de la ciudad son otra de sus curiosidades. El Souk Jedid (nuevo mercado) reagrupa 4 mercados de pescado, especias, cereales y alimentación en general. Los mercados de cereales o el del pescado siguen los mismos rituales para la venta, inmutables a través del tiempo. En el zoco de las especias, además de las mezclas para pescados, o tajines, podrás encontrar desde piedra pómez para las durezas, hasta ghassoul para el pelo, jabón negro para el cuerpo, o “viagra” vegetal.

Plantas y minerales medicinales

El Mercado de los Joyeros perdió de su autenticidad desde que los judíos, que practicaban este arte desde tiempos inmemoriales, fueron emigrando hacia otros países. Siguen en pie algunas tiendas, aunque en la mayoría de ellas se limitan a vender la mercancía y no son auténticos artesanos.

Arte y cultura
Essaouira es conocida por ser una ciudad de artesanos y artistas. A partir del siglo XIX con la aparición de la marquetería, los artesanos realizarán maravillosas obras en madera de tuya con incrustaciones de limonero, de nácar, de ébano, hueso de gacela o camello y marfil, incluso de hilos de oro o aluminio. De esta madera se utilizan principalmente las raíces, que son las que proporcionan las mejores piezas. La mayoría de las plantaciones se encuentran hacia unos 10 kilómetros fuera de la ciudad.

Los motivos geométricos de estas creaciones reciben el nombre de “khotta”. Los artesanos de esta especialidad se reúnen en una Cooperativa Artesanal, donde se aprovisionan de la madera necesaria para sus obras. Sólo las personas habilitadas para ello pueden comerciar con esta madera rara y preciosa.

Tienda de artesanía

La orfebrería, que fue casi patrimonio de artesanos judíos, conoce un renacer de antiguas técnicas y piezas. Se desarrolló particularmente en el siglo XVIII.

Galerías y museos
Numerosas galerías de arte jalonan la ciudad y en ellas se exponen los cuadros de artistas locales.

El pequeño Museo de Sidi Mohammed Ben Abdallah, situado en el antiguo palacio del Pachá, abre todos los días de 8:30 a 12 y de 14:30 a 18, excepto los martes. Está dedicado a las artes y tradiciones populares: tapices, instrumentos musicales, joyas, armas, monedas, vestimenta…

Puertas monumentales

La sala dedicada a los instrumentos musicales recoge los que fueron utilizados tanto por los gnaoua, como por los Amazighes (bereberes). En otra sala se podrá conocer el proceso de cultivo y extracción del afamado aceite de argán, mientras que en otra se pueden ver los trabajos en madera e instrumentos utilizados para ello, así como cofres y mesas realizados en marquetería. La vocación del museo es preservar el patrimonio de la región y darlo a conocer al visitante.

La música en Essaouira está por todos los rincones

La galería de arte Frederik Damgaard, homónima a su creador, es un anticuario danés que expone muestras de la pintura de numerosos artistas. Se pueden admirar obras de tipo naïf, primitivo y otros estilos de pintores como Nourdine Alioua o el escultor Bouada.

La música Gnaoua

Pero si hay un arte que defina a la ciudad ese es sin duda la música. Essaouira es la cuna de la música Gnaoua, originaria de los esclavos negros que el sultán traía de sus guerras.

Los Gnaoua son además una cofradía religiosa en la que los ritos animistas y paganos se unen a otros islámicos, formando un conjunto de prácticas único en Marruecos. Las ceremonias se realizan en la Lila (noche en árabe) y en ella los participantes, a través del baile y el canto, entran en trance. Los instrumentos que utilizan son tanto de percusión, como los crótalos, el djembé y el t’bal o tambor, como de cuerda: el gembri, el hajhouj, o la layra: una especie de flauta.

Los gnaouas surgieron en Marruecos durante la dinastía Almoravide que extiendió sus conquistas hasta el río Níger. En sus numerosas ceremonias veneran al esclavo Bilal, que salvó a Fátima, la hija del profeta Mohammed, tocando los crótalos. En Essaouira se encuentra el único santuario dedicado a él en todo el país. Así la música es uno de los instrumentos usados para conseguir la curación.

Cada año la Cofradía de los Hmadcha, de rito Sufí, que fue fundada en el siglo XVII por Sidi Ali Ben Hamdouch, organiza un Moussem o reunión, en la primavera (Moussem des Regragas). Durante las ceremonias, que duran una semana, los participantes realizan una peregrinación desde un lugar de culto en el norte de la ciudad, pasando por el pueblo de Diabat al sur, y llegando a la ciudad, en la que son recibidos con gran alegría por los habitantes.

Instrumentos de los gnaoua

Los festivales
En Essaouira se desarrollan tres importantes festivales que animan la vida cultural de la ciudad:

En abril se celebra el Printemps Musical des Alizés (Primavera musical de los alisios) dedicado a la música clásica. Es totalmente gratuito y dura 4 días. Cuenta con una sección de “jóvenes talentos” que recibe gran cantidad de espectadores, así como una sección únicamente dedicada a los nuevos talentos del país. Debutó en el año 2001 de la mano del Presidente de la “Fondation les Alizés”, consejero real y mecenas de la ciudad, André Azoulay.

El Festival des Andalousies Atlántiques (Festival de las Andalucías Atlánticas) se desarrolla durante 3 días en el mes de septiembre y está dedicado al intercambio cultural entre Marruecos, España y los países sudamericanos. Además de conciertos, hay talleres, exposiciones, coloquios, carreras de caballos en la playa y fuegos de artificio. Como el precedente, está financiado por la “Fondation des Alizés” conjuntamente con la Junta de Andalucía.

Pero el festival que ha dado verdadero renombre a la ciudad es el Festival Gnaoua et Musiques du Monde (Festival Gnaoua y músicas del mundo) que se desarrolla durante 4 días, el tercer fin de semana de junio. Si el festival empezó siendo un pequeño acontecimiento sólo para conocedores de este tipo de música, las últimas ediciones han desbordado todas las previsiones, llegando a juntar hasta 500.000 personas en un espacio reducido como es esta ciudad. Tanto es así, que los souiris temen incluso morir de éxito, ya que el gentío que se concentra esos días impide una vida normal a sus habitantes.

Calles desiertas

Los conciertos se desarrollan en diversos escenarios naturales, la Plaza Moulay Hassan que acoge hasta 30.000 personas con espectáculos de fusión entre Gnaoua y músicos del mundo; Bab Marrakech, con artistas venidos del mundo entero; el Mercado de Cereales, con lilas gnaoua; la Plaza el Khayma; Dar Souiri, sólo 250 personas al precio de 150 DH; la Skala de la Medina, con lilas gnaoua; Chez Kebir, para 250 personas por 150Dh, en las que músicos extranjeros y ganoua realizan improvisaciones juntos. Además, distintas empresas privadas han instalado escenarios fuera de las murallas, junto a la playa, con música fusión electrónica o para jóvenes talentos.

El clima
Una de las particularidades de Essaouira es su clima templado, único en Marruecos junto al de Sidi Ifni. La temperatura media durante el día se sitúa entre 18 y 28ºC a lo largo de todo el año. Las noches son frescas, pero nunca inferiores a los 10ºC. El viento y la humedad son otras de las características particulares de su climatología. En verano el soplo de los vientos alisios hace que las temperaturas varíen incluso más de 20ºC con sus vecinas Agadir y Marrakech.

Su sobrenombre de “La ciudad del viento” o “La ciudad de los alisios” se debe a la omnipresencia de éstos, que hacen las delicias de todos los aficionados a deportes como el surf, windsurf y kite surf que se reúnen en las playas de los alrededores para practicarlo y para los que este lugar es un auténtico paraíso.

Día de viento

El Cherki, alisio del noreste, sopla entre marzo y noviembre. Otros vientos que soplan en la ciudad son el ghibli, viento del desierto, el bise, viento del este, el harmattan, viento del norte que transporta arena en suspensión y el taros, viento cargado de humedad que viene del mar.

La gastronomía
Si hay un producto que define la gastronomía de la ciudad es el aceite de argán. Fruto del arganero, cuyos campos se extienden en los alrededores de Essaouira. El argán se ha extraído desde épocas remotas de forma artesanal .Los bereberes, además de utilizarlo en la composición de numerosos platos, le asocian propiedades curativas y de belleza.

Tradicionalmente los frutos del arbusto, muy parecido al olivo, se daban de comer a las cabras que lograban disolver la cubierta extremadamente dura y lo expulsaban en sus excrementos. De estos se recoge la semilla, se abre, se tuesta ligeramente y posteriormente se prensa para la obtención del aceite. En algunas cooperativas femeninas el proceso está cambiando y los frutos se recolectan directamente del árbol.

Además de utilizarlo en ensaladas, tajines e incluso sólo mojado con pan, el aceite de argán entra en la composición de uno de los platos típicos de la región: el amlou, junto a las almendras molidas y la miel.

Naturalmente, todos los productos del mar están al honor en las cocinas de Essaouira: bogavantes, gambas, doradas, besugos, sardinas, que llegan frescos cada mañana al puerto. El típico cús cús sólo podía ser de pescado. La pastela deliciosa también rellena de calamares, gambas, merluza o lota. Los tajines explotan al infinito las posibilidades del pescado, aunque pueden encontrarse igualmente deliciosos de carne o pollo.

En la pastelería, Essaouira tiene un lugar imprescindible: “Chez Driss”, dónde cuentan que durante el rodaje de “Othello”, Orson Welles se sentaba cada tarde para degustar un milhojas. Es un lugar de encuentro de locales y viajeros, sobre todo a la hora del desayuno, cuando es costumbre acompañar una de sus especialidades con un buen té a la menta: uno de lo mayores placeres gastronómicos del lugar.

Callejuelas

llenas de vida

Los alrededores
Essaouira está rodeada de playas inmensas de arena fina, muchas de ellas completamente vírgenes que, gracias al viento, se han convertido en un paraíso para los surfistas. Además, desde la ciudad se organizan muchas marchas a pie, a caballo, o incluso en camello, a los pequeños pueblos en los que poder apreciar la vida rural.

El paisaje de los alrededores está formado de dunas e inmensos campos de arganeros que se pierden en la lejanía. Este es el cultivo principal de la región y desde hace algunos años, también ha llegado a ser una potencial fuente de ingresos.

La Isla de Mogador:
Conocidas como las Islas Púrpuras, se encuentran frente a la ciudad y están formadas de dos islas principales y diversos islotes. En ellas se construyeron unas fortificaciones defensivas, una prisión y una mezquita. Actualmente son una reserva natural de Halcones de Eleonora, por lo que no pueden ser visitadas durante la época de nidificación, comprendida entre abril y octubre. Fuera de estos meses es preciso un permiso que se extiende de forma gratuita para conocer las islas. Existen barcos que realizan la travesía, contando siempre con los caprichos de un mar agitado.

Diabat:
Desde que Jimi Hendrix lo visitó en los años 70, este pequeño pueblo se convirtió en un lugar de peregrinaje para los hippies del mundo entero. En él se encuentran, bajo la arena, los restos del palacio del Sultán.
Sidi Kaouki:
Sidi Kaouki, a 27 kilómetros al sur de la ciudad, recibe su nombre del marabout cuyo mausoleo blanco preside la playa. Es un lugar de peregrinación continua a lo largo del año. Los amantes del surf acuden con frecuencia a este lugar. Cap Sim también es una playa muy apreciada por los surfistas. En los últimos años se han instalado algunas barracas que sirven comida y pequeños hoteles.

Moulay Bouzerktoun:
Es un pequeño pueblo de pescadores a unos 27 kilómetros al norte de Essaouira por la ruta de Safi. La playa es espectacular y el marabout, un lugar de peregrinaje muy concurrido. El Windsurf Challenge de este año comenzó en este lugar.

Had- Draâ:
A unos 50 kilómetros de Essaouira, el mercado de los domingos es un lugar muy visitado por los viajeros. Allí pueden verse ventas de dromedarios, además de otros animales y productos agrícolas. Como curiosidad añadida, es famosa su calle de los barberos que despliegan sus tiendas a ambos lados, ofreciendo sus servicios a los visitantes.

Cap Tafelney:
Hermosa e inmensa playa virgen junto a un pequeño pueblo de pescadores. En este lugar se hacen baladas a caballo.

Imessouane:
Situada a unos 80 kilómetros de Essaouira y 89 de Agadir se encuentra esta punta rocosa junto a un pueblo de pescadores. Menos concurrida que otras, dispone de algún albergue ocupado sobre todo por surfistas.

Otras playas maravillosas y salvajes son las de Igzir, cercana al pueblo de Tamri, en ruta hacia Agadir, o Bhaibah junto a un pueblo de pescadores en la ruta hacia Safi.

Essaouira en la literatura

Essaouira tiene un especial encanto para todo aquel que la visita, impregna el alma y los sentidos y si muchos se quedan prendados, al punto de hacer de ella escala obligada en su vida, otros le dedican páginas hermosas o hacen de ella el objeto predilecto de su cámara. Ciudad que no deja indiferente al visitante, que envuelve al punto de recordarla con nostalgia cuando se abandona, olor de mar, sonido de las olas rompiendo contra las murallas, el viento en los oídos por siempre cuando se evoca. Y por encima de todo volver, y porqué no, para siempre.

Para aquellos que deseen profundizar en el conocimiento de la ciudad y de su particular estilo de vida, algunos libros particularmente interesantes.

  • “El séptimo sueño de Jazán,o como llegó la melancolía a Mogador”. Alberto Ruy-Sánchez
  • “Entre vents et marées” Ami Bouganim
  • “Essaouira”.Bruno Barbey y Morgan Sportés
  • “Essaouira”. Abdelkader Mana y Michel Delaborde
  • “Essaouira, cité heureuse”.Edmond Amran el Maleh y Yves Korbendau
  • “Essaouira, Histoire y création”. Frederik Damgaard
  • “Essaouira,Mogador parfums d’enfance” .Katia Azoulay,Elsa Rosilio,Régine Sibony
  • “Essaouira,Mogador passion partagée”. Katia Azoulay,Elsa Rosilio,Régine Sibony
  • “Les âmes de Mogador”.Mathiéu Chédid y Patrice Renson
  • “Les feux d’Essaouira”.Pierre Lecoz
  • “Les tourbillons de génies,au Maroac avec les gnawa”.Bertrand Hell
  • “Regard sur Essaouira”. Georges Lapassade
  • “Une cité sous les Alizés,Mogador des origines a 1939” . Hamza Ben Driss Ottmani

Anochece

“Siempre supe que Essaouira es un secreto que no puede traicionarse. Gritarlo, o justo pensarlo, es perderla.”

“Es el lugar del silencio, del viento y del arganero. Un lugar en el que el cuerpo se vuelve ligero como una pluma y se deja llevar por el viento frío del Atlántico”

                Tahar Ben Jelloum

La cocina de Marruecos: Sinfonía de sabores

La cocina de Marruecos desprende sensualidad. Gusto, olfato y vista se agudizan ante la sinfonía de colores, sabores y olores que derrocha. Los zocos o mercados son un goce para los sentidos y en cada rincón uno puede deleitarse con los olores de las especias, el pan recién hecho, o la menta fresca que nos ofrecen en manojos los vendedores ambulantes. El plato es primero vista, después olor, tacto cuando se toman con la mano los alimentos, y por fin, sabor, con una explosión de contrastes entre dulce y salado, amargo, picante. La cocina de Marruecos es una invitación a los sentidos.

Los zocos son un placer para los sentidos

La cocina marroquí es el reflejo de los pueblos que conforman el país. Así ciertos guisos provienen de los primeros habitantes del lugar –los bereberes– como son el tajine y la sopa harira. De las tribus beduinas del Sahara vienen el uso de cereales, leche y dátiles, y de los árabes el aceite de oliva, las frutas, las almendras y los condimentos.

Vendedor de pasteles en el zoco de Marrakech

Las tres influencias principales son la árabe, la turca y la andaluza. Esta última es la que dio todo el refinamiento a la cocina marroquí, toda su sutilidad, la búsqueda de nuevos sabores y la delicadeza de las presentaciones. Los Omeyas sirios dejaron su huella en la pastelería a base de almendras, pistachos y miel. Las dinastías del período andaluz dejaron su impronta en los contrastes entre salado y dulce. En el sur, la huella bereber está presente en los tajines de cordero, la sémola dulce. Mientras que las ciudades como Marrakech y Fes representan el refinamiento de platos entre los que se cuentan el cúscús y la harira de paloma, en las ciudades de la costa se  ofrecen distintas variedades de recetas de pescado.

Vendedor de hierbas aromáticas en el zoco de Marrakech

De la época colonial francesa, Marruecos ha guardado muchas influencias culinarias. El cultivo de la vid que se conoce en el Magreb desde la época romana, toma un nuevo impulso con la llegada de los colonos que establecen grandes plantaciones centralizadas en su mayoría en la región de Meknés. Otros aportes que han seguido formando parte de la tradición culinaria marroquí son el uso de mucha pastelería francesa como los croissants o petit-pains en los desayunos, así como la baguette a la francesa que convive a diario con el pan tradicional.

Puesto del zoco de Marrakech

En Marruecos la cocina es algo que se hereda de madres a hijas de manera secular. Es el único dominio en el que la mujer ha reinado desde hace siglos. La presencia del hombre es poco requerida y hasta hace pocos años anecdótica. Muchas recetas se han transmitido en las familias desde hace cientos de años y pertenecen únicamente al dominio de su clan o tribu. Se dice que es una cocina que tiene más de mil años de historia y diferentes influencias que a su vez transmitieron a los pueblos que conquistaron.

El ritual antes de ponerse a comer es invariable, los comensales se enjuagan las manos en un recipiente denominado “tous”, mientras el anfitrión vierte el agua sobre ellas. El pan será el tenedor y la mano la cuchara, puesto que es tradicional servirse únicamente de ellos para comer, aunque cada vez más la modernidad ha entrado en las casas y se utilizan los cubiertos como en occidente.

Una buena comida siempre termina con un vaso de té a la menta, que aunque es una costumbre arraigada, sólo remonta al s. XVIII, cuando los ingleses trajeron el té a Marruecos. Antes de esta fecha los marroquíes eran, como sus ancestros de la península arábiga, grandes bebedores de café.

La prohibición de comer carne de cerdo –por ser considerado un animal impuro – elimina este elemento de la gastronomía marroquí; sin embargo, en ciertas regiones montañosas es consumido el jabalí, que los hombres cazan en el monte. Además de esta prohibición, las carnes deben ser halal, es decir, el sacrificio debe de haberse realizado de forma ritual en presencia de un imán y despojado de toda la sangre, ya que esta sustancia se considera también impura.

Hacer las compras en Marruecos es una tarea agradable y llena de sorpresas. Los souk (zocos o mercados) están repletos de gente desde la apertura. Las mercancías han sido traídas en muchas ocasiones a lomos de algún pequeño asno desde los huertos vecinos. Recién recogidos del campo, los frutos despliegan sus olores y colores. Huele a naranja, a olivas maduras, a especias, a menta, a pan caliente. Recorrer los distintos puestos es un regalo para los sentidos.

Pastelería tradicional

Los platos de Marruecos

Entrantes

Las comidas suelen empezar con un entrante frío o caliente como son las ensaladas, purés de verduras o briouates y pastelas de pichones o pollo. Los briouates son unos bocaditos de hojas de bastela o brick (hojas finísimas hechas con harina, agua y sal) rellenos que se fríen en aceite, para presentarlos finalmente en forma de triángulo, de cilindro o rectángulo. Los más famosos son los que se encuentran en la región de Fes y pueden estar rellenos de pollo, paloma, espinacas o gambas. También es posible hacerlos dulces, rellenándolos de almendras y miel. Las finas hojas de pasta llamadas Ouarka (hoja en árabe) que sirven para realizar estas preparaciones  son de origen árabe y se cree que los árabes la tomaron a su vez de los persas que la importaron de China.

Los m’hancha tienen como diferencia de los briouates  su forma enrollados como una serpiente enroscada. También, aunque originalmente estaban rellenos de almendras, pueden hacerse con ingredientes salados.

En las comunidades judías son conocidos los pastelitos de hojaldre, rellenos de carne picada que se llama “miga”. También los pastelitos de patata que se elaboran en el Pessah o Pascua judía.

Ensalada de zanahorias con hierbas aromáticas

Las ensaladas pueden ser taktouka, de verduras cocidas o simplemente de hojas verdes aderezadas. Una ensalada muy popular en el campo es la realizada con hojas de malva, o con una hierba llamada r’jila, de sabor ácido y un poco picante, que se perfuma con pimentón, cayena, perejil y cilantro. Berenjenas, habas, pepinos, tomates, pimientos, aceitunas, zanahorias, patatas y calabacines son la base principal de las múltiples ensaladas de verduras denominadas kémia. Estas se aderezan con aceite de oliva o con aceite de argán, usado principalmente en el sur.

Las sopas

Las sopas son las reinas de la cocina marroquí en invierno y durante el Ramadán. En la región de Fes es típica la denominada chorba, con albóndigas de paloma y verduras, cuyo caldo se hace a base de carcasas y se perfuma con cilantro, perejil, tomillo, apio, ajo y laurel. En la región de Marrakech se prepara una variedad de chorba a la que se le agregan nueces molidas. Otra variedad de esta misma sopa se prepara con pescado y diferentes verduras, es la denominada chorba belhout. Esta es sobre todo consumida en la región de Essaouira, que disfruta de una costa conocida por ser abundante en pescados.

La harira es la sopa que acompaña el Ramadán. Es muy energética y sirve para recuperar fuerzas después de un día de ayuno. Puede tener diferentes ingredientes pero la base son los garbanzos, lentejas, fideos, tomates, cebollas y carne, perfumadas con cilantro y perejil.

El sikouk es una sopa fría que se degusta en el verano. Se compone sólo de leche cuajada b’raïb, sémola de maíz, agua de azahar y suero de leche o l’ben.

La bissara es otra de las sopas típicas de Marruecos. Está hecha a base de puré de habas secas perfumado con aceite de oliva y ajo.

La sopa de illan o sorgo es una especialidad del Souss, la región del sur de Marruecos cuya capital es Agadir. Suele consumirse para desayunar y se perfuma con anís y aceite de oliva. En otras regiones, en lugar del sorgo se utiliza belboula (cebada), o tchicha (cebada molida). Los bereberes le añaden tomillo de las montañas del Atlas, conocido por su aroma delicado.

Platos principales

Los más conocidos son el cuscús y el tajine, que varían al infinito, mezclando incluso los sabores salados y azucarados. Las mezclas de especias como la canela, el jengibre, el azafrán y el cilantro les dan un aroma especial.

* El cuscús:

Según ciertos historiadores, el origen de este plato sería Sudán y pasó a Marruecos vía Egipto. En época romana, el cultivo del trigo era ya conocido en todo el norte de Africa.

El origen del nombre es la derivación de una palabra bereber k’seku, que significa al mismo tiempo la sémola de trigo y el plato que se hace con ella. Otros dicen que podría derivarse de la palabra árabe kaskasah que significa moler.

La sémola, que es la base del plato, se hace con grano de trigo duro, agua y sal. También se usa la sémola de cebada denominada ibrine, sobre todo entre los bereberes del sur.

El cuscús puede variar según las regiones y las familias. La base es una preparación de carne con verduras que se cocina en una olla, encima de la cual se sobrepone otra cuyo fondo está agujereado para permitir pasar el vapor. En esta última olla se introduce la sémola, que irá cocinándose con el vapor que emana de la preparación de la carne. Es preciso remover la sémola con las manos al menos tres veces durante la cocción para que los granos se separen entre ellos. En ocasiones, para la operación de separar los granos, se añade smen o mantequilla rancia, pero puede utilizarse también mantequilla salada, normal, o bien aceite de oliva.

Cús cús de verduras de Doukkala

El cuscús puede ser de siete verduras, de garbanzos y cebolla confitada y entre las carnes pueden cocinarse la ternera, el pollo o el cordero… La carne se deposita en el centro del plato y se realiza una corona alrededor con la sémola, por encima irán las verduras, garbanzos o cebollas confitadas, todo ello regado con la salsa que queda de la preparación.

Según las regiones, el cuscús puede ser bidawi de 7 verduras, medfoun con paloma, bereber belboula con cebada y carne… Tradicionalmente se comía con la mano haciendo una bola con la sémola.

Variedades de cús cús

* El tajine:

El nombre del plato deriva del recipiente en el que se prepara, que es de barro, profundo y cerrado por una tapa en forma de cono que permite que el calor no se pierda.

Tajine de cordero con ciruelas y almendras de mi amiga Amina

El tajine es una preparación de verduras con carnes o pescado, regados con la salsa de cocción en la que se mojará el pan. También pueden acompañarse de higos, dátiles, membrillos, ciruelas pasas, uvas, almendras, aceitunas y limón confitado.

El tajine tradicionalmente se cocía lentamente sobre un brasero llamado kanoun o majmar y aún en muchos lugares siguen utilizándose esta técnica ancestral.

Tajines cociendo en el majmar

Los tajines rghalmi, es decir de cordero, son típicos de las zonas bereberes, en el Atlas pueden ser de codornices y en la costa, Agadir, Safi, Essaouira, de pescado. El tajine de pescado puede ser de congrio, rape, gambas etc. Mientras que el tajine de pollo puede ser de pollo beldi o de corral, perfumado al azafrán y al jengibre, con limones confitados y aceitunas: otra de las delicias de esta especialidad.

Tajine de cordero con zanahorias y aceitunas

En las zonas cercanas al Sahara encontraremos un sorprendente tajine de camello con puré de dátiles.

* La tangia marrakchia:

Es una especialidad típica de Marrakech y originalmente era preparada por los hombres, durante las reuniones familiares. Debe su nombre también al recipiente en el que se prepara, una gran jarra de barro en la que se introducen los distintos ingredientes: carne de cordero, especialmente la pierna, y especias, entre ellas el famoso ras-el-hanout y aceite de oliva. La carne se cocina en su propio jugo encima de las brasas durante largas horas. Se suele llevar al hamman (baño) dónde el encargado de la caldera la deposita entre las brasas.

* La pastela:

Este plato es una de las especialidades más delicadas y difíciles de preparar de la cocina marroquí. Se reserva para agasajar a los invitados importantes o en las fiestas. La base son hojas muy finas de brick rellenas de carne de paloma  y almendras troceadas, pero también pueden hacerse con pollo o con pescado. La preparación obtenida tiene forma de tortilla y una vez cocida al horno, se espolvorea con una mezcla de azúcar glace y canela. La hoja de la bastela o pastela fue originaria de Persia y los árabes la introdujeron hacer dos mil años en su gastronomía.

* Tride de pollo beldi:

Aunque este plato se degusta en todo Marruecos, en la región de Doukkala, en la costa del sur de Casablanca, reina en todo su esplendor. La tride es una hoja parecida al brick aunque más gruesa y que se obtiene con un preparado de harina, sal, aceite y agua. Se cuecen al calor encima de un recipiente en forma de bola para darles formas redondeadas. El pollo se cocina con cebollas y especias. Una vez cocido en un recipiente de barro se desmenuzan las trides y se ponen en el fondo del plato de servicio, encima se disponen el pollo y las cebollas, todo regado con la salsa de la preparación.

* Las brochetas:

Típico también de la cocina marroquí son las brochetas de carne, pollo o pescado, que se cocinan sobre las brasas. Las carnes suelen adobarse en una mezcla de especias antes de su asado. Se acompañan de pan recién hecho y múltiples ensaladas.

* La kedra touimia:

Es una receta ancestral en la que se cocinan las palomas en una salsa de guisantes con cebollas y almendras.

* Cordero M’rouzia:

Es un plato especial que suele prepararse en la fiesta del Sacrificio o Aïd el Kebir. Es típico de la ciudad de Fes, aunque se prepara en todo Marruecos. Para prepararlo, se introduce el cordero en una vasija de barro, pasas, almendras y especias. Al enfriarse la salsa se solidifica y se forma una capa protectora que permite guardar la carne durante meses, en tarros de vidrio en la nevera.

* La dafina:

La Dafina es el plato principal de las comunidades judías de Marruecos y además el ancestro del famoso cocido español. Se consume en el shabat puesto que su elaboración lenta y larga, permite no cocinar durante este día. Se cuece durante 24 horas en un recipiente hermético. Se compone de carne de ternera o buey, albóndigas, arroz, trigo, garbanzos, patatas, huevos enteros y especias.

Merece también mención la preparación del pescado que se acompaña de verduras como tomates o limones confitados, o se cocina en chermoula, con aceitunas o dátiles. Lubinas, doradas, congrios, rubios, sardinas, rapes, langostinos, langostas o gambas se pescan en las costas en abundancia, algunos aún de forma artesanal y con ellos los marroquíes preparan deliciosas recetas.
Tampoco podemos dejar de lado el Mechoui: cordero entero que sólo recubierto de mantequilla, sal y pimienta, se coloca en una brocheta gigante y se va asando lentamente según da vueltas sobre las brasas. Las merguez son unas salchichas especiadas que pueden ser o no picantes, generalmente de ternera o mezcla de carnes de ternera y cordero.

Postres

Los pastelitos secos tienen como base una mezcla de almendras, sésamo, nueces y pistachos, con agua de azahar, miel y canela. Se degustan con un vaso de té con menta. Se las denomina fakkas, ghribas, haloua jebane, makhroud…

Los deliciosos crêpes msemen de Aïcha


Los crêpes baghrir tienen como particularidad que la masa, al llevar levadura, aparece con agujeritos cuando se la cocina. Pueden degustarse recubiertos de miel y mantequilla clarificada o rellenos con diferentes preparaciones.

Pastelería típica

Los briouates son hojitas de brick rellenas de distintas preparaciones dulces que se cuecen en el horno y pueden sumerjirse posteriormente en miel y espolvorearse de almendras, pistachos o sésamo.

Los chebakias acompañan a la sopa harira o se toman junto a un té. Son una especie de buñuelos en cuya pasta se añaden a la harina, canela, anís, azahar, azafrán y goma arábiga. Después de hechos se bañan en miel y se espolvorean con semillas de sésamo tostado.

Los famosos cuernos de gacela deben su nombre a su forma. Son preparaciones de pasta de harina rellenas de almendras, rebozadas en sésamo y agua de azahar o azúcar glace.

Sfouf nunca falta en una casa en la que haya una parturienta. Su composición altamente calórica ayuda a reconstituir el cuerpo después de un esfuerzo. Es una preparación a base de harina tostada y polvo de almendras fritas, sésamo tostado, canela, nuez moscada y anís que se degusta sin cocción, espolvoreado de azúcar glace.

Pasteles con dátiles y frutos secos

Los dátiles se consumen tal cual o se utilizan para la preparación de pasteles. También se rellenan de pasta de almendras. Los preferidos de los marroquíes están en el Tafilalet y en Tata.

Cús cús de melón de Dar Moha


Las bebidas

El b’raïb es una bebida que se toma muy fría. Está compuesta de leche que se ha mezclado con las barbas de alcachofa, que ayudan a que cuaje. Otras bebidas a base de leche son el leben –es leche agria y también se consume muy frío – y la leche perfumada al tomillo y miel, que además es una bebida recomendada para los insomnes.

Por otro lado tenemos una de las estrellas de las bebidas marroquíes: el té a la menta, que se prepara con té verde de China. Es la bebida de la hospitalidad. Es imposible ir a ninguna casa marroquí sin apreciar el exquisito sabor de un té. Su preparación es una verdadera ceremonia. Té, menta y azúcar hierven juntos en la tetera de plata, se sirve desde lo alto en pequeños vasitos decorados para sacarle todo su aroma. En ocasiones se perfuma con chiba (absenta). El té a la menta es tanto un aperitivo de bienvenida como un digestivo después de una copiosa comida, e incluso como bebida que acompaña a las comidas. Se sirve con msemmen, crêpes de harina de maíz, amlou, pasta de almendra cocinada en aceite de argán y envuelta en miel, con pastelitos o con un simple pan de maíz, cebada o trigo.

Los zumos de frutas abundan, en especial el de naranja del que los marroquíes son grandes consumidores. La limonada, el jugo de sandía con absenta, el zumo de remolacha con naranja y la leche de almendras son otras bebidas populares.

Marruecos es un buen productor de vinos. Las vides fueron plantadas durante la época del Protectorado francés, sobre todo en las regiónes de Meknés, Berkane y Boulaouane. Las variedades son garnacha, cabernet y cinsault.

Siguiendo con la carta de bebidas alcohólicas, si visitan Marruecos no pueden dejar de probar el extraño y delicioso sabor de la Mahia, un alcohol de higos de origen judío que se mezcla con zumos de frutas para hacer cócteles.

La refrescante cerveza local Casablanca

Las especias y condimentos

Sin duda, lo que da la sutilidad y riqueza a la cocina marroquí es también el uso de las especias. Las mezclas entre ellas hacen que cada cocinero tenga un toque personal.

La especia reina de la cocina marroquí es el ras-el-hanout (literalmente la cabeza del especiero). Se compone de 27 especias distintas que le dan un sabor particular: cúrcuma, jengibre blanco, pimienta negra, pimienta de Jamaica, canela, pimienta de Java, cardamomo, pimienta blanca, jengibre,  macis, canela de China, clavo, nigelle o comino negro, nuéz moscada, bayas de belladona, maniguette o pimienta de Guinea, brotes de rosa, frutos de asclepiadacea, galanga o jengibre negro, iris, gouza el asnab, cyperacea… Sin embargo, la lista es sólo indicativa y cada uno puede crearse el suyo propio. Las recetas que contienen esta especia son innumerables, pero su uso se restringe a algunos platos específicos.

Se suele considerar que es una especia terapéutica por lo que, cuando una mujer ha dado a luz se le prepara un caldo de pichón condimentado generosamente con ella. Se la denomina también mssakhen que significa “que calienta”, puesto que se usó desde siempre para reducir los problemas catarrales.

Kama es otra de las especias: una mezcla de pimienta, cúrcuma, jengibre y nuez moscada.

La chermoula es un adobo que después de su uso se emplea en las salsas del plato. Es una mezcla de perejil, cilantro, ajo, zumo de limón, vinagre blanco, comino, pimentón dulce y aceite de oliva. Esta conjunción de ingredientes sirve para adobar numerosas preparaciones, que después se incorporan al guiso.

Qadra es un puré de cebollas perfumado con hebras de azafrán, smen y pimienta, que sirve para acompañar muchos platos.

A la hora de elegir una salsa, la salsa M’hammer es un acompañante obligado en algunas recetas y está hecho a base de cominos, pimentón y aceite de oliva.

Otras hierbas muy utilizadas son el perejil, el cilantro –rey de la sopa harira – y el macis –la corteza escarlata de la nuez moscada que se aplasta y seca al sol –.

El aceite de argán es originario de la región del Souss, en el suroeste de Marruecos. El aceite se extrae de  las bayas de un arbusto, el arganero, que tienen el tamaño de una aceituna. La recolección va del mes de junio a agosto. Para extraer las semillas oleaginosas es preciso romper el hueso de la baya, una vez extraída la nuez después se tuesta y se tritura, se mezclan con agua tibia y pasan a la prensa para obtener el aceite.

El agua de azahar perfuma tanto la pastelería como las ensaladas y las preparaciones cocinadas.

Como condimento también se utiliza el limón confitado, apreciado tanto en un tajine como en una ensalada, cortado en dados. Los pequeños limones denominados beldi son los preferidos para –una vez maduros – envolverlos en sal y dejarlos en adobo en un recipiente durante un mes. El resultado: un manjar.

El smen es una mantequilla rancia que condimenta muchos platos, entre ellos sirve para separar los granos de la sémola en el cuscús. Esta mantequilla se guarda en un recipiente durante unos días, recubierta con un paño.

T’faya es una compota de cebollas, pasas y canela de sabor dulzón que acompaña muchos platos como el cuscús (se pone por encima de la sémola) o el tajine.


Las recetas de las fiestas

En el mundo musulmán, para recordar la venida del Ángel Gabriel –al que se considera que transmitió el Libro sagrado del Corán a Mahoma – se practica el mes del ayuno denominado Ramadán, que prohíbe comer durante las horas de luz. En contraposición, una vez llegada la penumbra, el creyente puede deleitarse con numerosas recetas especiales de esta época.

Para romper el ayuno diario se reúnen las familias y amigos alrededor de la mesa. El plato que rompe tradicionalmente el ayuno es una sopa denominada Harira que contiene numerosos ingredientes –desde carne, verduras y legumbres, hasta hierbas, pasta y huevos –. Esta sopa permite que el cuerpo se caliente y retome fuerzas al ser muy calórica.

Después es el momento de los diferentes pasteles, acompañados como siempre de un té a la menta. Sobre todo los beghrirs msemen o malaoui, especie de crêpes hojaldradas que se toman con mantequilla y miel, o los célebres cuernos de gazela a base de una pasta de almendra, o por qué no los dátiles rellenos.

El Aïd el Kebir o Aïd el Adha –es decir La Gran Fiesta o Fiesta del Sacrificio –, conmemora el sacrificio de Abraham. Se sacrifica en todas las casas un cordero que después se degustará en múltiples preparaciones. Las vísceras son las primeras en ser consumidas en forma de brochetas, que se asan en las brasas. El resto se sirve en cuscús o tajines; incluso la carne puede salarse y conservarse durante meses.

Esta fiesta reúne a todas las familias alrededor de la mesa. Es tradicional que todos los miembros viajen desde sus lugares de residencia para estar presentes en casa de los padres. Es el momento de preparar los mejores pasteles y de servir las recetas más sofisticadas.

El Aïd al Mouloud –la fiesta del nacimiento de Mahoma –, se celebra como la Navidad, con profusión de pasteles y bombones, en especial para los niños.

Restaurantes de la Plaza Djema el Fnaa

Restaurante Dar Moha

Comida: De Autor

Moha se formó y trabajó en Suiza, antes de volver a sus orígenes y establecerse en Marrakech, en la antigua casa del modisto francés Pierre Balmain. Sus especialidades marroquíes han sido revisitadas y aligeradas con un toque de modernidad. Sus platos son una sorpresa permanente. El restaurante funciona en forma de menú, uno por la mañana y otro por la noche, con variedades estacionales.
El mejor lugar, junto a la piscina, y acompañados de música popular.

Dar Moha

La Maison du Gourmet

Comida: De Autor Lugar:Casablanca

Meriem Cherkauoui es una joven chef marroquí que ha revolucionado la cocina en su país fusionando la elegancia y refinamiento de la cocina ancestral marroquí, con la técnica de la alta cocina francesa. Todos los platos que presenta están creados en acuerdo con su marido, el también cocinero Philippe Pesnau.
La harira con briouates al khlii es una pura delicia de frescor y suavidad, el lenguado relleno de coriandro y limones confitados se derrite en el paladar en una explosión de sabores. Terminar con una tarta de té al jazmín con manzanas, pistachos y almendras dejará un recuerdo imborrable y enormes ganas de probar más y más creaciones.
Podreis encontrar un menú degustación por 595 DH

DAR RHIZLANE

Comida: De Autor. Marrakech

Otra de las grandes mesas de Marrakech, en el interior del palacio hotel Dar Rhizlane, es la que lleva con mano maestra Zakia Aït Abou Lahcen que revisita muchas de las recetas tradicionales dándole un toque de refinamiento y fineza exquisitos. Zakia viene de una familia de cocineros, su madre oficia en la cocina de La Mamonia. Es una apasionada de pintura y así sus platos están interpretados como un cuadro.
Las ensaladas cocidas a la fassi son frescas y tiernas, el tajine de cordero con verduras bereberes es antológico y el carpaccio de frutas con zumo de limón perfumado a la menta deja un recuerdo en el paladar delicioso.
-El menú del mediodía está entre 240 a 300 DH
– Se ofrece un menú degustación a 600 DH, que solo es posible en la cena.

Mi primer post

Mi primera idea fue la de hacer un blog de viajes, pero me dí cuenta de que había tantos y tan buenos, con información variada y extensa que éste no podría aportar gran cosa al lector ocasional. Pronto supe que mi verdadero propósito sobrepasaba esa idea inicial y que no solo quería contar mis viajes reales, sino muchas otras cosas que gravitaban alrededor del hecho de viajar. Como se planifica un viaje, las lecturas previas y aquellas que nos traemos con nosotros al regresar, el aprendizaje que ha supuesto para nosotros la experiencia vivida, y es sobre todo en este último punto, el que más satisfacciones me da, el que estará más presente en mis escritos. No será éste un blog con informaciones de hoteles, precios, o rutas a seguir, aunque podrán encontrarse algunos de manera ocasional, sino un blog con información de tipo cultural en todas sus expresiones, como la música, la cocina, la literatura y mi aproximación a las formas de vida de los habitantes.

El reto es grande, un desafío interesante que me gustaría llevar a cabo con honestidad, aunque estoy limitada en mi empresa por la poca flexibilidad de mi vida laboral. Desearía poder viajar más y mejor, durante el tiempo necesario y en la época apropiada, pero ninguno de estos deseos está a mi alcance y por el momento mis viajes están limitados en el tiempo, en épocas del año establecidas aleatoriamente y con poca libertad para escoger fechas de comienzo o fin del periplo. Nada de esto quiero que me corte las alas, porque allí dónde no pueda llegar mi presencia real, espero que llegue mi espíritu, y poder contar aquello que está en el lugar más lejano del globo y que aún no he podido ver en persona. Para ello contaré con el extraordinario recurso de la red que nos hace desplazarnos sin movernos de casa.

Quiero huir ante todo de algo que estos momentos está muy de moda, el estilo Wikipedia, lanzar datos sin más de manera enciclopédica. Es muy difícil sustraerse a esta trampa y sin duda es uno de los errores en los que caer más fácilmente. Sin descartar para nada la aproximación histórica o geográfica a los lugares, intentaré evitar ser demasiado plana en mis descripciones. Si solo consiguiera con ello amenizar la lectura me daría por satisfecha.

Cuando me planteé escribir nunca pensé en tener lectores, más bien quise recuperar todo lo que escribía de manera aleatoria y hacer con ello una especie de memoria geográfica.

Por ello no solo se recogen mis viajes reales, sino también la expresión de mis viajes soñados, de aquellos que tal vez pueda realizar un día y la de otros que nunca estarán a mi alcance, sino solo en mi deseo.

 

La isla de la desolación: Tristán da Cunha

Cuando pensamos en un paraíso es bastante frecuente que nuestra mente nos lleve a imaginar una isla, lo bastante lejana de cualquier lugar habitado, llena de vegetación lujuriante, cocoteros, palmeras y multitud de flores. Si es cierto que cuando me puse a buscar esos lugares paradisíacos que aún quedaban en el globo descubrí que muchos eran islas, tal vez porque la lejanía los había mantenido poco masificados y más o menos desolados, pero no todos esos lugares se ajustan al prototipo de isla con cocoteros y playas de arena fina y esta de la que escribiré hoy es uno de esos lugares.

La isla Tristán da Cunha se encuentra en medio del océano Atlántico, frente a las costas africanas, a unos 2900  km de Ciudad del Cabo y detenta el particular récord Guinnes  de ser  en la que sus habitantes viven lo más alejados del resto del mundo. Tristán da Cunha depende de su hermana mayor, la isla de  Santa Helena y como ésta es británica. La isla es un cono volcánico con alturas  de más de 2000m que se cubren de nieve en invierno y enormes acantilados que hacen  muy difícil su acceso. Fue poblada originalmente por 7 familias (los Lavarello, Swain, Green, Rogers, Repetto, Hagan y Glass)  de las que casi en su totalidad las 300 personas que hoy la habitan son los descendientes. La población se extiende al pie del pico, en el único lugar plano de la isla. Poco visitada, apenas algunos barcos se aproximan a sus difíciles costas para aprovisionarse.  Descubierta en el s XVI por el marino portugués Tristao D’ Acunha en su ruta hacia las Indias, no es habitada permanentemente hasta principios del siglo XIX en que un pequeño grupo de británicos, americanos e italianos, se establece en la primera colonia. Desde entonces y casi en autarquía,  los descendientes de los primeros colonos han logrado sobrevivir .

El cráter del volcan

El cráter del volcan

Los habitantes viven en una especie de sociedad comunista organizada por el Consejo de la Isla en la que todos son funcionarios y se reparten los bienes . Los víveres que aporta un barco cada 3 ó 4 meses se racionan para que no falten. Las mujeres trabajan en un pequeño huerto comunitario para poder disponer de verduras frescas. La pesca de la langosta y su exportación es la principal riqueza. No hay televisión local, ni periódicos, pero si disponen de escuela y hospital y los niños estudian allí entre los 3 y los 16 años. Posteriormente para seguir su educación pueden desplazarse a Gran Bretaña, aunque la mayoría se dirige hacia  África del Sur  por su  mayor proximidad.

En 1961 una erupción volcánica obligó a la evacuación de sus habitantes hacia Gran Bretaña pero regresaron en 1963, la mayoría se adaptó mal a Europa y prefirieron volver. La población se había mantenido alejada del progreso científico y técnico y aceptó mal la nueva vida que se les ofrecía en Gran Bretaña, los habitantes prefirieron su vida cercana a la naturaleza, su libertad y su rechazo a todo lo innecesario. El escritor francés Hervé Bazin escribió un emotivo relato sobre esta peripecia “Les bienhereux de la désolation”.

Vista aérea de la isla

La consanguinidad de sus habitantes, que se han mantenido prácticamente aislados, ha generado el auge de diversas enfermedades, como el asma y el glaucoma.

La capital en las faldas del volcán

Su lejanía de toda ruta turística hacen de Tristán uno de los lugares más inaccesibles del globo y solo algunos apasionados viajeros se acercan a sus costas. Aunque me comentan desde la isla que hay cruceros que se acercan hasta allí y en ocasiones pueden recibir hasta 100 viajeros en un día, lo que es una cifra bien elevada para un lugar tan pequeño. Estos viajes se realizan siempre durante la temporada estival, nuestro invierno, puesto que en el invierno austral las condiciones meteorológicas son mucho más difíciles e incluso los barcos de aprovisionamiento pueden tardar algún día más de lo previsto debido al mal tiempo. Pero esa lejanía ha empezado a ser en cierto modo relativa porque desde 2005 en que  internet llegó al fin al lugar, la comunidad se ha acercado al mundo y ha empezado a abrir las puertas a la modernidad…¿Habrá perdido Robinson su libertad?

Cuando terminé de redactar este artículo me quedaba una pregunta en el aire que no había sabido responder ¿Cómo era posible que los habitantes de la isla a los que se les ofreció la posibilidad de vivir en Gran Bretaña decidieran unanimamente volver? Pensaba en todas las dificultades que entraña la vida en un espacio tan reducido y con condiciones climáticas en cierto sentido extremas y lo que es peor,  sabiéndose tan alejados del resto de lugares habitados. Como no lograba imaginar qué pensaron y qué les llevó a tomar tal decisión le envié un correo a Dawn Repetto, uno de sus habitantes, preguntándole por cual era la causa, si podría darme una respuesta. Incluso le sugerí que tal vez eran ellos los hombres más felices del mundo. Sin embargo su respuesta directa y simple me sorprendió, vino a decirme que se fueron porque estaban en peligro, pero cuando éste desapareció,  simplemente “volvieron a su hogar”.

Creo que desde que empezé a interesarme por una sociedad tan pequeña y alejada he aprendido sobremanera sobre la condición humana.

Agradezco a Daw Repetto, consejero del gobierno de la isla y coordinador turístico, su ayuda para redactar este artículo.